Diferencia entre revisiones de «Patricio Rodríguez: Tarea 2»

De Casiopea
 
Línea 1: Línea 1:
 
{{Tarea
 
{{Tarea
|Título=Arquitectura y Difusión del Patrimonio Cultural
+
|Título=Edificio Patrimonial y Teatro
 
|Carreras Relacionadas=Arquitectura
 
|Carreras Relacionadas=Arquitectura
 
}}
 
}}

Revisión actual del 18:04 20 abr 2015





TítuloEdificio Patrimonial y Teatro
CarrerasArquitectura

Edificio Patrimonial y Teatro

Estudio de conservación de edificios patrimoniales en abandono mediante proyectos enfocados hacia las artes escénicas en Valparaíso

ABSTRACT

La siguiente investigación trata acerca de la conservación de edificios o complejos en abandono de valor patrimonial mediante proyectos revitalización enfocados hacia la promoción de las artes escénicas en Valparaíso.

En Chile como en el resto del mundo, el devenir del tiempo ha transformado el territorio: el rápido crecimiento de las ciudades y el acelerado desarrollo industrial han hecho que muchos edificios o complejos resultasen en su abandono y consecuentemente en su deterioro. Muchos de estos edificios logran perdurar en el tiempo como edificios patrimoniales, sin embargo para muchos de estos el título no basta para su preservación.

Por otra parte, Chile es un país que ha crecido en el ámbito cultural y que continúa creciendo. Sin embargo nos encontramos en un punto que es necesario esparcir el arte tanto en nuestra sociedad como en nuestro territorio. Existe una iniciativa de descentralizar los medios (instancias y lugares) que exponen el arte al público, concretamente en las artes escénicas.

Valparaíso entonces se revela como una oportunidad para el esparcimiento de las artes escénicas: Por un lado tenemos una ciudad consagrada por tener una oferta cultural amplia y diversa; por otro tenemos una ciudad caracterizada por su patrimonio arquitectónico y urbano que le valió el título de patrimonio de la humanidad por la UNESCO, sin embargo ¿qué ocurre con aquellos edificios de valor patrimonial en abandono?

Un buen ejemplo es su antigua cárcel en medio de los cerros, hoy conocido como el Parque Cultural de Valparaíso, hoy un complejo que vio en las artes (y en las artes escénicas) un nuevo punto de inicio, entorno a un nuevo uso. Existen otros complejos en la ciudad en situación de abandono, como la Maestranza de Trenes del Muelle Barón, "esperando" ser intervenidos desde su revitalización. Entonces ¿qué provoca la preservación y revitalización de edificios patrimoniales mediante nuevos usos? ¿cómo un edificio con características patrimoniales logra enfocarse a un campo nuevo como la cultura, específicamente las artes escénicas?

FICHAS

Política de Fomento del Teatro 2010-2015

CNCA. Política de Fomento del Teatro 2010-2015. 2011. El siguiente documento contiene antecedentes diversos respecto al teatro en Chile y el planteamiento de distintas propuestas para el crecimiento de esta actividad en el país.

  • Desde sus orígenes, el teatro ha estado ligado a la escenificación de conflictos, muchos de ellos de carácter indecible para la audiencia que, mediante su participación como espectadores, viven de manera representativa el desarrollo de los mismos. De esta forma, el teatro constituye un espacio por excelencia en el que la sociedad se encuentra con sus problemáticas, conflictos, sueños y aspiraciones más profundos, muchos de los cuales no encuentran una vía de expresión en el espacio público a través de otros medios.
  • El camino que conduce a la profesionalización de la actividad teatral en el país se consolida con los teatros universitarios, a través de la sistematización de su formación y la creación de elencos al interior de los planteles de educación superior.
  • Las universidades asumen así un papel central en la formación y difusión teatral: “Estos teatros han sido pilares de la creación, la formación y el pensamiento teatral en Chile en la segunda mitad del siglo XX”. Con ellos, comienza el proceso de modernización del teatro chileno, el cual consiste principalmente en que el teatro se vuelca hacia temáticas propiamente nacionales y sociales.
  • Estimulado por el triunfo de la Unidad Popular, se enfatiza a principios de los años 70 un teatro inserto en la dinámica revolucionaria y contestataria.
  • Con la dictadura, tanto el teatro como las demás disciplinas artísticas se ven gravemente afectadas por la persecución. Muchos miembros de la comunidad teatral se van al exilio y esto ocasiona la desaparición del público ligado a la disciplina. Los primeros años de dictadura marcan el tan comentado “apagón cultural”.
  • El régimen obliga el cierre de la mayor parte de los teatros universitarios de regiones, reforzando el centralismo del teatro chileno.
  • En los años 90 el teatro comienza a retomar fuerza. En cuanto a repertorios, estilos y temáticas, la producción teatral experimenta un cambio considerable de diversidad expresiva. Lo lúdico se transforma para el teatro en una energía fundamental y se integran las nuevas tecnologías, se utilizan recursos estéticos propios del cine y la música, entre otros. Así se produce un giro en el rol y la relación del artista con la sociedad.
  • En Chile existe un panorama de creación teatral activo y diversificado que da lugar a una gran cantidad de formas y lenguajes teatrales distintos. Conviven así el teatro tradicional, representado principalmente aunque no de modo exclusivo en salas especialmente acondicionadas para ello, con el teatro callejero, los espectáculos circenses y otras formas de las artes teatrales, tales como la pantomima, los títeres y marionetas, que han adquirido mayor visibilidad en el último tiempo.
  • Las temáticas abordadas dan cuenta también de una gran diversidad, incluyendo asuntos políticos, problemáticas sociales, contenidos personales e intimistas y nuevas tendencias culturales.
  • La consolidación de la actividad creativa está notablemente afectada por su gran inestabilidad. Las compañías se ven obligadas a conformarse y deshacerse, dependiendo de los proyectos teatrales y las fuentes de financiamiento existentes. Esto disminuye la posibilidad de consolidar proyectos creativos de calidad y dificulta también la relación sostenida en el tiempo con el público.
  • El teatro que se realiza en Chile no corresponde, en rigor, a una actividad profesional. O mejor dicho, no es capaz de constituirse como una formación capaz de redituar en términos de permanencia y solidez laboral a sus oficiantes.
  • Esto va directamente relacionado con el tiempo de explotación de un montaje: las temporadas apenas se extienden en dos meses, luego comienza el desangre de reemplazos, que nadie cuantifica económicamente cuánto le cuesta esta actividad a un equipo o compañía.
  • En relación a la oferta teatral, es importante señalar que durante los meses de noviembre y diciembre además del periodo estival, el incremento en los espectáculos teatrales es sensiblemente notorio y marca una clara tendencia estacional en la creación y la representación del teatro en Santiago y el resto de las regiones.
  • La asistencia al teatro en el país se concentra fuertemente en estos festivales de verano, en tanto que la asistencia durante el año es mucho más baja y discontinua. En la cartelera anual figura una enorme cantidad de obras, pero sólo un número reducido de éstas logra un verdadero éxito de público.
  • En Valparaíso y Viña del Mar el número de salas se estima que esté alrededor de 15, pero de las cuales muy pocas cuentan con las condiciones adecuadas para el montaje de obras (ficha técnica, infraestructura, acceso, etc.). En la región de Valparaíso existen el Teatro Municipal de Casablanca y el de Quillota, los cuales cuentan con ficha técnica y programación anual. En tanto, no hay información disponible respecto de otras ciudades.
  • Actualmente, el artista (actor/actriz, director, diseñador, etc.), realiza la gestión de su trabajo artístico sin poder dedicar su tiempo creativo específicamente a la consolidación de un lenguaje expresivo.

Política Cultural Regional 2011-2016 Valparaíso

CNCA. Política Cultural Regional 2011-2016 Valparaíso. 2012. El siguiente documento contiene los planteamientos para el acceso, reconocimiento y valorización del patrimonio cultural de la región; un documento que ayuda a comprender la escala que tiene la gestión cultural sobre el territorio.

  • La Región de Valparaíso es considerada como un importante polo de desarrollo artístico y cultural, debido a la gran cantidad de artistas, cultores y artesanos que han desarrollado su talento en su territorio.
  • En la actualidad, sin contar la Región Metropolitana, la de Valparaíso lidera la oferta artística y cultural en el país. Este dato se refleja en la cantidad de proyectos financiados por los Fondos de Cultura que otorga el Consejo Nacional de la Cultura y Las Artes (CNCA), además de los 146 espacios culturales que existen en toda la región. Entre ellos sobresale el Parque Cultural de Valparaíso, cuya infraestructura está entre las principales del país; en cuanto a los espacios para las artes visuales, existen al menos nueve con esta vocación.
  • A nivel nacional, Valparaíso es la tercera región que más asiste a exposiciones de artes visuales (26,5%), destacando las visitas a exposiciones de pintura y fotografía, con un 39% y 23%, respectivamente. Asimismo, se observa que un 23,1% de los encuestados afirmó haber asistido a un espectáculo de danza el año 2009. En conciertos, los recitales de rock presentan los mayores niveles de asistencia; estos se destacan además por desarrollarse en un 50% en lugares especializados para la actividad.
  • De acuerdo al Catastro de Infraestructura Cultural del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, la infraestructura cultural de la región contabiliza 141 espacios catastrados, los que incluyen: 1 archivo, 57 bibliotecas, 34 centros culturales o casas de la cultura, 1 centro de documentación, 5 cines o salas de cine, 1 estudio de grabación, 8 galerías de arte, 4 gimnasios, 12 museos, 2 salas de exposición, 7 teatros o salas de teatro y 9 espacios en la categoría “otros”.
  • En la región de Valparaíso, las audiencias y el público que disfruta de las actividades artísticas, debería experimentar un importante aumento, haciéndose cada vez más amplios y diversos e incentivando el desarrollo de las artes y las industrias culturales, mientras que la participación ciudadana en las actividades propias de su ámbito cultural, debiese expandirse haciendo de la región un territorio de gente feliz y orgullosa de su identidad, fortaleciendo el desarrollo del turismo cultural y la economía local.

Cultura y Política

Palmer, Montserrat. Cultura y política. Revista ARQ, n.53. Santiago. 2003. El siguiente artículo forma parte de una compilación de artículos que se refieren al proyecto arquitectónico como un acto político.

  • ¿Qué es lo que hace político al espacio? De todas las actividades en las comunidades humanas, sólo dos se consideran necesarias para lo que Aristóteles llamó bios politikos: la acción y el discurso. La acción y el discurso del arquitecto pasan por considerar el proyecto arquitectónico como un acto político, considerando eso sí que las formas son neutras ideológicamente y se cargan de significado según el uso que se les dé.
  • Creo que es una reacción adecuada quedarse con lo mejor de un poeta o un artista, pero no hay que olvidar que tanto Brecht como Neruda actuaron haciendo caso omiso de la información que no podían menos que tener sobre lo que sucedía, y que los obligaba por lo menos a no ser obsequiosos con el poder político. Ésta es una actitud característica, en términos generales, de nuestro actual sentido de la cultura, desligada del juicio político.
  • A nuestra cultura apolítica actual no le interesan tales cosas: “la unidad es preferible al conflicto” y “el equilibro a la toma de partido”. Es un modelo de cultura contemplativo el de hoy, en contra de otro “engagé”, comprometido.
  • Dice Terry Eagleton que en el momento en que la idea de cultura se identifica sólo con las artes adquiere grandeza, pero al mismo tiempo queda empobrecida porque “las culturas se construyen en base a ese tráfico incesante con la naturaleza que llamamos trabajo”. Y en esa situación cultura y política dialogan, el artista es un ojo lúcido en una situación política concreta, no para apoyar al poder sino para intentar comprender.
  • La verdadera relación entre cultura, vida social y política actuaría, según Eagleton, de la siguiente manera: “La cultura (en el sentido de las artes) define una cualidad de vida valiosa (cultura como civilidad) cuya realización en la totalidad de la cultura (vida social) es tarea del cambio político” Así, la cultura interactúa con la política, pero no se confunde con ella.

Los riesgos por el “abandono cultural” del patrimonio industrial: maestranzas ferroviarias en Chile

Torres, Claudia. Los riesgos por el “abandono cultural” del patrimonio industrial: maestranzas ferroviarias en Chile. Revista Apuntes, vol.26 n.2. Bogotá. 2013. El siguiente artículo expone el riesgo y la falta de valorización del patrimonio industrial en torno a la actividad minera como de parte del desarrollo histórico, social, económico y político del país. Esta temática se relaciona con la investigación desde el emplazamiento del proyecto.

  • En relación con el ámbito ferroviario los monumentos con declaratoria están asociados, principalmente, a estaciones de pasajeros, maquinarias y carros (como patrimonio mueble), sin embargo, respecto de los conjuntos de maestranzas, de las 16 existentes en el país actualmente, solo cuatro de ellas cuentan con declaratoria de Monumento Histórico Inmueble, las otras 12 se encuentran desprotegidas.
  • No existe una visión estratégica de valoración del patrimonio ferroviario, ya que si se entendiera el sistema histórico como totalidad, se comprendería que no habría existido producción minera y manufacturera si no se hubiese desarrollado el ferrocarril.
  • Se valorarían las maestranzas como significativos referentes del desarrollo social hasta mediados de siglo XX ya que fueron importantes espacios productivos, fuentes laborales y representantes del desarrollo económico y progreso tecnológico, tanto industrial como arquitectónico, ya que presentan singularidades constructivas y formales vinculadas a los primeros diseños de estructuras de hormigón armado con requerimientos especiales.
  • Entendemos que la arquitectura ferroviaria y las maestranzas en particular, son producto de la Revolución Industrial, como edificaciones que surgieron bajo el nuevo paradigma que trajo consigo la era mecánica, las cuales reflejaron tanto nuevas ideas y conceptos, como también, avances tecnológicos y nuevos materiales, tales como el hierro, acero, y hormigón armado. Esto dio origen a nuevas tipologías arquitectónicas, símbolos de las nuevas necesidades de la sociedad, como fueron mercados, mataderos, ferrocarriles, etc.
  • Los procesos de obsolescencia en la arquitectura industria son intrínsecos a ella puesto que los procesos productivos a los cuales están asociados están en continua transformación, y sus requerimientos cambian conforme a los rápidos avances tecnológicos. Las fábricas, instalaciones y talleres industriales que no logran reconvertirse o adaptarse a las nuevas tecnologías son abandonados, y en consecuencia grandes zonas y edificaciones se vuelven obsoletas. El paso del tiempo se encargará de deteriorar las estructuras y su entorno.
  • La maestranza, como conjunto arquitectónico, es reflejo, primero, del contexto histórico, político, económico y tecnológico que se vivía en el país en el periodo durante el cual fueron construidas y se mantuvieron activas (aproximadamente entre 1880 y 1979). Segundo, en la arquitectura también se reflejan sistemas industriales y productivos particulares, formas específicas de trabajo. No se trata de arquitectura genérica, hablamos de tipologías especiales, y por tanto también adquiere un valor especial desde el punto de vista espacial y constructivo.
  • Por otra parte, una maestranza constituye un elemento singular dentro del paisaje, sea este rural o urbano. Desde una mirada más intangible, forman parte importante de la memoria colectiva y la identidad de un pueblo o ciudad.
  • No existen iniciativas privadas o públicas que sean capaces de develar el potencial espacial que tienen estos lugares y de llevar adelante estrategias de ocupación y conservación que disminuyan las condiciones de vulnerabilidad mencionadas. Se hace fundamental la apropiación colectiva de estos espacios con todo el potencial que conllevan. En este sentido vemos cómo, en Valparaíso, ciudad caracterizada por su actividad cultural, se han gestionado iniciativas para preservar este patrimonio dándole nuevos usos y abriéndolo a la comunidad.