Diferencia entre revisiones de «Paloma Etchegaray Tarea 3 - Módulo de Investigación 2019»

De Casiopea
 
Línea 301: Línea 301:
  
 
Nogué, J. N. Joan. (2007). La construcción social del paisaje. Madrid, España: Editorial Biblioteca Nueva.
 
Nogué, J. N. Joan. (2007). La construcción social del paisaje. Madrid, España: Editorial Biblioteca Nueva.
 +
 +
Jacobs, J. J. Jane. (2011). Muerte y vida de las grandes ciudades. Madrid, España: Capitan Swing libros.

Revisión actual del 09:59 17 abr 2019



TítuloPaloma Etchegaray Tarea 3 - Módulo de Investigación T1 2019
AsignaturaMódulo de Investigación T1 2019
Del CursoModulo de investigacion T1 2019
CarrerasArquitectura
3
Alumno(s)Paloma Etchegaray

Paloma Etchegaray Robles, Arquitectura, Jorge Ferrada.

abstract

El parque en la ciudad como estrategia de movilidad y bienestar

Los espacios verdes y los grandes parques urbanos pueden resultar utópicos dentro del contexto actual de sobre-población e hiper-urbanización de las grandes ciudades, en las que, finalmente, se atienden únicamente las problemáticas cuantitativas sin atender a las demandas cualitativas de la población. Dentro de este contexto, el pensar en un gran parque sólo viene como consecuencia a un vacío de la ciudad, es decir, nace como respuesta a una problemática urgente que se debe solucionar y que por ende, le da cabida.

¿Cómo entra en juego la proyección de áreas verdes significativas manteniendo el equilibrio dentro de una ciudad con alta población y alto nivel de urbanización?

Bajo mi punto de vista, sería posible la recualificación de un territorio a través de la proyección pensada de las áreas verdes a modo de engranaje de la ciudad y no a nivel aislado, por lo que preferiría llamarlo “grandes parques” de la ciudad, los cuáles a modo de “cadena” servirían como una nueva estrategia de movilidad y aumentarían la calidad de vida.

palabras clave: parques urbanos, estrategia de movilidad, recualificación

El proyecto que se quiere realizar apunta a crear un gran parque articulador en el valle Polcevera al Oeste de Genova, Italia. Este proyecto como consecuencia a una necesidad de recuperar el territorio y mejorar la calidad de vida de los habitantes.


Introducción

La siguiente discusión de autores se basó en la búsqueda de la idea de "espacios sociales" en la ciudad y, si el autor lo mencionaba, la idea de incorporar los espacios verdes de un modo naturalizado dentro de estos espacios sociales. Algunos de los autores revisados hablan también desde un origen, de un ámbito más general de la ciudad para entender el funcionamiento a nivel global y de qué manera nacen los espacios verdes dentro de ellas, o viceversa, cómo se construye la ciudad a raíz de sus espacios naturales, lo cual, sería lo ideal. Las ciudades y el modo de habitar han evolucionado, y es por eso que ahora no nos parece tan extraño preguntarnos ¿Cómo incorporar las áreas verdes a nuestra cotidianidad urbana sin que provoque una “pérdida de espacio” dentro de la ciudad? cuando en realidad las áreas verdes deberían ser parte crucial a la hora de pensar en una ciudad que otorgue bienestar y calidad de vida.

La cuestión viene a ser entonces, ahora que las ciudades ya están mayormente planificadas y les aquejan mayormente los problemas de densidad y desarrollo económico más que el bienestar de la población, cómo hacer entrar éstas áreas verdes a nivel de espacios dinámicos y articuladores y no como pequeñas zonas aisladas ubicadas en ciertos puntos de la ciudad que dan sólo una “idea” de naturaleza.

Para poder aproximarnos a esta respuesta, es necesario entender el funcionamiento de las grandes ciudades, y no sólo en su propio círculo económico y político (que como leímos en Carta de Atenas, es importante) sino que también en sus aspectos más irregulares, como lo son las poblaciones de las periferias, las malas condiciones de vida de algunas familias y las personas sin casa, los hacinamientos, la falta de áreas verdes y los problemas de basura, entre otras cosas, fenómenos que a fin de cuentas han nacido como respuesta a estas hiper-urbanizaciones.

Es por esto que mi investigación apunta a pensar en la proyección de nuevas estrategias ciudadanas que resuelvan problemas de calidad de vida sobre la base de un parque que comunique y atienda estas problemáticas.

En este caso en particular, el espacio para este proyecto se generó en respuesta a una tragedia (caída del Puente Morandi en Agosto del 2018 sobre el valle Polcevera al Oeste de Genova, Italia.) que dejó en evidencia el abandono y la mala accesibilidad sobretodo en toda la zona del valle que se encontraba bajo el puente y que actuaba hasta entonces como un punto de conexión de toda la región de la Liguria y que había perdido su particularidad y cuidado a nivel local, lo cual me hizo reflexionar sobre lo siguiente:

Las oportunidades para pensar libremente en un área verde significativa se dan sólo como respuesta a un vacío de la ciudad, es decir, luego de una demolición, luego de un gran i0ncendio, luego de un derrumbe… Es así como la destrucción de lo construído va dando cabida nuevamente a repensar la ciudad desde lo natural, recuperar naturaleza, de una manera estratégica y responsable, en donde la arquitectura debe jugar un papel primordial en que estos espacios verdes convoquen actividades beneficiosas para los habitantes y otorguen servicios que retroalimenten la mantención de estos parques.

Desde Fernando Chueca en “breve historia del urbanismo”: se piensa en estos grandes parques como un espacio intermedio, en dónde la incongruencia se detiene, es decir, la ciudad vuelve a encontrarse con el hombre de un modo directo y sutil, en una relación estrecha en dónde los habitantes se sientan acogidos.

Desde David Harvey en “el derecho a la ciudad”: Cambiar el modo de percibir la ciudad. El derecho a la ciudad, apropiarse de manera responsable. el hombre crea su entorno reflejando lo que lleva en sí mismo, y es así como de manera colectiva podemos incentivar a la noción de ciudad con la naturaleza incorporada en sí, como elemento inherente.

Desde Jan Gehl en “La humanización del espacio urbano”: Crear el espacio propicio para que las actividades sociales que allí se desarrollen sean positivas para el entorno, y no como un mero vacío de la ciudad, tanto social como constructivo. Desde Joan Nogué en “la construcción social del paisaje”: es muy importante tener presente la herramienta ideológica que tenemos en nuestras manos al momento de pensar en proyectar “lo natural”, que es aquello que la persona asume como natural y no como intencionado, es ahí donde podemos direccionar el paso, direccionar la vista, ralentizar el ritmo, en resumen, guiar las acciones. Debemos procurar usar esta herramienta para el bien de la ciudad, para el bien de la dinámica y para el correcto equilibrio.

En conclusión, el proponer un espacio verde significativo para la ciudad siempre será un acto que toca el equilibrio económico y político de la ciudad, y por ende, es en sí mismo un acto político, que pone en juego el derecho del habitante a tener su espacio de recreación y un mejoramiento de la calidad de vida en contra al progreso y la urbanización bajo el punto de vista del sistema económico que comanda la mayor parte de las grandes ciudades. Progreso es, sin embargo, el pensar en el bienestar del hombre, pues es él quien mantiene, cuida y regenera los espacios y los hace trascender, cuando se siente libre dentro de una colectividad, y es eso a lo que se quiere llegar.


Fichas de lectura

I

Libro:Breve historia del Urbanismo

Autor:Fernando Chueca Goitia

Año:1968

País de edición: Madrid, España. Alianza Editorial.


Lección 9

La ciudad ha existido siempre, y para trabajar en ella debemos estar conscientes que su evolución viene del cambio del modo de vida, la evolución de la forma viene del vivir urbano. (pág. 186) En el comienzo de este capítulo se rinde cuenta del auge del urbanismo entre 1800 y 1930 haciendo un análisis desde el crecimiento de las grandes ciudades en los distintos continentes y el porcentaje de población que habitaba en ellas respecto a la población total. ”...la imposibilidad de una penetración continua y homogénea del país, con lo que esto supone de vías de comunicación, creación de núcleos urbanos, educación del pueblo, etc., se sustituye por una serie de grandes ciudades costeras, verdaderas metrópolis y emporios del comercio. Al fina y al cabo esta ha sido la eterna manera de colonizar, desde los fenicios y los griegos hasta nuestros días.

Si logramos salvar en la medida de lo posible y de lo compatible con el progreso y el desarrollo económico la estructura orgánica del pasado y buena parte de un depósito cultural que debemos a todo trance preservar si tenemos espíritu clarividente, pues a la vez que el mundo avanza a galope tendido hacia la uniformidad e igualitarismo de las sociedades industriales, también se despierta, conforme aumenta la disponibilidad de ocio en las masas de una alfuent society, el deseo de encontrar mundos diferentes e insospechados.

Entonces esta lección nos pone ante la siguientes preguntas: ¿La salvación está en la ciudades pequeñas que prevalecen, ellas como punto medio entre la ruralidad y la urbanización extrema? Las ciudades medias podrían convertirse en el futuro como piezas claves del organismo nacional sin caer en el urbanismo desenfrenado e incongruente.

Permanecer en zona intermedia de aglomeraciones proporcionadas que puedan asegurar un reparto menos inarmónico de la población y un asilo seguro para determinados valores tradicionales.

¿Qué es la transformación incongruente? Es el crecimiento de la ciudad en un ritmo superior a las posibilidades de previsión de las autoridades, y gracias a este crecimiento desmedido es desde donde aparecen las poblaciones o, como menciona el autor, "chabolismo" como manifestaciones o respuestas a este tipo de crecimiento de las ciudades, al no encontrarse con un espacio propio dentro de su misma ciudad y crecer siempre escondidas tras los muros de los grandes edificios urbanizados. Entonces se llega a un punto de urbanismo expansivo, en donde nace una improvisación que se suma al caos de la incongruencia, desde donde no se logra solucionar todo de manera pausada y calculada, ni se logra dar solución a las problemáticas espontáneas y constantes de las poblaciones clandestinas.


II

Libro: Muerte y vida de las grandes ciudades

Autor: Jane Jacobs

Año: 2011

País de edición: Capitán Swing Libros, Madrid, España.


Capítulo 15, Subiendo y bajando barrios

Los barrios bajos como círculos viciosos. "Con el tiempo, estos círculos viciosos enredan el funcionamiento entero de una ciudad. La propagación de estos barrios requiere cada día más dinero público (y no, simplemente, más dinero para introducir mejoras financiadas por organismos públicos o para dejar las cosas como están, sino más dinero para asumir la cada vez más extendida retirada regresión)."

Es así como en este capítulo se apunta al tema de la solución que se le da a los barrios bajos, como se administran los recursos y los "métodos" de desplazamiento o reinserción que se aplican.

"El enfoque del urbanismo convencional hacia los barrios bajos y sus habitantes es totalmente paternalista" queriendo crear cambios profundos con métodos superficiales.

¿A qué se refiere el autor con "superar los barrios bajos"? Un modo equivocado para enfrentar a los barrios bajos, en el sentido de "rehabilitarlos", es poniendo sobre ellos viviendas sociales o conjuntos residencias que finalmente terminan siendo una patología más, al crear una vecindad en un nido de resentimiento. Entonces el autor señala características de un barrio bajo en "alza", o proceso de rehabilitación. control social informal apego al distrito modernizamiento y mejoramientos de sus casas

El autor hace la diferencia entre los barrios bajos perpetuos y aquellos en rehabilitación o crecimiento, donde para ambas, el eslabón de quiebre principal es el "abandono" o carencia de personas que impulsen a este micro desarrollo. Es por esto que plantea el barrio bajo como un círculo vicioso. Abandono por falta de oportunidades y actividades que ofrece el barrio. Falta de oportunidades y actividades por falta de gente que lo impulse.


III

Libro: Ciudades Rebeldes: Del derecho de la ciudad a la revolución urbana.'

Autor: David Harvey

Año: 2012

País de edición: Ediciones Akal, Madrid, España.


Primera Parte, El derecho a la ciudad

El derecho a la ciudad, así como tantos otros derechos colectivos que, valga la redundancia, a veces se colectivizan logrando grandes resultados, pero a veces, se trabajan de manera individualista siempre dentro de un marco de mercado liberal y propiedad privada.

El libro parte desde la pregunta: ¿Cómo podría definirse el derecho a la ciudad?

Primero que todo, cito: "La ciudad, observó en una ocasión el sociólogo urbano Robert Park, es <el intento más coherente y en general más logrado del hombre por rehacer el mundo en el que vive de acuerdo con sus deseos más profundos. Pero si la ciudad es el mundo creado por el hombre, también es el mundo en el que está desde entonces condenado a vivir. Así pues, indirectamente y sin ninguna conciencia clara de la naturaleza y su tarea, al crear la ciudad el hombre se ha recreado a sí mismo>. Si Park está en lo cierto, la cuestión de qué tipo de ciudad queremos no puede separarse del tipo de personas que queremos ser" (Robert Park, On Social Control and Collective Behavior, Chicago, Chicago University Press, 1967, p. 3) . (...) "El derecho a la ciudad es por tanto mucho más que un derecho de acceso individual o colectivo a los recurso que esta almacena o protege; es un derecho a cambiar y a reinventar la ciudad de acuerdo con nuestros deseos"

Desde aquí se desarrolla la pregunta de cómo podemos ejercer este derecho de ciudad y para ello, analizar (o al menos revisar) cómo pudo afectarnos como sociedad los constantes cambios urbanos, desde la base que el proceso de urbanización nos ha deshecho y recompuesto varias veces.

"Reclamar el derecho a la ciudad en el sentido en que yo lo entiendo supone reivindicar algún tipo de poder configurador del proceso de urbanización, sobre la forma en que se hacen y rehacen nuestras ciudades, y hacerlo de un modo fundamental y radical"

y para esto se debe aceptar que existe, según el autor, una relación estrecha (íntima) entre el desarrollo del capitalismo y el proceso de urbanización. La curva de crecimiento del capitalismo sería entonces directamente proporcional al de la urbanización.

devaluación, enemigo del capitalismo.

"La protección neoliberal de los derechos de propiedad privada y sus valores se convierte en una forma hegemónica de política, incluso para la clase media baja. En el mundo en desarrollo, en particular, la ciudad se esta dividiendo en partes separadas, en las que parecen formarse muchos «microestados». Los vecindarios ricos provistos de todo tipo de servicios, tales como escuelas exclusivas, campos de golf y de tenis y patrullas de policia privada que recorren el area continuamente, se ven rodeadas por asentamientos ilegales donde solamente se puede obtener agua en las fuentes publicas, no existen sistemas de evacuación de residuos ni de recogida de basuras, la electricidad solo esta al alcance de unos pocos privilegiados, las calles se convierten en barrizales siempre que llueve y lo normal es compartir la vivienda entre varias familias. Cada fragmento parece vivir y funcionar autónomamente, aferrándose firmemente a lo que ha sido capaz de proveerse en la lucha cotidiana por la supervivencia" (Marcello Balbo, «Urban Planning and the Fragmented City of Developing Countries>>, Third World Planning Review 1 5/ 1 ( 1 993), pp. 2 3 -2 5 .)


IV

Libro: La humanización del espacio urbano

Autor: Jan Gehl

Año: 2004

País de edición: Editorial Reverté, Barcelona, España.


III. Agrupar o dispersar: Proyectos de ciudad y de conjuntos.

9. Agrupar o dispersar

10- Integrar o segregar

11. Atraer o repeler

12. Abrir o cerrar.


El libro se basa, a grandes rasgos, en fundamentos objetivos a la hora de proyectar una ciudad. Cómo funciona el espacio público a través de los vacíos urbanos y de qué manera se debe proyectar el espacio entre edificios.

"Desde las ciudades clásicas, la búsqueda de la belleza urbana ha sido una constante en muchos planes y proyectos urbanos. A partir del siglo XIX, la reflexión sobre la ciudad industrial -primero a través de la definición de modelos alternativos, cuando no utópicos- aportó una dimensión social al urbanismo hasta entonces escasamente considerada. A principios del siglo XX, la dimensión funcional de la ciudad adquirió un protagonismo extraordinario en la urbanística, y las nuevas propuestas urbanas han tratado de optimizar el funcionamiento de las que se consideraban principales actividades urbanas"

El autor señala la importancia del diseño urbano en la aparición de la vida social en la ciudad y cómo este entorno influye en las características de estas actividades que se llevan a cabo. Es aquí dónde me detengo a analizar en la reflexión que hace este autor en relación de lo leído anteriormente y de cómo afecta el entorno de las ciudades emergente que aparecen y crecen en los límites de las ciudades hiper.urbanizadas. ¿Cómo contribuye este entorno en las actividades que ahí se desarrollan?

"Si a la vida entre los edificios se le proporcionan condiciones favorables, proyectando de u modo sensato tanto las ciudades como los barrios residenciales, podrían evitarse muchos intentos, caros y a menudo artificiosos y forzados, de hacer que los edificios sean "interesantes" y suntuosos utilizando para ello espectaculares efectos arquitectónicos" Cómo influye el entorno físico en la características de las actividades que se llevan a cabo en los alrededores.


V

Libro: La construcción social del paisaje'

Autor: Joan Nogué (editor)

Año: 2007

País de edición: Biblioteca Nueva, Madrid, España.


El paisaje como construcción social, introducción

El libro trata sobre la temática del paisaje como interdisciplinaria, abierta e innovadora.

el paisaje puede interpretarse como un producto social, como el resultado de una transformación colectiva de la naturaleza y como la proyección cultural de una sociedad en un espacio determinado”...”En este sentido los paisajes están llenos de lugares que encarnan la experiencia y las aspiraciones de los seres humanos”...”Estos lugares se transforman en centros de significados y en símbolos que expresan pensamientos, ideas y emociones de muy diversos tipos. El paisaje, por tanto, no sólo nos muestra cómo es el mundo, sino que también una construcción, una composición de este mundo, una forma de verlo

Según el autor en la introducción de este libro, el paisaje se presenta como una herramienta ideológica, si así quisiera, ya que la tendencia de la población es a naturalizar y neutralizar los paisajes, es decir, a absorber lo que de allí se obtiene como algo “natural”, sin el prejuicio de que éste fue intencionado.

<El Paisaje como reflejo de poder y herramienta de manipulación y legitimización de las relaciones sociales.>

la teatralidad del paisaje

Los paisajes se construyen socialmente en el marco de un juego complejo y cambiante de relaciones de poder, esto es de género, de clase, de etnia...de poder en el sentido más amplio de la palabra

Entonces, según el autor el paisaje responde también a un contexto social e histórico, según lo que se está viviendo es lo que la población “elige” de alguna forma ver en este paisaje, y aparece aquí el concepto de paisajes invisibles que se continúa desarrollando a lo largo del libro. “pasajes invisibles que, sin duda, son objeto de una construcción social y que, por lo mismo, para uno sí son visibles, porque no olvidemos que la invisibilidad no es independiente a la mirada.”

paisajes fugaces y efímeros paisajes del miedo paisajes de la ciudad oculta paisajes del cuerpo paisajes de la nostalgia

Los grandes espacios urbanos y metropolitanos contemporáneos están plagados de zonas inseguras, indeseables, desagradables, fácilmente sorteables y escamoteables a la mirada. Son los territorios de la ciudad oculta, que sólo entrarán en escena cuando, por diversas circunstancias, el espacio que ocupan se convierta en apetecible, bien por procesos de aburguesamiento (gentrificación), bien por otra vías” Aquí se abre otra visión sobre redes espaciales que configuran otras geografías, determinada por los movimientos de los distintos grupos de personas. Para cada grupo de personas existe su idea de ciudad. lo nómada lo efímero lo fugaz Son cosas del habitar que no puede controlar la geografía cartesiana.

Entonces, podemos considerar también los centros o ciertos espacios de las ciudades (areas verdes, areas de esparcimiento, parques) como lugares estratégicos que definen, muy sublimemente, quién puede permanecer y quién no, o quien automáticamente se siente excluído. Bajo esta idea, el autor define la exclusión social como un fenómeno que impide el acceso de individuos o colectivos a la participación de la sociedad civil, y es así, como podríamos deducir, se generan las poblaciones emergentes a la “sombra” de las grandes ciudades. Es esta una idea compatible a la expuesta por Jane Jacobs en "Muerte y vida de las grandes ciudades" en donde, cómo evidencié anteriormente, habla de los barrios bajos como círculos viciosos excluídos de la sociedad civil de las grandes ciudades hiper-urbanizadas. ¿No será esta "hiper-urbanización" también una forma de paisaje que quiere excluir implícitamente?



VI

Libro: Carta de Atenas'

Autor: Le Corbusier (editor)

Año: 1960

País de edición: Milano, Italia


La ciudad y su región

Considerando el contexto histórico de esta obra, es que las afirmaciones y conclusiones las tomo como una raíz y origen de los reflejos que se pueden ver hoy en día en el desarrollo de las ciudades. En la primera parte del libro se habla de una definición de la ciudad en cuanto a lo geográfico y en cuanto a lo político y económico, luego, dentro de éste y como parte de una transformación, se plantea un quiebre en la ciudad con el aparecimiento de las máquinas.

Los límites administrativos que compartimentan el complejo urbano se convierten entonces en algo paralizador. Una aglomeración constituye el núcleo vital de una extensión geográfica cuyo límite está constituido únicamente por la zona de influencia de otra aglomeración. El plan de la ciudad no es más que uno de los elementos de este todo que constituye el plan regional.”

(la planificación de una ciudad debe ser inherente a su conformación geográfica y los límites que significa.)

situación geográfica y topográfica, situación económica, y situación política. En primer lugar, la situación geográfica y topográfica, la índole de los elementos, agua y tierra, la naturaleza, el suelo, el clima…”

La geografía y la topografía desempeñan un papel de considerable importancia en el destino de los hombres. No hay que olvidar jamás que el sol domina, imponiendo su ley, todo empeño que tenga por objeto la salvaguarda del ser humano. Llanuras, colinas y montañas contribuyen también a modelar una sensibilidad y a determinar una mentalidad.”

Podría ser éste entonces un paisaje natural pero igualmente determinante en cuanto a “mensaje emocional” que le puede entregar a sus habitantes?, quiero decir, hasta qué punto puede influir el paisaje, la geografía natural del territorio, en el inconsciente colectivo de una ciudad? Siempre hablando en generalizaciones. Y luego, las consideraciones económicas y políticas, no inherentes a lo anteriormente señalado, pero sí más fluctuantes.

La situación económica, riqueza o pobreza, es uno de los grandes resortes de la vida, y determina el movimiento hacia el progreso o hacia la regresión.”

y la política: “Crecimiento o decrecimiento de una población, prosperidad o decadencia de la ciudad, rotura de recintos que resultaban ya sofocantes, nuevos medios de comunicación que ampliaban la zona de intercambios, beneficios o desgracias de la política adoptada o de aquella cuyas consecuencias se padecen, aparición del maquinismo, todo ello no es más que movimiento.”

Y luego aparece el quiebre, en dónde en este contexto de determinación de una ciudad, primero por su inamovible condición territorial y después por una cambiante situación económica y política que puede definir el curso de una ciudad, aparece una condición en la revolución de la tecnología que cambió por completo el ritmo y el modo de la ciudad.

El empleo de la máquina ha transformado por completo las condiciones del trabajo. Ha roto un equilibrio milenario asestando un golpe mortal al artesonado vaciando los campos, engrosando las ciudades y, al echar a perder armonías seculares, perturbando las relaciones naturales que existían entre el hogar y los lugares de trabajo. Un ritmo furioso, unido a una desalentadora precariedad, desorganiza las condiciones de la vida al oponerse a la conformidad de las necesidades fundamentales. Las viviendas abrigan mal a las familias, corrompen su vida íntima; y el desconocimiento de las necesidades vitales, tanto físicas como morales, da fruto envenenado: enfermedad, decadencia, rebelión. El mal es universal; se expresa, en las ciudades, por un hacinamiento que las hace presa del desorden, y, en el campo, por el abandono de numerosas tierras.”

Y entonces, tomo lo señalado para volver a las temáticas tocadas anteriormente por otros autores, y como dije en un principio, la revolución industrial puede haber sido un quiebre tan profundo para el funcionamiento y la dinámica de ‘la ciudad’ como lo puede estar siendo hoy la sobre población y la hiper-urbanización de las grandes ciudades, en donde se llega a un punto de replanteamiento y cambio.


bibliografía

Chueca Goitia, F. C. G. Fernando. (1968). Breve historia del urbanismo. Madrid, España: Alianza Editorial.

Gehl, Jan. (1971). La humanización del espacio urbano. Barcelona, España: Editorial Reverté.

Harvey, David. (2013). Ciudades rebeldes: del derecho de la ciudad a la revolución urbana. Madrid, España: Ediciones Akal.

Le Corbusier. (1960). Carta de atenas. Milano, Italia: Edizioni di comunità.

Nogué, J. N. Joan. (2007). La construcción social del paisaje. Madrid, España: Editorial Biblioteca Nueva.

Jacobs, J. J. Jane. (2011). Muerte y vida de las grandes ciudades. Madrid, España: Capitan Swing libros.