Poética General Mg 2T 2015

De Casiopea



Asignatura(s)Poética General
Año2015
Tipo de CursoRamo Lectivo, Otro
TalleresMagíster
ProfesoresJaime Reyes
Palabras Claveciudad, territorio, náutico, marítimo, poesía, poética
Carreras RelacionadasNáutico y Marítimo, Ciudad y Territorio

Alumnos

Ensayo sobre la observación del fondo marino litoral.

Observar desde el hueco.

El observar.

“Contemplar es igual a observar. Y observar es ob-servare, ob equivale a ahí, al frente, delante; y servare significa guardar algo intacto sin que se pierda. Ob-servar es dejar que algo esté delante, intacto, sin modificaciones ni intromisiones nuestras.” Rivera. 1999

Es el observar entonces, el atesorar algo que tenemos delante sin tocarlo. Guardar algo tal cual es sin ninguna modificación.

“La observación es la capacidad de admiración, de asombro, de elogio, de curiosidad. Ella viene inesperadamente como un don. Requiere dedicación, esfuerzo, trabajo para que se haga presente.” Ivelic. 2005

Atesoraremos algo intacto cuando nos cause admiración, cuando sea digno de nuestra curiosidad, nuestro interés.

La transparencia.

La transparencia es una propiedad óptica de la materia. Cuando la luz pasa de un medio a otro: parte de la luz se transmite por el medio, parte se absorbe y parte se refleja. Decimos que un material es transparente cuando transmite la mayor parte de la luz y tiene poca absorción y reflexión.[1]

El hueco.

“El casco de un barco, nace de la hidrodinámica, del desplazamiento, en ese hueco hay que adecuar el habitar.” [2]Ivelic. 2005. p. 52.

El hombre se vale de objetos para sobrevivir y habitar las aguas. Ya sea que se encuentren entre el agua y el aire, como una embarcación, o sumergidos en el agua, como un batiscafo, estos objetos desplazan el o los medios en los que fluyen para dar cabida a un hueco habitable.

Boris Ivelic hace el distingo entre vacío y hueco. El vacío se genera en la arquitectura ya que el suelo es el espacio utilizable por el cuerpo, dejando un espacio vacío de piso a techo. Una embarcación es un gran objeto que crea un hueco desde su superficie hacia adentro. La habitabilidad en las embarcaciones no debe aludir a construcciones en tierra sino ser concebida conforme su naturalidad de hueco. La embarcación Amereida es concebida en la doble instancia del ir y el estar. Las cualidades de los objetos que dan cabida a la habitabilidad del hueco permiten su transformación, en algunos casos su desaparición temporal, dependiendo la instancia en que la embarcación se encuentre.

El material del que están hechos los objetos náuticos, protege al ser humano del medio dentro de una burbuja de aire: el hueco. Cuando este material es transparente, lo mismo que el fluido en el que se encuentra, se da cabida a la observación. En las pruebas con modelos náuticos, tanto en el canal de olas como en el de flujo continuo, la transparencia en las ventanas del canal y el líquido será elemental para la observación del experimento. Lo mismo en el vidrio del visor del buzo y las aguas que explora. Vale decir que cuando está en contacto directo con el agua, el ojo humano no logra enfocar. La mejor visibilidad será con los ojos en un medio seco, como la burbuja de aire que crea el visor del buzo. Decimos entonces que, en el agua, la mejor observación se produce desde el hueco hacia el medio.

El fondo marino litoral

Se denomina litoral al sector de transición entre los sistemas terrestre y marino, en las aguas poco profundas del borde costero. [3]

Los fondos marinos litorales comprenden, desde la marea más más baja, sobre la plataforma continental hasta el límite de la zona eufótica, en donde la intensidad de la luz se reduce al 1%. Bajo este nivel no penetra la radiación solar y no es posible la fotosíntesis. [4]

Su particular riqueza en recursos biológicos los hace de gran interés para observación. He aquí cosas que vale la pena atesorar dejando intacto.

Lo desconocido del fondo marino.

Según Jaime Reyes, el mar es la máxima dimensión de lo desconocido. [5] Y es que, como afirma Luis Valdés Santurio: “Conocemos mejor la superficie de Marte o de la Luna que el fondo marino.” [6]

Sigue siendo entonces el mar un enigma que, como otros, clama a ser develado por el hombre. Y ya desde la historia antigua se emprendería tal encomienda. Cuenta el mito de la primera inmersión submarina

“(…) los hombres Aristóteles, nunca han visto más que agua agitada por el viento, nunca han contemplado más que espumas centellantes, nunca han estado sentados que en la tapa del cofre. Mira esta tierra desolada y maléfica de Gedrosia. Desde que el mar la cubre todo es fertilidad, belleza frondosidades vírgenes, exuberancia.” [7]

, quizá la real motivación en todas las épocas ha sido el desafío por dar consistencia y forma a la experiencia fascinante del descubrimiento real y querer comprobar, por si mismo, el entorno submarino,

Objetos y recintos para la observación submarina directa.

Objetos para la observación submarina directa.

Transparencia y habitabilidad

Recintos para la observación submarina directa.

La observación submarina en Acapulco.

Conclusión.

Importancia de mostrar el fondo marino.

  1. María Bizarro, Introducción a la física de materiales. [en línea]. [ref. del 8 de noviembre del 2015]. http://www.iim.unam.mx/mbizarro/Propiedades%20opticas.pdf
  2. Boris Ivelic, Embarcación Amereida, (Ediciones Universitarias Valparaíso, 2005), 52.
  3. Subsecretaría de pesca y agricultura, Un tesoro escondido. [en línea]. [ref. del 15 de noviembre del 2015]. http://www.subpesca.cl/publicaciones/606/articles-60021_recurso_1.pdf
  4. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Fondos litorales submarinos. [en línea]. [ref. del 15 de noviembre del 2015]. http://www.magrama.gob.es/es/costas/temas/proteccion-costa/conociendo-litoral/zonas-litorales-espanolas/clasificacion-tipologica/fondos-marinos-litorales.aspx
  5. Jaime Reyes, Asignatura de Poética General, 2015
  6. Nacho Prieto, Sabemos más de la superficie de Marte o de La Luna que del fondo del mar. [en línea]. [ref. del 15 de noviembre del 2015]. http://www.elcomercio.es/gijon/20081019/gijon/sabemos-superficie-marte-luna-20081019.html
  7. Jean-Albert Foex, Histoire sous-marine des hommes, Editorial Robert Laffont, Paris. 1961, 89-90