Alvaro Aedo R, Amereida Vll

De Casiopea
Revisión del 15:15 26 may 2014 de AlvaroAedo (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)



TítuloAlvaro Aedo R, Taller de Amereida Vll
AsignaturaTaller de Amereida
Del CursoTaller de Amereida 2014
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Alvaro Aedo

Clase 1:

La tarea del poeta y del filósofo habérselas con lo asombroso, lo maravilloso.


El encontrarse ante lo maravilloso exige estar dispuesto a ver y a oír o más bien tener todos los sentidos despiertos y dispuestos a recibir lo desconocido como parte de nosotros. Estar abiertos a recibir la realidad que nos rodea, he ahí la labor del poeta y el filósofo, ver las cosas tal cual son, pero más aún abrir a otros dicha visión. La pregunta es de qué forma aparece el asombro, que muchas veces queda cubierto tras el velo de lo cotidiano, ya que el verdadero asombro no es simplemente sorprenderse ante aquello nuevo y desconocido, es también saber re encantarse, ver lo nuevo y lo maravilloso en aquello cotidiano. De cierta forma la observación posee dicha cualidad, busca algo nuevo, asombrarse con una cualidad encubierta por lo cotidiano. Entonces pensamos, como el poeta y el filósofo logran traer a presencia el asombro para abrir a los oficios el quehacer original, la palabra, la palabra que abre, pero no solo palabras “porque si todo fuera palabra el mundo se vendría abajo”, por eso la palabra junto al acto, en un intento de ir al Unísono. Este abrir el mundo, o más bien los sentidos para ver el mundo, aparecen con claridad en la alegoría del mito de la caverna de Platón, en el todo lo que vemos son sombras de la realidad proyectadas en una caverna, entonces el filósofo se libera y ve la luz, luego de ser cegado por ella intenta advertir a los otros, pero estos acostumbrados a ver nada más que las sombras lo dan por loco y lo matan. Así la poesía y la filosofía nos hacen preguntarnos porque las cosas son, “solo piensa aquel en cuyo corazón tiembla la pregunta de porque hay ser y no nada”. En el calce entre la esencia, la idea de las cosas y su ser, puede aparecer el asombro, apareciendo sobre la propia posibilidad de su desaparición.

Citas: A Cadena Perpetua, Capitulo: La Filosofía.



Clase 2:

El asombro une a los artistas y científicos, los buscadores de lo desconocido.

La ciencia y el arte tienen un punto en común, el asombro, escudriñar la realidad. Esta es la relación entre dos elementos que aparecen distantes en un primer momento pero que se acercan en su realidad de buscadores de lo desconocido. El aparecer de este desconocido causa el asombro, siendo traído por la palabra de los artistas y los científicos a todos, en esta búsqueda se busca el exponer, el dar a conocer a otro aquello desconocido apareciendo el asombro como regalo, el asombro presente.

Este punto donde convergen la realidad del artista y la del científico en si mismo es un desconocido es el encuentro de dos elementos distantes. Una cosa es bella cuando se parece al encuentro fortuito de un paraguas y de una máquina de coser sobre una mesa de operaciones, así esta relación entre la poesía y la ciencia es bella por el hecho de ser, de existir. El cambio del entendimiento del entorno hace aparecer la belleza que es regala por los buscadores del desconocido, la búsqueda de una respuesta, o simplemente el hecho de buscar nos revela una dimensión que antes quedaba cubierta, este constate revelar es lo que nos mantiene en la abertura que nos permite la creación del original. Un original que trae a presencia la belleza de su origen, la relación de dos elementos distantes. Ahora queda la pregunta cuál es la respuesta correcta, por esa misma razón creo que la pregunta en sí misma es suficiente para abrirnos a la búsqueda del desconocido. Citando a Godofredo Iommi diría que la respuesta verdadera, es probablemente.

Citas: A Cadena Perpetua, Capitulo: La ciencia.


Clase 3:

Codificación 

La comprensión de un código, está dada por su generación, la expectativa que no siempre calza con la realidad nos dice que un código es hecho para el entendimiento de un grupo específico. Así es fácil caer en la cuenta de que muchas veces el lenguaje tiende a codificarse para el entendimiento de un grupo determinado de personas. En la ciudad nos encontramos con infinitas formas de información codificada, pensemos en algo que puede quedar cubierto usualmente por el velo de lo cotidiano como un semáforo, los colores verde y rojo nos indican con claridad el avanzar y el detenerse respectivamente, indiferentemente si somos un vehículo o peatones, este entendimiento de un código está dado por un acuerdo social tácito, no cuestionamos la información ni su proveniencia y el proceso de traducción es inmediato, si está en rojo debo detenerme, el código a alcanzado tal claridad que rige a todos. A este se le suman muchos otros códigos urbanos, los sonidos del metro (diferentes para cada tipo de tarjeta), los murales, la simbología de los autos, las matemáticas, etc. Ahora el dilema surge cuando el código aparece sin un acuerdo previo, cuando quedamos enfrentados a información que no sabemos interpretar, lo desconocido. Ahí aparece una red asociativa de lo conocido de la que se debe ser consiente. Cuando quedamos frente a un código del que no somos parte aparece la intención es su entendimiento, cuando el hombre queda enfrentado a la realidad de que todo tiene información codificada, en el caso de los humanos es el ADN, forma de codificación de información usada por otros seres vivos para la transmisión de su información genética. Con esta simple afirmación se abre la pregunta de qué forma todo está conectado, “quizás no son diferentes cosas, sino una sola que toma diferentes formas.”

Citas: A Cadena Perpetua, Capitulo: La Filosofía.


Clase 4:

Existe la idea de que la sociedad esta modelada solo por su entorno entonces podemos cambiar al hombre cambiando su entorno, pero todos los intentos han terminado en dictaduras. Los niños son como hojas en blanco, siendo víctimas de experimentos educativos.

Si intentamos saber quiénes somos podémonos construir un mejor mundo, pero también debemos saber dónde estamos. Antes se creía que la identidad del hombre estaba solo definida por su entorno, que el entorno social, el lugar donde nacemos, con quienes nos criamos, y todo lo que nos rodea define quienes somos, de ello se desprende que cambiando el entorno de cualquier persona podríamos cambiarla. Esta idea seguida de un plan para modificar el entorno ha aparecido varias veces en la historia sin concreciones positivas, decantando en dictaduras, matanzas y diferentes métodos erróneos para forzar un pensamiento. Entonces para identificar los factores que inciden el ser, debemos preguntarnos primero, quienes somos. De cierta forma creo que la pregunta no apunta a la búsqueda de quienes somos, sino a identificar nuestra esencia, desde mi perspectiva, ser se trata más de la construcción del ser que de la búsqueda del ser. Identificando estos elementos, como lo son nuestra familia, país, apariencia, etc. Nos damos cuenta que algo se escapa de nuestro ser, algo que surge del encuentro entro lo físico y lo social pero no corresponde a ninguno de los dos, eso indescriptible es nuestra esencia.



Clase 5:

El aparecer y la creación de la palabra, ver algo y nombrarlo como tal, árbol. La Inmensidad La profundidad El número La proporción La novedad El movimiento Lo orgánico

Los siete sentidos para que alguien sea moderno, abren el mundo a nuestra percepción, la única forma de dar nombre a las cosas es estar consiente de ellas, a través de nuestros sentidos. En lo cotidiano quedamos enfrentados al desconocido, salir en la búsqueda de su entendimiento, nuestro deber, no debemos dejar que el velo de lo cotidiano cubra el asombro del mundo que nos enfrentamos a diario, que cubra nuestros sentidos y dejar de ver, más aun observar. Por eso damos nombre a las cosas para hacerlas aparecer, para que su existencia se concrete y se manifieste.

En nuestra experiencia, año a año salimos a dar nombre a lo desconocido, en las travesías. Aquello que nadie antes a nombrado, recibe su nombre, resultado de la observación, del estudio real del lugar, pero no es solo dar nombre, es armar una relación clara, es la sintaxis, que da fluidez a nuestras palabras, a nuestros nombres de los desconocidos que quedan atrapados, capturados, pudiendo apropiarnos del conocimiento adquirido a través de la palabra, de la afirmación unida con fluidez. Pero la palabra poética tiene la claridad del decir el poeta dice lo que quiere decir, lo que nombra lo debemos leer tal cual, tal como cuando nombramos en travesía, no quedamos sujetos a la interpretación, “Para leer la poesía suspenda su incredulidad”, quedando en claro que salimos a nombrar América, una afirmación que es lo que es.

Citas: A Cadena Perpetua, Capitulo: La Poesía.


Clase 6:

Coraje de improvisar, de ser originales de dejarse atravesar por el abismo espesura, saber, saber que el camino nunca es el camino y que saber eso es muy difícil.

“Como dice Bolivar El destino del ser americano es emigrar” he ahí un primer acercamiento al ser americano, el vivir en viaje, en un constante ir a través de la américa desconocida, es en este constate ir donde aparece el improvisar, el saber que se va a lo incierto. Esta realidad difícil de comprender se nos presenta en la travesía. En ella se nos presentas diferentes dimensiones reunidas en un acontecer, desde lo cotidiano como la comida, los baños y el lugar de dormir, también aparece el oficio en el trabajo de construcción y en la planificación, entre otras dimensiones. Todas ellas previstas y pensadas para que funcionen, pero el lugar nos reta a improvisar a hacer aparecer algo nuevo que no estaba en los planes, ahí es donde la poesía unifica los aconteceres de la travesía, a pesar de las adversidades se construye una dimensión del total. Como ejemplo traigo a presencia nuestra travesía de segundo año de Arquitectura 2013, nuestro entornador, estaba pensado para estar despegado del suelo, pero el clima del lugar, el viento, no nos dejó levantarlo, quedando apoyado en un lado, esta improvisación dada por el lugar que en un comienzo era desconocido, nos regaló una dimensión que no estaba pensada, apareció una zona de descanso y recogida del cuerpo, de este modo la improvisación saca lo positivo de lo adverso, dándole nombre, haciendo que aquello que parecía fallar se vuelva virtud, haciendo que la palabra construya aquello que es nuevo, desconocido incluso para los que lo construyen. Así lo abismal de América nos reta a reconstruir, tal como se tuvo que reparar el entornador dañado por el viento o tal como “se reconstruyo siete veces el ágora de tronquoy.”



Citas: A Cadena Perpetua, Capitulo: Amereida.



Clase 7:

Densidad semántica, un verso puede decir ahora una cosa y luego otra, según el oído que queramos prestarle.Abrir América a través de preguntas, no respuestas., aparecen relaciones dependiendo del oído que queremos dar.

En una primera instancia suena complicado comprender la aparición de las cosas dada por nuestra voluntad de querer oír. Pero la palabra poética construye relaciones de tal forma que en diferentes instancias puede tomar el significa adecuado para la situación, de cierta forma la palabra construye un calce con el momento, por eso la poesía atraviesa a todos con la palabra, pero a cada uno de forma diferente, como individuos retenemos aquello que nos parece de interés, pero en su esencia la palabra poética es. Constructora de mundo, en diferentes aspectos que abarca incluso sin saberlos, ahí aparece la asociación de cosas distantes, como de un paraguas y una máquina de coser en una mesa de operaciones.



Clase 8:

Vamos a buscar aquello que creemos que nos espera, El origen americano tiene mucho que decirnos.

El regalo aparece al encontrarnos con algo no buscado, al aventurarse en lo desconocido aparece parte del origen americano y ser americano es ser emigrante, he aquí parte de nuestra esencia, es el constante ir, pero con los sentidos abiertos a encontrarnos con lo desconocido de esta forma podemos entender la realidad desde el origen, a pesar de ser una tarea compleja. Entonces aparecen nuevamente las travesías que nos aproximan a lo incierto, sabemos a donde vamos pero no que nos espera, porque lo incierto se manifiesta en todos los ámbitos, el clima, la planificación, el lugar, la ruta, etc. Ahí es cuando aparece un encuentro con lo desconocido, al aventurarnos en la realidad americana.