Javier Aguilar - Teoría de la deriva y la ciudad situacionista

De Casiopea
Revisión del 00:24 2 jun 2014 de Jandres (discusión | contribuciones) (Página creada con «==Teoría de la deriva y la ciudad situacionista== A partir del estudio de la “Teoría de la deriva”, comencé una serie de cuestionamientos que se presentan a flor ...»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)

Teoría de la deriva y la ciudad situacionista

A partir del estudio de la “Teoría de la deriva”, comencé una serie de cuestionamientos que se presentan a flor de labios, preguntas que si bien parecen sencillas tratar de responderlas no resulta así, las primeras preguntas ingenuas tienen que ver con el qué se pretendían de la ciudad al crear la metodología de la deriva, hacia donde se quería llevar con esto, pues bien en este ensayo pretendo llegar a algunas respuestas, más bien a responder una pregunta en particular: el ¿Qué es la ciudad situacionista?. A partir del texto de la Teoría de la Deriva se desprenden varias intenciones de la ciudad, un nuevo urbanismo para las ciudades, la psicogeografia que planteaba la ciudad desde una reacción más sensorial entre el habitante y su entorno acompañado del ejercicio de la deriva que planteaba recorridos y acontecimiento fortuitos y fugaces, existía un goce por la espontaneidad de la ciudad y su recorrido, un opuesto a la lectura que los situacionistas hacen de las ciudades modernas, como el ejemplo que nombra el texto sobre una estudiante de ciencias políticas en parís, la cual su mapa de recorridos básicamente abarcaba 3 puntos; su facultad, la casa de su profesor de piano y su propia casa, determinando su recorrido diario en ese triángulo rígido donde las relaciones y situaciones que se podían encontrar eran siempre las mismas o muy similares unas de otras. En definitiva en la lectura personal que hago del texto la palabra principal para comprender la ciudad situacionista es la espontaneidad. De cierto modo los situacionistas, con su metodología, y la creación de mapas de recorridos le dan una medida a lo espontáneo, se expresan relaciones ciudadanas de todo tipo, interpersonales, comerciales, educacionales, etc. Así se pretenden hacer futuras planificaciones de ciudades, donde el motor de la urbanización de estas sea estas relaciones espontaneas. Otro punto que resalta al tratar de comprender la ciudad situacionista es el cambio de paradigma del como recorrer la ciudad, mientras los situacionistas recorrían y estudiaban todas estas situaciones con una medida del pie, la mayoría (no todas) de las derivas eran a pie, la ciudad moderna lo hace desde el automóvil, con recorridos casi sin vínculo con lo “recorrido”, es tomar a una persona de un punto y depositarlo en otro sin una relación con lo que hay entremedio. Podría haber sido ese punto el que llevo a los situacionistas a buscar este nuevo urbanismo, el ver desaparecer esta situación intermedia, en las que si aparecen encuentros fugaces con estímulos que en definitiva nos lleva a reconocer la ciudad como nuestra, es gracias a esos puntos del recorrido que nos permite sentirnos conocedores de la ciudad y por lo tanto habitantes en un sentido más completo, así además se le brinda una sensibilidad especial a la ciudad, pasa de ser una ciudad practica donde el propósito es trasladar de un punto a otro, a una donde el recorrido se impregna de elementos sensoriales.