Taller de Amereida Etapa VII Daniela Gajardo

De Casiopea



TítuloTaller de Amereida Etapa VII Daniela Gajardo
AsignaturaTaller de Amereida 2014
CarrerasDiseño Gráfico
Alumno(s)Daniela Gajardo


El encuentro ante lo desconocido

¿ De qué manera somos capaces de vivir el presente y abordar el desconocido?

Es cierto que cada día estamos más abiertos a vivir el presente de la mano de la libertad, como una constante decisión que nos hace dar la cara ante lo desconocido, pero bien, ¿de qué trata lo desconocido? Si lo pensamos como un concepto toca el ámbito de la abstracción, pues consiste en referirse a aquello que no está dentro de nuestro conocimiento, se escapa de lo predecible, va de la mano del asombro, el asombro ante lo desconocido, se trata de enfrentarse a lo que se escapa de nuestras predicciones, de nuestros cálculos y también pretensiones. Es una manera de vivir aceptando el regalo, el regalo del vivir, aquello que se presenta en la vida, porque cada vez que algo inesperado aparece tenemos la obligación de aceptarlo, y obligación no como algo que se impone sino algo que es inherente a la persona, es un deber que toca la manera en que vivimos el presente, la aceptación de un presente que tiende al cambio, en donde las personas somos participes activos de cambiar nuestro destino, de guiarlo hacia nuestros objetivos con el fin de lograr la felicidad.

Parte de esa búsqueda de la felicidad aparece como una decisión, un abordar el desconocido en función de un futuro que va apareciendo, en cierta medida aquello que está tras el desconocido es el futuro, siempre que vayamos encarando al desconocido seremos capaces de ir ganando un paso frente a nuestro futuro. Es un ir constante de la mano del asombro, recibir y tomar aquello que se nos presenta para construir un mañana.

Se trata de un afán que no termina nunca, es parte de la vida y tiene que ver con una manera de ir avanzando. Si perdiéramos el asombro, sería como perder una gran parte de nuestra esencia, porque ¿qué ocurriría si fuésemos capaces de saber que nos depara el destino? Entraríamos en un constante cuestionamiento, se perderían las ganas de avanzar, entonces dentro del destino se hace importante la palabra misterio. El misterio mueve esa necesidad de acercarnos, hace nacer la curiosidad y los deseos de continuar en el camino que nos dirige la vida. Entonces podríamos decir que parte de la esencia del ser humano tiene que ver con dimensiones que tocan el misterio, lo desconocido y su afán por ser descubiertos, es parte de un ciclo que avanza mediante una progresión, ir ganando un paso, mantenerse , pero no es la concreción de una meta.

Mantener el paso, la aceptación del regalo, el interés por el desconocido, son parte de aquello que diariamente forma parte de nuestras vidas, como un algoritmo que se desarrolla en el transcurrir del tiempo , es capaz de conservar el misterio y que a su vez este sea el estimulo para continuar en este camino.

El regalo nace dentro de este algoritmo que contiene el destino y el desconocido, aborda una manera de recibir aquello que se nos presenta, tiene relación con el cómo nos apropiamos de algo, la forma de entregar y hacer parte de nosotros aquello que se nos está entregando.

La vida forma parte del regalo, es el comienzo de este camino que contiene todo lo demás. Nacemos y este ya es el primer regalo que recibimos, forma parte de nosotros. Aparecemos gracias al regalo, el regalo de la vida, es decir, somos parte de este acto y a partir de eso comenzamos a vivir y ser parte de algo. Parte de la esencia de las personas tiene su raíz en el regalo, puede ser por esto que en nosotros siempre está el hecho de compartir lo nuestro con otro, de hacer parte a los demás de aquello que tiene que ver con nosotros. Regalar un poco de cada uno a quien nos rodea, compartir y disfrutar del acto del dar, entregar un poco de nuestro tiempo, de nuestro espacio y también nuestro amor.

Sin lugar a dudas que el regalo es uno de los caminos que nos acercan a los demás, nos abre la posibilidad de enfrentar un camino que nos reúne, nos acerca a la intimidad del otro, a generar lazos y establecer relaciones. Forma parte de la vida, del constante aparecer del destino, de dejar que las cosas pasen. El destino es capaz de poner frente y cruzar los caminos, es una manifestación del regalo que se nos presenta, la manera de estrechar lazos y compartir nuestra esencia con los demás. Forma parte de nuestro presente, ir en constante regalo, compartir con los demás aquellas manifestaciones que se consideran importantes, construir un lazo que se basa en un constante dar y recibir, en donde la importancia radica en el hecho de este acto, sino que por lo que trae consigo , una manera de estrechar el alma y demostrar un poco de lo que cada uno es a través del gesto.

El gesto como una acción que manifiesta de cierta forma el acto del regalo, una expresión y entrega entre nosotros y los demás. Alude a cierta hospitalidad con la que tratamos a los demás, el como permitir que otro acceda a lo que estoy compartiendo, es la manera en que nos relacionamos , como nos abrimos ante la posibilidad de comunicarnos mediante la palabra. La palabra como el primer gesto que nos acerca a los demás, tiene la intención de entregar un sentido, el sentido de las cosas, aquello que podemos medir respecto de nosotros mismos, los sentidos aluden a eso, a una instancia que puede ser medida desde nuestro propio cuerpo, como la vista, mido algo respecto de lo que mis ojos ven; es una interpretación de una realidad que se presenta ante nosotros, así como el oído, el tacto, etc. Entonces, la medida del sentido esta estrechamente relacionada con aquello que se nos presenta y como cada cual adquiere una interpretación mediante una sensación, es la posibilidad de entregar una propia visión y punto de vista a través de una propia percepción de la realidad.

La sensación que perciben los sentidos se relaciona con el desconocido, es la manera de como el propio cuerpo se dispone a recibir las señales de un mundo exterior que de cierta forma siempre es desconocido para nosotros . El propio cuerpo se enfrenta ante algo que no se tiene certeza de que es , ni lo que vendrá, es el medio por el cual nos relacionamos con lo desconocido, de hecho podríamos decir que no existe un intermedio entre aquello que desconocemos y nosotros mismos, pues somos nosotros quienes nos acercamos y tenemos directa relación con lo que esta por devenir , ambos nos relacionamos de manera directa, un encuentro a cuerpo presente que se permite desde una sola instancia, contiene el sentir de uno mismo, una percepción única relacionada con uno mismo y la memoria , la capacidad de relacionar situaciones con los recuerdos. Una manera de interpretar una realidad y vincularla, es la forma de encontrar una relación ante aquello que se nos presenta .

Desde el momento en que tomamos conciencia de que cada suceso que nos depara alude a un desconocido adquirimos una actitud que se relaciona con la apertura, la apertura del recibir. Estar abierto y dispuesto a ese encuentro, a ir develando y descubriendo lo que se nos presenta. Abrirse a nuevas posibilidades de descubrir y hacer parte de nosotros lo que vayamos descubriendo. Apropiarse a medida que voy entrando en el campo del conocer, formar un conocimiento, volverse parte de la memoria y ser parte de una experiencia. La experiencia que forma parte de cada uno de nosotros.

“¿Qué sucede? Estos son buscadores de lo desconocido. Son, en la perspectiva abierta de lo desconocido para la poesía, poetas. Y algo que se produce constantemente en la zona donde ellos buscan y donde busca toda la ciencia; se inauguran grandes campos desconocidos, y muchas veces -la generalidad de las veces- se suponen distintos sino contrarios a otros campos también desconocidos. Pero de tarde en vez se produce un genio como Descartes y sucede algo que estremece el espíritu del mundo.” Fragmento de “Buscadores de lo desconocido”


Ir en la búsqueda de lo desconocido y encontrar la manera de hacerlo leíble ante los demás, se trata de encontrar la propia forma de leerlo, interpretarlo y mostrarlo , es una tarea que se vive en presente y nos hace avanzar hacia un futuro que se nutre de la experiencia y el conocimiento que se adquiere a través de la practica propia, la intención de ir más allá y adentrarse en lo profundo de un sentido que está esperando ser descubierto.