Taller de Amereida V, Monserrat Torres

De Casiopea



TítuloTaller de Amereida V, Monserrat Torres
AsignaturaTaller de Amereida 2014
Del CursoTaller de Amereida 2014
CarrerasDiseño Gráfico
Alumno(s)Monserrat Torres


Travesía en base a la poesía

Existen diferentes universidades en Chile, y esta es una de las más requeridas y solicitadas por muchos, ya que posee de un prestigio popular muy definido, pero esta escuela de arquitectura y diseño logra destacar por algo más, algo distinto que lo hace característico y propio de ellos, realizan travesías durante el tercer trimestre, donde participan los alumnos y profesores.

Todos al momento de ingresar a la escuela, tienen un conocimiento preliminar de esta actividad basada en comentarios de amigos y cercanos pertenecientes a esta escuela, ya que las personas que han experimentado esta aventura en busca del hallazgo cuentan sus vivencias y cuál era la finalidad de hacerlo, e incluso existen fotografías que permiten enriquecer el relato. También poseen el conocimiento básico de la definición propia de la palabra, "se define como travesía a todo viaje o itinerario que supone alguna clase de riesgo y que suele relacionarse a una aventura. Quien inicia una travesía sabe que se expone a situaciones imprevistas, por lo general vinculadas a las condiciones climáticas o al desconocimiento del terreno.”

La primera experiencia de una travesía fue en el año 2013, el año pasado, donde tuvimos la oportunidad como taller de ir juntos con un curso superior a Puerto Ibáñez, viajando en barco y bus, lo cual permitió un enriquecimiento social y académico, pero este aprendizaje era en base a otra objetivo, ya que estábamos construyendo algo real, algo que iba a permanecer en el lugar donde las personas lo utilizarían, algo que fuera un regalo para los turistas y los pocos habitantes del pueblo, pensando que al cumplir con el objetivo estaría más cerca de terminar bien el año.

Aquí es cuando entra la poesía, después de un año, el taller de amereida nos plantea que el objetivo principal de la travesía se basa en el sin objeto, basado en las notas que le escribió Godo a la bitácora de la primera travesía de Claudio G: “¿Cuantas veces el gratuito juego poético podrá sobreponerse al ánimo de una travesía sin objeto? Creemos que tal sin objeto desvela realmente el continente, su inalcanzable norte, el que todos llevamos dentro, continente y norte.”

No es que los objetivos no deban existir, de hecho son muy útiles y factibles, estos son utilizado en diferentes situaciones de la vida, pero la búsqueda del conocimiento se puede llegar de otra manera, se puede llegar centrado en las cosas pensadas, diseñadas y construidas por gusto, las cuales recaen en la gratuidad. Las mejores obras surgen en base a este concepto, debido a que existe la posibilidad de que surja lo inesperado, lo que nunca se pudo llegar a imaginar, algo imprevisto que correspondería al regalo, ya que cuando uno está centrado solamente en los objetivos, las ideas en vez de florecer y de tener una variedad de ellas, estas se limitan y cada vez se van pareciendo más a la anterior creando una especie de círculo, pero si uno sale de este pueden aparecer más elementos los cuales podrían incluso ser mejor de lo que esperaban y por eso hay que estar siempre pendiente de todas las propuestas y nunca descartar algo ya que esta junto con otra podrían ser la definitiva, no hay que perder la libertad de pensar, diseñar, construir, de expresar o de hablar. También hay que estar abiertos a la opinión de otros, lo cual permite tener ideas frescas y saber cómo realmente se ve la propuesta ya que nos cegamos en base a nuestras ideas.

Según lo mencionado arriba, cito algunos textos que tienen relación con el tema de Anthony de mello, el primero dice: “Una oveja descubrió un agujero en la cerca y se escabullo a través de él, estaba feliz de haber escapado. Anduvo errando mucho tiempo y acabo por desorientarse, entonces se dio cuenta de que estaba siendo seguida por un lobo, hecho a correr y a correr, y el lobo fue cortando la distancia entre la oveja y él. El Pastor vio la escena, protegió a la oveja y mansamente la llevo al redil y a pesar de que todo el mundo le dijo al pasto que arreglara el agujero del corral, el pastor no lo arreglo”, el segundo “Esta luz encendiendo el rostro, este rostro aflorando, aquellos ojos enraizados en lo hondo, los cuerpo despertando filiales, el trigo esperando el pan, bajo la majestad del águila planeando." Y el tercero: “Y aun con otros y aun con otros no busco el paso su abertura tanteando en la costa como en la noche el ojo su aventura.”

Esta también la culminación del objetivo, el cual podríamos asociarlo con el tiro al blanco, donde hay que dar en el blanco, pero en el mundo oriental, los que dan el blanco no lo ven como objetivo, sino que sujeto y objeto se hacen una sola cosa, estos se complementan y logran juntos la construcción de algo magnifico, es un hallazgo, aquí el blanco mira al arquero y arquero mira al blanco, y cuando se encuentra esas dos miradas, dan origen a la fama, un acto de arte mayor de gratuidad. Lo cual nos lleva apuntarle de lleno al corazón del asunto donde nosotros debemos mirar la travesía como la travesía a nosotros, y en ese encuentro aparece el tiempo y el espacio a nuestra disponibilidad, no significa que ahorremos tiempo en hacer los encargos, si no que el tiempo que utilicemos en el proyecto sea factible, además hay que vivir el momento tal cual viene, siempre en presente.

Esto es lo que permite que ya sean 30 años de travesías, esto es lo que lo hace fundamental y único, donde cada año se vive como si fuese la primera vez, y para lograr esto es necesario una ardua tarea que recae en nosotros, de debemos ser capaces de mirar con otros ojos las cosas lo cual nos permitirá vivir y sentir de otra manera, una vida más plena rodeada de sensaciones.

Nota n°46, Godo “También el olvido es bello, olvidar por ejemplo que el arrojo es la travesía y no la vida de un obstáculo, pero la hermosura cuenta menos que la ruta y esto sí que es difícil de aprenderlo, ¿Qué es la ruta? Es solo seguir partiendo siempre, es mantener el rumbo abierto ¿Será un comienzo sin´, fin como el amor?, hacer tal ruta, abrir tal rumbo...”