Puerto Edén; ciudad de aguas

De Casiopea
Revisión del 14:56 26 sep 2012 de Federicosalzmann (discusión | contribuciones) (del don)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)

Magíster Mención Náutico Marítimo

Para una ciudad de agua, la identidad articula el espacio

El encargo consiste en encontrar y estudiar lo que determinamos como una “ciudad de agua” esto en Sudamérica, ya que es este continente el que nos compete como elemento de estudio en el curso de poética para el magíster en arquitectura mención náutico marítimo. Como primera cosa debemos comprender a qué nos referimos con “ciudad de agua”, ya que es porque por ahí por donde parte toda la concepción de una ciudad o de un lugar. Entendemos como ciudad de agua, a una localidad en la cual es el agua un elemento vital para la concepción de la misma, ya sea esta proveniente de un río un lago o un mar, etc. es el agua el que incide en el comportamiento del habitar del lugar, de la gente, de la arquitectura, la conectividad, el comercio, etcétera, en otras palabras la ciudad está volcada hacia el agua y nace desde el agua. Con la finalidad de identificar cuáles son las condicionantes del por qué esta ciudad es una ciudad de agua, se ha de hacer un estudio tanto histórico como geográfico y de la gente del lugar. Para luego así lograr rescatar cuál es el que se podría considerar como el "don" del lugar. Como caso estudio se ha escogido la localidad de Puerto Edén, en el sur de nuestro país ya que es en dicha zona en la que se da una relación especial con el mar y con las afluentes del mismo, y es en dicho pueblo el que también se tiene un arraigo con el lugar muy potente debido a que los pueblos originarios Kawésqar, se instalaron en dicha bahía hasta nuestros días. Así como la única forma de comunicación con el resto del mundo para esta localidad es la por vía marítima, lo que la hace tener un nexo de propiedad con el territorio del océano, entender sus riquezas pero además sus desventajas, son dichos factores los que han forjado el carácter de la gente que vive en Puerto Edén, que está marcado por ser ellos "gente de agua", lo que hace que este poblado se transforme en un poblado de agua.Además se pretende hacer una relación con el caso de estudio para titulación y magíster, y que comprende la costa de Concón en relación con el proyecto del puerto Aconcagua, y un estudio de la relación con el borde que tiene el habitante Concón, el cual tiene similitudes y diferencias con el habitante de Puerto Edén, las cuales se rescatan características del habitar volcado hacia el agua.

Del Contexto Puerto Edén

Puerto Edén es una localidad ubicada en la zona sur de nuestro país, situado al sur del golfo de penas, sobre la ribera occidental del paso del indio. Administrativamente pertenece a la provincia de última esperanza de la doceava región de Magallanes y la antártica chilena. En el medio del parque nacional Bernardo O’Higgins administrado por CONAF, que se encuentra en la isla Wellington siendo probablemente uno de los lugares más aislados de todo el territorio nacional. Los asentamientos más cercanos a Puerto Edén son el campamento minero de isla Guarello hacia el suroeste, la ciudad de Puerto Natales a 500 km y que Caleta Tortel a 214 km al noroeste, y la única forma de llegar a la localidad es a través de embarcaciones de pesca y barcos de carga y turismo. Cuenta con distintos servicios tales como instalación de luz eléctrica por 24 horas aunque con poca estabilidad, teléfono, televisión y red de agua potable sin tratamiento. Al año en este sector caen aproximadamente 5000 mm de agua lluvia en un clima templado frío, con una humedad de entre 80 y 90% la temperatura generalmente oscila entre los cero y 15 °C por lo que se puede apreciar que es un clima bastante agreste en una zona muy aislada del continente, esto es lo que caracteriza a Puerto Edén sus condiciones climáticas hacen que sea vital el entorno marítimo para la alimentación y movilización en la vida diaria de los pobladores del lugar, todas estas condiciones se reconocen como restricciones pero a la vez valores, en el desarrollo socioeconómico de la comunidad. Sin mencionar además el hecho de que es en Puerto Edén en donde viven los últimos descendientes de los aborígenes Kawésqar, los cuales no superan los 10 individuos. Desde aproximadamente 6000 años las costas fueron habitadas por pueblos canoeros antecesores a los Kawésqar, los cuales al pasar los años se fueron extinguiendo debido a las migraciones y sedentarización proporcionadas por los misioneros a principios del siglo XX, las muertes y problemas propios del mestizaje.

del origen

En 1937 la fuerza de Chile en un esfuerzo por unir la región, construyó una estación de apoyo para una línea aérea experimental de hidroaviones, que uniría las ciudades de Puerto Montt y Punta Arenas, por lo que el pueblo de Puerto Edén sería una detención obligada del recorrido. Debido a que en esta estación habían comodidades propias de la tecnología a su alrededor se reunió espontáneamente la dispersa población Kawésqar, y a contar esa fecha los indígenas comenzaron a vivir en forma permanente alrededor del puerto, en cierto punto llegaron a vivir hasta cuarenta familias en los alrededores, cambiando su tradicional estilo de vida nómade por un asentamiento permanente, la presencia de los aviadores en Puerto Edén no sólo introdujo cambios en la alimentación del grupo, sino que también produjo transformaciones en el tipo de vivienda que utilizaban, las pieles de lobo marino que servían para cubrir las chozas antiguas se hicieron más escasas ya que la pesca y la caza se vieron disminuidas debido a la entrega de suministros por parte de los buques que recalaban en la bahía. Cuando la base de la FACH fue abandonada, dado que la iniciativa de los hidroaviones no siguió operando más allá de su vuelo inaugural, los Kawésqar estaban en la zona se dirigieron a trabajar con los loberos, otros retornaron al nomadismo y unos cuantos permanecieron en el lugar, poco después fueron estableciéndose pobladores Chilotes y se formó la villa, el cual con el paso del tiempo se transformó en un pequeño pueblo el que luego se fundó con nombre de Puerto Edén el 17 febrero 1969. Es así entonces como aparece en el sur de nuestro país este pueblo que surge desde la idiosincrasia de los pueblos originarios que están fuertemente ligados al mar, y es que esta idiosincrasia permanece en este pueblo, se pretende con este escrito hacer presente que Puerto Edén es una ciudad de agua, no sólo por su ubicación y su conexión con el resto del mundo la cual es marítima, sino también debido a la condición de su gente la cual es con el mar, desde el agua y hacia el agua.

de los kawésqar

Este pueblo llamado Kawésqar, de donde provienen las raíces de lo que es Puerto Edén, son pueblos que habitaron los fiordos y canales del extremo sur del continente sudamericano, en su canoas recorrían desde el golfo de penas hasta el estrecho de Magallanes y el archipiélago sur de tierra del fuego, se alimentaban de los marinos, nutrias, focas y ballenas. En un principio eran normales, viajaban en sus canoas por lo tanto necesitaban pocos elementos para su sobrevivencia, estos eran una canoa, una choza liviana de base ovalada, pieles, cortezas y follajes de rápido montaje y desmontaje para cuando tocaban tierra en los momentos de mal tiempo, todo esto junto con accesorios de pesca con los que cazaban. Eran un pueblo duro acostumbrado a las inclemencias del clima y de la naturaleza, y su vida giraba absolutamente en torno al agua y lo que podían cosechar de ella.

del don

del kaweskar y su arraigo con el mar

Son algunas de estas características las que el día aún perduran en los habitantes de puerto Edén, en cierto modo es esta tradición de lucha le había permitido que el pueblo de Puerto Edén aún surja en esta región tan inhóspita del planeta, a pesar de la marea roja que azotó hace un par de años y que causó que casi la mitad de la gente del pueblo emigrara hacia otras ciudades más grandes, esto por miedo a quedarse sin alimento y de sufrir las consecuencias de un mar al cual no se le puede cosechar sus bondades. Aún así habitantes perduran en Puerto Edén, aunque han tenido que cambiar sus costumbres en lo que respecta al comercio, diversificando sus opciones transformándose en artesanos, tejedores, para así poder subsistir en un ambiente que va variando. Lo que se quiere destacar es que a pesar de que los pobladores de Puerto Edén varían su forma de vida no varían su condición hacia el mar, lo siguen entendiendo como un factor que rige sus vidas, y que está directamente relacionado con el cómo habitan su pueblo. La concepción de ellos mismos permite que ahora entiendan que deben dirigir su atención no sólo hacia la comercialización de los recursos marítimos que se pueden extraer del mar sino hacia el recurso valiosísimo que es la extensión misma, esto a modo de potenciar el turismo de la zona, usar este poblado como enlace hacia las distintas partes de la región tales como los pueblos aledaños, o publicar también ahí el acceso hacia los campos de hielo Sur, ya que éste es el asentamiento chileno más cercano que hay. El pueblo quede desciende de los Kawésqar no cambia su entendimiento de que es en el mar en lo que se sustenta la vida en aquellos parajes tan agrestes, si se niega dicha relación es que se encuentra sin asidero la ubicación misma del pueblo, ya que es el lugar mismo el que brinda la riqueza pero a la vez la dificultad para el asentamiento urbano.

Del tipo concón y su arraigo con el mar

Se puede comparar también este ejemplo de Puerto Edén con Concón, en la forma en cómo se gesta el habitar en el lugar, Concón también tiene una condición de borde que está ligada con el agua, claramente no en los mismos parámetros que en los de Puerto Edén, pero también surge gracias a una relación con el borde, en el caso de Concón es en la forma de balneario en la que se trata de abarcar el agua, es gracias a las playas y al restauro en el cual se recoge el crecimiento de esta ciudad, tanto así que se identifica como un balneario para toda la quinta región, al igual que en Puerto Edén, esta situación de ciudad va cambiando, de a poco Concón pasa a ser un sector habitacional no sólo de recreación sino que pasa a ser ciudad, y sin darse cuenta al crecer como urbe deja de lado la relación con el borde y con su agua, deja de abarcar el pacífico. Pero lo que lo urbano no le da, el ciudadano se lo provee el mismo, ya que el anhelo de conquistar o de abarcar el territorio de mar de Concón aún es propio del habitante de esta ciudad, esto se ha reflejado en las construcciones de las poblaciones del centro de Concón, en un elemento arquitectónico muy particular, desde los techos de los segundos pisos emergen unos elementos de carácter de balcón, que son consecuencia de lo que llamaremos el "anhelo" del habitante de Concón Este anhelo que no le provee el espacio público en habitante lo gana mediante la altura de su tercer piso, un tercer nivel que tiene la función de nada más que de mirar, y con esto avistar la extensión. Es esto lo que se pretende rescatar desde Puerto Edén para Concón, el entendimiento del territorio marítimo como parte de la ciudad no sólo como un borde que tiene una playa sino como un territorio del cual se puede vivir y en el cual se puede proyectar la urbe misma. Es decir, el habitante de la ciudad tiene características, la de ansiar el territorio marítimo, no solo como un paisaje sino como el fruto que es, esto mismo tiene una forma arquitectónica, la que en el caso de concón se manifiesta en forma de los balcones de los pisos superiores de las casas más precarias. Es en esta forma, la más intima en la que se manifiesta el anhelo en concón, no cómo en puerto edén, en donde el vínculo con el mar se trasunta en la configuración urbana de la localidad. Es este el don que se reconoce en puerto edén, y que se quiere reflejar en la ciudad de concón, que el anhelo del maritorio se configure en un elemento urbano y arquitectónico que permita aprehender el territorio marítimo que le pertenece a concón, al igual que lo hace puerto edén.

Del don de puerto Edén y su forma

Es esto lo que se entiende como el “don” de Puerto Edén, que a pesar de tener que variar su forma de vida, desde lo más nómada y precario para ya formarse como pueblo y asentamiento permanente, éste no reniega su relación con el agua, la entiende, y la población de la localidad comprende que es en el agua y abarcar su mar, es la única posibilidad que les queda para hacer surgir su pueblo, esto es porque es así como se han criado, desde la idiosincrasia de los Kawésqar, en la que el mar es fruto de su vida. Esta relación tan directa con el mar y con el agua se puede en cómo está articulado el pueblo mismo, éste será en torno al mar, hacia el agua, esto se puede ver en el elemento arquitectónico dado por las pasarelas que están construidos del árbol que crece en los mismos parajes que circundan la ciudad llamado ciprés de las huaitecas, este árbol consta con la gran característica de que es prácticamente impermeable lo que hace que no se pudre en condiciones extremadamente húmedas como las que se dan en este poblado. Como se puede la pasarela que tiene un largo aproximado de 3 km a lo largo de toda la ciudad, así que para podrir desde un punto a otro se deba ir por el borde, es decir se reconoce el borde mar como un don, y se deja que éste articule el atravesar la ciudad. Esto es algo que surgió casi inconscientemente mediante se iban creando las viviendas e iba creciendo el pueblo, lo que lo hace un ejemplo perfecto directamente relacionado con el habitar de la ciudad el cual es con el agua.

conclusiones

Es con esto que se pretende señalar que es la idiosincrasia misma de la gente la que se repercute en el cómo se va haciendo la ciudad, es gracias a que los habitantes de Puerto Edén son los descendientes de los aborígenes Kawésqar el hecho de que la ciudad esté volcada hacia el agua y esto se refleja en la forma de habitar y recorrer la misma. Es gracias a la identidad originaria de los habitantes del pueblo el cómo éste va creciendo y cómo se va articulando, cuando está muy marcada esta tendencia se revela automáticamente en la forma como se habita la extensión. Esta forma se da hacia el mar, hacia el agua, con forma de pasarela, o camino, o un sendero que no segrega el agua de el pasar por la ciudad, al contrario de concón, un ciudad en la que el acceso al agua esta segregado de la misma. Es decir, el don de Puerto Edén, la cualidad que le permite ser una ciudad de agua, es su idiosincrasia, su gente, que tiene la tradición marítima y se manifiesta en la configuración de la localidad, en la forma de la ciudad, hacia el agua, hacia el mar, el maritorio.