Encargo 01

De Casiopea
La versión para imprimir ya no se admite y puede contener errores de representación. Actualiza los marcadores del navegador y utiliza en su lugar la función de impresión predeterminada del navegador.


UMBRALES DE TRASPASO



UMBRALES URBANOS



En el recorrido por la ciudad de Valparaíso y Viña del Mar, pude observar Umbrales urbanos, lo definí como este espacio intermedio que genera un vacío, con un cielo protector que envuelve y cobija al habitante, que permite el traspaso entre un fuera y un dentro se uso colectivo, puede ser una plaza, como umbral de traspaso entre cerro- plan o un espacio de llegada a un edificio público, etc. Como decíamos, estos umbrales pueden observarse en el límite plan- cerro , este límite de ingreso y salida adquiere un espesor habitable, con un suelo y cielo construido, es el ejemplo de la plaza subida Ferrari, en el ingreso al cerro Espíritu Santo, donde esta plaza aparece con un suelo y cielo erigido, es un espacio que juega con las altura, se está al borde de la calle, pero a una altura mayor (2 metros) que permite al habitante estar como un observador, vigilante del ritmo de la ciudad que de a poco se repliega, donde el sonido de las micros y el movimiento peatonal se torna cada vez más aminorado, el estar alejado del movimiento propio de la ciudad permite el ensimismamiento.

Plaza-umbral, plan-cerro. Esta plaza es el "entre" vinculador plan-cerro, su altura separa al habitante de la dimensión de ciudad-plan, se abre como un espacio para el ocio, la contemplación y descanso. La sombra resguarda al habitante bajo este cielo permeable.

La plaza aparece como una estación transitoria, sea para ir al trabajo o a la escuela; es un espacio que permite el encuentro con el otro, la espera, es un punto de convergencia, donde la construcción de este suelo de múltiples niveles permite su ocupación disgregada (pequeños grupos) en un espacio común y delimitado, habitando en la justeza de lo próximo. El cielo, los árboles, protegen como un manto permeable, que construye una luz tenue, sombría, el arrimo al estar debajo, es próximo a su sombra , que genera el estar holgado a media luz, con la frescura de una temperatura agradable. La plaza se abre como un umbral de traspaso plan-cerro, que juega con la justeza del suelo y la holgura del cielo, envolviendo el cuerpo en un suelo-cielo permeable, que genera la espera y el encuentro bajo una luz sombría.

Este traspaso adquiere distintos ritmos según la luz o sombra proyectada. El umbral urbano está constituido por un cielo proyectado en sombra y penumbra, como ya dijimos. Este cielo puede ser un árbol, una cornisa o la proyección luminosa de una pasarela, muros contenedores, etc. Es ahí, bajo este cielo en penumbra donde el habitante cambia el ritmo del paso y se genera la espera, como sucede en los accesos al mall o Viña Shopping; los desniveles de suelos y elementos como bancas o escaleras crean un espacio de libre habitar y se transforma en un patio de espera y encuentro bajo la sombra proyectada de la pasarela que conecta ambos edificios. Este acto bajo esta luz se evidencia de mejor manera al atardecer cuando la intensidad de la luz disminuye. La sombra contiene el ritmo del traspaso, detiene al habitante en el espacio intermedio de penumbra, permite al cuerpo la permanencia, la espera, el ocio y el descanso.

Espacio central es un corredor de traspaso, el perímetro es habitado en permanencia, aparece la espera, el descanso, el observador bajo la sombra, resguardo bajo un cielo que delimita.
Los edificios hacen aparecer el cuerpo a una escala menor, la altura genera que el cuerpo este inmerso en este umbral espesor emergente de vacío central. Los habitantes aparecen como un todo, una "masa" que transita longitudinalmente por el patio proyectado. Este espesor (el paseo-patio) es recorrido por un transitar central y la permanencia perimetral.