Entrega Amereida Andro Contreras

De Casiopea
Revisión del 01:30 5 sep 2014 de Andro.contreras (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)


Self-portrait-leonardo.jpg


TítuloEl Artista
AsignaturaTaller Amereida 2014
Del CursoTaller Amereida 2014
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Andro Contreras

¿Qué es un artista?

Suponemos que un artista es quien hace arte, entonces antes de responder esta pregunta nos remontamos al origen, que es el propio arte.

La RAE define el arte como “Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros”, es decir, “sin objeto”, una ofrenda, algo que nace a partir del propio ser y se expresa con gratuidad, tema incansablemente tratado en las clases de amereida, “la gratuidad”, “el objetivo de la poesía es la gratuidad. Obrar en gratuidad permite que surja el regalo… las obras de travesía no son el objetivo sino el medio por el cual obramos con gratuidad”. Que pasa entonces cuando el medio por el cual se obra es interesado, con un fin, con un fin de lucro quizás. Es ahí cuando se deforma la esencia del arte y no creamos arte sino que nos fundimos en un profunod desinteres por la misma obra y al mismo tiempo la obra cobra un sentido y por lo mismo tiene fin, cuando en realidad el arte no tiene fin.


El hombre nunca deja de expresar, de sentir, de respirar, ni de pensar. El arte a su vez también nunca deja de ser, sino que trasciende más allá en un inalcanzable e insaciable viaje de experiencias, como se dijo en una de las clases “El horizonte es aquello que siempre está más allá, tener un horizonte es equivalente a tener una ruta…” Una ruta sin fin, solo un camino, porque el camino no es el camino.


Aunque alguien podría decir que grandes obras de nuestros antepasados fueron interesadas, o mejor dicho con algún fin, como la Creación de Adán pintada por Miguel Angel en la bóveda de la capilla Sixtina, o los artilugios de guerra creados por Leonardo Da Vinci financiados por los Medici, entre otros, creo que podría afirmar que sin duda alguna detrás de ese interés hubo arte, de otro modo por que las valoramos tanto, sino es porque trascendieron en el tiempo ya que fueron hechas con gratuidad, como un regalo, es decir, están apoyados sobre un base más grande que el mismo fin de la obra. Cabe destacar que en la escuela vivimos un poco de esto, somos personas que intentan crear, primeramente con un fin que es conseguir sacar la carrera adelante (en su mayoría), pero de pronto nos vemos envueltos en algo mucho más importante, y cuando trabajamos durante el camino del estudio nos damos cuenta cuán importante es el trabajar con desinterés, cuando uno se enfoca en este horizonte que siempre está más allá, por más pequeño que sea esa llama, y creo que es eso lo que nos separa de un artista

¿Cuándo dejamos de jugar a ser artistas a realmente ser uno?

Hay que conseguir el “temple” …el temple del artista

Antiguamente como bien sabemos exisitian los mecenas que eran quienes financiaban las ideas de los artistas, hoy la sociedad restinge al hombre, no reconoce la condición humana. La sociedad estrecha la mente y la imaginación al punto de enseñarte que es necesario ser un profesional en alguna rama que la misma sociedad te da. No creo que un artista sea lo que hoy llamamos un arquitecto, tampoco un diseñador, ni un músico, ni un poeta… creo que un artista envuelve el total y lo expresa en su ser.

Uomo Universale

En la época renacentista nació el concepto del hombre universal, el cual consistía en el ideal del hombre que ocupa varios campos, como diseñar, ser arquitecto, músico, medico, escultor, pintor, y más. El ejemplo más claro es Da Vinci, quien no dedico 4 años para ser diseñador, luego cinco para ser arquitecto y 4 más para ser músico, sino que lo hizo parte de su vida, de su ser más íntimo, su medio de expresión, la expresión del artista.

En uno de los libros de Da vinci se habla de lo que es un artista, decía que un artista no descansaba en la vagancia, ni en el sueño, sino que el verdadero artista descansa en el dibujo, en la música, pintar e incluso meditar, porque para él no es un martirio nada de lo que hace sino que está envuelto en sí mismo. Suena una locura y de hecho incomprensible para alguien que no es artista, pero estoy seguro que muchos lo deben sentir y no están siendo sinceros respecto de lo que sienten.

Eso es lo que nos tiene a unos cuantos pasos de ser artistas.

Entonces ¿Qué es un artista?

Es el todo, es mente y cuerpo en un momento. Es la expresión total del ser. Y por lo mismo hacemos arte cuando somos todo y nada a la vez porque es ahí cuando realmente trascendimos.

Porque “El camino no es el camino”