Tanya Castillo Taller de amereida VIII Ensayo

De Casiopea



TítuloComposición de formas que crean la travesia
AsignaturaTaller Amereida
Del CursoTaller Amereida 2014
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Tanya Castillo

TALLER DE AMEREIDA Acerca de la clase dictada el Miércoles 9 de Julio de 2014

La importancia de la Ruta. Cuando uno se pone en camino de lograr un objetivo, pone su interés y esfuerzo en este objetivo final, ya sea un lugar de destino o la ejecución de una obra. Pero, ya antes de empezar esta “travesía “ que nos ha de llevar a nuestro objetivo debemos resolver muchos otros aspectos que no tienen necesariamente que ver con el objetivo en sí; y a los que se agregarán otros muchos elementos una vez iniciado este viaje ya sea hacia una meta definida como un lugar determinado o un viaje interior en busca de una imagen final de una obra. Es en este trayecto en que nos empezamos a dar cuenta de que la belleza está en la Travesía; aunque uno haya pensado que el resultado final debe ser algo hermoso (como definición de obra de arte) es en el día a día, en el ir solucionando cada obstáculo que surge en el camino es que nos vamos dando cuenta de que la verdadera belleza está en lo que vamos descubriendo dentro de nosotros y tal vez, más importante en darnos cuenta que tal vez nunca se alcanzará el objetivo propuesto como meta final, nunca llegaremos al horizonte; es lo inalcanzable. La ruta poética entonces es el atravesar mismo; es hacer nuestro recorrido mientras obramos y de esta forma podríamos decir que cada día estamos partiendo de nuevo y como el Capitán Ahab estaremos siempre en la ruta y buscando a nuestra Mobby Dick que es nuestra guía y nuestro horizonte inalcanzable; empleando en esta empresa todo nuestro empeño y todos nuestros recursos hasta que, tal vez sin darnos cuenta, hemos transformado la travesía en el objetivo buscado.

La O ---- Obra – Otro – Ocio La O : el circulo como figura mágica en cuyo interior se reunían los pueblos antiguos en busca de iluminación para nosotros tiene además la connotación de la Obra lo Otro y el Ocio. La Obra es la forma en que hacemos las travesías; no hay travesía sin obra aunque la Obra no es el objetivo a alcanzar, la Obra es parte de nuestra condición poética expresada en su andar. Entonces, como la condición poética es en sí creativa, es que la Obra le es propia y así también la travesía es en sí un acto poético. La Obra tiene relación con el Ocio. En la medida que entendemos el Ocio como una instancia de reflexión que nos hace estar en un estado de lucidez y con una apertura de mente y de conciencia que nos permite entender que la Obra puede aparecer y mostrarse y entenderse sin mayores explicaciones. Nosotros partimos de la observación, la cual cabe mencionar nace del ocio. Por lo cual podemos tomar el ocio como un primer incentivo positivo, el cual nos dará una primera chispa que nos ligará con el lugar. De la observación encontramos en la gratuidad esta obra que realizamos. No es simplemente un obsequio que se llega y se entrega, nos relacionamos con este destino que dimos para nuestro viaje a través del propósito. Propósito q encontramos en el ocio que nos lleva a al observar. Por lo tanto se puede decir que el ocio es el primero momento, que procede en observación, y se concluye en obra. El Otro; cada uno de nosotros tiene conciencia de sí mismo, pero también debemos tener conciencia del otro. Debemos entender la dualidad que se produce al entender que así como hay un YO, también hay un OTRO y que, al invertir los papeles, uno pasa a ser el OTRO y el otro pasa a ser el YO; por lo tanto en cada uno de nosotros co-habitan el Otro y el Yo. Con esta mirada es que debemos emprender la travesía, para así entender que todos los otros que encontremos en el camino van a pasar a formar parte de nuestro yo y nosotros de ellos.

Para avanzar en este camino, debemos tener clara nuestra identidad y una vez que hemos elaborado el yo mediante un autoanálisis es que podemos distinguir el otro. Sin embargo, al parecer, este proceso no termina nunca, ya que al conocer y distinguir al otro y viceversa se produce una retroalimentación que va a mostrar aspectos del yo (y por lo tanto del otro) que permanecían ocultos; iniciándose así, un ciclo que no tiene fin que es también la forma en que se construye el individuo. El Taller de América distingue con respecto a esto dos aspectos desde el punto de vista poético; uno es el de la poesía como una dimensión abierta; él Ha lugar y por esa condición es intransferible y no enseñable y solamente hay que estar abierto y dispuesto a encontrarse con la palabra poética. El otro aspecto se refiere a la parte poética en cuanto oficio y que plantea el desafío de encontrarse con el YO y el OTRO al mismo tiempo. El poeta Arthur Rimbaud en su poema “El Barco Ebrio” refiriéndose al “Alba exaltada como un Pueblo de Palomas” planteando en esta idea de Pueblo, la idea del nosotros . El poeta Godofredo Iommi toma esta idea y la transforma usando en lugar de palomas a los estorninos. Los estorninos, tienen la particularidad de volar en bandadas, y cada uno de ellos se precipita hacia el interior de ella con tal rapidez que se sale de ella solo para volver a repetir esta acción, pero dentro de este aparente desorden, la bandada lleva una dirección clara y definida. Es así como Alberto Cruz reflexiona sobre esto y dice:” esta cosa del nosotros es como un pueblo de estorninos”. En este proceder se reconoce además de la interacción del yo y del otro, el sentido de origen; de donde procede donde se origina. Esto se da también en la travesía a través de América; uno procede a travesar América y a la vez, se deja atravesar por esta vivencia y va interactuando con lo que va encontrando en su camino. Desde el punto de vista de la poesía, esta también procede por cuanto se traspasa un sentido, se cede algo a través de un acto poético que podría decirse la poesía procede en forma de una procesión. Así también refiriéndonos a la conquista de América, ella se deja atravesar por el mundo cediendo así en una experiencia intima, el yo de su identidad. Europa por su parte, no se deja atravesar por América pero ella tiene a su vez otros pueblos que la atraviesan a su vez. El proceder es ceder, tiene relación con el sentido de gratuidad de la entrega de lo abierto al desconocido. Este es él HA LUGAR de la poética de Amereida. Este proceder es inconcluso porque va yendo hacia algo pero está formado por estaciones que son conclusas en cuanto en estas estaciones es el oficio el que le da forma y es algo que se informa y que se aprende. Entonces esta suma de estaciones conclusas forma lo inconcluso de este proceder hasta que se forma un límite. El límite se forma cuando uno dice o encuentra que la obra está bien que se ha cumplido con lo propuesto en un inicio y se ha incorporado o internalizado la travesía y esta se refleja en toda su amplitud. En este momento, se crea el vínculo con el origen; de dónde vengo, de donde procedo y por lo tanto, también, tomar conciencia del recorrido hecho y de lo logrado. A mi parecer este proceder y ceder anterior mente mencionado tienen un vínculo estrecho con las intenciones de la travesia. Al partir en esta, tenemos la intención de dar un regalo a una comunidad. Con nuestra llegada comienzo es proceder, con la huella que dejamos sin ningún interés aparece el ceder. Partimos a recorrer américa en este ciclo del proceder y ceder. Alberto Cruz mencionaba en uno de sus libros acerca del acto arquitectónico, que el acto es concluso, sin embargo su representación es conclusa. El acto sucede en este momento, se funda, se desarrolla y se concluye, formando un ciclo tal como el mencionado del ceder y proceder. De ahí se puede concluir que la travesía se desarrolla tal como un acto, se acomete y concluye, para después volver a empezar. Según la experiencia personal, cuando partimos a recorrer américa vamos absolutamente a lo desconocido, vamos trazando un nuevo camino que vamos fundando a medida avanzamos. Es como tal dicen al llegar a la escuela, un volver a nacer, esta experiencia la cual siempre es nueva para nosotros se acomete ante nosotros a partir de nuestra ignorancia. Crecemos con este signo que se basa en la celebración, el oficio y la gratuidad. La celebración se da continuamente ya que estamos en un continuo recorrer y festejo de nuestra obra. El oficio se presenta en nuestra intención, el realizar de este regalo que pretendemos crear para para nuestra américa. En nuestra Primera travesía a sao paulo partimos de manera completamente incierta. Sabíamos nuestro destino y ruta, sin embargo sobre lo que nos depararía, nada. La experiencia que se da en este recorrer es mutua, nosotros damos este obsequio a nuestro continente y este nos devuelve el favor con este infinito recorrer que nos espera. Tal como dice el poema de amereida, en un primer parecido a nuestra situación somos como los marinos, recorriendo tierras inciertas, tenemos un propósito pero descubrimos otras cosas de por medio. En este momento que le entregamos a la poesía fundamos la travesía. De aquí nace una intención, deja de ser un viaje para conocer, el viajar por simple gusto. Dejamos a un lado el yo para darle un lugar al otro. Por eso pienso que este viaje desprende principios de amor. Un amor que se funda en el pensar en otro. Tan libre de egoísmo como el acto partir a recorrer américa para pensar en el otro. En parte eh de concluir que esta compuesta por sus múltiples factores anteriormente mencionadas y habladas en clase . destacando los factores que motivan este encuentro con el continente , que seria la celebración , el oficio y la gratuidad.