El camino está en reconocer américa

De Casiopea
Revisión del 18:37 5 sep 2014 de Nacho Favilla (discusión | contribuciones) (Página creada con «{{Tarea |Título=El camino está en reconocer américa |Asignaturas Relacionadas=Taller de Amereida 2014, |Cursos Relacionados=Taller de Amereida 2014, |Carreras Relacion...»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)



TítuloEl camino está en reconocer américa
AsignaturaTaller de Amereida 2014
Del CursoTaller de Amereida 2014
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Camila Espinoza

América fue conocida en una primera instancia a partir de la comparación en los relatos de los primeros visitantes europeos, pero hoy en día es reconocida por su cultura única.

El continente americano y la región que sería denominada a partir de mediados del siglo XIX como América Latina fueron materia de relatos y descripciones. Estos escritos le atribuían al Nuevo Mundo rasgos específicos que no sólo dieron cuenta de su contenido, sino que contribuyeron a definirlo como un espacio distinto de Europa, pero que era a la vez un reflejo de la comparación europea, en las que el contacto entre el Viejo y el Nuevo Mundo fue narrado, son una primera muestra de cómo los espacios y las culturas nunca existen por sí solos, independientes de la mirada humana. América fue concebida en particular en relatos de viaje escritos por europeos que, en un comienzo sorprendidos por la naturaleza del territorio al que habían llegado, buscaron explicarse dónde estaban, a menudo sin una conciencia muy clara de ello. Cristóbal Colón, según se dice, nunca supo realmente adónde llegó y pensó que había desembarcado en Asia, verdadero objetivo de su viaje. Por eso hablaba de las Indias, término que, junto con Nuevo Mundo, acompaña a América para designar al nuevo continente. Quienes lo sucedieron en la exploración, en particular los sacerdotes y misioneros que discutieron acerca de la naturaleza de América y sus pobladores, escribieron libros donde aparecen las primeras especulaciones sobre este “nuevo” continente. Los debates acerca del Nuevo Mundo contribuyeron así no sólo a otorgar a América un conjunto de características, sino que consolidaron algunos de los rasgos sobresalientes de la misma Europa, impulsaron la formación del mundo moderno y la distribución en el mapa mundial entre países poderosos y países dominados tal como la conocemos. Pero sobre todo, al enfrentarse a un continente enteramente desconocido, los europeos se colocaron ante la pregunta por su propia identidad. Cito las palabras de J. H. Elliot, "al descubrir América, Europa se descubrió a sí misma". En todo caso, los primeros testimonios escritos del "descubrimiento" demuestran que, frente al desconcierto generado por la llegada de los europeos al territorio americano, se produjo una compleja red de relatos que elaboraban teorías e hipótesis sobre la naturaleza del nuevo continente, en los que tanto Europa como América resultaban definidas. Lo que ocurre es que los relatos de viajes han cumplido un papel importante en la definición de diferencia cultural e identidad colectiva. América como concepto es resultado de esa experiencia histórica que la expansión europea produjo

Las sociedades criollas, que fueron y son hasta cierto puntoresultado de la conquista.

Los escritores dieron a conocer su percepción de este nuevo mundo, mostrándoselo a los otros, contribuyendo al retrato de ese espacio geográfico como uno diferenciado. La presencia de monstruos, animales extraños y leyendas de seres humanos diferentes es frecuente en los libros. La historia humana contiene muchos ejemplos de este comportamiento, en el que un narrador habla sobre una región desconocida para sus compatriotas y refuerza cierta distancia al definir al otro como diferente, y definiéndose a sí mismo como igual, miembro de una totalidad que lo comprende, y es reforzado por el relato que en principio habla no de su cultura, sino de la cultura del otro. Así, el relato de los europeos en relación al encuentro de este nuevo mundo muestra no sólo la cultura observada sino también de la propia, la del observador, la del “conquistador” que se ve indirectamente reflejada en el texto dentro de las comparaciones.

Cito las siguientes palabras “ pareciera que los “descubridores” tenían la idea de que los indígenas eran más puros e ingenuos que los civilizados, que su condición de individuos alejados de la cultura occidental los hacía ajenos a los sentimientos de egoísmo y mezquindad, codicia y materialismo, característicos de la civilización capitalista.”

También se traslada a los rasgos más generales atribuidos al continente latinoamericano. El continente sería así mejor definido por el predominio de una naturaleza Incontaminada y respetada por sus habitantes, quienes demostraban la importancia que esta tenia para ellos a través de su cuidado. Así, los relatos de la conquista asocian a los habitantes con la naturaleza y tienden a desposeerlos de una cultura propia y a presentarlos como parte de un escenario natural. De este modo, fueron percibidos como objetos y puestos junto a las plantas, animales y características geográficas del territorio mostrando su cultura como parte del paisaje.

El término "América Latina". Se trata de un encuentro entre Europa y América, entre el Viejo y el Nuevo Mundo, en el que, salvo excepciones, estuvo ausente el diálogo. Los europeos, al llegar al territorio americano, impusieron sobre él un conjunto de creencias y formas de organización colectiva y lo nombraron de acuerdo con sus propias expectativas, Que incluían la difusión de la religión católica y la búsqueda de riquezas materiales. Cito “Las primeras percepciones registradas en el diario de Colón hablan de una imagen, en la que América se presenta como una visión del Paraíso y en la que los indios parecen seres de una pureza celestial.”


Percepciones que atribuyeron al Nuevo Mundo ciertos rasgos permiten decir o establecer que América fue, antes que descubierta, observada y comparada con otro continente y habitantes que Vivian en una realidad distinta, y por distinta no quiero decir mejor o peor, pero sí que no son comparable pues cada continente se desenvolvía y desarrollaba de acuerdo a sus condiciones, tradiciones y estilos de vida.

Es decir que el concepto de América en una primera instancia nace a partir de una relación estrecha con la cultura europea, y que se manifiesto en especial en el dominio de la cultura.

Sin embargo hemos sido capaces de hacer desaparecer todos estos prejuicios nacidos de la comparación, américa hoy es un continente único que ha crecido, que se ha construido y se sigue construyendo. En relación a otras culturas la nuestra es más “nueva” pero sin embargo tenemos una historia, un pasado rico, raíces únicas que debemos conocer, reconocer, querer, ante pasados que vivieron muchos años bajos sus tradiciones, bajo la interacción con la tierra, con los paisajes, con nuestro mundo. Es necesario encontrar al otro, mirarlo y reconocerlo en uno mismo, nosotros somos américa, esto es américa, un pasado común una riqueza de naturaleza, una riqueza en cada uno de sus habitantes.

Somos los constructores de américa, nuestro mundo.