Benjamín De la Paz Tarea 4 - Módulo investigación T1 2019

De Casiopea
Revisión del 23:44 29 abr 2019 de Bdelapaz (discusión | contribuciones) (Estrategias sostenibles)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)



TítuloCiudad y territorio, diálogo en cohabitación: arquitectura hacia un desarrollo sustentable
Del CursoMódulo Investigación T1 2019
CarrerasArquitectura
4
Alumno(s)Benjamin De la Paz

Ciudad y territorio, diálogo arquitectónico para un desarrollo sustentable.

Benjamín De la Paz, Arquitectura, Profesores Iván Ivelic y Erick Caro

Fuente: fotografía personal viaje al sur de Chile, Sendero el Tepual, Cucao.

Abstract

El crecimiento global descontrolado y, en consecuencia, la explotación irresponsable por parte de las distintas industrias del sistema actual, acarrea (y en pos de la modernidad) grandes problemas en términos medioambientales, presentándose actualmente la mayor crisis ecológicas registrada en el globo. Dentro de los principales fenómenos de esta crisis encontramos, que (según Vitousek y sus colaboradores, en Riechmann, 2008): ‘’Entre la mitad y una tercera parte de la superficie terrestre ha sido ya transformada por la acción humana.’’ Dando cuenta de la constante destrucción de los ecosistemas y la posterior escasez de recursos que se nos presenta, colocando a las sociedades contemporáneas como líderes no sólo de la extinción de organismos no-humanos, sino que aproximándonos también a nuestro propio fin.

Dicho fenómeno ha dado cuenta del innegable diálogo que mantienen hombre y medio ambiente (territorio) siendo posible asegurar, tanto de manera teórica como empírica que dependemos de los sistemas naturales en su totalidad. Es entonces contradictorio hasta para el desarrollo humano, insistir en los mecanismos antropocentristas actuales que sostienen nuestras sociedades, y por ende, urge replantearse el espacio y su habitar, pues es desde allí donde el hombre se relaciona, coexiste y se desenvuelve.

Es por ello que este análisis se preguntará, desde el rol de la arquitectura, ¿Qué partidas arquitectónicas identificables permiten dar cabida a un desarrollo sustentable entre ciudad y territorio?

Se estudiarán entonces las áreas correspondientes -desde un enfoque teórico- a la planificación urbana, y cómo se construyen relaciones entre la forma de la obra y el paisaje para lograr un impacto positivo en el medio ambiente. [1]


Palabras claves: medioambiente, desarrollo sustentable, arquitectura

Sobre el proyecto: Aquella interrogante se inscribe en el marco de estudio para un proyecto en las dunas de Ritoque y el humedal de Mantagua, en los terrenos de la Ciudad Abierta, con el propósito de habitar el lugar desde una perspectiva de conservación y difusión natural, trazando un complejo de senderos que culminen en un centro de interpretación medioambiental.

Ciudad y Territorio

En la actualidad, las temáticas medio ambientalistas parecieran estar ganando mayor espacio en los debates políticos, económicos y sociales, puesto que al parecer son estas las entidades mayormente afectadas por la crisis medioambiental actual. Esta no es otra que una prueba del modo antropocentrista que han tenido las sociedades contemporáneas (y parcialmente antiguas) para desenvolverse en el mundo, pues preocuparse por el territorio sólo cuando las necesidades de una sola especie -la humana- se ve afectada (escasez de recursos, problemas de salud, etc.), muestra una constante visión obtusa sobre el modo de habitar y relacionarnos con el resto de los organismos.

Hablamos entonces de una relación innegable entre el hombre y la naturaleza que no sólo existe hoy, sino que incluso desde los comienzos de las grandes polis. El territorio, lo natural, y todo lo que proporciona, ha sido de vital importancia para desarrollarnos en sociedades. Así lo afirman en la Carta de Atenas en donde se expone que La geografía y la topografía desempeñan un papel de considerable importancia en el destino de los hombres. No hay que olvidar jamás que el sol domina, imponiendo su ley, todo empeño que tenga por objeto la salvaguarda del ser humano. Llanuras, colinas y montañas contribuyen también a modelar una sensibilidad y a determinar una mentalidad (Sert, J., Le Corbursier, 1942, Manifiesto 3). Hemos pensado y habitado siempre desde un contexto territorial-natural, y el gran sustento del hombre es el medio ambiente que le da cabida a todos sus procesos Por un lado, que el punto de vista medioambiental es un componente imprescindible de los procesos técnicos, económicos, políticos y de diseño que dan forma a la ciudad; los procesos naturales que tienen lugar dentro de la ciudad, y que a menudo no son reconocibles (Hough, 1998, p.6). De esta manera, vale decir que la problemática en cuestión se inserta en la ciudad y en su trama arquitectónica, pues es allí donde el hombre tiende a realizarse y relacionarse, y son aquellos momentos de mayor cotidianeidad en donde asumir esta vital relación hombre-naturaleza conlleva un impacto remarcable para un desarrollo sustentable tanto para la ciudad como para el territorio en el que se encuadra (y todos sus organismos). De otra forma, si bien la ciudad está siempre en diálogo con estos sistemas naturales la reacción que se puede tener, o el desconocimiento de esto puede significar un problema para la propia ciudad (Marambio, B., Elórtegui, S., 2019). Es por esto que el estudio abarcará tres matices del campo arquitectónico en un intento de encontrar partidos y/o estrategias para un desarrollo sustentable, partiendo desde el replanteamiento de la ciudad (hacia una con conciencia ecológica), siguiendo por la propuesta de la arquitectura en cohabitación en emplazamientos naturales, y finalizando por el diálogo arquitectónico/urbanístico que se manifiesta la relación paisaje-forma de la obra.

Hacia un urbanismo ecológico

Afirmando la correspondencia vital entre los sistemas humanos y los naturales, es que debemos cuestionarnos el verdadero impacto de la ciudad en el afán de un beneficio de ambos. Viendo la naturaleza en su totalidad, es el entendimiento de las interrelaciones y conexiones entre la vida humana y la no-humana debe comenzar, por lo tanto, con los lugares en los que vivimos (Hough, 1998, p. 25). Es decir la búsqueda de un diseño sustentable debe enfocarse con gran incidencia en los actos cotidianos del hombre, allí donde todo sucede. Y no es sólo en un intento ni en un enfoque puramente empático u ecológico, sino que también en propio beneficio del hombre, pues ya a lo largo de los año, y tanto en debates científicos como teóricos, se ha demostrado que el bienestar, físico y emocional, del habitante de la ciudad, está directamente vinculado a sus relaciones con los espacios verdes. Así lo aseguran Le Corbusier y Sert (1942, Manifiesto 9) "En el curso de los siglos, se añadieron anillos urbanos, sustituyendo la vegetación por la piedra y destruyendo las superficies verdes, los pulmones de la ciudad. En estas condiciones, las grandes densidades de población significan el malestar y la enfermedad permanentes”, dando cuenta que es el interés por un diseño que contemple áreas verdes, sinónimo de salud y bienestar entre los habitantes de las urbes.

En términos de arquitectura, y para un óptimo desarrollo sustentable, aquellos espacios naturales no pueden manifestarse como retazos, “La relación entre incidente geográfico e intervención de proyecto es tal de demostrar que es posible la convivencia de la naturaleza con la actividad del hombre y sus necesidades, culturales y programáticas a la vez, en un proceso que puede ser enriquecedor para ambos." (Rossetti, 2009, p.55), refiriéndose a las áreas verdes como espacios útiles y programáticos.

Pareciera ser por otra parte, que el diseño urbano de la ciudad contemporánea, insiste en un constante cometido separatista entre la ciudad y lo natural, dando a entender la experiencia urbana de "naturaleza" como una experiencia “disneyficada” demasiado a menudo relegada a una visita al zoo (Hough, 1998, p.24), de tal modo que lo natural queda completamente renegado de la cotidianeidad de los actos en ciudad.

De esta experiencia “disneyficada”, es que los procesos urbanos se han encargado de catalogar dos tipos de paisajes: El primero es uno formal, construido y “pensado”. El segundo, un paisaje abandonado que pareciera ser eriazo, sin embargo, diversos estudios arrojan que, son en estos últimos donde se la aloja la mayor cantidad de organismos. Es entonces que la diversidad presenta un sentido tanto social como biológico en el asentamiento urbano, puesto que los requerimientos de una sociedad urbana infinitamente diversa implican una elección. Calidad de vida significa, entre otras cosas, ser capaz de elegir entre un lugar y otro, entre un estilo de vida y otro (Hough, 1998, p.23), y de ello la importancia en continuar con los ecosistemas locales, que permitan beneficiar la biodiversidad, beneficiar la ciudad y al hombre, dando cabida a la posibilidad de habitar ellos, siempre en un intento de continuar la cotidianidad, y por consecuencia, la utilidad del espacio.

Arquitectura en Cohabitación

El rediseño y el replanteamiento de la ciudad (y de sus actos) hacia un camino sustentable y colectivo, entre el hombre y lo natural, no puede lograrse de la mera gratitud espontánea del pensamiento, es sino la consecuencia de un giro, quizás radical, en la base del pensamiento del hombre: la ética. Siguiendo esta idea, podemos emplear el concepto de la “ética biocultural” como aquella que incide en una conciencia social medioambientalista, así Rozzi (2016, p. 341) señala que“La ética biocultural afirma el valor que tienen los vínculos que se conforman entre los diversos co-habitantes (humanos y otros-que-humanos), sus hábitos de vida y los hábitats donde estos tienen lugar”. Para encaminarnos hacia la ciudad y el habitar sustentable, es necesario primero una apertura de la consciencia, caer en la cuenta de la red natural, abrir los ojos y des-colocarnos de nuestro protagonismo como individuos: hablamos de una co-habitación entre el hombre y lo natural. Por ello, y en contraste con el encierro que genera una visión individualista de nuestros cuerpos y existencias, una concepción biocultural del yo abierto a la comunidad de co-habitantes, genera una experiencia de estar acompañados. Cohabitamos con las aguas, los cisnes y una diversidad de seres humanos y otros-que-humanos. Formamos comunidades de vida. Nuestra salud es la salud de todos, nuestra alegría es la alegría de todos (Rozzi, 2016, p. 344).

Entonces, ¿Cómo adoptamos, en sociedad, una ética biocultural?, pareciera ser que la respuesta radica en la comprensión de la conexiones que existen entre ambas dimensiones de ciudad/territorio, y esta comprensión a su vez podría surgir desde la cuestión de los oficios. Aquí entonces la arquitectura toma un rol interpretativo de las correspondencias naturales, pero hacerlo sólo desde el estudio teórico suscitaría un entendimiento incompleto de la realidad: la observación se presenta como una herramienta pertinente, a partir de ella podremos entonces comprender y aprehender como co-habitamos, valorando la condición hospitalaria entre los organismos. Así lo señala Marambio y Elórtegui (2019) al sostener que La atención es al conocimiento de la cohabitación en una etapa previa al desarrollo de la arquitectura y que permita repensar la ciudad como un sistema en relación. La importancia de entablar estas relaciones no radica ya en que la naturaleza se pueda perder, sino porque la ciudad y la arquitectura debieran ser sistemas integrales insertos en los sistemas naturales. Sin embargo la obra arquitectónica puede surgir en co-habitación y propiedad, pues acoge, dando cobijo en completitud desde, y sólo desde una mirada interdisciplinaria, pues el estudio de todos los oficios son requeridos para entender y proteger los valores de las relaciones entre cohabitantes: […] creemos que la arquitectura que se posiciona en entornos naturales, debe sustentarse a través del diálogo-camino transdisciplinar para poder construir obras que colaboren y articulen el territorio. El encuentro de la arquitectura y el diseño junto con el oficio del naturalista, trabajan en un modo distinto de mirar la arquitectura del paisaje, no para disimular o camuflar una convivencia, sino para celebrar la real cohabitación. (Marambio y Elórtegui, 2019)

Estrategias sostenibles

A partir de lo ya expuesto, podemos concluir que, la relación entre el hombre y el medio ambiente es una afirmación irrefutable, y que velar por el desarrollo humano, debiese significar un pensamiento ético y empático con aquellos organismos con los que co-habitamos. Por lo tanto, la sustentabilidad está en conciencia de lo recíproco.

A continuación, se presentan las partidas que puede tomar la arquitectura para encaminarnos hacia un desarrollo sustentable.

Por una parte, se presentan las temáticas urbanísticas. El Urbanismo ecológico, como tema principal, trata de la valorización fundacional del territorio. La preferencia por las diversidades locales, que no rompan con lo que ya está. La utilidad programática de las áreas verdes, incluyendo lo natural en la cotidianidad de los actos. Y los mecanismos de contribución en el habitar, consumir y retroalimentar al medioambiente. Mostrando el sistema urbano como aquello que puede articular este modo de habitar.

Por otra parte, está la Arquitectura en co-habitación, en donde el pensamiento ético biocultural, nos permite abrir los ojos frente a lo natural. La observación de las interrelaciones, previas al diseño (desde la arquitectura y la botanica) nos hace parte del modo en que se relacionan los organismos. Y el diálogo interdisciplinario, nos lleve a la realización de obras que fortalezcan el estudio de los co-habitantes.

Es entonces que, a partir de todas las características expuestas, se nos permite caer en la cuenta, que el habitar es un proceso recíproco, es decir, los organismo habitamos relacionándonos. Siendo desde ese caer en la cuenta, que la arquitectura tiene que tomar partidas e integrar estas maneras de relacionarse, para así construir desde la convivencia.

Índice Bibliográfico

1.- Josep Lluís Sert, Le Corbusier (1942). La Carta de Atenas, el urbanismo de los CIAM.

2.- Hough, M. (1998). Ecología Urbana. En Naturaleza y Ciudad: planificación urbana y procesos ecológicos (páginas 5-32). Barcelona: Gustavo Gilli.

3.- Rossetti, F. (2009). Obras Recientes. En Arquitectura del paisaje en Chile: hacia un quehacer contemporáneo (páginas 38-55). Santiago :Ocho Libros Editores Ltda.

4.- Hernández, A (2009). Calidad de vida y Medio Ambiente urbano. Indicadores locales de sostenibilidad y calidad de vida urbana. Revista Invi. Vol. 24 (núm. 65), 81-111.

5.- Rozzi, R. (2016). Bioética global Y ética biocultural. Cuadernos de Bioética. Vol 27 (núm. 91), (páginas 339-355).

6.- Elórtegui, S., Marambio, B. (2019). Diálogo de los Oficios del Arquitecto y el Naturalista para la construcción de una arquitectura en cohabitación. Revista Planeo (núm. 39). Recuperado desde: http://www.revistaplaneo.cl/

Fichas de lecturas

Ficha 1

Título Carta de Atenas
Autor CIAM/Le Corbusier, José Luis Sert
Año 1942
Tipo Manifiesto
Sección Primera y segunda parte (manifiestos 1-70)
Resumen Manifiesto urbanístico, en él se exponen los problemas que conllevan las ciudades históricas en las distintas aristas urbanas, se reconocen los derechos y las necesidades de quienes las habitan, conciliando luego remedios y estrategias para una óptima calidad de vida. Se hace bastante énfasis en la importancia de los distintos tipos de áreas verdes para la sanidad fisiológica y mental del ser humano que habita en la ciudad.
Citas 1 "No se puede considerar un problema urbanístico más que remitiéndose constantemente a los elementos constitutivos de la región y principalmente a su geografía, que está llamada a desempeñar en esta cuestión un papel determinante: las divisorias de aguas y los montes vecinos dibujan un contorno natural que confirman las vías de circulación inscritas naturalmente en el suelo." (manifiesto 1)

2 "La geografía y la topografía desempeñan un papel de considerable importancia en el destino de los hombres. No hay que olvidar jamás que el sol domina, imponiendo su ley, todo empeño que tenga por objeto la salvaguarda del ser humano. Llanuras, colinas y montañas contribuyen también a modelar una sensibilidad y a determinar una mentalidad" (manifiesto 3)

3 "En el curso de los siglos, se añadieron anillos urbanos, sustituyendo la vegetación por la piedra y destruyendo las superficies verdes, los pulmones de la ciudad. En estas condiciones, las grandes densidades de población significan el malestar y la enfermedad permanentes." (manifiesto 9)

4 "Cuanto más crece la ciudad, menos se respetan las «condiciones naturales». Por «condiciones naturales» se entiende la presencia, en proporción suficiente, de ciertos elementos indispensables para los seres vivos: sol, espacio, vegetación. Un ensanchamiento incontrolado ha privado a las ciudades de estos alimentos fundamentales de orden tanto psicológico como fisiológico. El individuo que pierde contacto con la naturaleza sufre un menoscabo y paga muy caro, con la enfermedad y la decrepitud, una ruptura que debilita su cuerpo y arruina su sensibilidad, corrompida por las alegrías ilusorias de la urbe." (manifiesto 11)

5"Hay que buscar simultáneamente las mejores vistas, el aire más salubre teniendo en cuenta los vientos y las brumas, las vertientes mejor orientadas; por último, hay que utilizar las superficies verdes existentes, crearlas si faltan o reconstruirlas si han sido destruidas." (manifiesto 23)

6 "Las superficies verdes, que habrán sido íntimamente amalgamadas a los volúmenes edificados y que estarán insertadas en los sectores residenciales, no tendrán como única función el embellecimiento de la ciudad. Deberán desempeñar ante todo un papel útil, y lo que ocupará el césped serán instalaciones de uso colectivo." (manifiesto 37)

7 "Se trata no solamente de preservar las bellezas naturales todavía intactas, sino también de reparar los ultrajes que algunas de ellas hayan podido sufrir; por último, la industria humana ha de crear en parte lugares y paisajes según un programa." (manifiesto 40)

Ficha 2

Título Naturaleza y Ciudad: planificación urbana y procesos ecológicos
Autor Michael Hough
Año 1998
Tipo Libro
Sección Capítulo 1: Ecología Urbana (páginas 5-32)
Resumen En esta primera parte del libro, Hough desarrolla la problemática ambiental desde una visión urbana; afirmando la relación innegable que tienen las especies que habitan en el planeta, el autor insiste en los daños que los diseños urbanos han acometido hacia el ecosistema, y que es, desde su perspectiva, una consecuencia del aislamiento de nuestra sociedad hacia los valores medioambientales. Aquí Hough comienza a encaminarnos hacia un discurso de diseño que vele por la sustentabilidad y por el beneficio de las relaciones ciudad-naturaleza.
Citas 1 "Por un lado, que el punto de vista medioambiental es un componente imprescindible de los procesos técnicos, económicos, políticos y de diseño que dan forma a la ciudad; los procesos naturales que tienen lugar dentro de la ciudad, y que a menudo no son reconocibles, nos proporciona una base alternativa que permita modificar su forma y controlar su evolución." (Hough, p. 6)

2 "[...]debemos cuestionarnos los valores que han determinado la imagen de la naturaleza en las ciudades. Una comparación entre las plantas y animales presentes en un terreno abandonado que se ha regenerado a través de un proceso natural, y aquellos presentes en el paisaje de un jardín delantero de una zona residencial o en un parque urbano, revela que el terreno desocupado tiene, con diferencia, una fauna y flora más rica que el césped o que los parques urbanos." (Hough, p. 8-9)

3 "Creo que es el paisaje formalista que se ha impuesto sobre la diversidad natural original, el que necesita una rehabilitación. Resulta obvio que esta clase de paisaje tiene un lugar consagrado en la ciudad, y precisamente su aplicación universal a la hora de crear espacios urbanos, es el argumento más persuasivo para considerarlo como un paisaje abandonado." (Hough, p. 9)

4 "La diversidad presenta un sentido tanto social como biológico en el asentamiento urbano, puesto que los requerimientos de una sociedad urbana infinitamente diversa implican una elección. Calidad de vida significa, entre otras cosas, ser capaz de elegir entre un lugar y otro, entre un estilo de vida y otro." (Hough, p. 23)

5 "La percepción de la ciudad como separada de los procesos naturales que sostienen la vida, ha sido durante mucho tiempo un problema básico del pensamiento medioambiental. La experiencia urbana de "naturaleza" es en general una experiencia disneyficada: demasiado a menudo relegada a una visita al zoo." (Hough, p. 24)

6 "Viendo la naturaleza en su totalidad, es el entendimiento de las interrelaciones y conexiones entre la vida humana y la no-humana debe comenzar, por lo tanto, con los lugares en los que vivimos." (Hough, p. 25)

7 "En términos humanos, la consecuencias negativas de los cambios realizados por el hombre en el medioambiente se producen cuando son cambios aislados, [...] cuando los recursos necesarios para sostenerlo sólo tienen una dirección" (Hough, p. 27)

8 "El concepto que está detrás de los sistemas integrados es realizar dichas conexiones, buscar activamente mecanismos que permitan el desarrollo humano pueda realizar una contribución positiva al medioambiente que transforma." (Hough, p. 27)

Ficha 3

Título Arquitectura del paisaje en Chile: hacia un quehacer contemporáneo
Autor Fulvio Rossetti
Año 2009
Tipo Libro
Sección Capítulo 3: Obras recientes (páginas 38-55)
Resumen Rossetti plantea, desde el estudio de obras recientes en el país, una clasificación de paisajes habitados: interior, frágil, austero, reinventado, y realista. A partir de este desglose, y desde las propias obras, el autor concibe diversos partidos arquitectónicos que afirman y promueven la relación del hombre con su entorno natural.
Citas 1 "En la voluntad de respetar la naturaleza así como es, la necesidad de geometría, propia de cualquier ser humano al momento de intervenir un lugar, se convierte en complejidad y se manifiesta en composiciones de equilibrio y profundidad." (Rossetti, p. 42)

2 "Un principio simbiótico entre naturaleza y construcción es lo que da origen a una casa de veraneo con su relativo jardín en un roquerío de la costa de los Vilos. El conjunto se define como extensión de la naturaleza misma del sitio; aquí los claroscuros de las masas rocosas del acantilado marino prosiguen entre los volúmenes fragmentados de la casa, construida encima de él. Las plantaciones se apoderan de ella de la misma forma en que lo hacían con las rocas, por generarse, en una nueva escala, las mismas condiciones de humedad y asoleamiento." (Rossetti, p. 42)

3 "La reconstitución del paisaje y del medio ambiente natural, o la protección de este con las intervenciones necesarias para su goce, se genera, cuando es posible, con los mismos elementos del lugar. Dependiendo del ambiente se perfilan distintas maneras de enfrentar lo antrópico, en las que se mezclan el uso de los elementos de proyecto como límites al uso humano, reconstrucción del ambiente natural y mitigación de impacto de obras" (Rossetti, p. 44)

4 "[...] los proyectistas buscan entender los fenómenos relativos al paisaje en que intervienen, para reinterpretarlos en las formas visibles del proyecto. En el nicho que se genera entre el fenómeno real y el representado encuentra lugar un espacio de vida humana." (Rossetti, p. 52)

5 "Lo abrupto de la naturaleza se convierte en trama geométrica de líneas y ángulos [...] la geometría ofrece un reparo, lo que se traduce hasta en el arquetipo de la casa, al mismo tiempo, destaca lo natural." (Rossetti, p. 53)

6 "[...] la relación entre incidente geográfico e intervención de proyecto es tal de demostrar que es posible la convivencia de la naturaleza con la actividad del hombre y sus necesidades, culturales y programáticas a la vez, en un proceso que puede ser enriquecedor para ambos." (Rossetti, p. 55)

Ficha 4

Título Calidad de vida y Medio Ambiente urbano. Indicadores locales de sostenibilidad y calidad de vida urbana
Autor Agustín Hernández Aja
Año 2009
Tipo Artículo de revista
Sección Revista Invi vol. 24 num. 65,(páginas 81-111)
Resumen El autor enmarca las preocupaciones medioambientales en el contexto social, político y económico actual, relacionando la calidad de vida urbana y su desarrollo con la sostenibilidad ecológica que promueve en sus reformulaciones de diseño urbano. Hernández critica los indicadores actuales para la sostenibilidad y los replantea de manera jerarquizada y detallada.
Citas 1 "los espacios ganados por la urbanización no son recuperables por la naturaleza, aun cuando son abandonados lo natural no vuelve si no es de manera marginal y en una forma degradada, incapaz de reconstruir los ciclos de la vida en su magnitud original. Vivimos en un mundo urbanizado, en el que todo el planeta es puesto al servicio del sistema urbano-industrial y en el que cada día se pierden especies, suelos y capacidad de regenerar los materiales usados." (Hernández, p. 81)

2 "no es posible seguir oponiéndonos al ecosistema, impidiendo el paso del agua al suelo, concertando nuestros residuos para mandarlos lo más lejos posible, ignorando el ciclo solar, transportándonos constantemente en una continua espiral de consumo de lugares y por tanto de suelos." (Hernández, p.82)

3 "Abandonada cualquier reflexión sobre el medio ambiente de la ciudad o los efectos que su metabolismo tiene sobre el medio ambiente local y global, nos enfrentamos a una ciudad cuyo único objetivo es el desarrollo indefinido, que crece sobre su territorio de forma continua y desmedida y cuyo interior se abandona física y socialmente." (Hernández, p. 85)

4 "Este nuevo Proyecto de ciudad necesitará producir una transformación en la jerarquía y forma de las actuales estructuras urbanas; implicará la “Rehabilitación urbano-ecológica” de nuestras ciudades. Una rehabilitación porque no parece posible abandonar las estructuras urbanas sin gravísimos costos sociales. Y ecológica porque las bases estructurales del nuevo Proyecto de Ciudad nos obligarán a cerrar los ciclos naturales dentro de los espacios urbanos y a restaurar los efectos que la huella ecológica de la ciudad produzca tanto en su entorno como en el ámbito planetario." (Hernández, p. 85)

5 "El Medio Ambiente Urbano es el campo de acción para una Calidad de Vida en la ciudad, implicando no sólo la aplicación de los principios de sostenibilidad ecológica [...] Sino que también la articulación de la sostenibilidad de una estructura social y económica, buscando la transición no traumática del sistema" (Hernández, p. 86)

6 "Si queremos mantener o recuperar el carácter de la ciudad, el maremagnum de lo urbano, es necesario reconstruir el espacio urbano sobre el proyecto de la libertad y la solidaridad, al que incorporaremos la responsabilidad ecológica, fruto de la necesidad de implantar el proyecto de la sostenibilidad como única garantía de la supervivencia de sociedades y espacios." (Hernández, p. 100)

7 "La responsabilidad ecológica, no consumiendo recursos sobre su tasa de renovación ni produciendo residuos sobre la tasa de absorción del medio, mediante una nueva estructura urbana que garantice la calidad del entorno del ser humano, desde el barrio y la ciudad hasta la región y el planeta." (Hernández, p. 101)

8 "El urbanismo refleja espacialmente el proyecto de la sociedad que lo desarrolla, si en él no se recogen indicadores de recuperación de espacios, ya sean naturales o urbanos (rehabilitación), será que la sociedad aún está lejos de incorporar el proyecto de la sostenibilidad. Otro tanto ocurrirá con la Calidad de Vida, si el urbanismo no determina políticas claras relacionadas con la accesibilidad a las dotaciones y zonas verdes o la producción de viviendas adecuadas a sus ciudadanos y la recuperación de espacios para el encuentro o el paseo." (Hernández, p. 107)

Ficha 5

Título Bioética global Y ética biocultural: cuadernos de Bioética
Autor Ricardo Rozzi
Año 2016
Tipo Libro
Sección vol. XXVII, núm. 3 (pp. 339-355)
Resumen Rozzi introduce el trabajo de Alfredo Pardenas, proponiendo luego desde el enfoque de la ética biocultural, tres conceptos para una bioética global biocultural, reafirmando la realición humano-ecosistémica y valorando el concepto de los co-habitantes.
Citas 1 Principios de la ética biocultural y conceptualización de co-habitar (las 3H):

“La ética biocultural afirma el valor que tienen los vínculos que se conforman entre los diversos co-habitantes (humanos y otros-que-humanos), sus hábitos de vida y los hábitats donde estos tienen lugar.” (Rozzi, 2016, p. 341)

2 “La conservación de los hábitats y el acceso a ellos por parte de las comunidades de co-habitantes (humanos y otros-que-humanos) es la condición de posibilidad para la continuidad de sus hábitos de vida y bienestar. Por lo tanto, este imperativo ético debería ser incorporado en las políticas de desarrollo, socio-económicas y ambientales, como una cuestión de justicia eco-social.” (Rozzi, 2016, p. 342)

3 Yo abierto (hospitalidad, capacidad de oír, cercanía con el fundamento de la Ciudad Abierta) “En contraste con el encierro que genera una visión individualista de nuestros cuerpos y existencias, una concepción biocultural del yo abierto a la comunidad de co-habitantes genera una experiencia de estar acompañados. Cohabitamos con las aguas, los cisnes y una diversidad de seres humanos y otros-que-humanos. Formamos comunidades de vida. Nuestra salud es la salud de todos, nuestra alegría es la alegría de todos.” (Rozzi, 2016, p. 344)

4 “[…] debemos esforzarnos por comprender interconexiones entre las existencias humanas y de las demás especies, cuyas dimensiones han quedado olvidadas o negadas por las éticas antropocéntricas dominantes de la modernidad, y vuelven a recordarse bajo la concepción de una bioética global.” (Rozzi, 2016, p. 350)

Ficha 6

Título DIÁLOGO DE LOS OFICIOS DEL ARQUITECTO Y EL NATURALISTA PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA ARQUITECTURA EN COHABITACIÓN
Autor Bruno Marambio y Sergio Elórtegui
Año 2019
Tipo Columna
Sección Revista Planeo Nº 39 Ciudad Animal
Resumen Desde un emplazamiento natural, los autores afirman la importancia de pensar un modo de habitar que valore el diálogo entre el hombre y las entidades naturales en una arquitectura consciente de la cohabitación.
Citas 1 “El propósito de esta postura es poder observar y crear, diversas formas de habitar del ser humano en conjunto con la naturaleza, para ver en qué medida se puede pensar en un espacio que acoja al ser humano, pero que también pueda contener a estos otros seres a través de pensar un lugar que signifique una invitación a la naturaleza a relacionarse y a habitar, por ende, cohabitar en propiedad.” (Marambio y Elórtegui, 2019)

2 “Dada esta importancia es que podemos entender la ciudad como el sistema propio de una especie, el ser humano, pero que inevitablemente entra en relación con otros sistemas, como lo son la geografía, los vientos, los pisos de vegetación, las zonas de inundación y la biodiversidad biológica, entre otros. Si bien la ciudad está siempre en diálogo con estos sistemas naturales, la reacción que se puede tener, o el desconocimiento de estos puede significar un problema para la propia ciudad” (Marambio y Elórtegui, 2019)

3 “La atención es al conocimiento de la cohabitación en una etapa previa al desarrollo de la arquitectura y que permita repensar la ciudad como un sistema en relación. La importancia de entablar estas relaciones no radica ya en que la naturaleza se pueda perder, sino porque la ciudad y la arquitectura debieran ser sistemas integrales insertos en los sistemas naturales.” (Marambio y Elórtegui, 2019)

4 “[…] creemos que la arquitectura que se posiciona en entornos naturales, debe sustentarse a través del diálogo-camino transdisciplinar para poder construir obras que colaboren y articulen el territorio. El encuentro de la arquitectura y el diseño junto con el oficio del naturalista, trabajan en un modo distinto de mirar la arquitectura del paisaje, no para simular o camuflar una convivencia, sino para celebrar la real cohabitación.” (Marambio y Elórtegui, 2019)

  1. Esta discusión bibliográfica forma parte del proyecto de título Centro de investigación y avistamiento de la avifauna del humedal, que se centra principalmente en la conservación y difusión del humedal de Mantagua.