José Castro Tarea 4 - Módulo investigación T3 2017

De Casiopea
Revisión del 19:31 5 dic 2017 de Alvaroreyes (discusión | contribuciones) (La tipografía en la semiótica)



TítuloJosé Castro Tarea 4 - Módulo investigación T3 2017
Del CursoMódulo Investigación T3 2017
CarrerasDiseño Gráfico
4
Alumno(s)José Castro González

Legibilidad y visibilidad en la tipografía

Carrera: Diseño Gráfico.

Profesor: Alejandro Garretón.

imagen

Abstract

El objetivo de esta investigación es aportar al proceso de composición tipográfica un enfoque centrado en las dimensiones de la visibilidad y la legibilidad, aplicando principios pertenecientes a la disciplina de la semiótica. Estos son sus dimensiones llamadas sináctica, semántica y pragmática, que al estar interrelacionadas se plantean como una ecuación conjunta, aplicable al diseño y uso de la tipografía.

analizar la capacidad estratégica (de la forma de escritura) como elemento la tecnica de interpretación de textos, poner a prueba la ordenación sistemática de la extensa casuística de sus manifestaciones.

Nota al pie

Palabras claves

Escritura, Tipografía, Legibilidad, Lecturabilidad.

Desarrollo

Existen diversas variables al momento de comunicar mediante la escritura (La escritura es una herramienta de comunicación que hace visible nuestro lenguaje.), lo que significa una problemática al momento de proponer información visual al lector. A grandes rasgos es posible clasificar los tipos de letras según su utilidad. Por un lado existen las que generan una lectura centrada en el contenido del texto, mientras que por otro existen las que generan una lectura centrada en la forma del texto. Debido a esto, se propone una revisión semiótica de la escritura que pretende clarificar la variables existentes.


La tipografía en la semiótica

"El proceso en el que algo funciona como signo puede denominarse semiosis. Comúnmente, en una tradición que se remonta a los griegos, se ha considerado que este proceso implica tres (o cuatro) factores: lo que actúa como signo, aquello a que el signo alude, y el efecto que produce en determinado intérprete en virtud del cual la cosa en cuestión es un signo para él. Estos tres componentes de la semiosis pueden denominarse, respectivamente, el vehículo sígnico, el designatum, y el interpretante; el intérprete podría considerarse un cuarto factor. Estos términos explicitan los factores implícitos en la afirmación común de que un signo alude a algo para alguien."(Morris,1985, p.27)

Es apreciable que los componentes de la semiosis giran en torno al signo, elemento que no se define claramente en la cita. Según la RAE, signo significa primeramente "Objeto, fenómeno o acción material que, por naturaleza o convención, representa o sustituye a otro.", esto guarda relación con Morris cuando dice "en la semiosis algo toma en consideración otro algo mediatamente, es decir, a través de un tercer algo. La semiosis es, en consecuencia, una consideración mediada. Los mediadores son vehículos sígnicos; las consideraciones son interpretantes; los agentes del proceso son los intérpretes; lo que se toma en consideración son los designata."

Teniendo esto en cuenta, es posible afirmar que la escritura es un proceso de semiosis, en el que el vehículo sígnico es X , ,, , .

Ya confirmando la posibilidad de incurrir en una semiótica tipográfica.

(mientras que otra de sus definiciones se adecúa a nuestro caso, declarándolo como "Señal o figura que se emplea en la escritura y en la imprenta.).



La tipografía es un vehículo semiótico.

La legibilidad

En el libro La historia de la lectura (G. Cavallo, R. Chartier, 2001) se explica el origen de esta acción en nuestra cultura, remontándonos a la Edad Media y lo que esta heredó en cuanto al uso de la escritura y su lectura.

"La alta Edad Media heredó de la Antigüedad una tradición de lectura que abarcaba las cuatro funciones de los estudios gramaticales (officia grammaticae): lectio, emendatio, enarratio y iudicium. La lectio era el proceso por el cual el lector tenía que descifrar el texto (discretio) identificando sus elementos -letras, sílabas, palabras y oraciones- para poder leerlo en voz alta (pronuntiatio) de acuerdo con la acentuación que exigía el sentido. La emendatio -un proceso que surge como consecuencia de la transmisión de manuscritos- requería que el lector (o su maestro) corrigiera el texto sobre la copia, por lo que a veces sentía la tentación de "mejorarlo". La enarratio consistía en identificar (o comentar) las características del vocabulario, la forma retórica y literaria, y,sobre todo, en interpretar el contenido del texto (explanatio). El iudicium era el proceso consistente en valorar las cualidades estéticas o las virtudes morales o filosóficas del texto (bene dictorum conprobatio). El lector había heredado también de la Antigüedad tardía un corpus de conocimientos gramaticales que servían más para facilitar el proceso de leer que para despertar el interés en el propio lenguaje.(...) De este modo las gramáticas eran de gran ayuda para el lector, facilitándole el análisis del texto y la identificación de los elementos de la lengua latina, que proporciona una gran cantidad de información morfológica por medio de temas y flexiones. Dicha ayuda resultó valiosísima durante los primeros años de este período, cuando los manuscritos se copiaban todavía en scriptio continua, es decir, sin separación de palabras ni indicación de pausas dentro de los párrafos."

Es así como a grandes rasgos tenemos las acciones gramaticales de descifrar y leer en voz alta (lectio), corregir al copiar (emendatio), interpretar, identificar y/o comentar (enarratio) , y valorar (iudicium), siendo todas parte de la acción de la lectura.

Todo esto tenía un propósito que se puede apreciar en la siguiente frase:

"En los comentarios a las Escrituras aprendemos cómo habría que adquirir y conservar la virtud, y en los relatos de milagros vemos cómo se manifiesta aquello que se ha adquirido y conservado. Los estudios gramaticales y otros textos estaban subordinados a este propósito, y se utilizaban para perfeccionar el conocimiento de la latinidad."

Esta concepción hace énfasis en la idea que lo más importante en la escritura es el traspaso óptimo del contenido de los manuscritos, lo que hoy en día en la tipografía se traduce en el uso de fuentes que dan énfasis a la legibilidad.

Transparencia en la lectura

Al momento de leer, según Unger ocurre que "Primero se evapora tu entorno y luego el objeto de la lectura se torna invisible, dicho de otro modo, ambos se retiran a un nivel inconsciente. Cuando se logra a esta obra de arte, el contenido del texto se derrama directamente sobre la mente del lector. Según esta hipótesis, este doble de desaparición se logrará solo con la ayuda de una tipografía invisible. Esta idea ha sido enunciada con transparencia por Beatrice Warde (1900-1969), una norteamericana que en Inglaterra hizo publicidad para la Monotype Corporation y que trabajó al lado de Stanley Morison."

En este texto de Warde (1937) al que se hace alusión, se plantea una metáfora sobre la estética de las letras y su propósito, ser invisible para optimizar el traspaso del contenido entre autor y lector:

"Imaginen que tienen frente a ustedes una jarra de vino. Tienen dos copas ante sus ojos. Una es de oro macizo, labrada con los trazos más exquisitos. La otra es de vidrio límpido como el cristal, delgada como una burbuja e igual de transparente. Sirvan y beban; según la copa que hayan escogido, sabré si son expertos en vino o no. Porque, si no les interesa el vino, buscarán la sensación de beberlo en un recipiente que puede haber costado miles de libras; pero, si integran esa tribu en extinción, la de los aficionados a las cosechas finas, se inclinarán por el cristal, dado que en él todo está calculado para revelar y no para ocultar la hermosura que ha de contener."

A raíz de esta transparencia a la que se alude, cabe entonces hacerse la pregunta, ¿Cuáles son las tipografías invisibles? ¿Qué las hace invisibles?

El ojo en la lectura continua
Lectura continua
La costumbre como legibilidad

Gerard Unger (2009, p.39) cita a Zuzana Licko (1990, p.12) cuando dice "Las fuentes no son legibles de forma intríseca. Más bien es a familiaridad de los lectores con ellas lo que permite su legibilidad. Los estudios han demostrado que los lectores leen mejor lo que leen más."

Como ejemplificación histórica tenemos que en el período de las escrituras nacionales (s.VI d.C.). En este cada pueblo desarrolló su propia costumbre caligráfica y con ella su costumbre de lectura, lo que significó una diversificación de las formas de los carácteres del alfabeto latino. Carlomagno decidió estandarizar la escritura, lo que aparte de significar la unificación de las culturas, resolvió los problemas de identificación de los elementos en los textos. La escritura impuesta nombrada carolingia, dió origen a las letras serif que actualmente llamamos humanísticas. Este caso da cuenta de una solución a una problemática de legibilidad generada por la diferencia de la estructura de las formas provenientes de distintas culturas, por lo que mediante las particularidades es de caracter sintáctico y semántico.

Posteriormente en el s.XII d.C. la creciente demanda educativa produce una difusión de los textos que desencadena el desarrollo de la caligrafía gótica en la Europa occidental. Luego en el s.XV fue utilizada por Johannes Gutenberg (por motivos culturales) para la creación de los tipos móviles de la primera imprenta, por lo que también formó parte de la costumbre de un grupo considerable de lectores. Al analizar sus características formales (dimensión sintáctica) se identifican la verticalidad, rigidez y similitud de sus trazos, proporciones condensadas, y una textura compacta y uniforme. Paralelamente su dimensión semántica se ve cargada de significación cultural con las características ya mencionadas del estilo gótico, que constaba de ornamentación e impacto visual. Por último su dimensión pragmática se ve reflejada por el uso caligráfico y tipográfico para textos de gran extensión.

Así es como tenemos el origen de dos escrituras, ambas

Anexo: fichas de lectura

Ficha Nueva 1

Documento: Libro.

Autor: Charles Morris.

Título: Fundamentos de la teoría de los signos.

Editorial: Paidós Comunicación.

Ciudad/País: Barcelona.

Año Edición: 1985.

Contenido: Se dan a conocer los elementos presentes en la semiosis (vehículo del signo, designatum, interpretante, intérpretes) y mediante esto se explica la disciplina -e instrumento de disciplinas- llamada semiótica, que consta de las dimensiones de la sintaxis, la semántica y la pragmática.

Citas:

  • "El proceso en el que algo funciona como signo puede denominarse semiosis."
  • "en la semiosis algo toma en consideración otro algo mediatamente, es decir, a través de un tercer algo. La semiosis es, en consecuencia, una consideración mediada. Los mediadores son vehículos sígnicos; las consideraciones son interpretantes; los agentes del proceso son los intérpretes; lo que se toma en consideración son los designata."
  • "En términos de los tres correlatos (vehículo sígnico, designatum, intérprete) de la relación triádica de semiosis, pueden abstraerse -para convertirse en objeto de estudio- una serie de relaciónes diádicas. Pueden estudiarse las relaciones de los signos con los objetos a los que son aplicables. Esta relación recibirá el nombre de dimensión semántica de la semiosis (...) el estudio de esta dimensión se denominará semántica. Pero el objeto de estudio también puede ser la relación de los signos con los intérpretes. En ese caso, la relación resultante se denominará dimensión pragmática de la semiosis (...) el estudio de esta dimensión recibirá el nombre de pragmática.
  • "La semiótica como ciencia utiliza signos especiales para establecer determinados hechos acerca de los signos; es un lenguaje para hablar de signos. La semiótica cuenta con tres ramas subordinadas, sintáctica, semántica y pragmática, que se ocupan, respectivamente, de las dimensiones sintáctica, semántica y pragmática de la semiosis. Cada una de estas ciencias subordinadas tendrá que contar con sus propios términos especiales; si consideramos los que hemos utilizado anteriormente, «implica» resulta ser un término sintáctico, «designa» y «denota» términos semánticos y «expresa» un término pragmático."
  • "La sintaxis, considerada como el estudio de las relaciones sintácticas de los signos entre sí haciendo abstracción de las relaciones de los signos con los objetos o con los intérpretes, es la más desarrollada de todas las ramas de la semiótica. Una gran parte del trabajo realizado en la lingüística propiamente dicha ha partido precisamente de esta perspectiva, aunque a menudo inconscientemente y con múltiples confusiones. Los lógicos se ocuparon de la inferencia desde el principio, y ello, si bien se ha entrelazado históricamente con muchas otras consideraciones, supone estudiar las relaciones existentes entre ciertas combinaciones de signos dentro de un lenguaje."
  • "La semántica se ocupa de la relación de los signos con sus designata y , por ello, con los objetos que pueden denotar o que , de hecho, denotan. Como sucede con las restantes disciplinas que se ocupan de los signos, puede hacerse una distinción entre sus aspectos puros y descriptivos: la semántica pura proporciona los términos y la teoría necesarios para hablar de la dimensión semántica de la semiosis, mientras que la semántica descriptiva se interesa por aspectos reales de esa dimensión. (...) Durante siglos los lingüistas se han interesado por el estudio de las condiciones en que se emplean unas palabras concretas, los especialistas en gramática filosófica han intentado encontrar los correlatos en la naturaleza de las estructuras lingüísticas así como la diferenciación de las partes del habla, mientras que los empiristas (dentro de la tradición filosófica) han estudiado en términos más generales las condiciones en las que puede afirmarse que un signo tiene un denotatum (...) Hablar de la relación de los signos con los objetos que designan presupone, con objeto de referirse por separado a los signos y a los objetos, el lenguaje de la sintaxis y el lenguaje objetual"


  • "La semántica presupone la sintaxis, pero prescinde de la pragmática"


  • "«regla semántica» designa (dentro de la semiótica) una regla que determina en qué condiciones un signo es aplicable a un objeto o situación"