Volúmenes que se van imbricando

De Casiopea



TítuloVolúmenes que se van Imbricando
Período2016-2016
AsignaturaTaller del Habitar 2016, Taller del Habitar,
Del CursoTaller del Habitar 2016,
CarrerasDiseño, Diseño Industrial
Alumno(s)Francisca gutiérrez
ProfesorMarcelo Araya

Volúmenes que se van Imbricando

Ensayo

En los cerros de Valparaíso las viviendas ascienden por las calles con soluciones estructurales ingeniosas, los volúmenes se van imbricando.Esto significa disponer una serie de cosas iguales de manera que queden superpuestas parcialmente, como las escamas de los peces; con un ritmo especifico de ascenso, que va delineando el cerro.

Todas estas construcciones, se unen con pasillos o calles interiores que permiten acceder a los distintos niveles. Estas vías de desplazamiento no tienen el típico orden cuadricular que tiene el plan. Por lo que las esquinas tienen una particularidad, ya que unen dos o más calles, pero en forma de vértice. Que es acompañado por una construcción que se limita y estructura por esta forma geométrica.

Archivo:Wertyuixcvbnm,bn.png
Las casas quedan en medio de callejones donde no pasan autos, por lo que hay libertad para que los vecinos puedan hacer tipos de "jardines" en medio de la calle, haciendo privado un espacio publico


Este patrón que se repite, está acompañado del ritmo de acenso comentado anteriormente.

Esta particularidad permite una mayor visión de las adaptaciones de construcciones a la pendiente, las techumbres que se unen a la amplísima gama de colores, texturas de casas y en particular la casa crucero, que se encuentra en esas esquinas.

Archivo:Dch874627.JPG
Las casas quedan en medio de callejones donde no pasan autos, por lo que hay libertad para que los vecinos puedan hacer tipos de "jardines" en medio de la calle, haciendo privado un espacio publico


Existe una de estas casas situada en el Cerro Alegre, en la intersección de la Calle Álvaro Besa Miramar de Valparaíso. La Casa Crucero tiene una fecha del siglo XX. Se puede apreciar la forma de un barco de crucero con ventanas en diferentes niveles, y también con su ventana de arco en la fachada central y los balcones pequeños a los lados. Hoy en día el edificio es reciclado para su uso conocido como una galería de arte de renombre llamada Valparaíso. Este lugar está cargado de cosas y es básico en tu visita a esta ciudad.

También al no existir el orden de “cuadras” se forma una red de angostas calles de cambiante recorrido; con frecuencia las vías se discontinúan, formándose encrucijadas que generan los típicos rincones del puerto.

Todo lo comentado anteriormente, especialmente este patrón geométrico que se forma en los vértices de las calles le da identidad a los cerros de Valparaíso.


Archivo:Gh.png
las construcciones en los cerros de Valparaiso, se acomodan a sus terrenos en pendiente, al contrario de los del plan que son planos.Esta irregularidad en la superficie, forma el desorden en las calles, dándole identidad a Valparaiso

Calvino destaca la rapidez y la concisión de estilo, en donde cada palabra es insustituible, cada expresión necesaria, única, concisa y memorable. Cree más interesante una historia narrada de forma resumida en donde todo queda librado a la imaginación y la rapidez con la que suceden los hechos crea la sensación de lo ineludible que un relato rico en detalles y sensaciones en donde ya no queda nada para la imaginación. Así como podemos encontrar ritmo en el mundo de las letras, podemos encontrarlo en todo nuestro alrededor. Una persona posee su propio ritmo, incluso una ciudad. Valparaíso por ejemplo,tiene un ritmo propio, que la diferencia de otras ciudades. Cómo se da la vida en este lugar la hace característica, todos los elementos presentes en ella y la forma en que se relacionan unos con otros, con el entorno y con las personas.

“el emperador Carlomagno se enamoro, siendo ya viejo, de una muchacha alemana. Los nobles de la corte estaban muy preocupados porque el soberano, poseído de ardor amoroso y olvidado de la dignidad real, descuidaría los asuntos del imperio. Cuando la muchacha murió repentinamente, los dignatarios respiraron aliviados, pero por poco tiempo, porque el amor de Carlomagno no había muerto con ella. El emperador, que había hecho llevar a su aposento el cadáver embalsamado, no quería separarse de él. El arzobispo turpin, asustado de esta macabra pasión, sospecho un encantamiento y quiso examinar el cadáver. Escondido debajo de la lengua muerta, encontró un anillo con una piedra preciosa. No bien el anillo estuvo en manos de turpin, Carlomagno se apresuro a dar sepultura al cadáver y volcó su amor en la persona del arzobispo. Para escapar de la embarazosa situación, turpin arrojo el anillo al lago de Constanza. Carlomagno se enamoro del lago de Constanza y no quiso alejarse nunca más de sus orillas. El verdadero protagonista del relato es, en cualquier caso el anillo mágico: porque son los movimientos del anillo los que determinan los movimientos de los personajes, y porque el anillo es el que establece las relaciones entre ellos. En torno al objeto mágico se forma como un campo de fuerzas que es el campo narrativo. Podemos decir que el objeto mágico es un signo reconocible que hace explicito el nexo entre personas o entre acontecimientos; una función narrativa cuya historia podemos seguir en las sagas nórdicas y en las novelas de caballería y que sigue presentándose en los poemas italianos del renacimiento.” (Extracto de “seis propuestas para el próximo milenio” de Ítalo Calvino, del capítulo Rapidez) El anillo mágico, en la lámina que es la construcción de el ritmo por medio del papel, seria el vértice. Porque son estos que cambian de tamaño; los que determinan el movimiento incluyendo el espacio que los separa.

La lamina muestra como el vértice que se forma repetidas veces, estructura un patrón geométrico con un ritmo creciente.


Archivo:Jggjjgjgjgjg.JPG
Lamina con patrón geométrico de ritmo creciente

“El poema es un conjunto de frases, un orden verbal, fundado en el ritmo. Si se golpea un tambor a intervalos iguales, el ritmo aparecerá como tiempo dividido en porciones homogéneas. La representación gráfica de semejante abstracción podría ser la línea de rayas: La intensidad rítmica dependerá de la celeridad con que los golpes caigan sobre el parche del tambor. A intervalos más reducidos corresponderá redoblada violencia. Las variaciones dependerán también de la combinación entre golpes e intervalos. Por ejemplo: —I—I—I 1—I 1—I—, etc. Aun reducido a ese esquema, el ritmo es algo más que medida, algo más que tiempo dividido en porciones. La sucesión de golpes y pausas revela una cierta intencionalidad, algo así como una dirección. El ritmo provoca una expectación, suscita un anhelar. Si se interrumpe, sentimos un choque. Algo se ha roto. Si continúa, esperamos algo que no acertamos a nombrar. El ritmo engendra en nosotros una disposición de ánimo que sólo podrá calmarse cuando sobrevenga «algo». Nos coloca en actitud de espera. Sentimos que el ritmo es un ir hacia algo, aunque no sepamos qué pueda ser ese algo. Todo ritmo es sentido de algo. Así pues, el ritmo no es exclusivamente una medida vacía de contenido sino una dirección, un sentido. Cuando el ritmo se despliega frente a nosotros, algo pasa con él: nosotros mismos. En el ritmo hay un «ir hacia», que sólo puede ser elucidado si, al mismo tiempo, se elucida qué somos nosotros. El ritmo no es medida, ni algo que está fuera de nosotros, sino que somos nosotros mismos los que nos vertemos en el ritmo y nos disparamos hacia «algo».” (Extracto del “el arco y la lira” Octavio Paz, capitulo el ritmo)

Como dice el fragmento la sucesión de golpes, en este caso forma geométrica y sus intervalos revelan, dan a conocer una cierta intencionalidad, algo como una dirección, que va ascendiendo, debido a la forma que tiene el cerro, delineado este.

También el ritmo de este patrón nos hace ir hacia algo, aunque no sepamos que pueda ser ese algo, solo nos hace subir; dándonos una dirección, sentido. Cada ritmo implica una visión concreta del mundo.


Estudio Previo

Croquis del proyecto

Archivo:Yh.png
las calles con miradores, abren la visión al paisaje;por lo que no se crea efecto de punta de diamante a la bajada de las calles.
la postura de la persona, se condiciona al espacio, quedando su espalda erguida gracias a la pared y sus piernas flexionadas, ya que de lo contrario caerían del escalón.
Archivo:Fgh.png
los limites del espacio, ya están definidos en la ciudad,en este caso en forma de escalones, que nos proporcionan movilidad para desplazarnos en los cerros.pero en este caso también propone un lugar de descanso, volviendo un lugar publico, un tanto privado.
Archivo:Wertyuixcvbnm,bn.png
Las casas quedan en medio de callejones donde no pasan autos, por lo que hay libertad para que los vecinos puedan hacer tipos de "jardines" en medio de la calle, haciendo privado un espacio publico
Archivo:Gh.png
las construcciones en los cerros de Valparaiso, se acomodan a sus terrenos en pendiente, al contrario de los del plan que son planos.Esta irregularidad en la superficie, forma el desorden en las calles, dándole identidad a Valparaiso
Archivo:Hbnjm.png
El intervenir de estos espacios públicos,al ser los frontis de las casas,es una acción para mejorar o intentar solucionar una falta de lo privado



Primera construcción

llevar la forma de habitar al vació del marco

Archivo:Eerrere.JPG
Cajón de madera con ley geométrica observada construida en su espacio interior


Construcción final

lamina con el ritmo del patrón geométrico por medio del papel

Archivo:Jggjjgjgjgjg.JPG
Lamina con patrón geométrico de ritmo creciente

Sonido

https://soundcloud.com/user-814132838/volumenes-que-se-van-imbricando