Diferencia entre revisiones de «Entradas gerais»

De Casiopea
 
Línea 39: Línea 39:
  
 
Mucho silencio tiene el sentido
 
Mucho silencio tiene el sentido
                              allá,
+
                                allá,
 
donde hubo aguas,
 
donde hubo aguas,
 
o el vano intento de este cielo
 
o el vano intento de este cielo
Línea 54: Línea 54:
  
 
<poem>
 
<poem>
 +
 
                               – Bajan o suben estas aguas ?
 
                               – Bajan o suben estas aguas ?
  
Línea 60: Línea 61:
 
que el sol separa del paisaje, que no reúnen el día a sus
 
que el sol separa del paisaje, que no reúnen el día a sus
 
perfiles. Acaso el crimen ayude a afirmarnos pero esta in-
 
perfiles. Acaso el crimen ayude a afirmarnos pero esta in-
móvil bandada de cuervos sujeta el aire y voces, voves inaudi-
+
móvil bandada de cuervos sujeta el aire y voces, voces inaudi-
 
bles – a moving grove.)
 
bles – a moving grove.)
  
Línea 73: Línea 74:
 
                               caídas del calor hasta la época
 
                               caídas del calor hasta la época
 
                               Vera o asome, el habitante
 
                               Vera o asome, el habitante
                               cenido a su cara como un canto
+
                               ceñido a su cara como un canto
 
                                                                                         – ah, mis señales –
 
                                                                                         – ah, mis señales –
 
                               y entre tanta
 
                               y entre tanta
Línea 127: Línea 128:
 
                                                       donde
 
                                                       donde
 
                               los flancos se abren en riberas
 
                               los flancos se abren en riberas
                               y en golfos el tiempo desnuda.
+
                               y en golfos el tiempo se desnuda.
  
  
Línea 151: Línea 152:
 
                               para darle a cada día su jornada
 
                               para darle a cada día su jornada
  
                                                                          y, por ello, celosos los bambúes
+
                                                                        y, por ello, celosos los bambúes
                                                                          permanecen atados ?
+
                                                                        permanecen atados ?
 
                               También todo olvido es un principio
 
                               También todo olvido es un principio
 
                               como las razas muriendo y viviendo
 
                               como las razas muriendo y viviendo
 
                               del tránsito desprenden un transcurso.
 
                               del tránsito desprenden un transcurso.
  
                                                                          No
+
                                                                        No
                                        no vamos ni venimos
+
                                      no vamos ni venimos
  
 
( Tú dices: “La naturaleza nos duerme y amenaza con un regalo
 
( Tú dices: “La naturaleza nos duerme y amenaza con un regalo
Línea 169: Línea 170:
  
 
<poem>
 
<poem>
                              – No busca cada río su oro propio ?
+
                          – No busca cada río su oro propio ?
                              Y cada valle – no guarda una ciudad entre sus labios ?
+
                          Y cada valle – no guarda una ciudad entre sus labios ?
                              Pero con iglesias enfrentan la altura,
+
                          Pero con iglesias enfrentan la altura,
                              separan las colinas
+
                          separan las colinas
                              y, sin cálculos,
+
                          y, sin cálculos,
                                                        parten el lugar
+
                                                    parten el lugar
                              como una fruta.
+
                          como una fruta.
 
+
                                                    Y aquí ya hay tumbas.
                                                        Y aquí ya hay tumbas.
 
  
  
  
  
                              Así, cuando el arco del día
+
                          Así, cuando el arco del día
                              pasa sobre las cuerdas del aire
+
                          pasa sobre las cuerdas del aire
                              – no profetizan estas doce piedras en el cielo ?
+
                          – no profetizan estas doce piedras en el cielo ?
  
  
  
                                                                                  Expuestos
+
                                                                            Expuestos
                              solo el imperio atrae la superficie
+
                          solo el imperio atrae la superficie
 
</poem>
 
</poem>
  

Revisión actual del 12:05 15 dic 2018



TítuloEntradas gerais
AutorGodofredo Iommi
Páginas14
Imágenes14
Ancho 21 cms.
Alto 27 cms.
Fecha1967
ColecciónPoesía
FondoIommi-Amunátegui
ConjuntoCarpeta A
Número de Ingreso003
NotaDos versiones del mismo poema, cada una de 7 páginas mecanografiadas; la primera en tinta azul, la segunda en negro; son dos máquinas de escribir distintas, varía el tamaño de la letra, revisar si las versiones difieren o es el mismo texto. Sin fecha, mantenemos el año 1967, al que pertenece el grueso de documentos de esta carpeta del tiempo de Amereida.
PDFArchivo:Entradas gerais.pdf
Código
IOM-POE-IAM-CMA-ENT-967-003


p. 0

Entradas Gerais


p. 1

La tarde se va en don de amigos.
Por la real, real grandeza
porque juntos . . . . . .


Bajemos, bajemos
a la vieja luz del pantano
con el día.
El borde aparece donde tú te detienes,
como en ciertas calles
nos levanta la mirada un pájaro invisible.

Mucho silencio tiene el sentido
– allá,
donde hubo aguas,
o el vano intento de este cielo
para acoger sus nubes
y la púdica superficie
escondida entre sus plantas.
                                                     Sin embargo
el hombre recibe de la luz
la travesía.


p. 2


                               – Bajan o suben estas aguas ?

(Comprometidos, comprometidos –Abidias– por la antigua ter-
nura que nos dieron los ríos. Juntos andamos estos campos
que el sol separa del paisaje, que no reúnen el día a sus
perfiles. Acaso el crimen ayude a afirmarnos pero esta in-
móvil bandada de cuervos sujeta el aire y voces, voces inaudi-
bles – a moving grove.)

                               – Suben o bajan estas aguas ?

Es bueno escuchar aquello que nos presenta y recibir la voz
dura y humilde de la imagen.

                                                                    Hace lejos
                               el tren silbando su propia melodía
                                                                    y cosas
                               caídas del calor hasta la época
                               Vera o asome, el habitante
                               ceñido a su cara como un canto
                                                                                        – ah, mis señales –
                               y entre tanta
                                                    – tantas–
                                                                    tierra rota
                               la casa encierra la distancia.


p. 3

                               Donde se pierden las palabras
                               desaparecen los recuerdos
                                                                                y, libre,
                               como una risa nocturna se despereza el trayecto.


                               En la insistencia
                                                            – Bajan o suben estas aguas ?

El río multiplica con piedras sus destinos
y, entre nosotros, sus líquidos intentan
nuevos puntos cardinales. Toda edad nace de la fiesta
y aun
            femenina
la tierra expande el agua para domar un cielo en su reflejo.


                                         Por la real, real grandeza
                                         no vamos ni venimos
                                                                                cuyo signo
                                         no sabemos
                                                                  dulcemente
                                         entre palabras sanas y triviales.


p. 4

                               Entonces pacifican los suelos con el pasto,
                               con una casa humeante y sin nombre
                               anclada como un barco entre las flores
                               y las lavanderas
                               con una gran alfombra blanca
                                                                            – pañuelo y sudario –
                               porque solo hay demora en el saludo.


                               Junto al camino se tienden sus poblados
                               al pie del día
                                                       donde
                               los flancos se abren en riberas
                               y en golfos el tiempo se desnuda.


                               Por la real, real grandeza
                               nunca vamos ni venimos.

                               ( Quisiera decir tan poco
                               que fuera necesario
                                                                  pero no basta creer en dioses
                                                                  hay, también, que ser creído. )


p. 5

                               – No busca este camino,
                                                                           como el año,
                               sus propias estaciones ?

                               – No conoce la india sus seres nocturnos
                               que barren la tierra con palmeras
                               para darle a cada día su jornada

                                                                        y, por ello, celosos los bambúes
                                                                        permanecen atados ?
                               También todo olvido es un principio
                               como las razas muriendo y viviendo
                               del tránsito desprenden un transcurso.

                                                                         No
                                       no vamos ni venimos

( Tú dices: “La naturaleza nos duerme y amenaza con un regalo
  más fuerte que la especie. Desencantados, como el hijo, desperte-
  mos a su obediencia y el propio cuerpo con su muerte la celebre.)


p. 6

                           – No busca cada río su oro propio ?
                           Y cada valle – no guarda una ciudad entre sus labios ?
                           Pero con iglesias enfrentan la altura,
                           separan las colinas
                           y, sin cálculos,
                                                     parten el lugar
                           como una fruta.
                                                    Y aquí ya hay tumbas.




                           Así, cuando el arco del día
                           pasa sobre las cuerdas del aire
                           – no profetizan estas doce piedras en el cielo ?



                                                                            Expuestos
                           solo el imperio atrae la superficie

---

Fondo Iommi-Amunátegui / Carpeta A:

---