El cielo como protagonista en la obra de Alfred Sisley

De Casiopea
Revisión del 23:00 28 jun 2011 de Danilailabaca (discusión | contribuciones) (Geometría, el horizonte bajo y la profundidad como constante)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)

La gran espaciosidad, luminosidad vibrante y variada tonalidad de un cielo en movimiento

Papel estructural del cielo en el paisaje

Cielo sisley.jpg


Desde el inicio del análisis impresionista se analizaron obras de Alfred Sisley, inmediatamente se observa que le da mucha importancia a los cielos en cuanto al espacio total de la obra, generalmente se sitúa un horizonte muy bajo el cual deja casi dos tercios de la obra dedicada al cielo. Alfred Sisley en algunas cartas escritas cuenta que siempre cuando inicia una obra comienza por el cielo, y en repetidas frases alaba al cielo, sus colores y el ritmo de las nubes, como en la siguiente cita;

¿Hay algo más impresionante y movido que lo que suele producirse en verano, me refiero al cielo azul son sus hermosas nubes blancas errantes?. ¡Qué movimiento, qué ritmo! ¿Verdad? Produce el mismo efecto que las olas cuando navegas; te excita, te arrastra. Otro cielo, más tarde, el del anochecer. Sus nubes se alargan, adoptan a veces la forma de estelas, de remolinos que parecen inmovilizados en medio del aire, y poco a poco se disuelven, absorbidos por el sol poniente"


Composición de la tonalidad gris en el cielo impresionista

Cielo sisley2.jpg Cielo sisley3.jpg


Muchos de los cielos de Alfred Sisley tienen una tonalidad gris, la cual si se mira detalladamente se observa que está compuesta por muchos colores, generalmente fríos (como se muestra mas abajo en la esfera de colores). Este gris lactescente, o sea de colores lechosos constantemente se presenta como una bruma o vapor, el cual es uno de los fenómenos de la pintura impresionista. En varias obras como por ejemplo "Curva de carretera" (que aparece arriba) se observan dos sectores distintos dentro del mismo cielo; el sector de arriba tiene colores más saturados, y el sector de abajo, el cual se presenta como una brisa o vapor, ésta se homogeneiza con el horizonte, el cual tiene colores muy similares, o sea que no existe mayor contraste en el horizonte de la obra.

Las tonalidades que componen el cielo gris de la obra "Orillas del Cena" se muestran a continuación con la esfera de colores.


Contraste frío caliente en la esfera de colores

Cielo sisley4.jpg Cielo sisley5.jpg


Analizando el libro "La teoría del color" de Johannes Itten se encuentra una relación con el contraste frío-caliente, en donde se contrasta el cielo de colores fríos con la tierra de tonalidades terrosas y calientes.

Los colores que componen el cielo tiene más blanco, por ésto se ubican en la parte de arriba de la esfera de colores; el resto de la obra tiene colores más oscuros y generalmente tonos rojizos, los cuales contrastan ubicándose en la parte baja de la esfera.


Contraste claro oscuro en Monet

Cielo sisley6.jpg


Analizando el contraste claro oscuro aparece una relación con el contraste frío caliente. Itten en su libro "El arte del color" plantea que los colores fríos parecen transparentes y ligeros y se emplean casi siempre en tonos demasiado pálidos, en cambio los colores calientes se eligen en tonos demasiado oscuros a causa de ser opacos. Esto funciona viendo los colores en conjunto, como muestran las figuras de abajo que forman parte del mismo libro, ya que lógicamente si veo cada color por separado se encontrará que quizás un color está considerado caliente, pero si lo veo sólo es un color frío y viceversa.


El cielo como tonalidad clara/ húmeda que contrasta con lo oscuro/terroso

Cielo sisley7.jpg

Los colores claros tiene ausencia de negro y exceso de blanco, éstos tonos son pálidos, lo que los hace parecer fríos. El cielo de la obra "Campo de lirios amarillos en Giverny" de Claude Monet tiene justamente los colores que aparecen en el contraste claro oscuro. Dichos colores son protagonistas en los cielos impresionistas ya que en conjunto forman un gris lactescente muy utilizado por los pintores impresionistas. Este gris da sensación de profundidad, ya que produce lejanía y el fenómeno del "vapor".


Cielo sisley8.jpg


Los colores oscuros tienen exceso de negro y ausencia de blanco. Estos tonos terrosos dan la sensación de calor ya que son más oscuros y se ubican en la parte baja de la esfera de colores, cercanos al negro. En general las obras impresionistas suelen tener un cielo claro y frío que contrasta con el resto de la obra que en general son tonos rojizos o verdosos que representan arboles, matorrales y campos. En la obra de Monet "Campo de lirios amarillos en Giverny" se utilizan justamente los colores que aparecen en la figura del contraste oscuro (de la sección claro-oscuro).


Luminosidad, juego de luz que provoca lo vibrante

Cielo sisley9.jpg

Geometría, el horizonte bajo y la profundidad como constante

Cielo sisley10.jpg