Antonio Olivares Díaz-La naturaleza de la obra en el espacio

De Casiopea
Revisión del 18:45 16 dic 2019 de Antonio Olivares Díaz (discusión | contribs.) (Página creada con «{{Tarea |Título=La naturaleza de la obra en el espacio |Número=2 |Asignaturas Relacionadas=Presentación de las Vanguardias |Cursos Relacionados=Presentación de las Vang…»)
(difs.) ← Revisión anterior | Revisión actual (difs.) | Revisión siguiente → (difs.)



TítuloLa naturaleza de la obra en el espacio
AsignaturaPresentación de las Vanguardias
Del CursoPresentación de las Vanguardias a la Contemporaneidad 2019
CarrerasArquitectura
2
Alumno(s)Antonio Olivares Díaz

La Naturaleza de la Obra en el Espacio

Un cambio de percepción en la relación entre la obra y su entorno, natural, conceptual.

<Fig.1> Laszlo Moholy-Nagy. Sin título, 1928. MoMA

El siglo XX junto a todos los nuevos modos creativos, tanto materiales como de pensamiento, trae consigo al mismo tiempo nuevos problemas y búsquedas de conocimiento. Es en el punto de las respuestas respecto a las soluciones para el proceso y modo creativo que me enfoco en la Bauhaus respecto a los nuevos conocimientos “exactos” en relación con las “relaciones trascendentales”, relaciones que se basan en este ensayo respecto a la creación, figuración y representación de la forma habitable para con el entorno, más en específico y centrándome en la relación de la arquitectura y las líneas con la naturaleza, con el entorno y el ambiente, en la relación con lo que crea la escuela de la conciencia entre el habitar y crear.

Éstas nuevas respuestas corresponden a nuevas relaciones otorgadas gracias a una mayor flexibilidad que rompe con los rígidos cánones que hasta entonces responden a una determinada tradición, metodología del qué y cómo hacer las cosas. En estos nuevos preceptos entra en juego la idea de que no se debe imponer ni enaltecer la “obra única” ni la realización individual, más bien bajan de aquellos escalones de la tradición. Se busca una realización y respuesta de uso común, de utilización de tipo común, de evolucionar hacia lo estándar, una nueva atmósfera que comprenda la base de las nuevas condiciones técnicas, económicas y sociales. La Bauhaus se convierte en punto y quiebre de convergencia de estas nuevas fuerzas y modos creativos, que albergan el progreso técnico al mismo tiempo con una fuerte responsabilidad social.

La planta del Museo de Arte Moderno <Fig.1> da cuenta del diálogo entre la obra y su entorno, de una nueva mano del hombre clara ante la presencia de la naturaleza, naturaleza que podría considerarse como un elemento constructivo más ya que ésta se incorpora en función de la obra, objetivo y uso.

La relación de lo interior con el exterior generan un concepto de dualidad entre el trabajo y la mano del hombre con el orden de lo natural. Acá comienzo a conformar el análisis de esta temática; la forma sigue la función, de esta manera se concilia un balance, un equilibrio entre la creación, lo arquitectónico “el edificio” con el exterior, con su entorno, con lo natural-naturaleza, como en el caso de la obra que escogí “La Casa de los Maestros” de Walter Gropius <Fig.2>. La obra pretende el reflejo de la búsqueda en la naturaleza de lo moderno, una propuesta tanto reflexiva como compleja al mismo tiempo, una suerte de síntesis entre arte y técnica. La obra trabaja esta dualidad entre lo construido por el hombre, que dialoga con la naturaleza igualmente concibiendo un total pero esta vez el contraste entre ambos es geometría, ortogonalidad, pureza del blanco en contraparte a lo orgánico del entorno en el que se emplaza. La función predomina sobre el ornamento y los conceptos tradicionales.

<Fig.2>1926. Casa de los Maestros de Moholy-Nagy - Feininger.

La arquitectura comienza de cierto modo a converger a lo esencial, a sí misma, alejándose de la ornamentación como algo extra o mero “adorno”; comienza a referir a la importancia de la función y en este punto, a tiempo en que se mezcla y conspira junto al entorno, a que lo puramente ornamental pase a ser y a prestar servicio a lo funcional, a lo estructural. Ya no se pretende una profunda y sincera experiencia que luego de paso nuevamente a un sistema de ideas, pensamiento y producción reiterativas y caducas desprovistas de todo significado o pretensión de constructo contemporáneo. La creación auténticamente relacionada con el entorno, no puede basarse en reiteraciones ni fórmulas, sino por el análisis consciente, el juicio reflexivo y la contemplación al mismo tiempo de diversos aspectos, el criterio debe ser si la función determinada recibió su forma adecuada, sabiendo liberarse correctamente de los formalismos.

La Casa de los Maestros se resuelve a partir de esta nueva metodología, donde el resultado de la obra es puro y en sí mismo desde cierto punto de vista. Nacen nuevas posibilidades de relación entre la obra y la naturaleza. El ornato pasa a ser una característica de la que se encarga la naturaleza. Las cuatro casas que conforman este conjunto que se emplaza en una parcela ubicada en un bosque de pinos, en un predio muy cercano al Edificio de la Bauhaus en Dessau, dan cuenta de esta dualidad y armonía lograda <Fig.3> y <Fig.4>.

<Fig.3>1926. Casa del Maestro Gropius
<Fig.4>1926. Casa de los Maestros de Klee y Kandinsky.


Existen estos volúmenes de fachadas que construyen espacios interpenetrados entre exterior e interior. Se construye un umbral que responde al cambio de ritmo entre ambos espacios. Los vanos pintados negro otorgan rasgo con espesor de la profundidad. Planos sencillos, líneas rectas, geometría pura que se desarrolla entre la intersección de volúmenes que integran los elementos arquitectónicos.

Todo este razonamiento se lleva a cabo a partir de cuáles son las funciones principales que buscan resolver las obras, el porqué de lo necesario de replantearse, y buscar nuevas formas de dar solución a las necesidad de las personas. El construir es para habitar. La principal tarea de la arquitectura es resolver el espacio a partir de la construcción de éste entregando el confort necesario, hacerse cargo de cómo se habita y de métodos para construir. Al romper con el canon establecido y la tradición se logra dar con lo esencial de esto.

Esta es una reforma de cómo se construía hasta ese entonces y qué es lo que estaba establecido tanto cultural, como política y socialmente. Las influencias ante el obrar son diversas pero existen experiencias sensoriales básicas a las que se deben atender. Hay que tener dominio y conocimiento interdisciplinario para hacer hacerse cargo de la obra.

La herramienta de observación, al igual que la revolución de los métodos que he reflexionado, da cuenta de estas analogías y metodologías que permiten traer a presencia cualidad del espacio, naturaleza, arquitectura, y extraer lo esencial de ello, lo puro y esencial del espacio que habitamos a la obra.

Bibliografía

  1. Moholy-Nagy, László. (1929) La nueva visión.
  2. Pevsner, Nikolaus. (1936) Pioneros del Diseño Moderno.