Yorka Castillo: Affordance y diseño

De Casiopea



TítuloYorka Castillo: Affordance y Diseño
AsignaturaTaller de Diseño de Servicios
Del CursoTaller de Diseño de Servicios 2019
CarrerasDiseño, Diseño Gráfico, Diseño Industrial
1
Alumno(s)Yorka Castillo

Affordance y Diseño

Introducción

“Exteriormente, uno nunca argumentaría que los usuarios actúan basándose únicamente en representaciones mentales para formular un plan de acción y luego ejecutar esa acción en el mundo. Pero en esta expresión ‘encarnada’ de su trabajo, las tendencias dualistas brotan” (Wendt, 2016, p. 126)

El libro ‘Design for Dasein’ habla de diversos temas que puede abarcar el diseño y como este se relaciona con la fenomenología y la post-fenomenología, analizando los pensamientos de algunos pensadores, y la relación de los objetos y el ser con el mundo, utilizando ejemplos de la vida cotidiana.

Uno de esos temas es Affordance, este es de gran interés en el área del diseño ya que es una característica muy importante dentro del modo de actuar del sistema perceptivo del ser humano. El término tuvo su origen en la psicología, pero es considerado importante para el desarrollo del área de diseño. La obra de Gibson, sobre “ecología perceptiva” de la cual deriva el affordance representa una concepción radical expuesta de una alternativa radical frente a las concepciones que han dominado el estudio de la percepción durante la mayor parte de su historia.

Desarrollo

“Cuando ves algo por primera vez, algo que nunca antes has visto, ¿Cómo sabes que hacer?, la respuesta, yo decidí que la información requerida estaba en el mundo, la apariencia de ese artefacto podría darnos las pistas críticas requeridas para su propia operación” (Hartson, 2005, p. 13).

Una de las percepciones que se hace en esos casos es pensar que se vio algo parecido en el pasado y traspasamos los conocimientos antiguos al nuevo objeto. Generamos pensamientos de un conjunto importante de señales que da las limitaciones naturales del objeto, limitaciones físicas que reducen el número de cosas que son objetivamente posibles. Otro conjunto de señales provienen de las prestaciones de los objetos, que notifica señales acerca de sus posibles usos y funciones. Las prestaciones pueden señalar cómo se puede mover un objeto, lo que soportará, etc.

Las prestaciones aportan pistas claras del funcionamiento de las cosas, como que las sillas son para sentarse, los agujeros para insertar cosas, las pelotas para lanzar, etc. Cuando se hacen valer las prestaciones, el individuo sabe que hacer con sólo mirar: no hace falta una instrucción, ni una imagen. “Las cosas complejas pueden exigir una explicación, pero las sencillas no deberían exigirlas. Cuando las cosas sencillas necesitan imágenes, etiquetas o instrucciones, es que el diseño ha fracasado” (Norman, 1988, p. 21)

En el caso del diseño de servicios la cualidad y condición de lo que es propio de la forma y el desarrollo dentro de un servicio es un aspecto al que los diseñadores deben estar particularmente atentos. En otras palabras, es un rol del diseñador establecer o especificar los modos o maneras en que una actividad o acción se desarrolla. Como se llegue a percibir la forma generará o no el correcto uso que se haga del diseño, ya sea de un procedimiento, o un objeto tangible o intangible. Los aspectos formales que dan señales sobre el modo de uso de un artefacto han sido tratados desde distintos puntos, pero en el desarrollo de proyectos, estos se realizan de una manera intuitiva que no siempre es suficiente.

Affordance es un término adoptado por el psicólogo cognitivo James J. Gibson, él decía, “debemos de entender que son las cualidades o propiedades de un objeto que definen sus posibles usos o que clarifican cómo puede o debe ser usado” (Gibson, 1977); pero su incorporación como concepto dentro del diseño fue otorgado por otro psicólogo cognitivo, Donald Norman, quien en su libro “La psicología de los objetos cotidianos” (1988) plantea la idea de affordance como aquellas características perceptibles del objeto que le confieren un aspecto intuitivo a la hora de saber como usarlo las cuales permiten que el usuario pueda intuir con tan sólo mirarlo como deben de ser utilizados. Las interpretaciones de estos dos psicólogos, más la traducción al español del término, hace que resulte problemático su significado, ya que el uso de palabras como “asequibilidad” u “ofrecimiento” tienen implicaciones respecto a dónde se encuentra affordance.

Para el análisis del carácter en los objetos Gibson propone affordance, esta palabra fue acuñada por él a partir de afford que en inglés significa “ser capaz de hacer” o “ser capaz de ofrecer o dar”. El trabajo de él se inició con la observación de animales en su hábitat natural y cómo estos son capaces de interpretar una serie de características formales que les permiten relacionarse entre sí y con su entorno: “Las affordances del ambiente son aquellas que ofrecen algo al animal, para bien o para mal […] y con esto quiero decir que affordance es aquello que se refiere tanto al ambiente como al animal y que predispone a la acción” (Gibson, 1979, p. 127).

Por lo tanto, en este concepto se reúnen dos elementos fundamentales: el entorno y quien percibe. Según esto Gibson (1977) dice que las propiedades fundamentales de un affordance son:

  • Existe en relación con la capacidad de acción de un actor específico.
  • La existencia es independiente de la habilidad de un actor para percibirla.
  • No cambia en función de las necesidades o metas del actor.

Para utilizar el concepto de affordance desde una perspectiva más pragmática, resulta útil establecer una taxonomía básica. Se pueden distinguir cuatro diferentes tipos de affordances según Hartson (2003), las cuales son:

  • Cognitiva: es una característica de un diseño que ayuda, apoya o facilita pensar o conocer algo acerca de algo.
  • Física: es aquella característica de un diseño que ayuda, apoya o facilita o permite la interacción física para desempeñar o hacer algo.
  • Funcional: es aquella que ayuda y da soporte al desempeño de alguna actividad.
  • Perceptual es aquella característica de un diseño que ayuda, apoya, facilita o posibilita que el usuario reciba información por medio de alguno de los sentidos.

En esta taxonomía, affordance cognitivas es la que Norman considera que son percibidas y la físicas son las originales. Las otras dos son una propuesta de Hartson que permiten agrandar el estudio de los componentes relacionados con la capacidad de ejecución del ser humano con los objetos. Algunos affordances pueden ser muy necesarios en el caso de un diseño inclusivo, en el caso de personas con capacidades disminuidas y tienen que recurrir al apoyo de otras pistas sensoriales. En el área del diseño, otros autores como Maier y Fadel consideran que estas distintas tipologías son fundamentales en el diseño de distintos artefactos, pues permiten unir tanto la forma como la función a partir del análisis de las características formales de los objetos y cómo éstas son percibidas por los usuarios (2009).

De esta manera, Gibson ve al affordance como una relación física entre un actor (usuario) y los artefactos físicos en el mundo, reflejando posibles acciones sobre esos artefactos (1988). Tal affordance no tiene que ser conocida, ni visible. Es por eso que Norman y Hartson, adeptos de la reflexión de Gibson, han traído al diseño el concepto de affordance reevaluando la estructura de su discurso conceptual y formal.

El modelo de etapas de acción de Norman describe la interacción entre el usuario humano y una computadora o cualquier clase de máquina, “durante la interacción un usuario desarrolla acciones cognitivas y sensoriales y requiere de affordance para ayudarle con cada una” (Hartson, 2005, p. 12).

Un affordance real es una característica de diseño que ayuda, respalda, facilita y posibilita físicamente a hacer algo. Este tipo de affordance ayuda al usuario a abrir una puerta previéndolo de características que estos objetos tienen.

Conclusión

Los objetos nos invitan a hacer uso de ellos de una u otra forma, de acuerdo a su propia forma y usabilidad técnica. Deducir que affordance ya es parte fundamental del diseño es posible porque el concepto no se ha limitado al pensamiento psicológico, sino que ha extendido a ser un término empleado por muchos saberes, entre ellos el diseño.

A partir de lo expuesto, resulta visible que los pensamientos filosóficos y psicológicos sobre el concepto de affordance dan elementos elementos importantes a los diseñadores que, van más allá de intuiciones o intenciones formuladas desde el carácter que deben tener los objetos, estas permiten un análisis y una evaluación más objetiva sobre la relación usuario-forma. Es por eso que su importancia ante las múltiples posibilidades formales que permiten las tecnologías digitales, las cuales dan la posibilidad de generar formas complejas que rompen con muchas concepciones tradicionales. Ante esto los diseñadores deben contar con un pensamiento que les permitan guiar los proyectos, explorando nuevas formas.

Mapa

EMOD1YC.jpg

Ejemplo de Affordance.

PDF

Archivo:Ensayo Modulo 1 Taller - Yorka Castillo.pdf