La construcción del espacio mediante vínculos que permiten una abertura a lo desconocido

De Casiopea
Revisión del 11:25 27 nov 2011 de C.reyesnav (discusión | contribuciones) (Registro fotográfico del proyecto (cuatro proposiciones))
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)

En el desarrollo del Taller, surge un fenómeno luminoso mediante la observación de rocas, flores, vitrinas y reflejos en la ciudad. El fenómeno luminoso comienza a adquirir una densidad gráfica que permite capturarlo en una abstracción. De este modo, se realizaron una serie de cubos, dobles cubos y pliegues que permitieran el aparecer del fenómeno luminoso en una construcción gráfica. En el abrir del Taller ante lo desconocido, se produce una ampliación de la paleta hasta ahora conocida, y se introduce la técnica de punta seca en la prensa se grabado como herramienta para capturar la luminosidad observada en la ciudad.


Abrirse a lo desconocido mediante la construcción de la forma en el espacio

"Sín Título", Eduardo Chillida
"Sín Título", Eduardo Chillida

El plantearse lo desconocido como horizonte permite una abertura en la creación, la cual se transmite al lector. La obra deja de ser un medio para mostrar una idea racionalizada, sino que adquiere un nuevo valor propio en el espacio. Va generando un encuentro para el lector entre la materia, la forma y la luz.

El encuentro entre lo conocido por el observador y lo ‘nada’, un desconocido que se comienza a volver palpable y real al entregarle una forma al espacio. El parpadeo entre el ver y no ver, pasa a ser entre lo armónico y lo conocido, y aquello que es aún desconocido y sin forma. Es en el aparecer de lo que no está que nos comenzamos a sumergir en el abismo de lo desconocido.

“Toda poiesis es construcción de lo que no se conoce sino al construirlo.” Iommi

La obra de Chillida es muy clara y expresiva en su modo de aparecer en el espacio. En sus Gravitaciones, el artista trabaja en el papel como medio, y sobre éste va generando una continuidad de trazos con tinta negra. La línea toma un papel protagonista en la obra, ya que ésta al mismo tiempo une y divide el espacio del dibujo, haciendo aparecer un desconocido, una nueva abertura en la obra. Busca en su obra el encuentro entre lo conocido por el observador y lo ‘nada’, un desconocido que se comienza a volver palpable y real para el artista al darle forma. Esto ‘nada’ en su trabajo pasa a ser el viento, los sueños, el horizonte, etc.

En sus obras, aparece lo semejante y lo complementario. Lo semejante siendo esta relación en el espacio de la línea que va guiando la lectura del observador, y lo complementario como este nuevo aparecer de lo desconocido en el espacio, que sólo surge mediante la vía deductiva del observador. Esta disonancia entre lo material y lo ‘nada’ contiene un valor en el espacio en el sentido que hace una alusión a la complementariedad entre ambos, es decir, un tipo de relación.

“ El contraste está por doquiera: basta con señalarlo. La similitud está, en cambio, escondida; hay que descubrirla, y yo no la descubro más que en el límite de mi esfuerzo.” Stravinsky

Construcción de contrastes en el dibujo que permiten el aparecer de una nueva densidad

Croquisrocasborde1.jpg


Las rocas al estar vecinas al mar y al mismo tiempo a la costa, se hallan en el juego del parpadeo entre el ser parte del ‘todo’ de la orilla, o bien de la ‘nada’ continua del agua y el desconocido horizonte del mar.

Esto se traduce en un dibujo en el que se busca un encuentro con lo desconocido alejando las rocas de su estado del ‘todo’ de la orilla, del trazo impecable, y llevándolas a un nuevo estado en el dibujo mediante la observación de las luces irregulares generadas en la superficie y su contraste con la nada de la superficie del papel.

Al designificar la figura mediante su fragmentación en el espacio surge un nuevo encuentro con lo desconocido, que comienza a aparecer mediante la construcción del contrastes en el dibujo.

Croquisreflejo3.jpg

En la vitrina, desaparece la armonía entre forma y sombras, y comienzan a aparecer figuras designificadas. Las figuras reveladas por el reflejo del cristal pierden su significado en la descontextualización, lo que permite un nuevo y desconocido aparecer. Es en la desarmonización de la figura del cristal que surge una nueva manera de leer la realidad. La descontextualización en el cristal revela el paso del no ser, al ser reflejo de algo.

El reflejo comienza a adoptar luces y sombras irregulares, construyendo profundidad de las figuras sobre el espacio del dibujo, la que traducida en un desarrollo de la paleta gráfica, permite una abertura de la línea sobre el superficie del papel, que se va encontrando con el abismo de lo ‘nada’.

Croquisreflejo2.jpg

El reflejo aparece como una condensación de luces y sombras en el espacio y permite que donde está lo ‘nada’ de la transparencia, aparezca un ‘todo’ como densidad gráfica.

El color encuentra una relación de semejantes con su reflejo, mientras que el ver a través” que se produce en el cristal, hace que surja un contraste entre sus saturaciones. Es mediante esta relación que se genera un continuo en el dibujo, sin importar la fragmentación del espacio.

Color vinculante en el espacio que produce semejanza y a la vez contraste

Croquisreflejos1.jpg


En el dibujo, comienza a aparecer el color como un elemento vinculante dentro de la fragmentación del espacio generada por la designificación de las figuras. El color va formando relaciones, de semejanza y complementariedad dentro de la superficie gráfica, permitiendo la construcción de una densidad continua en el espacio.

Croquisreflejos2.jpg

El color forma una relación de similitud en el espacio al establecer un rango de tonos, ya sean cálidos o fríos, que modifican el modo de aparecer de la luz ambiente, y le entregan un valor adicional dentro de la obra. Construye de la misma forma un contraste mediante la definición de trazos de color, mediante la yuxtaposición. Este construir de una densidad gráfica mediante la fragmentación del espacio y caracterizando el aparecer del pigmento de color en sí, permite ir bordeando lo desconocido. Es mediante la disyunción entre trazos de color que surge un ritmo en el leer el espacio.


Ampliación de la paleta gráfica que permite generar vínculos en el espacio

En el dibujo de croquis con lápiz gel, surge el trazo como un elemento divisor y al mismo tiempo unificador espacio gráfico. Debido a la relación entre el blanco de la superficie del papel y el negro de la tinta del lápiz, se produce un alto contraste. De modo que lo dibujado sea una figura compleja y abierta a lo desconocido se decide observar la variabilidad de las sombras irregulares formadas en la superficie, generándose una paleta gráfica.

Dibujo en alto contraste de rocas
Paleta de grises de acuarela
Paleta de grises de grabado en papel cuche
Paleta de grises de grabado en la prensa

En la observación de las vitrinas, se vuelve necesaria una ampliación de la paleta gráfica debido a la condensación de luces y sombras generadas en el reflejo. Así, la acuarela se convierte en una técnica apropiada para la observación de la luminosidad del cristal ya que permite una gradualidad de la intensidad del trazo y del pigmento del color.

El grabado en punta seca surge en el Taller como una técnica gráfica que permite evidenciar las grafías estudiadas previamente en la observación del fenómeno de las rocas y el reflejo de vitrinas en la ciudad. Se evidencia la voluntad de establecer rangos dentro del dibujo, que permitan el aparecer de un fenómeno luminoso en la superficie del papel.

Estructura que permite darle forma a lo desconocido

En Taller fue introducido un cubo construido a partir de listones de madera, que venía a presentar la abstracción del fenómeno observado en el reflejo, o bien transparencia, de las vitrinas en la ciudad.

Cubo abstracto construido de madera

Este primer cubo, fue luego reducido -a un formato de 36 x 36 cms – y construido en papel de un gramaje mayor a 200 gr. De este modo, se le fue agregando la cualidad de origami al aparecer del fenómeno, es decir, de manera compacta y precisa en su construcción, pero que sin embargo desplegara una sorpresa ante el observador del objeto.

El origami como un juego entre las manos

En esta condensación del fenómeno abstracto en una estructura plegable y al alcance de las manos, surgen las cajas como referencia en su construcción, debido a la compresión de éstas, y el cuidado en su envolver lo que contienen. Aparecen los engarces como sustitutos al pegamento, buscando de este modo una construcción pulcra y coherente con la forma y el material.

La caja como referencia en la construcción del objeto

Lectura construida que permite evidenciar un ritmo mediante el contraste

Mediante el poema Altazor de Vicente Huidobro, surge la figura del verso libre como modo de lectura en el espacio. Este verso permite un alejamiento intencionado entre ideas o imágenes, construyendo pausas en el leer mediante la fragmentación de la estrofa. La distancia construida entre verso y verso va formando un dibujo en el espacio, que del mismo modo bordea lo ‘nada’ de la superficie. Es mediante la voluntad en el fragmentar del poema que se genera un nuevo continuo, en el sentido que se le entrega una forma al blanco de la página, y este blanco se convierte en un silencio modulado.

Recogiendo como referencia al verso libre de Huidobro y cómo éste va dibujando el espacio, surgen las variables dentro de la tipografía como formas de contrastar los grises dentro de la lectura, y en cierto modo, ampliar la paleta gráfica en el leer.

Registro fotográfico del proyecto (cuatro proposiciones)