Caren Aceituno - Libertad gesto hacia la arquitectura

De Casiopea
Revisión del 15:43 3 jun 2014 de Caren aceituno (discusión | contribs.)
(difs.) ← Revisión anterior | Revisión actual (difs.) | Revisión siguiente → (difs.)

“LA ARQUITECTURA ES UN JUEGO DE TODOS, DESDE LAS VANGUARDIAS ES LIBERTAD.”

LIBERTAD GESTO HACIA LA ARQUITECTURA


"La consciencia de esta fractura en el surrealismo fue, desde el comienzo, agudísima: fractura entre arte y sociedad, entre mundo exterior e interior, entre fantasía y realidad. Por este motivo, todo el esfuerzo de los surrealista tendió a encontrar una mediación entre estas dos orillas, a punto de coincidencia que permitiera poner remedio a las laceraciones de la crisis. El elemento original de este movimiento reside, precisamente, en eso. En el expresionismo y en lo propio del Dadaísmo también hallamos el sentido en la fractura y de la crisis, pero solo en el surrealismo la búsqueda de la solución fue un empeño específico.”

(Mario de Michelli, las vanguardias artísticas del siglo XX, cap. 6, pág. 174)


Por tanto el surrealismo centra su búsqueda de la solución de la crisis a través del juego, medio a través del cual nacen obras que mixturan lo exterior con lo interior. En donde además los límites están en constante movimiento, ya que la revolución sea cual sea nos plantea nuevos paradigmas entre lo individual y lo social, entre los sueños y la realidad; debido a que no hay evolución social (revolución) si no es por medio de la evolución individual y así es que la evolución social crea y destruye paradigmas en lo individual y así sucesivamente, como el uróboros. Por tanto se trata del juego en el cual se envuelve este mundo, el cual no posee un ritmo constante de representar la realidad.


“La arquitectura  es el medio más simple de articular el tiempo y el espacio, de modular la realidad, de engendrar sueños”

(Gilles Ivain, Formulario para un nuevo urbanismo, pág. 3)


La arquitectura aparece como una posibilidad de construir sueños, articular libremente el desarrollo de lo que somos como arquitectos, habitantes, ciudad. Es la posibilidad de construir desde lo existente, algo que exista, de liberar la imaginación no guiado de conceptos, sino del propio ser y estar, dar forma desde el encuentro con el lugar la gente, lo que verdaderamente real, no imaginario, lo tangible que fluye y da forma a la misma obra. De generar un encuentro exterior a partir del encuentro interior del ser.


“Esta necesidad de creación absoluta siempre ha estado estrechamente asociada a la necesidad de jugar con la arquitectura, el tiempo y el espacio…… Los distritos de esta ciudad podrían corresponder al espectro completo de los diversos sentimientos que se encuentran al azar en la vida corriente.”

(Gilles Ivain, Formulario para un nuevo urbanismo, pág. 4 y 5)


Existe una nueva construcción arquitectónica en donde un tal vez, es la clave; se expresa una libertad en el crear arquitectónico, el Proyectar se vuelve un juego, donde la creatividad se extiende como mayor motor gestor del conocimiento y la expresión de los arquitectos.

El arte es una posibilidad a el desarrollo de la creatividad donde la interpretación es personal, el arte, la obra se vuelven un juego, en la interpretación de aquel que la vive, desde el punto en el cual la vive, el arquitecto crea desde su realidad y el habitante la vive desde su propia realidad, gestando un juego de interpretación en donde todo por sí mismo es cierto, pues acontece. Es allí donde aparece el sentido de lo realmente libre, el vivir una expresión desde nuestra propia existencia, no de un concepto, sino más bien desde la experiencia.


“Sin embargo, según los surrealistas, el problema de la libertad presenta dos facetas: la de la libertad individual y la social.”

(Mario de Michelli, las vanguardias artísticas del siglo XX, cap. 6, pág. 174)


Por tanto, podemos decir que el arquitecto se enfrenta al juego de las libertades, entre la social y la individual, en donde enfrenta los sueños con lo real, su deseo personal de creación con la necesidad de la sociedad, por tanto podríamos decir que el arquitecto está llamado a ser ese punto de encuentro entre los ríos del arte y la sociedad. Creando soluciones mediante el juego de lo individual y lo social, el sueño y la realidad; los deseo y la necesidad, donde el ritmo lo define el arquitecto; todo esto realizado con un Don.


LA PHALÈNE

“la poesía debe ser hecha por todos y no por uno.”……..La palabra todos; lleva a pensar en una suerte de sumatoria que remata en la idea de totalidad y también en la acepción aún mas general indica cualquiera.”

(Lautrèamont,Gofredo Iommi, Segunda Carta sobre la Phalène, pág. 1)


Tal vez la arquitectura debe ser hecha por todos, tal vez es hecha por todos. Libertad, donde el arquitecto y el habitante son los precursores, ellos son quien realmente dan vida a la obra arquitectónica en totalidad. ARQUITECTURA tal vez es el JUEGO entre el arquitecto y el habitante donde el creador del juego es el arquitecto y el jugador es el habitante, pero a la vez un juego de los dos; el juego pasa a ser el habitar del hombre, en la construcción del espacio.


“La Phalène no puede dejar de ser Obra…. La Phalène misma es Obra y en consecuencia su oficio es necesario como oficio y se expande en regla, elemento objetivo. El oficio de hacer la poesía por todos y no por uno.”

(Gofredo Iommi, Segunda Carta sobre la Phalène, pág. 5)


Como último punto entrego un regalo desde el estudio de las vanguardias y el reconocerme en ella, como primera instancia me reconozco como Chilena, en Vicente Huidobro, por ser desde el desarrollo de mi investigación el poeta chileno del cual más se hace referencia al momento de abordar que son las vanguardias latinoamericanas desde una primera instancia. Como regalo dejo su poema

“EL ESPEJO DE AGUA


Mi espejo, corriente por las noches, Se hace arroyo y se aleja de mi cuarto.

Mi espejo, más profundo que el orbe Donde todos los cisnes se ahogaron.

Es un estanque verde en la muralla Y en medio duerme tu desnudez anclada.

Sobre sus olas, bajo cielos sonámbulos, Mis ensueños se alejan como barcos.

De pie en la popa siempre me veréis cantando. Una rosa secreta se hincha en mi pecho Y un ruiseñor ebrio aletea en mi dedo”.


(El espejo de agua, Vicente Huidobro, Buenos Aires, Orión, 1916 http://www.poemas-del-alma.com/vicente-huidobro-el-espejo-de-agua.htm )