Amereida II

De Casiopea

Tabla de Contenidos

Página 1

Amereida
Volumen Segundo

Página 2

Página 3

Y entonces nos cruzó la barcaza
con camiones de E.N.A.P.
Ver de frío
Espuma
humo de agua
bajo agua
vuelcos
convulsos
volcanes
de agua
bajo agua
Albatros
separado.
Y a Kilómetros
por el asuelo
entrando al centro.
Cielo arrojado
rojez
oasísmico

Página 4

cerrojo de caos
¿Centro del tiempo? ¿Amereida? ¿Cruz sobre la Amereida? No tan sólo para una vista cartográfica y casi cosmonáutica; sino cruz reproducida en todo puesto, en todo lugar: llevada a todo lugar
la estrella cardinal la estrella de los cuatro ángulos del tiempo en la jornada rectangular
por nuestra trapa de nueve frentes nuestra muda espera políglota nuestra girante rosa de los vientos nuestra veleta que inviste las ciudades en todo sentido trazando signos sobre las casas apropiándonos hasta el acabóse el papel de ángeles tomando a nuestro cargo “realizar” las promesas figuradas desde siempre encajando sobre el terreno el macrocosmos y el microcosmos
ayuntando aquí la piedra cruda con la prescripción del allá atornillando las mitades desiguales la una a la otra para que haya un signo; hombres habían muerto dejándonos sus nombres so-

Página 5

bre sus nombre andábamos como los chinos sobre el puente de sus ahogados
cada uno hablaba su lengua y todos la comprendían

Dylan
( ‘Libertad’ )
( ‘Control de sí mismo’ ).
otra cosa

nuestras posibilidades
guijarros en nieve,
más gentiles que lana.

palabras de cielo son nieve
la voz del centro es llama

Página 6

Me acuerdo de una niña chica
Le besó el dedo gordo
el dedo gordo del gigante
nativo de Tierra del Fuego,
Isla de Fuego.
Y oh for a muse of fire,
jugando en el yermo como una niña chica,
loca por su salvaje, su gigante -
( " ¿ Y cómo llamaré a tu dedo gordo  ? " ) :

Magallanes quería llegar a un lugar;
Magallanes descubrió cómo
Hay una estatua de Magallanes en la Plaza de
Punta Arenas.
Allí. Sobre las arenas amarillas.
Su barba de plomo es maciza.
Su cara de plomo manda.
- a ninguna parte  :

Página 7

Saber es una actividad humana.
Crecer, una divina.
Oh aguas de aguas, oh aguas al vino :

Sobre sus muslos,
muslos de un natural de la Isla de Fuego.
un arco
yace:

¿Qué pensamiento, qué sentimiento, qué puede dar
gracias o decir lo que es ver, ver a ojos vistas,
de cuando en cuando, como un signo sobre el cami-
no, la proximidad de la Musa que así señala que
ella no olvida, que no está lejos?
¿Y qué decir cuando uno es filósofo y la Musa no
es pensable y sin embargo no paran de hablar to-
dos los signos AUN HOY?
América no tiene pasado: no tiene historia. La
historia no es historia de voluntad - “ Cómo no

Página 8

creer en la voluntad? ” es una pregunta que pre-
gunta “ ¿cómo hacer para no creer en la voluntad?
Respuesta : Sabiendo lo que es la historia o cre-
yendo en la Musa

Musa la báscula del cielo, el vien-
to transbordador - a su guisa - de nuestras Vis-
tas, esta aguada cuando entreabro con el gato mis
ojos, aquella que lo acarició, la profusión que
las obras alinean en secuencia interminable de con-
ciertos, en poemas reiterados, en fila india, ra-
sa y clarificada, hacinada sobre telas, sobre pie-
dras, sobre maderas, sobre papel de música, inoc-
tavos de Linneo, vitrinas de Aristóteles, legajos

Musa el viaje moral donde los sue-
ños son de día y el creciente coraje en la espal-
da, la exactitud poética de la tierra que pasa por
la cabeza, la noche de Pampa revelando la distan-

Página 9

cia, la mesa sin mujer donde cada uno sabe cuánto
le cuesta hablar, este descanso de calma a una
cierta profundidad de la tormenta, la paciencia
de los colores que asiste a nuestra elección, la
napa de humus repuesta cada mañana, el valle que
es preciso descender
hoz de ceniza
( la homoni-
mia flemática en la lengua que es la jocundia co-
mo la esfinge famosa, la hospitalaria paranomasia
semejante al puzzle abandonado por los niños, la
aceptación en la que toda cosa reposa en la ambi-
güedad del genitivo, la admirable erosión siempre
original que extrae del latín el español y el por-
tugués
Musa el cerebro tierno donde todo
escapa, la penuria otorgada al decidor, la audacia
a la que se presta la gramática, mi confianza en

Página 10

no querer pensar, las respuesta migratorias, pues
que la misma picazón de las fosas nasales se ofre-
cen al dicho.
Que todo sea verdad - comprendida
la tramposa ternura del adiós.

Apelo
la libertad espaciosa del
espacio libre; toda terraza, toda escalinata “des-
prende” para mostrar esta multiplicidad discreta
que nos deja entrar y salir, dejar, alejarnos, a-
cercarnos - ¿no le molesto? - Musa este vacío
y la historia de las musas, los tes-
timonios crónicos, que el espíritu sea espíritu
de naciones y el espíritu de naciones Idea, todo
nacimiento enhada una almohada larga situado ba-
jo nueve dones de madrinas provincianas
irrefuta-
bles; a cuanto sucede a los pueblos, y la in-

Página 11

tervención de libros - la historia, entretanto,
este “collage” de novedades - y el plan ordinario
de las invenciones, la llegada realmente sorpren-
dente de Filoctetes o de Joyce, el gesto imprevis-
to de Aquiles o de Tintoretto
tinta tiñe Orea Auray
tienda foresta stentor Loro Tyndaro Pandora
Tintoretto
pero la cosa no cesa de cautivar los
signos y el nombre “significante” no es una presa,
ningún hombre jamás lo ha creído, pero las cosas
contadas lo aluden y “aquello” es tomado en la le-
yenda muda de los sitios, en la malla del invisi-
ble “simpático” que sostiene en secreto como un
padre fiel la fantasía de los contornos, el poder
del invisible menos concluído que todo trabajo,
la excesiva promesa de los nombres, el innombrado
de las especies aún escondidas que esperan a su
vez subir al claro de los hombres

Página 12

En Sombrero
dijo Elvio Leiva
“Springhill
primer pozo chileno
Springhill
los Manantiales
diciembre 29
año 45
lo habrán visto a su izquierda
y a Sombrero
los construímos
entre el 57 y el 61
Comienza
por geología
los geólogos
desde octubre
cuando el tiempo se afirma
hasta marzo
a caballo

Página 13

o en scooter
o en jeep
área de exploración
protozoarios
de orden inferior
y por geofísica
movimiento sísmico
artificial
explosión
se producen
ondas mecánicas
en toda dirección
refracción de la onda
registrada por geófono
haciendo
veces de galvanómetro
transformando las ondas mecánicas
en ondas eléctricas
resulta sismograma

Página 14

para que pueda repetirse
en el laboratorio
dejando ruido nítido
interpreta la onda en distintos estratos
de corteza terrestre
onda
sondeando
profundidad
las aproximaciones
matemáticas
Y nosotros ubicamos el rebote
el rebote de onda
en capas inferiores
El petróleo se origina en sedimentos marítimos
plantas
grandes cardúmenes
por cataclismo
anticlinales
lechos de agua salada

Página 15

y el petróleo entrampado
capas impermeables
por sucesivos cataclismos
emigra
y a pesar de la técnica
no hay hoy
detector infalible
y la intuición perfora
así en Río Rubens
4000 metros
Uds. lo habrán visto
perforación
equipos
plataforma de torre
la mesa rotatoria
desde arriba
le vamos dando peso
y el gas sale
de la última etapa de separación

Página 16

para licuarlo
habría que comprimirlo
no resulta económico
Un yacimiento es
una botella de soda
hay que meterle gas
para sacarle líquido
Y hay 2 tipos de trabajadores  :
Yo, por ejemplo, poblador,
pobladores,
los que viven aquí con familia  :
y hombres solos  :
al mes
23 días
aquí
y 7 en Punta Arenas

6 de Agosto Sombrero

Página 17

Página 18

Página 19

Página 20

Página 21

Página 22

Página 23

Página 24

Página 25

Página 26

Página 27

Página 28

Página 29

Página 30

Página 31

Página 32

Página 33

Página 34

Página 35

Página 36

Página 37

Página 38

Página 39

Página 40

Página 41

Página 42

Página 43

Página 44

Página 45

Página 46

Página 47

Página 48

Página 49

Página 50

Página 51

Página 52

Página 53

Página 54

Página 55

Página 56

Página 57

Página 58

Página 59

Página 60

Página 61

Página 62

Página 63

Página 64

Página 65

Página 66

Página 67

Página 68

Página 69

Página 70

Página 71

Página 72

Página 73

Página 74

Página 75

Página 76

Página 77

Página 78

Página 79

Página 80

Página 81

Página 82

Página 83

Página 84

Página 85

Página 86

Página 87

Página 88

Página 89

Página 90

Página 91

Página 92

Página 93

Página 94

Página 95

Página 96

Página 97

Página 98

Página 99

Página 100

Página 101

Página 102

Página 103

Página 104

Página 105

Página 106

Página 107

Página 108

Página 109

Página 110

Página 111

Página 112

Página 113

Página 114

Página 115

Página 116

Página 116

Página 117

Página 118

Página 119

Página 120

Página 121

Página 122

Página 123

Página 124

Página 125

Página 126

Página 127

Página 128

Página 129

Página 130

Página 131

Página 132

Página 133

Página 134

Página 135

Página 136

Página 137

Página 138

Página 139

Página 140

Página 141

Página 142

Página 143

Página 144

Página 145

Página 146

Página 147

Página 148

Página 149

Página 150

Página 151

Página 152

Página 153

Página 154

Página 154

Página 156

Página 157