Diferencia entre revisiones de «L'Infinito»

De Casiopea
Línea 1: Línea 1:
'''Giacomo Leopardi'''
 
 
 
Sempre caro mi fu quest'ermo colle,<br>
 
Sempre caro mi fu quest'ermo colle,<br>
 
E questa siepe, che da tanta parte<br>
 
E questa siepe, che da tanta parte<br>
Línea 17: Línea 15:
 
Immensità s'annega il pensier mio:<br>
 
Immensità s'annega il pensier mio:<br>
 
E il naufragar m'è dolce in questo mare.
 
E il naufragar m'è dolce in questo mare.
 +
 +
<small>Giacomo Leopardi.</small>
  
 
---
 
---

Revisión del 21:58 16 ago 2009

Sempre caro mi fu quest'ermo colle,
E questa siepe, che da tanta parte
Dell'ultimo orizzonte il guardo esclude.

Ma sedendo e mirando, interminati
Spazi di là da quella, e sovrumani
Silenzi, e profondissima quiete
Io nel pensier mi fingo; ove per poco
Il cor non si spaura. E come il vento
Odo stormir tra queste piante, io quello
Infinito silenzio a questa voce
Vo comparando: e mi sovvien l'eterno,
E le morte stagioni, e la presente
E viva, e il suon di lei. Così tra questa
Immensità s'annega il pensier mio:
E il naufragar m'è dolce in questo mare.

Giacomo Leopardi.

---

El Infinito

Siempre cara me fue esta colina yerma
y este seto, que en tanta parte
del último horizonte la mirada excluye.

Pero sentándome y mirando, interminables
espacios más allá de aquel, y sobrehumanos
silencios y profundísima quietud
en el pensar me finjo; donde por poco
el corazón no se espanta. Y como el viento
oigo susurrar entre estas plantas, yo, aquel
infinito silencio a esta voz
voy comparando y me sobreviene lo eterno
y las estaciones muertas, y la presente
y viva, el sonido de ella. Así entre esta
inmensidad se anega el pensamiento mío.
Y el naufragar me es dulce en este mar

Traducción Godofredo Iommi M.,
Poemas Leídos en los Talleres de la Escuela de Arquitectura 1980-1981

---

Amé siempre esta colina,
y el cerco que me impide ver
más allá del horizonte.
Mirando a lo lejos los espacios ilimitados,
los sobrehumanos silencios y su profunda quietud,
me encuentro con mis pensamientos,
y mi corazón no se asusta.
Escucho los silbidos del viento sobre los campos,
y en medio del infinito silencio tanteo mi voz:
me subyuga lo eterno, las estaciones muertas,
la realidad presente y todos sus sonidos.
Así, a través de esta inmensidad se ahoga mi pensamiento:
y naufrago dulcemente en este mar.

Traducción Carlos López S.