ENCARGO4: CIUDAD Y CATEDRAL

De Casiopea
Revisión del 18:23 31 ago 2015 de Katya torres (discusión | contribuciones) (Ref. Bibliográfica)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)

ENCARGO4: CIUDAD Y CATEDRAL

La catedral y el estilo gótico

La catedral en la edad media

Este templo que supone ser la iglesia principal de una diócesis donde el obispo tiene su sede, tuvo en la Edad Media una serie de funciones que eran muy apreciadas por el pueblo y muy diferentes a las ceremonias litúrgicas. Si en la actualidad una iglesia es un lugar de silencio donde se realizan únicamente servicios religiosos, en la Edad Media, las catedrales también fueron utilizadas para desempeñar actos de carácter popular que no tenían nada que ver con la liturgia. De esta forma realizar actividades mercantiles, celebrar fiestas populares, impartir estudios o dar refugio a los desgraciados fueron algunas de las actividades que se realizaron en el interior de las catedrales durante el Medievo. Así pues, la catedral fue durante la Edad Media la casa de todos, el centro ciudadano tanto intelectual como moral y el corazón de las actividades públicas, y un edificio cuya construcción fue una de las empresas de mayor orgullo para los ciudadanos.

El origen de las catedrales

En un principio, las catedrales no eran muy diferentes de los demás centros de culto como los templos dedicados a los mártires o las iglesias monacales, pero es a partir del siglo XI cuando la catedral adquiere unas dimensiones y características propias que la distingue de los demás templos para adquirir durante el estilo Gótico su momento más álgido. Durante esta etapa, las catedrales adquirieron las connotaciones de imagen y prestigio de la ciudad que pretendía construir edificios grandiosos símbolos del mundo ciudadano y de los conocimientos artísticos, arquitectónicos y científicos propios de los últimos siglos de la Edad Media.

El gótico

Hoy en día el término “Gótico” se aplica al arte de la baja edad media, aproximadamente entre segunda mitad del siglo XII y principios del XVI. Este estilo arquitectónico se desarrollo de forma distinta según las regiones. Mientras que en Francia los primeros indicios aparecieron a partir de 1140, en Alemania el transito del románico tardío al gótico primitivo se produjo hasta el siglo XIII. El mismo problema de indefinición se plantea en cuanto al punto final del periodo estilístico: mientras en Italia miguel ángel llevaba a su pleno esplendor la arquitectura del renacimiento, en otros países se erguían audaces iglesias góticas con planta de salón. Por consiguiente, la arquitectura gótica no se define tanto en términos de cronología como de elementos constructivos propios, entre otros el arco ojival y la bóveda de crucería, y sobre todo en tanto que concepto estilístico global, cuyo objetivo consiste en desintegrar los muros para invadir el espacio de luz. Es “desmaterialización” no debe entenderse solo en ese aspecto formal, sino como trasunto de ideas místicas semejantes a las que se desarrollaron en la literatura y la filosofía de la época.


Ref. Bibliográfica

“Historia de la arquitectura, de la antigüedad clásica a nuestros días”