Encargo 03 Epistemología - Despertar como Griegos / Camila González Ossa

De Casiopea
Revisión del 17:59 28 ago 2022 de Camilagonzalezossa (discusión | contribs.) (→‎Bibliografía)
(difs.) ← Revisión anterior | Revisión actual (difs.) | Revisión siguiente → (difs.)



TítuloEncargo 03 Epistemología - Despertar como Griegos / Camila González Ossa
AsignaturaPresentación: Epistemología en Arquitectura y Diseño
Del CursoPresentación: Epistemología en Arquitectura y Diseño 2022
CarrerasDiseño
3
Alumno(s)Camila González Ossa

Despertar como Griegos

Una luz se abre paso hacia el interior de un cubo habitado por mi, una luz fragmentada e interrumpida por planos superpuestos y definidos por un ser material que se encuentra posicionado en el medio del aquí y el allá, pero ¿Por qué le llamo luz a esto que se me acerca al despertar? ¿Cómo sé que se llama luz? ¿Es una definición preconcebida? ¿Aprendida? ¿De dónde proviene el nombre de las cosas o acontecimientos?

Es de condición humana la necesidad de nombrar las cosas, pero ¿De dónde proviene el Arjé de esta necesidad? Estrictamente no existe, o al menos no debiese existir el término “siempre ha sido así” porque “siempre” habla de algo que no ha tenido comienzo, y la realidad es que todas las cosas/hechos siempre tienen una vez primera o un “por vez primera”, un comienzo, un arjé. La locura por el órden, el estímulo exquisito que se siente en el cerebro el ordenar la pieza, recordemos que hoy despertamos como griegos, pero hay un antes del “órden de la pieza”, existe un escenario previo y es que para ordenar algo debe existir un desorden, un caos, que según Cesarman: 1982, el caos resulta de una ausencia de orden, el caos es la nada y significa la máxima indeferenciación de un sistema. Dicho esto, ¿El Mito viene a acabar con el caos? ¿El Mito es el orden del caos universal? y si el Mito ordena el Caos, ¿El Caos es el comienzo de todo?. Entonces, el Caos crea una necesidad de orden, el Mito intenta explicar los orígenes del mundo, otorgando un ordenamiento a lo desconocido e incomprensible, socavando así al Caos, al menos durante algún tiempo, porque como decía Ludwig Boltzmann: “No hay modo de ordenar algo desordenado sin desordenar todo lo demás a su alrededor”. Entonces, está el Caos, se ordena, este órden genera nuevo caos, pero este caos al mismo tiempo es un nuevo órden, entonces cuando el desorden se ordena, también desordena, y cuando el orden se desordena, se crea un nuevo orden. Pero si esto resulta ser cíclico, ¿Realmente el Caos es el orígen de todo? ¿O es la definición de un órden que no fuimos capaces de comprender? ¿O nombrar?

Reflexionando en base al tema de “Despertar como Griegos”: Tengo un caos en mi pieza, tengo un “algo” que se coló, un “algo” que desconozco, que se posiciona en el espacio dependiendo de qué objetos se crucen o interpongan a su paso y con qué forma lo hacen, yo no lo ordené, no sabría cómo, pero sé que aquel “algo” no estaba allí antes, porque conozco el órden de mi pieza antes de esta interrupción, pero si no conociera el órden de mi pieza, a este “algo” que hoy nombro caos, ¿Seguiría siendo caos? ¿O sería órden? Es decir, si fuese la primera vez que despierto en esta pieza, la primera vez que viera esta pieza, entendería que es así, con este “algo” que se abre paso y se posa desde un afuera y tal vez sería orden, porque estaba allí antes de que yo estuviese conscientemente ahí también, entonces todo este conjunto de experiencia sería el arjé, mi arjé, mi despertar por vez primera.



Bibliografía