Simetria condicionante de lo Bello - Presentación 2 ARQ 2011 - Grupo 6

De Casiopea



TítuloSimetria condicionante de lo Bello
Tipo de ProyectoProyecto de Taller
Palabras ClaveSimetría – Modulo - Orden – Belleza
Período2011-2011
AsignaturaPresentación de la Arquitectura 2
Del CursoPresentación de la Arquitectura 2 2011
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Miriam galvez, Matias Correa, Sebastián Rojas
ProfesorRodrigo Saavedra

Simetría – Modulo - Orden – Belleza


INTRODUCCIÓN

Abarcaremos el campo cualitativo de la Simetría como una condición de belleza en la historia de la arquitectura y como esta aparece a lo largo de ella, surgiendo persistentemente en obras que transcienden a los distintos periodos arquitectónicos. Además como este concepto tácitamente está ligado a la idea o concepto de belleza y que es inherente a los cánones propios de los periodos. Este tema lo abarcaremos desde el período Clásico Greco-romano, Moderno y principalmente en el Renacimiento; mediante obras que dan cuenta de esta dualidad entre Belleza y Simetría.








¿Por qué la identificación de lo simétrico conlleva a la idea de “belleza”?

Porque como dice el pensamiento renacentista “la naturaleza es una creación divina, por lo tanto es perfecta y es digna de imitar”, se toma la belleza como un canon de lo simétrico imitando a la naturaleza, “dos ojos, dos orejas, dos cejas, una boca y nariz en el medio del eje de la cabeza”. Se ve idealizado lo simétrico como un concepto Clásico, de lo anterior y de la cultura Greco-romana, una civilización que supondría un avance en el pensamiento y en la idea de racionalidad. Como una primera respuesta a esta interrogante que abre el trabajo, es que la simetría y su relación con la belleza es innata. No es impuesta ni influenciada por el entendimiento humano, sino que viene de previo a la razón. Un reconocimiento innato de lo natural.

Descripción de Simetría.

Fenómeno estructurante de primer orden, la simetría es considerada como el principio mayor generador de formas.La simetría aparece, en distintas instancias de la realización del proyecto de arquitectura. Pero podemos entenderla como un sistema de orden que puede analizarse desde dos puntos de vista: como una operación geométrica y como una cualidad.

2.1. La simetría como cualidad: Desde la perspectiva clásica en la arquitectura la simetría se entiende como proporción de partes. Según Vitruvio simetría equivale a proporción: “Simetría es la conveniente correspondencia entre los miembros de la obra, y la armonía de cada una de sus partes con el todo: pues así como se halla simetría y proporción entre el codo, pie, palmo, dedo y demás partes del cuerpo humano, sucede lo mismo en la construcción de las obras. (…)” Del capítulo II: De qué cosas conste la Architectura. Libro primero, Los diez libros de la arquitectura. Marco Lucio Vitruvio Polion)

Una de las acepciones según el diccionario expresa que es la “proporción adecuada de las partes de un todo entre sí y con el todo mismo”, o “la regularidad o armonía en la disposición de las partes o puntos de un cuerpo o figura, de modo que posea un centro, un eje o un plano de simetría” (Real Academia Española Diccionario de la Lengua Española - Vigésima segunda edición. 2010). Lo que observamos en general, es siempre lo repetitivo, lo reiterativo, lo que tiende a ser igual. Pareciera que para definir la simetría de un objeto es necesario referirla al cambio que produce la simetría. Así, se dice que existe una simetría asociada a un determinado cambio o transformación. Si en un objeto se aplica una regla de cambio no implica ninguna observación verificable del proceso de transformación, se dice que es simétrico. Nuestro concepto actual de la proporción difiere del concepto clásico, en la medida que un edificio puede ser simétrico pero desproporcionado.

2.2. La simetría como operación geométrica: Los distintos tipos de simetría pueden ordenarse en: Isometrías: elementos iguales en el plano- redes y frisos - y en el espacio. Homeometría: cambian la proporción o escala de manera gradual. Catametrías: elementos con conformaciones diferentes, pero vinculados

                                por una ley.
        Ametrías: cuando no hay simetría.

Los tres tipos elementales o básicas de la simetría son: rotación, traslación y reflexión. Las operaciones de simetría pueden trabajarse y dependen de las variables de posición, orientación, proporción y escala, posibilitando cantidad casi infinita de conjuntos formales.  

                                                                      P R E C E D E N T E 

Grecia – Roma


Desde los tiempos de la antigua Roma el sentido que tenía el concepto “clásico” llevaba implícito un carácter de calidad. De esta manera, una obra de arte clásica era un modelo digno de imitación. Por ello, ese afán, durante los siglos XVI y XVIII, de utilizar el modelo clásico como pauta básica a seguir a la hora de crear una obra artística. Así pues, el arte clásico tiene su origen en la Grecia antigua, una civilización que supondría un avance en el pensamiento y en la idea de racionalidad.

 	Sin embargo, el arte romano, referido claro está al arte arquitectónico, posee características independientes e innovadoras; comparado con la arquitectura griega. La arquitectura romana resulta más compleja, porque mientras la arquitectura griega se conforma con una estructura tan simple como el dintel o el arquitrabe, la romana crea espacios abovedados y cupulados; además introduce nuevos materiales, nuevas técnicas, edificios diferentes y una monumentalidad que no tenía la arquitectura griega.
	En el mundo griego, el Templo es el espacio arquitectónico más característico de la polis griega. El templo griego está concebido para ser visto desde fuera e importa menos su configuración interior.


La arquitectura griega y en consecuencia el templo clásico, se definen por su armonía constructiva. El exterior de los templos se constituye mediante una iteración constante del elemento columna en todo el perímetro exterior. El número par de columnas utilizadas permite un corte simétrico tipo espejo que continua en la vertical hacia el frontón culminando en la arista superior del triangulo en donde se unen las simetrías.