Amereida Clase 8 / El Hecho es un Regalo

De Casiopea
Revisión del 10:32 25 may 2014 de Nicosky (discusión | contribuciones) (Página creada con «{{Tarea |Título=Amereida Clase 8 / El Hecho es un Regalo |Asignaturas Relacionadas=Taller de Amereida, |Cursos Relacionados=Taller de Amereida 2014, |Carreras Relacionad...»)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)



TítuloAmereida Clase 8 / El Hecho es un Regalo
AsignaturaTaller de Amereida
Del CursoTaller de Amereida 2014
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Nicolás Molina

La última clase de Amereida termina con la frase “Cualquier cosa que es no podría haber sido de otra manera”, y yo inicio este texto a partir de esta certidumbre.

¿Cómo es que aquello que nos ocurre constantemente es recibido como un regalo dentro de nuestras vidas? 

El tomar cada acto una posibilidad pareciera ser algo idílico. Tomamos lo bueno como una ganancia y lo que nos molesta y disgusta como lo que viene a provocarnos algún mal. Pero existe un punto de inflexión en todo esto, y es que nos ocupamos sólo de aquella particularidad que nos “viene mal”, enfocándonos solo en ello y no en una totalidad.

Es en este punto donde establezco una relación con lo que dijo Sergio, Biólogo que se presentó aquel día en Ciudad Abierta: “La ciencia biológica cada vez más preocupada de las partes y no del organismo”. Existe una alusión a la actualidad, nos cuestionamos el por qué de una situación dejando de lado el contexto en el que nos enmarcamos, siempre hay algo más grande que determina o encadena otras situaciones singulares, es por esto que “cualquier cosa que es no podría haber sido de otra manera”, existe algo detrás que nos invita a tomar aquello que nos ocurre no como un problema sino que viéndolo como potencia.

Actitud o ethos frente a cualquier situación o cosa, sabiduría para poder valorar cada momento dentro del tiempo. Idea apoyadas en un libro muy apreciado, Siddhartha de Herman Hesse, donde se presentan las actitudes del budista para llegar al Nirvana: la amabilidad y ternura, la compasión, la alegría benévola y la ecuanimidad ante cualquier suceso.