Valentina Hirane: Amereida 2014

De Casiopea



TítuloPrimer Trimestre - Taller de Amereida 2014
AsignaturaTaller de Amereida
Del CursoTaller de Amereida 2014, 2° DO 2014
CarrerasDiseño Industrial
1
Alumno(s)Valentina Hirane

Primera Clase

El Presente

Proveniente el latín, praesens, formada por el prefijo prae- (delante) y verbo esse- (estar); estar delante y a la vista. Del verbo latino y su derivación regresiva, praesentare- (ofrecer y dar, mostrar, presentar, poner delante). Del ‘’vivir en el presente’’, en el regalo, en la ofrenda, lo abierto, lo descubierto, lo nuevo.

Se habla de este, como quien abre, funda y se entrega al mundo, con el fin de poder crear y construir desde lo abierto y descubierto, que es de donde nacen las cosas. Es así entonces como, de lo abierto, es que surge el mundo, e inmersos en este, el ser humano y su curiosidad ante lo desconocido, lo incierto, y todo aquello que busca de alguna manera ser descubierto.

Y un descubrir en donde se refugie todo aquello que buscamos entender, conocer y resolver, sosteniéndose este en el origen, que remite de la poesía (donde inicia todo). De esta manera es que comienza la construcción el mundo, proveniente del deseo poético que nos sitúa a todos, con el fin de dar forma, a través del oficio y la palabra, que es para la nosotros la manera más pura y sencilla de abrir paso a lo original, al asombro, a la curiosidad, que son un regalo, un presente sellado, que busca entregar y colmar de experiencia e identidad, la cual nos dista paso a esta capacidad de poder observar y crear.

Segunda Clase

Los Sentidos

Cualidades que abren paso a la percepción, que es la capacidad de recibir, razonar y ser consiente de lo que está a nuestro alrededor. De este proceso es que surgen los sentidos y de estos, la alegría, el asombro y la admiración, tres voces, que nos abren paso al descubrir esta América, permitiendo así, el poder adentrarnos en lo abierto, en América abierta.

Y es así entonces, como a través de los sentidos es que se adquiere este descubrimiento. Sentidos como el gusto, el tacto, la vista, el olfato y la audición, son aquellos que captan el entorno libre de confusiones, equívocos y ambigüedades, pues estas se albergan carentes de reflexión. No obstante, no es equívoco afirmar que todo ser humano difiere de otro, al momento de recibir dicha información, y es que esto proviene de la alegría, el asombro y la admiración con la que distinguimos cada cosa que percibimos y/o apreciamos, aquello que remece este descubrimiento, aportando consigo experiencia y dicha por este acercamiento al conocer por medio de esta impresión en el ánimo que alguien o algo, causa a una persona, especialmente por alguna cualidad extraordinaria o por ser inesperado . Este asombro, esta admiración y esta alegría viene de los sentidos, pero estos sentidos, son los que le dan el sentido a descubrir y a conocer, a buscar ese detalle que hace la diferencia y que finalmente te lleva a encontrar nuevas tierras, nuevas Américas, los sentidos que dan sentido.

Es del Asombro entonces que se logra este acercamiento íntimo con América, alcanzando una búsqueda de lo desconocido que se encamina hacia lo sagrado. Es ahí entonces, en donde el hallazgo se convierte en presente, en aquello que se recibimos día a día desde una muy personal perspectiva.


Tercera Clase

El lenguaje y su significado

El lenguaje consiste en una capacidad propia del ser humano, la cual permite expresar pensamientos y/o sentimientos por medio de un sistema de signos orales y escritos. A lo largo de estos descubrimientos, se ha desarrollado este por medio de inventos intermediarios, los cuales nacen con el fin de solucionar y ampliar la comunicación, por medio de la evolución. Comienza con el diccionario, el cual de origen al significado como tal, recomiéndose este como el concepto o idea que se asocia a un signo en todo tipo de comunicación, como lo es el contenido mental, el cual depende de cada persona. Luego aparece el telégrafo, codificando la información de los mensajes sin papel. Posterior a este, surge la Máquina de Turing, modelo abstracto de la computación, convirtiéndose así en intermediarios entre el ser humano y su necesidad de permanecer en conexión y comunicación, perdiendo así la verdadera conexión dentro de la comunicación.

Es producto de esta evolución entonces, que el lenguaje y su significado, van perdiendo validez con el tiempo, ya que el cuerpo pierde la cualidad de expresarse, de entregar su propia visión de la realidad, de enfrentarse a lo descubierto y de este modo, pierde la posibilidad de expresar. No obstante, nos entrega hoy la posibilidad de conocer lo previo a nosotros, desconocido, lo que ya pasó, nuestro origen. Avanzando así hacia lo nuevo y futuro, aquello que buscamos encontrar y descubrir.

Cuarta Clase

La catástrofe de la esperanza

‘’La poesía sabe esto por dentro. El mundo puede renovar su esperanza, la poesía es lúcida e implacable. Fracaso de la sustitución de Breton. Cambiar la vida no equivale a cambiar el mundo. Y ésta es nuestra hora. ¿Cuál? La de mantener el paso ganado. “Tenir le pas gagné” de Rimbaud. Explorar sin tregua el lenguaje más allá de todo significado. Tal nuestra incalculable libertad. Como se lo dijeron las Musas a Hesíodo, palabra anterior al juicio. Palabra que revela, explora su maravilla de ser palabra – ininterminablemente. Al fondo del abismo para encontrar lo desconocido. ‘’ – Godofredo Iommi. “Hay que ser Absolutamente Moderno.”

Nos definen realistas, como simples resultados de un respectivo contexto, por lo que nos rodea. Por el lugar, la cultura, lo político, religioso, social, etc. Suponiendo que no hay mucho más que agregar a quienes somos. Equívoco, pues, las personas no son sólo como objetos, con la capacidad de juntar cosas, y a partir de eso, construir / construirse a futuro. No se puede reducir el ser humano, a una suma superficial de elementos ( contextos, lugares, etc.) de la cual resultaría una muy simple manera de ser, actuar y pensar. De ser de tal manera, se imposibilitaría la abstracción, y junto a esta, la existencia de la belleza, la apreciación, el amor. No obstante, las circunstancias como contexto, son parte de la persona, al momento de percibir estas, entrando como información carente de errores, de dudas, y de ambigüedad formando parte de su verdad. Es de la Abstracción de la cual surgen los sentidos, surge la poesía, de la que surge la palabra, por ende, la responsable de lo avanzamos, crecemos y creamos. Es así como nos sumergimos en lo poético, en la palabra, lo más íntimo de la persona.


Quinta Clase

Lo Abisal de América

Abismo – Lugar de gran profundidad, imponente y peligroso. Hace referencia a grandes profundidades marinas, como también a grandes relieves. A la incertidumbre dentro un todo expuesto en la nada. A lo abismante dentro en un suspenso indicado en cualidad de superficies y perfiles que se nos imponen.

Es por el miedo frente a este, que se tiende a escapar de los abismos, como aplanándolos, huyendo, en vez de intentar el vivir en armonía al ejercer el oficio sobre él. Pues vivir ocultando su cualidad de peligro, conlleva al caos, al desorden, y la frustración de vernos incapaces de solucionar.

Por esto es que se debe descubrir, reconocer lo abisal de América, observando, buscando y explorando. Sólo de esa manera se puede comenzar a resolver y consolar la tierra, pues esta requiere que estemos en constante compromiso, en un constante asombro, dispuestos a aparecer los siete sentidos: número, profundidad, novedad, movimiento, orgánico, inmensidad, sorprenderse. Sólo así podremos acercarnos con el fin de volver a comenzar desde la coexistencia con esta cualidad.


Sexta Clase

El Abismo

Se presenta como el ‘’Espesor entre los hombres’’, refiriéndose a lo inmenso e incomprensible que nos separa entre seres, mas no de manera física, pues esta se funda en una distancia que siendo incruzable trae consigo el deseo de ser atravesada. Éste océano de incertidumbre, de atractiva obscuridad viene con el reto de enfrentarse a lo desconocido, al miedo, para convertirlo en virtud. Atreverse a dar el paso, a hacer el cambio, intentar enfrentarse a esta profundidad, y desde ahí, disponerse para el asombro, para enfrentarnos a un nuevo desafío donde dejamos lo que fue y nos preparamos para lo que vendrá, y así descubrir el presente.

Atravesaremos el abismo, nuestro abismo, para encontrar nuestro espacio, para acercarnos al entorno, controlándolo así con el fin de lograr una base de la cual partir. Estaremos en una constante búsqueda de abismo que termina en nosotros y en aquel final que nos une a nuestro entorno, descubriendo constantemente nuevas inmensidades que aún no recorremos, para nunca dejar de asombrarnos, para nunca observar límites, para preservar aquello que nos hace parte este aún no descubierto América.


Séptima Clase

VER

“ Se podría decir que la vida completa consiste en eso” – Carlos Covarrubias Esta consiste en considerar, advertir, reflexionar, reconocer, considerar, imaginar, prevenir, tratar, estar, visitar o percibir algo mediante cualquier sentido.

Por otra parte, se reduce a la capacidad del hombre de hacer su propio camino, sólo si se está dispuesto a abrir los sentidos a lo desconocido, abrir sus sentidos cerrando los ojos, sintiendo con el alma lo que a éste le rodea, teniendo como guía al séptimo sentido, la poesía, que por otra parte, nos abre el mundo, no sólo para ver con los ojos, sino además para percibir. Percibir nuestro entorno, sentir desde lo más próximo a lo que se escapa de la vista, de manera que se comprende el mundo acorde a lo que vamos observando. Abriendo la realidad al presente, permitiendo crear mundos, construyendo el camino y construyendo EN el camino, paso a paso.

El ver, nos lleva a la admiración de lo que poseemos y carecemos, notar la belleza de la creación humana y la naturaleza, nos lleva a la capacidad del asombro, de ver aquello que sólo mirábamos, eso que con sólo cerrar los ojos se puede encontrar. Y de esta forma, comenzar a ver aquello que aún no se crea, eso nuevo a lo que estamos llamados a inventar.

Octava Clase

El Encuentro

Acto de dos o más personas o cosas de coincidir en un mismo punto. Modo de sostener la tradición y trasladarla al presente, en donde la palabra como voz, se ha ido perdiendo con la muerte; no así con el registro escrito, que preserva la tradición, sostén de la escuela.

El oír, implica el o-ir, salir en búsqueda de lo desconocido.

Y buscar, pero sin la idea preconcebida de lo que se quiere encontrar, pues lo difícil es encontrarse con lo no buscado, con el regalo, el presente, lo propio del lugar. Como Colón, que en su viaje a las Indias, se encontró con América, sin saber jamás que se encontró con este regalo. Ir descubriendo lo desconocido, es la labor de todo poeta, arquitecto y diseñador. La necesidad de ver lo nuevo, lo impensado en lo ya existente, de rebuscar en el pensamiento lo original. El ethos, es entonces, la coexistencia mutua, es la identidad que nos une en esta constante búsqueda de lo desconocido.