Alejandro Miranda. Fundamento Creativo Mg Náutico & Marítimo

De Casiopea



TítuloAlejandro Miranda. Fundamento Creativo Mg Náutico & Marítimo
AsignaturaPoética General
Del CursoPoética General Mg 1S 2016
CarrerasNáutico y Marítimo
3
Alumno(s)Alejandro Miranda

El agua como elemento de centralidad urbana

Circular en contemplación

Programa de Magíster en Arquitectura y Diseño mención Náutico y Marítimo, profesor guía Boris Ívelic K.

Archivo:Ola lúdica.jpg
Bufones de Pría, Asturias, 2016. Cristina Bravo Sánchez

Nota previa

La siguiente tesis desarrollada en la ciudad de Valparaíso, trata de la posibilidad de fundar a partir del agua, de contemplar la rompiente y sus efectos sobre el área acotada entre el Muelle Prat y Barón, de relacionar la trama urbana de la ciudad mediante el uso de distintos sistemas de transportes urbanos, tanto terrestres, marítimos y aéreos (suspendidos) como los teleféricos. Las circulaciones y recorridos, son reordenados a partir de la proposición de espacios públicos de mar definidos como nodos de agua, los cuales se proponen para dar cabida a las pausas y detenciones de la gente. Dar cabida a los encuentros en situaciones de distintas escalas, medios, contemplando los movimientos de la ciudad, sus energías y la complejidad del lugar.

Archivo:Terminal 2 2016.jpg
Proyecto Terminal 2, Valparaíso, 2016. http://www.portvalparaiso.cl/

Se trata de un proyecto urbano con dimensión marítima, en el que se atiende la posibilidad y oportunidad de crear un nuevo frente costero como contrapropuesta al Terminal 2, proyecto que plantea un frente portuario cerrado a la ciudad y que se encuentra actualmente en proceso de revisión y aprobación por los organismos respectivos locales, nacionales e internacionales (UNESCO). El proyecto del Terminal 2, emplazado frente a la actual Av. Errázuriz de Valparaíso, entre el Muelle Prat y calle Edwards (sector de Plaza Victoria y Plaza Simón Bolívar), pertenece a la Empresa portuaria EPV, concesionaria que impulsó el estudio y desarrollo de tres mega proyectos de terminales marítimos de contenedores en toda la bahía de Valparaíso.


Esta contrapropuesta, tiene su origen en la necesidad de abordar al Pacífico como una oportunidad de desarrollo de la ciudad y sus habitantes en toda la complejidad del borde costero y no sólo, como respuesta al programa de puerto. Se trata de un lugar de encuentro, en todo el borde mar de la ciudad, que integre las distintas energías urbanas involucradas en las rutas y viajes del diario vivir.

Abstract

Alberto Cruz en su “Estudio urbanístico para una Población Obrera en Achupallas”, del año 1954, establece que;

"La vida está en el circular,
              El circular hoy día es el estar.
              Por eso hoy día construimos tantos y tales caminos,
              vías, aeródromos, automóviles, aviones, etc."

De acuerdo a lo afirmado por Cruz, parte de la arquitectura puede entenderse como un arte que da respuesta a una vida en movimiento. El sector de Bellavista en Valparaíso, es un lugar de grandes circulaciones; existe el tren, los automóviles, los microbuses; además de las circulaciones peatonales transversales que comunican el borde costero con el plan y el borde superior de los cerros.

El Magíster Náutico y Marítimo de la PUCV, ha establecido un plan maestro a lo largo de la costa definida entre la desembocadura del Río Aconcagua en Con Con y Muelle Barón en Valparaíso, dándole al agua un carácter de elemento urbano. En esta misma línea, la siguiente tesis plantea al agua como un elemento de centralidad urbana, entre los muelles Prat y Barón específicamente en el borde costero de la ciudad donde se superponen las rutas y la cotidianeidad del ir y venir, se pretende entender al agua como como un elemento fundacional entre el mar y la tierra, dar cabida a las rutas en el circular, de un acontecimiento urbano de contemplación, circular en contemplación. Se trata de crear lugar a partir del agua contemplando la ola en una circulación constante.

Este circular se hace cargo de la simultaneidad de encuentros en donde se integre, no sólo la actividad portuaria, sino también la comunicabilidad, la riqueza, la adversidad y las energías, dándole importancia al ocio, a la riqueza y al arraigo, establecer Maritorios, mar y territorio.

Este proyecto de investigación acentúa además la importancia del agua como un elemento lúdico, cualidad observada en las rompientes y sus efectos sobre las rocas kársticas expuestas al mar en la costa norte de España, fenómeno denominado Bufón por el sonido y efecto producido por el agua pulverizada expulsada a gran velocidad sobre senderos en la tierra. Es el juego de la rompiente reflejado en el cielo y la tierra.

Palabras claves

Valparaíso, Ola, Maritorio, Circulación, Lúdico

Desarrollo de estudio

Valparaíso y el olvido de su mar

En el estudio de la Avenida del Mar desarrollado por la Escuela de arquitectura de la PUCV el año 1971, Alberto Cruz establece que;

..."Valparaíso ha olvidado el mar,
             por eso se construye y re-construye como una adaptación al plano en manzanas.
             …Pero hubo de adaptarse por falta de terreno y las manzanas perdieron los patios,
             los patios de las casas que son la razón de ser de las manzanas.
             …Este olvido del mar hizo que Valparaíso olvidara también los elementos de su propio
             paisaje.
             Se trata de una paradoja:
            Una ciudad sobre cerros frente al mar abierto que olvida los propios elementos que cada
            día ve nuevamente...

Actualmente Valparaíso no ha asumido su borde costero como un área urbana al que deba otorgarle un valor más allá de lo netamente vinculado al desarrollo portuario, "es todos y no es de nadie" (Boris Ívelic K. Entrevista UCV televisión, Programa “Hablemos hoy”, 2014)[1]. El programa portuario, al que análogamente puede asociársele el programa de los campamentos mineros, de las salitreras o Sewell, le entrega a la costa de Valparaíso sólo la dimensión del negocio; los grandes intercambios de mercancías y a lo que a él se le asocia; camiones de alto tonelaje, grúas, contenedores. Todo un aparataje pensado para el sustento de una actividad comercial en desmedro del habitante común que ve la actividad del puerto tras las rejas del tren.

Cuando se piensa en una actividad que da cabida sólo a una dimensión, en este caso, el programa de puerto; se deja de lado incluso la potencialidad de contemplar el acontecimiento mismo de las llegadas y salidas de los buques de carga, no existen actualmente en Valparaíso lugares de contemplación para el espectáculo de soltar e izar anclas, salvo claro está, por los miradores cercanos al puerto y a la pequeña explanada del muelle Prat cercano a Plaza Sotomayor donde existe un embarcadero de lanchas. No hay otro lugar cercano al puerto, en donde se pueda contemplar la llegada y salida de buques desde un horizonte cercano a la línea de agua. Incluso, el molo de abrigo es utilizado casi exclusivamente para el atraque de buques de guerra, aún cuando éste es el único suelo que se adentra en el mar abierto para, entre otras cosas, mirar a Valparaíso desde el agua. Y es más, es el único suelo que se extiende hacia el sur por una playa pública, San Mateo y de ahí al paseo Altamirano en el sector sur - poniente de la ciudad.

El programa portuario dejó paradójicamente, sin mar y sin el propio puerto a la mayor parte de la trama urbana plana de Valparaíso y esto, asociado al contexto morfológico de la ciudad, generó la idea que el mar es sólo para mirarlo desde lo lejano. Al respecto Pablo Neruda escribe que:

…“El océano Pacífico se salía del mapa.
             No había dónde ponerlo.
             Era tan grande, desordenado y azul que no cabía en ninguna parte.
             Por eso lo dejaron frente a mi ventana”

Las palabras de Neruda hacen mención a un acto de contemplación, donde el habitante de Valparaíso se relaciona hacia el mar y a lo que él sucede, a través de una abertura que deja mirar. Pero que es lo que se contempla? Neruda plantea un desorden, un color una inmensidad, un hecho arquitectónico, un lugar ventana. Neruda transforma el concepto de ventana en un lugar de contemplación; desde un espacio acotado se contempla la inmensidad y los sucesos que ocurren en el mar, se contempla el desorden tal vez de la vida de puerto, el azul, los brillos y los distintos colores del mar.

Pero por qué se olvida el mar? Si observamos lo acotado por Alberto Cruz sobre la paradoja del olvido, ésta hace mención a una condición habitable que relaciona primero que todo el contexto y luego las formas que arman ese contexto, “las manzanas del damero”. El arquitecto Christopher Alexander observa a propósito del contexto que;

…“El contexto es aquella parte del mundo que hace exigencias a la forma, la cual es una
             parte del mundo que está bajo nuestro control y que decidimos modelar en tanto que
             dejamos el resto del mundo tal cual es"...

Archivo:Terminal 2 incidencia 1.png
Área de incidencia 1 Proyecto Terminal 2, Valparaíso, 2015. http://www.marparavalparaiso.cl
Archivo:Terminal 2 incidencia 2.png
Área de incidencia 2 Proyecto Terminal 2, Valparaíso, 2015. http://www.marparavalparaiso.cl

Y en efecto, la anterior frase es aplicable al análisis que puede hacerse a los actuales proyectos del borde costero de Valparaíso al menos en la dimensión de su impacto sobre la trama de la ciudad y sus distintos horizontes, sobre todo aquellos de carácter portuario y de retail. Vale la pena preguntarnos si estos seguirán paradójicamente generando un olvido constante de los elementos urbanos de la ciudad en Valparaíso o si de alguna manera, tal como nos recuerda Alexander, se modelan más formas que den respuesta al contexto tal cual lo hace la ventana del poema de Neruda.

La poética de las olas y las rompientes

Las olas del mar son un fenómeno físico generado por los vientos que soplan en ciertas direcciones en áreas denominadas fetch, se entienden como movimientos ondulatorios; oscilaciones sobre la superficie del mar en períodos, que se componen de crestas y depresiones que se mueven horizontalmente. Éstas, no pueden existir si no existiese el viento que la genera, ni tampoco se apreciarían sus rompientes si no existiera una diferencia de pendiente en las superficies de los fondos marinos en que se mueve hasta llegar a la costa; la sumatoria de algunos fenómenos que generan energía como el viento, la presión atmosférica o el campo gravitatorio de la tierra, asociados a ciertas condiciones físicas del espacio, son capaces de crear las olas en la superficie del agua del océano para luego romper, bajo también, ciertas condiciones físicas del espacio, en la costa y es esto lo bello, distintas formas y condiciones espaciales que hacen de la rompiente un fenómeno hermoso y único, ninguna rompiente es idéntica a la otra. Es el acontecimiento de la rompiente.

Una ola que rompe en la costa ha sido creada muchos kilómetros mar adentro, rompe entre otros factores por incidencia de la altura entre la superficie y el fondo marino, la velocidad de movimiento, el viento y el tiempo asociado a esta relación. Acá se destacan dos hechos, el hecho físico y el hecho poético, el primero tiene que ver con la relación entre una superficie horizontal (el agua), una inclinación (fondo) y una superficie vertical que acentúa el efecto del fondo y lo segundo con lo hermoso que se vuelve la rompiente al ser un fenómeno único e irrepetible. Las marejadas por ejemplo son un espectáculo y son contempladas por grandes grupos de personas muchas veces sin la adecuada seguridad. Pero el hecho de chocar la ola con la superfice vertical haciendo evidente la energía transportada [2], es un hecho arquitectónico que vincula al agua, un suelo, una pared y una explanada de contemplación, se genera un lugar entre el mar y la tierra, se establece en el preciso momento de contemplación de la rompiente, el maritorio. Se conjugan las energías del lugar, el agua, el ocio, la tierra el habitante, el lugar creado no se habita sólo para observar el agua, sino además para contemplar los sonidos, los colores reflejados, el agua pulverizada y fresca que es transportada por el viento, se transforma en un maritorio de lo lúdico. Se genera un lugar de encuentro a partir de las olas, las rompientes y el agua

Marejadas, Viña del Mar, 2016. http://www.publimetro.cl

Las rompientes se pueden clasificar, mediante la identificación de su forma, en alguno de los cuatro tipos que actualmente se conocen y de las cuales es posible realizar aproximaciones matemáticas, esta clasificación es relativamente compleja hacerla sólo desde sus relaciones físicas, en razón que sus componentes están constantemente en movimiento o bajo condiciones de continuo cambio, aún no se ha podido establecer con certeza un modelo matemático de comportamiento que sea fehacientemente preciso, ya que cualquier pequeña variación por ejemplo en la pendiente del fondo, la velocidad del fluido o sus tiempos, afectan el tipo de rompiente que se obtendrá. Por ejemplo, el comportamiento de una ola en la superficie del mar, es muy distinto en mar profundo que en mar poco profundo o somero, las partículas de agua no se comportan de la misma manera en superficie que en el lecho marino. Lo mismo sucede en el fenómeno de las rompientes en las cuales existe una fuerte incidencia del fondo, además de las superficies verticales a las que puede llegar la ola cuando se aproxima a la costa.

Archivo:Tipos de rompiente.jpg
Tipos de rompiente, Estudio morfodinámico de una playa lineal. Tesis de Master. Gandia, 2013. Sabela Martínez Ramos

A diferencia de los fluidos que se transportan en canales o tuberías, el agua en mar abierto presenta un comportamiento que no es manejable. Las olas y sus rompientes siguen siendo un elemento misterioso de develar y muy complejo de replicar, de hecho no pueden sólo clasificarse desde la ciencia exacta, desde su física e hidrodinámica, sino que se han ocupado modelos estadísticos por lo complejo de su clasificación. Acá se genera lo poético de las olas asociadas al establecimiento de maritorios de contemplaciñon de lo lúdico de la rompiente, a pesar de estar regidas por las leyes de la física, sus rompientes no son precisas, exactas ni mucho menos igual una a otra. Lo poético tiene que ver que cada vez que se está frente al fenómeno de la rompiente, se está frente a un escenario único, irrepetible e irreplicable. Es un hecho preciso, puntual e inefable. Tal como sucede con las olas que llegan a la costa de norte de España y que rompen sobre la roca kárstica generando bufones de agua y aire. La rompiente presionando por miles de años las paredes de las rocas de costa, ha generado un borde modelado naturalmente, sin intervención del hombre salvo por la delimitación de los senderos superiores que bordean las cavidades que el mar ha generado en la tierra. El agua, el sonido, los brillos y colores que se aprecian desde estos senderos, asociados por el bramar de la tierra por efecto de la presión del agua, son también un acontecimiento lúdico.

Lo lúdico y el ocio

La ola lúdica se observa en el hecho constatado en las costas de Cantabria, Asturias y el País Vasco en España, donde el embate del mar sobre la roca ha erosionado las superficies generando cavernas subterráneas en donde se deposita agua y aire para luego, por efecto de la presión generada por el agua sobre las paredes de la roca, expulsar agua pulverizada a una gran velocidad sobre el paisaje; lo que asociado a los vientos, a la luz y los distintos sonidos, transforman la ola y el mar en un espectáculo de contemplación de distintas energías.

Archivo:Croquis maestro 2.png
Corte Bufón de Pría, Croquis de estudio, 2015. Alejandro Miranda, Taller de proyectos 2, 2015

Este acontecimiento ha sido estudiado en esta tesis desde lo matemático a partir del principio de Bernoulli y efecto Venturi lo que se ha evaluado en el canal de olas. [3]

Ahora bien, entender lo lúdico no sólo es asociarlo al juego, ya que se deriva del “ludus” el ocio, el entretenimiento, la diversión, el recreo o el pasatiempo; también se designaba a la escuela primaria romana como el “ludus literattor", en donde los romanos se educaban hasta los 12 años para luego pasar a los otros niveles de su educación el gramático y la oratoria.

Lo lúdico, tal como nos recuerda Jacob Bronowski en el texto “El Ascenso del hombre”, tiene que ver con un estado del hombre que es parte de su condición natural, aquella que lo hace ser creativo por sobre cualquier otra condición y que le ha permitido evolucionar y observar distintos acontecimientos que ha ido reflejando en el arte a lo largo de su historia, desde una pintura rupestre a las grandes obras pictóricas de Picasso o Da Vinci.

...El hombre posee un caudal de facultades que por sí solo, en más de tres millones de años de
      vida, le hizo creativo. Cada animal deja vestigios de lo que fue; sólo el hombre deja vestigios de
      lo que ha creado”…Jacob Bronowsky, El Ascenso del hombre, año 1973.


Valparaíso y sus circulaciones

Valparaíso es una ciudad terminal. A diferencia de lo que sucede por ejemplo con Viña del Mar, Valparaíso tiene una condición de ciudad no atravesable si se piensa desde la comunicabilidad con otras ciudades, ésto la ha transformado en una ciudad contemplada. Desde Viña del Mar, desde el mar, desde los propios cerros, Valparaíso aborda casi la totalidad del paisaje y morfología de su emplazamiento. En este sentido, las circulaciones locales adquieren una gran importancia por cuanto están siempre vinculadas a una estructura mayor, a su adaptabilidad al territorio, referenciando los distintos recorridos a una estructura mayor. Es este un hecho de simultaneidad, pero de qué? En este caso podríamos definir a grandes rasgos que la simultaneidad de las circulaciones en Valparaíso están dadas por la relación entre el mar, su borde costero, el plan, pies de cerros, mesetas, quebradas y borde superior con la habitabilidad más próxima del habitante. Por ejemplo, desde el balcón, se está en una altura, sobre la quebrada, sobre los techos, sobre las escaleras; pero se tiene referencia del paisaje próximo y lejano, se abarca el territorio en una simultaneidad de horizontes.

Esta relación de lo simultáneo, que vincula distintas escalas e instancias en la ciudad, se ve interrumpida actualmente en el plan de la ciudad por un borde costero inhabitable, un No lugar. A diferencia de lo indicado por el maestro Godofredo Iomi, que establecía la Arquitectura del "Ha lugar" acto y espacio, el borde costero de Valparaíso rompe con el continuo de la relación transversal de las comunicaciones cotianas de la gente entre el mar y los cerros, fragmentando el concepto del Ha lugar en acto y lugar por separado, ambos no se hacen cargo del otro por cuanto el acto sin lugar genera sólo casos similares a las factorías indicadas en Amereida II, y el lugar sin el acto, es sólo un espacio, un paisaje. Se requiere en este sentido que el habitante logre fundar a partir de la apropiaciñon del lugar dándole sentido y significado, que sea capaz de fundirse con la tierra. En el caso de Valparaíso las circulaciones se fundan desde la apropiación del territorio total a lo particular, haciéndolo parte de una cotidianeidad que constantemente relaciona paisaje y habitabilidad. El paisaje cultural.

Esta relación de las circulaciones en la ciudad, genera la continuidad del espacio público. En el estudio de la Avenida del Mar del año 1971 de la PUCV, se establece la apropiación de todo el territorio de la costa, mediante la integración de las distintas circulaciones, vehiculares, peatonales a distintas velocidades, en un plan maestro general que las conducía dulcemente hacia el mar. Este proyecto se hizo cargo del orden urbano de las circulaciones, de la vida del circular. Establece entre otras cosas que ..."La orilla urbana céntrica debe cuidar sus playas en razón de lograr los cuatro tipos de balnearios. Y de la afluencia a pie." (Estudio de la Avenida del Mar, Varios Autores, PUCV, 1971).

Esta tesis plantea mantener esa continuidad, las circulaciones transversales que vinculan los cerros con el mar. Para esto se plantean plazas de agua que se transformen en nodos de centralidad urbana. La centralidad urbana debe entenderse como un lugar de encuentro, en este caso en el borde de Valparaíso. Aquel que actualmente está olvidado. Se trata de circular contemplando el paisaje, el mar y el territorio.

Consideraciones finales

Archivo:Ola lúdica 1.jpg
Croquis estudio Sector Bellavista, Valparaíso, 2016. Alejandro Miranda Zúñiga
Archivo:Plan Maestro borde costero de Valparaíso.jpg
Plan Maestro borde costero de Valparaíso, Tesis estudio. Alejandro Miranda, Taller de proyectos 3 MG Náutico y Marítimo PUCV, 2016

El circular en contemplación supone hacerse cargo de una simultaneidad de encuentros en el que el lugar no se someta sólo a una variante como en el caso de las factorías. Las factorías se fundan a partir de una sola variable, que generalmente tiene que ver con el negocio, por ejemplo la explotación de algún recurso natural fósil.

En el borde costero actual de Valparaíso, sólo se le cabida a la actividad portuaria, por lo que es necesario fundar desde la comunicabilidad, la riqueza, la adversidad y las energías, darle importancia al ocio, a la riqueza y al arraigo, establecer Maritorios.

Tal como lo afirma Alberto Cruz en Amereida volumen 2, hay que "fundirse con la tierra" establecer territorios, en donde existan encuentros y lugares, entendiendo además que no hay que fundar sólo desde la técnica, ya que ésta por si sola no genera encuentros ni lugares, "imposible crear lugar a partir sólo desde la técnica" (VVAA 1986).

Para fundar desde el mar, es necesario comprender el concepto de maritorio (mar y territorio), el cual conjuga una complejidad de área (el contexto) para dar cabida al lugar; si se funda sólo desde la técnica, se puede dar respuesta (incluso muy acertada) a una sola variable, por lo que si se funda en el mar sólo desde la búsqueda del cómo hacerle frente a la fuerza de las olas, se cometería el mismo error discutido en la fábula de los Carros de fuego y el Arca (ibid). Se combatiría la energía transportada por las olas y reflejada en la rompiente, tal vez con una fuerza igual y contraria. Esta tesis plantea lo contrario, hay que entender los fenómenos de las fuerzas que actúan sobre las olas y sus rompientes, pero hay que transformarlas en un acontecimiento lúdico mediante el hecho arquitectónico del circular en contemplación, el cual plantea la fundación desde el agua, en nodos de mar en donde confluyan las distintas circulaciones del lugar de emplazamiento, en este caso el Borde costero de Bellavista en Valparaíso.

No se puede fundar sólo desde la técnica. No existe una sola variable en el mar, reflejo de esto son las olas y rompientes que no son manejables desde su hidrodinámica.

En el caso de Valparaíso, el borde costero sólo se entendió como una parte de superficie entre el agua y la tierra que se habita a través del uso portuario. Este uso somete al borde costero a la explotación de lo que Amereida llama lo principal, aquello que funciona y que no requiere de recomendaciones o cambios mayores. En el caso de la Patagonia son los recursos naturales que dan origen al movimiento de los trabajadores, al uso del territorio focalizado de lo que Amereida nombra como lo principesco, en el caso de Valparaíso el puerto.

Este proyecto de investigación acentúa la importancia del agua como un elemento lúdico y de centralidad, aquellas partes del contexto que son fragmentos de las rutas de la diaria cotidianeidad en el sector de Bellavista en Valparaíso. Fundar a partir de la poética y de la observación de la ola como un reflejo de lo que sucede en el fondo marino, las olas son un fenómeno físico, el cual incluso por si sólo no es poético, la poética de las olas se refleja en la combinación de éstas con otras energías como la luz o el viento, la generación de colores o sonidos. La poética del mar tiene que ver con su condición lúdica, con la oportunidad de exploración hacia nuevas rutas; extender la ciudad hacia donde actualmente no hay encuentros. Se trata de crear lugar a partir del agua mediante las plazas de agua y el rompeolas lúdico propuesto en la siguiente tesis.

Bibliografía citada

  1. Neruda, Plablo. El Océano Pacífico.
  2. Andueza, Pablo y Aravena, Pablo. Valparaíso reclamado, Minuta ejecutiva. Presentación a evaluadores de la Unesco durante su visita a Valparaíso, 2013
  3. Fundamentos de la Escuela de Arquitectura, Universidad Católica de Valparaíso. Avenida del Mar. Escuela de arquitectura UCV, 1971
  4. Alexander, Christopher. Notes on the Synthesis of Form, Harvard University Press, 1966
  5. Fundamentos de la Escuela de Arquitectura, Universidad Católica de Valparaíso. Maritorios de los Archipiélagos de la Patagonia Occidental. Escuela de Arquitectura UCV. 1971.
  6. Diccionario etimológico. LÚDICO, http://etimologias.dechile.net/?lu.dico
  7. Martí, José. Un juego nuevo y otros viejos. Revista "La edad de oro", Nº1, 1889.
  8. Bronowski, Jacob. El Ascenso del Hombre. Fondo Educativo Interamericano, 1987.
  9. Varios Autores. (1986). Amereida II. Valparaíso: Taller de Investigaciones Gráficas, Escuela de Arquitectura y Diseño, PUCV.

Citas y Notas

  1. Entrevista otorgada por el Director del Programa de Magíster náutico y Marítimo el año 2014, a propósito de la exposición a la comunidad del Proyecto "Maritorio y Ciudad Parque de Mar Puerto Barón, Valparaíso", elaborado en el programa de Magíster de la PUCV.
  2. Las olas en el mar no transportan agua, sino energía que se genera por el moviento ondulatorio de las partículas de agua. El perfil del oleaje corresponde a un trocoide, que es la curva descrita por un punto de un disco que rueda sobre una recta, la ola posee más energía cercana a la superficie del agua que cercana al fondo
  3. Estudio realizado en el marco del Magíster náutico y marítimo, curso de Teoría náutica 2, 2do semestre del año 2015. Carpeta Semestre 2 Teoría Náutica 2 2015 Alejandro Miranda