Taller Acto y Vacío A 2017, Clase 12

De Casiopea
La versión para imprimir ya no se admite y puede contener errores de representación. Actualiza los marcadores del navegador y utiliza en su lugar la función de impresión predeterminada del navegador.



AsignaturaTaller Arquitectónico 3ª Etapa, Taller Arquitectónico 4° Etapa, Taller Arquitectónico 5ª Etapa
Fecha2017/04/07


Texto de reflexión acerca de las páginas 75, 76 y 86 del libro "La poética del espacio" de Gaston Bachelard. Por Bruno Marambio Márquez.

El espacio interior propone algo distinto de lo que está en el exterior, pero deben pensarse por igual (interior y exterior), junto con la relación entre ambos. Hay que reconocer y hacerse parte del lugar, darse cuenta de la extensión en que se habita, con sus referencias y situaciones. (lo inmóvil y lo móvil).

Lo doméstico tiene relación con el guardar el cuerpo y los objetos más íntimos de la vida, es un lugar que tiene un reposo, donde uno guarda sus pertenencias. Las hospederías de la Ciudad Abierta tienen la hospitalidad de acoger a los huéspedes, de igual manera que un interior contiene al cuerpo y sus objetos.

En el espacio doméstico, debiese haber un cuidado por el guardado, hay diversos objetos que necesitan un lugar específico, unos más que otros, que se manifiesta en la creación de diferentes espacios que exhiben en mayor o menor medida estos elementos. El oficio con el que trabajamos permite que el espacio se configure en torno a este guardado, el gabinete guarda libros, planos, dibujos, pero también hay muestras, fósiles, piedras que pueden quedar a la vista, configurar el interior y exterior de la cúbicula.

El espacio sobre el cual trabajaremos es reducido, por lo tanto se trata de lograr lo máximo posible utilizando el mínimo disponible. En este sentido de optimización, los muros se vuelven en un elemento arquitectónico indispensable para proyectar, ya no solamente serán una división, sino que generarán un espesor que permite el acontecer de diferentes cosas, proyectar la vista, contener el guardado, la ventilación, la aislación, la exhibición de los objetos.

Junto con la organización interior, nos encontramos con disposición del exterior, el emplazamiento, emplazar, “poner en lugar”. Significa que la obra sólo posee un único posicionamiento, cada una de sus fachadas es única y responde a la cardinalidad y geografía a la que se enfrenta (el asoleamiento, el viento). Bajo este mismo punto es que las obras en la Ciudad Abierta se proyectan desde un “sin revés ni derecho”, es decir, cada uno de sus frentes y le da cabida sin generar un “fondo” o “espalda” de la obra, el espacio se abre en todas direcciones.