Estorninos

De Casiopea



TítuloEstorninos
Año1986
AutorGodofredo Iommi M.
Tipo de PublicaciónPoema
EditorialTaller de Investigaciones Gráficas, Escuela de Arquitectura UCV
Edición1a
ColecciónPoesía
CiudadViña del Mar
Páginas18
Palabras Claveestorninos, ritmo, cadencia, poesía
Código
861
Carreras RelacionadasDiseño Gráfico

Estorninos

El trazo vertical indica comienzo y fin de cada estornino. Los trazos horizontales indican el número de pausas que pudieran hacerse en la dicción, propuesta por el autor. Las pausas pueden ser segundos o la unidad de medida que el lector elija. Tales pausas reglarán el mayor silencio posible que conserve su sentido al poema.

Estornino

en descuido

virtud de cántaros

bajos

bajos

oblicua de pájaros sumarios

afina entre paisaje y naturaleza

(fue por crónicas,

enamoradas de golpe

sobre el peñón…)

de luego al aire

hace labios

múltiple cónica

del mar

(su pierna solvente

retrae las mensuras).

Desnudo, vacilante, sensual,

los muertos.

<a name="h.qiden72xtk1z"></a>Estornino

(Leandro ¡mapa muerto!)

Lluvias tras propios recuerdos,

– a cada lugar cose y

mi propio saludo desconcierta

(hay una firma).

Estornino

a incrédula quietud del día y Luises croquis cruel a doble cala – cien a cien –

Esbeltas indiferencias en el carro”los escribas” – Recta ceniza. – En la amplitud ceden al labio -.

Estornino

Azules bajo ficciones tendidas (y otras narraciones pendulares construyen las direcciones. Sin amigo, ni enemigo; adverbio) en hierbas la ínfima del día delinean ¡los mismos! Ruina tibia aducen estanques. Cuidados en el hecho.

Otro espacio escurre en el sonido.

La elusión nos ama.

Estornino

En si la voz se teme supón: ¿quién horada? - fuese el rubor tal lejanía – pájaras deshechas en la admisión del muro.

Ni halar

Estornino

Decimales de paces (Más si la plaza se detiene, misma,) a dígitos, azules dados. Ni intento (ofrecía junto al árbol sus mejores silencios) el asta encierra su sombra “sin ir, sin ir”

Estornino

Addenda tú, reunida a dunas, cruda, adlátere – usura tierna del este sienten, descalzan – dista y resume.

Estornino

A rostro justo la brisa desmiente (…el museo, lo diré tarde a seno aposado…)

Una inocencia muerta del vocablo sobre la piedra

Estornino

Cuanto enmarcada de alisios a fin de pieles o barcas, barcas si a cena fina modos del pie intrépido “cualquier, cualquiera – tañen. –

Estornino

Pues súbita gamuza inigualable lado del rapto (“nothing at all” fue intraducible) simulados del vidrio verbos ocultos en mis juncales. - Permite, inadecuan.

Hiedra griega, bicorne tus guerreros – el agua corre a su propia remembranza

(Tal pierna ambigua, 65 ó 165 pero su isla verifica errores del viento) temblor del pie deshila los linos (ya húmeda, acerba) o si leer o amar las delicadas argucias.

Estorninos

Arteros.

Al codo cruel – hilos – cuyas morosas

¡Cuánta distancia rinde su quebrada a las sombras!

(Ana ¡la sal! la última) y las risibles audiencias de sisa a sisa hasta las islas.

Si blanco, vago ¿cual estatura? Y aún.

También las ceras recuerdan.

Estornino

Descenso la metódica veraz azul huso a la seña matutinos albergues – cara – la nuez sobre modo pues vuestros acre acepción y el remo “al por, al por”

gritaban tras las ventanas.

Pero la indecisión secreta otras sextas al vestigio (retribuyóse el juego columnas) después de todo incipiente hoja del barquero – gentilmente vacuo lineal de olvidos –

Estornino

Entera su vela silente (De antaño a los desconocidos…)

Arbóreos rueda en la penumbra cuanto modulan - ¿osen? - ¿entonces el sombrero?

A placeres canteados fugitivos invierten, emulan el viso

Estornino

(adviértase el mercante una dueña inhibe)

La base rémora, abad cuya pérdida al grito y todavía rara.

(¡tentación latina su adviento!) – de ira la mejilla impera la luna atisbo por atisbo –

¿Canes ciegos o topes para Lilian?

Retrajo, como elegante si pulir a dedos fuese pensar, quizás recuerdo.

Estornino

vieran y atrasos precisos del dominio las crujías dispuestas a cierta altivez

…el régimen de notación, siempre que menos…

Séptima adopción –

Pero ya fluviales se atraen donde ¡oh no! No huirán las sombras inefables mortales policromas.

Estornino

Ustedes alzan y abrasiva – el cuadrado – en otro animal reposa su mesura

“Inalcanzables dispuesto en sus caras” (el intocable adiós hace las voces).

¿los ordinales? –

Estornino

- formal entre muebles ilusos - ¿y la marina, el sacro, sin quedas? Astutas a suelos a cenit pues el río es siempre su memoria propia (última, distrajo esquinas)

Partida de ficción por sensitivos silencios al aire accede “¿si los cambistas?”

Pero las dunas…

Estornino

Plácida de piedras argüidas – una lluvia asila palabras –

Vago crimen vegetal acaso pues que de este o de otro modo (la ría, la ría del abra)

Ellas desatan rodillas al oro llano

Cual límpida asesta.

Estornino

Caza y exigencia corteses (se compone pues llaman y llaman) – oblicuas avezadas centurias –

Venía sin prisa a impredecibles hilos, sudado.

Diametrales. “Si habría jurado…”

Estornino

Bajo aquella proporción sacia el momento “cuatros cuartos sin…” (inocencia irresponsable de la escala) sean y no vuelven, no vuelven

Estornino

La no indicada antes que vid ¿sustraes o leve, previas? Duelas en su retorno ¿nuevas estolas? “la tarde baja a su hermosura” (necesaria destreza en su reaparición o referencias populares)

“La Alberta” – enfurecida acepción.

Estornino

Sales circenses uno por otro y sus palmas en sostenido rumor de agua di, di que soles, la carta muerta en ambas mesas, (ahuyenta a Fulano y Fulanas hay mechas…) lejana. Experiencia del traje, si ya exhausto. Traza del círculo y rizo de admisión.

Vuélvenos – desnudos – a los insospechables siervos …

Estornino

Hondada libre embosca, embóscame – inverso de si ellas recogen de la mesa imprecisas.

“La repetición, tu repetición” a último guante – más ninguna historia detiene la página donde hace selva y las sillas inanimadas…

Estornino

Ajusta la niebla entre sus manos argüidos.

La diseminación del siervo rimas insitu.

Seis islas.

Si certero estaban caldos por refinamiento “sin alcance, sin” de cos ajenos tal emperador ruda compra cierto.

Retrotraen con alas el horizonte a su silencio.

Estornino

Hilan nunca un silencio antiguo “José tramitará el monto bajo delicado…”Dirigentes – apartaba la luz – las inexplicables.

Pero el salmo – ese tiro de rayo vedan en la lluvia - ¿entre? – el viento abandona su relato.

Cada número concluso donde una conciencia de partes admite la primera ligereza de los árboles.

Estornino

Tras nave inclusa melódica tala.

De obediencias incógnitas operadas (o Linos de callejas este, ese, aquellos dioses).

La luz amontonada al reposo.

Módulo del, un deseo en tal bramada su gozne en la impiedad de los nombres (¡por almas! el remedo).

Intelecto del patio absoluto procaz.

A la barra el día cereal del retozo innumeras hibridas vi. vi vi hasta el despiadado río…

Estornino

Atrás incisa lágrimas al ocre de portales que tarda (imprecisó rodar de quien despide) (ellas carean de nuevo al servidor del lago) su cinta a compás las más calma -¿Quién aún?

Estornino

Nada reanuda el agua inteligente… esas costuras son irreprimibles.

Pero de nadar y pienso (las hélices platean el secreto)

¡Había tantos ricos!

Estornino

Pero un rostro aún al fondo del talento las sales ambiguas no alcanzan este idioma.

Tu trazo mutila – intermitentes –y la risa límpida en las reglas casa por casa heredad en lo prohibido antes la aparición si estúpida insensible a dorsos

Estornino

Cláusula o cálculo: por – ¿si a solo inicios? – aquel perenne espejo donde sonrientes de otros por otros con plantas simples ulteriores ácimas.

“Esta causa desnuda de juicio” si las que… otros… gata de implicadas al sereno – en tanto las prisas siguen caligráficas.

Estornino

las veloces por rastrojos – atraída – (desmienta la mayor) alcanzasen los labios el peculiar incesto cuyos días y remisas extensas desenmarca sus análogos.

Entresacado no a fin (¿Voz señora?) al Golfo inciertas y dalias, dalias – renuente borde del cantábile al ojo de buey – late en el cuello a tales cuales el cuadro.

Estornino

-¿pero quienes mudan la destreza? - ¿pero quienes mudan la destreza?-

Ojales adversos de invencibles irrituales (¿o de rodillas cercado a trizas?).

Del gran carro: el mar y el elenco cuando dicho al vaivén (…lo invitan al..)

Estornino

Aún yace iris denso – el éxito a jirón entre cortezas –

Lasa imagen, sueltas sueltas pasas de archipiélagos a rizos por lentas sus álitos (Héla, inclina el viento).

Atonal, sin renuevo de granjas roban o los apartes si fuentes…

¿Conducen?

Estornino

Dueñas por dueñas a convergencias puras sin encuentro “con celadas más reside la tenue del pintor”.

Vivaces verticales a la mente (aloja, aloja la melodía veleidad del médano) así Juana de greda en greda – halagos y mutismos – fulgen otros números sin latitud (el punto es la posición de la continuidad simple – J.N)

Estornino

si hiedra exacta el aire pupila ecuestre.

- ¿fundar es por venganzas? – cetrinas y altas alondras pero la mujer a solas en el parque modela los acervos.

Inaprensibles la propia espalda

(“lo leímos a gusto a inmediatez río abajo)

Estornino

versadas – los antiguos golfos donde lentas peripecias disuenan “Hablan después, después” – bajo la victoria dormida del árbol - ¿Qué forasteros recuerdan cuanto nos vimos? Guardan verbos…

También la libertad reúne.

Estornino

sin mesa al fin aún cuenta – Aura tierra azul – Fugases.

Remora del tono separa la sonrisa de si misma. Anónimos.

Un juego sabe a breves aledaños.

Estornino

Si pues y pues enigmáticas restituye…

Hortensias entre aguas magras (¿visible actitud del velo?) o luego crasa exacta cuando la estatua no alcanza su propio rostro.

(Faltan trámites para los vientos).

Estornino

obra a leve sitia ausente o indicio aún impar vale en las cimas… ¿Pliegan?

Hacia el agua calla advertida cabeza (si antes)

- ¿Y si fuese abstención la instantánea? -

Pero el cuarto conserva la niebla del retrato.

Estornino

lijaros por sucios (con hermosura desaviene los días).

“Doña reabre, por si aquel”

De estotra alumbra audible al íntimo tiro o construir sucesiones.

- irreprimible postura – la querella donde solo los urde.

Estornino

un ala de más (no inmunes no) de noche el aire se descubre nos mantiene.

La violan con aristas de sal impalpable al tino a rocas (fulanos) al término del son.

(Por robos menores, sin embargo, siempre un pan en el alfeizar al oleaje).

Estornino

si de si un deseo se gozará.

Palma, adelantan tacto a la salva – sin modo, sin modos - ¿pero la hermana, sus valijas?

Que ni celan, ni existen; estos terrenos lindan con exceso.

Estornino

Tu pié. Resta la sombra en la sombra la distancia distraída del perdón, para el cuerpo inasible del río.

De partes.

Rastrean los vientos perdidos en el mundo.

Mueve la proporción con pájaros e hilantes, hilantes ¿Qué tiempo sobreviene al bosque?

Tales números líquidos olvidan.

Estornino

de una cesta la entera – a nube inágil el alba invita – (amortigua un sueño con la idea “No tardarán, no tardarán”) más casi.

Joven a frutas serviles, los paros.

(¿qué ruegos corales elevan el muro?)

Ella come atenta al desierto. Y al viento trae sus ramas el retiro.

¿Tienes?

Estornino

Rastrea, ella, la misma casa lejos de brisa y juicio (“remiten la calle del señor”)

1 pero sin alcanzarlo perdido en el cántico.

- “inmunes diseños del vacío en la taza” – no huyan más; querida soldadesca del aire en la gran selva.

Todavía hay un poco de rojo en la nariz.

Estornino

bajan las casas, - el atleta apoyado en su figura – (el eco guarda su abandono.

¿Sí la hojarasca? discurre o apenas “casi” un hombro.

Cede el pensamiento a invariantes…

Mis distinguidas.

Estornino

cuidados de la repetición en la apariencia – ni si nombran –

Más la curva admite y despoja ¿no eran raudales en el silencio?

Hasta este mar alejado de las lunas (ustedes de manos tomadas una, una vez más en el retiro)

Tal guarda un alba la amorosa ciencia

Estornino

¿Era inglés junto al bosque? Cierta negación de raleas – rosas sinerarias a fondo murmurantes –

El vehículo diluye cual sitio (¿…pudor? Pero las sumas.)

El cuerpo no vasta

Estornino

O declinable cuya sinuosa despoja terrenos al fin donde modulada – decisión – calla.

Si coja estancia lata, aparte – ni a cavar o cavar –

Al fascinado refleja.

Estornino

Sólo pues apenas alguien (pasasen la casa) una mano distancia la orilla y precisa la nave.

¿Qué extrema libertad las recibe?... de espiral pérdida entre los dedos.

Estornino

(las tintas) a venablo abierto se venga – en cada torre sueña la plaza –

El vuelto cuida el error del arte – una antigua veda –

Si errabunda, lacónica, ya inorable.

Estornino

Istmos inicua desliza amazos las negras,

La olla abandonada “…sucede que las fronteras…”

span>

Estornino

el juego sepulta – temida cruje la hiedra –

(Las cualidades adversas matutinas) (¿cómo desavenir?).

Proponían una marina recurrente, iba la siega avanzada.

Inveterados ellos y el agua ¿por desasir sigues?

Pero el silencio teme su propia ironía o el estupor, allá

Estornino

Nada cuentan ni ir da.

¡que hacinadas lavan!

- Los pies vuelven, vuelven -

Advertían las alzas consumadas, sin malicia – el reloj - ¿ni ausentes golfos?

- el innegable sexo de la esperanza -

De ensueño en la figura a cuerpos diluida carne entre las dulces ceras – Malhaya viajar – (nada queda a rastras; quien busca solo explora la vergüenza.

Pero la memoria va adelante.

Estornino

aquella subida, versátiles por carta.

¿Qué risueño desliz?

(ninguna libertad antecede).

Tupido mártir. Anotan, “¿el ister otra vez?”, y ese disimulado desden del árbol por las estaciones.

Estornino

¿dados peces insomnes en tul y tul?

Grávida secuencia de lámparas, dormida; fuese.

Atenta versión del cansancio salvan aún por el cerrojo su ojo.

Estornino

¿Qué selacia no dobla? (cada instancia surca ¿recuerdan la seductora inaparente, modos sutiles de la paz y deleites rapidísimos en las vergüenzas?)

De alegría a costa cabal el único otoño torna clara la nuca – Tales risas distante…

Estornino

- ámbito solariego del número mis veloces juegos sin linaje.

Sombras al pudor o cierta veintena de caballos para indiferentes -; solicitud, solicitud “adrastos” – cambia entendidos la aventura funcional de los silbantes.

Protégeme.

Estornino

Ajenas

(“aquí cierran rápido; por el viento”) más admisible eleva a nado la trenza.

Sin tales al hecho cose rostro inclina la serena disparidad del puerto.

Estornino

¿Puedes entonces? El ordo anuncia pero remeros y poliédricos.

¿Qué altura inmune a vocales?

¡El otoño!

Tal razona ¿qué secretos conocen las pausas? Y de reyes, de reyes la vista sobre la tabla.

Estornino

- La lítica ¿no? – sensual y póstuma bisagra del contorno.

Aquella guerra inscrita sin hecho cuyas unciales (arriba, arriba, un tramo) resisten al día ante el pandero.

(¿de particiones?)

Estornino

almenos cátulo, visibles muescas del árbol entonan (sin paisajes).

Pero cabal, envuelta la joven noble.

Estornino

desciende – cuenta baja, solícita – a ciertos perros íntimos, farolas de tentadas (¿la ciudad no tocaba?)

Excepción imposible en el bosque – ávidas ¿sabían? las mejores – y si caben los llanos a largas mesas mudas bajo precisos vendavales – lisas damas de la tarde – vencidos dicho a dicho (…después de todo, el mercado viejo…)

Era como cuida la mirada el saludo.

Estornino

La rada asedia aquella leve exactitud al fresco – Antes – cuanto corazón fíe en inconclusa luz a solos ojos tenues (las llaves marginales).

Cabeza cuya la sombra asienta su propio suelo.

- ¿Entraban? – un remedo dora ¿más, la inexpuesta?.

Estornino

- cuesta autoras en si -

La rueda si palabras o paz; gozne a regazos sensuales – décima rama –

Extreman el azar.

Estornino

Variable en tal secreto ya el diluido tarareo invernal – soles que fueran la magra, la magra –

(¿por qué no recomienza el segundo acto de la función?)

La saludable medio a medio.

Cuando los vientos reposan en sus propios olvidos, pero sales y vuelves.

Estornino

A vista en dos

(¿Por qué urdir? u otro: ponte).

Si ala – en o sin – vulnerasen conjuntos.

Índice airado calza de incongruentes luz las trazas.

¡Tanto el amor en la imprecisa! Pues ellas también en el cierro y sin ágiles – tras el antebrazo tenue – (expira la pasión en sus párpados) – las aves ciegan la carta… -

Estornino

dual, fina insistencia del vidrio (¿así, los zarpes?) arcillas, atraídos al inalcanzado (pero cuatro errores. Otro exceso simultáneo).

En corros ligados altos equinos la elástica escisión (Ada, Ada, mis plazas a derivas).

Palpa. (El torno).

Leves playas culpables.

Estornino

¿Cómo ajustarse o….? (abren - ) armados en oír.

Tal lejanía – sombras, sombras consolables – atenúa las aguas entre la cabeza y la rama.

¿Después afuera?

Estornino

Egea gentil, vana, inclinados a bíblicas.

(El acta de navegación) ¿De otros las bellas ridículas?

Pálida inteligente a párpados distantes.

Varia.

(d.i.r.) Alabeadas púrpuras solas pensadas.

Pero las cuevas rojas y silos, silos en los cruces marianos – peces en si que van como a vastos –

Tal lágrima resistente, a midas.

Estornino

De tino la memoria disipa.

Este desaire delata la cegadora.

O materna arista desviada cuida el paseo.

“ven”, se dice.

Pero otra vez se dispone la figura en su fórmula y sobra silencio – (¿quién usa?

Estornino

A lastres sin requerir oía – hacían lumbre pálidas –

Hábil de aullido al puente donde rosas para un cuerdo y pasos a pasos… (mínima siembra del fuego) ¿Dos portales?.

Estornino

- ¿qué obliga? – entanto que perfil alude “valla, valla, tan simple”.

De versiones irregulares distraen, tiñen.

Tibio inmóvil asiente.

¿Pero, titilan, aforan, así los hondos?

La línea se difunde.

Estornino

frágil - “…admite equivalentes de ajenos…” los dameros (¿y niños?)

donde el íntimo ni la cabalgata pudiente omite.

Las cabezas apenas bajas artesanales como tantas incitantes desperdiciadas.

Recíproco.

¿Pero Marcos, el liberto?

Estornino

¿quién ha (afirme señales solariegas).

Pasibles desarmónicas abusan ¿sólo la palabra que alcanza construye?.

Todavía de cuadras abiertas.

Más luego Lidia abrazo ornado hasta la pócima si sonrosada pared…

El campo de la bandas.

Estornino

se cuela - ¿denuesto por la mira? – pues el antro aún zumbase - ¡quepa! ordena las pistas) “súbita devolución del alma en el coito”.

¿estas navajas inciertas; la muralla inserta; la cala de herrumbre?

Shunya ¿es que…? (la continuidad es la ausencia de limites diferenciados combinados con la posibilidad de poner tales límites. Jordanus Nemorarius)

Estornino “hacen así, así” de mano el hilo danza a ciénaga baja ¿y esas verandas? (roma justeza).

La mesa muerta desaprensiva sin uso pues a elegancia entreabierta del postigo (o decir si, decir que como quienes…).

Calma el eco del eco hasta el exceso de un pan.

El campo de lavandas.

Estornino

Tan viga precisa el desaire abandonados a números de laderas – las hijas de Ana segura irreversibilidad pulidas fases.

Pero las palmas sus disticos errantes de a de –

Estorninos

- aislada por Adriano a sus goces de agua (tan oscura misericordia, toda melodía describe fantasma) oscurece con plantas sus labios a tientas timbrica la colina tarda… se envilecen

Estornino (1)

allumina noy per loi incurable voz al oro ¿recuerdas? las vallas sin mar impía en vecindades, sus austeras del ceno ciegan la maternidad del silencio.

Inmóvil su gracia habría instituye más asaga aparte iris aparte del gaje en el oso póstumo del juego – volverán volverás las ristras obra casual del celo al calor al tacto inicial – ni margarita entre el sobre lejano y la muerte indecisa un solo beso en los cuerpos cuya finta tardía sobre dobladas aventuras en aquella flor ¿haz muerto? (tales veces, señor)

Treinta y tres colores cifrados al cabezal (¿insiste aún Alcides, Alba, Argia en la alarma?).

Espesura del barco en la queda densa pascual.

De llanos dígitos, silentes el credo alterno dimite el reflejo retrae el desden sobre el brocal o calcular “no smoking, no smoking de tenue papel al centro su heredad “.

Renuevo tardío su guarda curva entre mis brazos el largo ruinoso consenso

del tren envuelto, envuelto cada vez bárbaras mías… “las bandadas de estorninos tienen un modo muy característica de volar que parece responder a una táctica uniforme y metódica, como una tropa disciplinada que obedece con exactitud a la voz de un jefe único. Los estorninos obedecen a la voz del instinto, y este los lleva a aproximarse siempre al centro del pelotón, en tanto la rapidez de su vuelo los impulsa siempre fuera de él, de modo que aquella multitud de pájaros reunidos por una

tendencia común hacia el torbellino, cuya entera masa, sin seguir una dirección bien determinada, parece efectuar un movimiento general de rotación sobre si misma, que resulta de los movimientos de circulación propios de cada unas de sus partes, y en el cual el centro, tendiendo continuamente a expandirse pero siempre presionado y rechazado por la fuerza contraria de las líneas circundantes que pesan sobre él, se encuentra permanentemente más apretado que ninguna de esas líneas lasque lo están tanto más cuanto más cerca se hayan del centro.

A pesar de esa curiosa manera de remolinar, no dejan por eso los estorninos de hendir con rara velocidad el aire ambiente, ganando sensiblemente a cada segundo un terreno, precioso para poner término a sus fatigas y alcanzar la meta de su peregrinación.

Siguiendo este ejemplo no hagas caso de la manera extraña que canto cada una de mis estrofas”.

(1) me gustaría conocer al dr. Newton Da Costa.

Estornino

(Ebe más baja pura su… )…

Araban a pálpitos sus fisuras la caza suyas, inválida a velamen audible cual tersas inician (¡entornan! ¡encuadran!)… (…cabeza).

Cero sin cual.

Estornino

Si teme en sus túnicas y las estampas siempre siguen.

(Las flores miden, sexuales).

Y el valle, Ana, la baja estofa…

Otras blancas planicies para el cencerro cálido.

Estornino

Indicamos setos.

Breves ojales de mar – o tú, tú, tú – (a menos que… justicia para un labio solo).

“Apórticos, apórticos” octavos diamantes de cuerpo donde el aporte musicado de aldires por el vigía.

A lazo par.

Estornino

mas tal desaire ingrávido la cela – quincuagésima - - fino dolo - ¿el nombre inclinado ilegal tangible? Voz (la malaria advierte? - ¡Por favor, las salas del fondo!.

Estornino

excesos serenos ciegos - ¿podrían sobreentender en los sargazos? – asido en blancas la hoja oprime el rostro.

(He allí el vado. “no comas más”).

Antepone, retornada un puente entre sus hombros.

Sin embargo ¡curaron! falso puro pié de la estación a la historia.

Oh, si; si vuestra propuesta conforme pues el plazo anticipa la desaparición etc. etc….) heridas y mínimas.