EAD4220-01 Seminario América 2. Enrique Rivadeneira Barrios. Tarea 1

De Casiopea
Revisión del 21:42 26 abr 2021 de Enrique Rivadeneira Barrios (discusión | contribs.) (→‎Referencias)
(difs.) ← Revisión anterior | Revisión actual (difs.) | Revisión siguiente → (difs.)



TítuloTarea 1
AsignaturaSeminario de América
Del CursoSeminario de América II (2021 2º semestre)
CarrerasArquitectura, Diseño, Magíster
1
Alumno(s)Enrique Rivadeneira Barrios


Los americanos no sólo imitamos. La pregunta por el ser americano en la no figuración y los nacionalismos musicales.

( imitamos en la nostalgia de pasados infecundos o indigenistas en la nostalgia de futuros promisorios huímos en el resentimiento de folklores que no esconden su agresividad con que se atan y dependen de la orilla huímos con el trabajo y la eficacia civilizadora que no esconden el desprecio de lo que abusan ) (Amereida I, 1967)

Introducción

En la clase “Perplejidades” (Iommi & Reyes, 2015), Godofredo Iommi presenta el problema de la no figuración. Este es un problema artístico, que él relaciona con la vida y cuya forma de resolverlo es la construcción, la reconstrucción de la vida propia pero ya no desde la figuración. Hay una indicación poética en esa clase, que señala “El intento es suponer el continuo para arrojarnos al discontinuo”. Este problema es importante para poder comprender el pensamiento artístico de Iommi, así como del grupo en que ocurrió esto. El mismo Iommi, durante esa clase, habla de su sobrino, el escultor Claudio Girola. Él es relevante dado que este problema se les aparece a ambos, y esto se ve reflejado en el pensamiento escultórico de Girola también. Girola forma parte de los fundadores del arte concreto argentino. En su texto “Simetría y Lateralidad en las Artes Plásticas”, presenta lo que él llama, una hipótesis de trabajo para el arte moderno (1982).

El propósito de este trabajo es preguntarse por lo latinoamericano de estos planteamientos, en cuanto abordan materias que se encontraban presentes en el arte europeo de ese tiempo. En contraposición con otros movimientos artísticos latinoamericanos, particularmente los nacionalismos musicales de la primera mitad del siglo XX, de la que Iommi y Girola son inmediatamente posteriores. Este cuestionamiento se realiza también teniendo en consideración que tanto Girola como Iommi participan, en 1965 en la primera Travesía de Amereida que pretende escribir un poema épico para el continente.

Desarrollo

La no figuración

La idea de la no figuración surge de la crisis de la significación y el ser representativo en el arte, aunque como explica Iommi, no sólo en el arte sino también en la vida. En la búsqueda de un modo de hacer la no figuración, plantea la “música del sentido”, que no excluye la significación, sino que deliberadamente no la privilegia.

En Elogio de la unidad discreta (Iommi, 1976), Iommi ya había mostrado algo a propósito del continuo y el discontinuo, tomando como base la “unidad discreta del poema” en el caso del soneto. Así, señala

Los elementos irreductibles de toda lengua son las unidades discretas con que ella se constituye como tal. La articulación de dichas unidades que conforman una lengua tiene dos alter- nativas. Tender hacia la manifestación de la continuidad, hacerla aflorar, exponerla. Y en seme- jante movimiento y articulación decidir el mensaje significativo –comunicación e información–. La continuidad, pues, supone la articulación compleja de unidades discretas. O bien, la lengua puede con el supuesto de la continuidad tender, moverse, articularse a fin de exponer, poner de manifiesto la discreción misma, y entonces su sentido sería, ya no la continuidad, sino lo discreto mismo.(Iommi, 1976)

Por su parte, Girola relaciona la figuración con la simetría, y asume la no figuración mediante una “estructura de lateralidad o asimetría” que está basada en el concepto del ritmo (Girola, 1982). Explica este concepto según la visión griega, en que ritmo designa la configuración elemental de la cosa. [1] Así, se refiere al arte moderno de la siguiente manera

(…) el arte moderno dejó de lado la estructura simétrica sobre la cual se constituía para arriesgarse en la aventura de recuperar el equilibrio y mostrarlo en cuanto tal a través de una estructura de lateralidad o asimetría, es decir, dinámica. En este sentido es de carácter fuertemente rítmico.(Girola, 1982)

Estas dos propuestas para entender la no figuración resultan en obras en los campos de cada cual -la poesía y la escultura – con una aproximación a la obra que no privilegia los significados o figuras, sino las percepciones o fenomenologías a propósito de ellas.

Orígenes de la pregunta por la no figuración. Lo americano. Los nacionalismos

Si atendemos a los referentes en que tanto Iommi como Girola sustentan sus afirmaciones, y que hacen que desarrollen sus preguntas, nos encontraremos con una lista de autores y fenómenos europeos. Desde los griegos, pasando por Dante y Kant, hasta Heidegger y Fédier, tanto los sustentos como las bases de los planteamientos de Iommi y Girola se podrían inscribir en la corriente occidental moderna. Sin embargo, hay un interés en ellos sobre lo americano, participando de la Primera Travesía de Amereida en 1965. Esta travesía fue un viaje a través del continente, en el que participó un grupo de arquitectos, poetas, filósofos y artistas, y que fue recogido años más tarde en el poema épico Amereida, la Eneida de América. Este poema presenta a América como hallazgo, y no como descubrimiento, manteniendo la pregunta por el ser americano.

Una aproximación diferente a esta pregunta puede encontrarse en los nacionalismos musicales de principios de siglo XX, con compositores como Silvestre Revueltas, Carlos Chávez, Theodoro Valcárcel o Pedro Humberto Allende. Aurelio Tello presenta esta pregunta de la siguiente manera:

¿qué y quiénes éramos entonces, qué definía esa otredad, para tomar una palabra cara a Octavio Paz, que nos hacía diversos de los peninsulares, pero también de nuestros antepasados precolombinos?(Tello, 2004)

En el caso de la música, hay un rescate de las identidades propias americanas, en donde se vuelve evidente la mezcla entre los antepasados indígenas, los europeos y los africanos, que llegaron como esclavos al continente. En parte, se trata de folklores y músicas populares. Aunque estos compositores también rescatan elementos de la música europea que era contemporánea a ellos, principalmente del impresionismo (Memoria Chilena, n.d.). Algunas obras que Tello menciona son Escenas campesinas chilenas, de Allende; Sensemayá, de Revueltas; Sinfonía india, de Chávez; y Estampas de la cordillera, de Valcárcel.

Cabe señalar que, para Tello, los nacionalismos musicales podrían considerarse una corriente continental, y no sólo fenómenos locales. Aunque reconoce que faltan estudios musicológicos que sustenten esta premisa.

Conclusiones

Es curioso que, en las dos aproximaciones hacia la pregunta por el ser americano, se encuentren presentes dimensiones teóricas del arte europeo/occidental. Sin embargo, el intento es proponer bases para un arte propio, u original, americano. En ese sentido, es completamente lícito sustentarse en problemáticas anteriores que permitan construir una propuesta nueva, que no corresponde a una copia de los modelos europeos.

Esto arroja luces a propósito del distingo entre las preguntas y las propuestas, siendo las primeras de un carácter “universal” – excepto, quizá, aquellas ligadas a los territorios – y las segundas susceptibles de ser propias de una determinada “cultura”. Así, podríamos especular a propósito de la identidad americana ya no desde el “sólo imitamos” (Iommi et al., 1967), sino desde una adaptación y respuesta ante problemas que cada día, se vuelven más globales.

Referencias

  1. Girola, C. (1982). Simetría y Lateralidad en las Artes Plásticas (Escuela de Arquitectura y Diseño PUCV). Archivo Histórico Jose Vial.
  2. Iommi, G. (1976). Elogio de la unidad discreta. Escuela de Arquitectura, UCV, 15.
  3. Iommi, G., Cruz Covarrubias, A., Cruz Prieto, F., Deguy, M., Simons, E., Boutling, J., Tronquoy, H., Fédier, F., Pérez Román, J., #Girola, C., Eyquem, M., & Mello Mouräo, G. (1967). Amereida (1a ed.). Editorial Cooperativa Lambda. https://wiki.ead.pucv.cl/images/a/a3/AME_1967_Amereida.pdf
  4. Iommi, G., & Reyes, J. (2015). Perplejidades. Clases de Godofredo Iommi. Archivo Histórico José Vial Armstrog. https://wiki.ead.pucv.cl/Perplejidades
  5. Memoria Chilena. (n.d.). Pedro Humberto Allende (1885-1959) - Memoria Chilena, Biblioteca Nacional de Chile. Retrieved April 26, 2021, from http://www.memoriachilena.gob.cl/602/w3-article-768.html
  6. Tello, A. (2004). Aires nacionales en la música de América Latina como respuesta a la búsqueda de identidad. Hueso Húmero, 44, 212–239.

Notas

  1. Girola señala que “El ritmo es el esquema, la configuración de la cosa que se designa. Es una noción de forma, pero ligada a la configuración individual tanto de la cosa cuanto de la percepción. Es la forma que no está estabilizada. Una vez estabilizada, la forma se hace taxis o thesis. En el estado de ritmo es aún modificable. (Girola, 1982)