Taller Habitabilidad y Riesgos en el Borde Costero 1° Semestre 2019 - Desarrollo Proyecto - Danitza Barrera

De Casiopea


TítuloTaller Habitabilidad y Riesgos en el Borde Costero 1° Semestre 2019 - Desarrollo Proyecto - Danitza Barrera
Tipo de ProyectoProyecto de Taller
Palabras Clavedesarrollo proyecto
Período2019-2019
AsignaturaTaller del Acto y el Vacío: Habitabilidad y riesgos en el borde costero
Del CursoTaller del Acto y el Vacío: Habitabilidad y riesgos en el borde costero
CarrerasArquitectura
ProfesorFelipe Igualt, Joaquín Fernández



TítuloTaller Habitabilidad y Riesgos en el Borde Costero 1° Semestre 2019 - Desarrollo Proyecto - Danitza Barrera
AsignaturaTaller del Acto y el Vacío: Habitabilidad y riesgos en el borde costero
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Danitza Barrera



Proyectos

CICLO 1

Ciclo de Observación

Con el cuerpo orientado hacia el mar, el observador se posa al borde del muelle aproximándose para observar el dinamismo del mar.

A través de las observaciones es posible observar que las personas habitan en una proximidad, manteniendo una orientación hacia lo que es observado. Esta forma de habitar se produce tanto en relación con el mar, en el cual las personas buscan la mayor cercanía con el mar, o bien, con la luminosidad de un vacío, como ocurre con algunas iglesias. Estos elementos de observación,que son el mar y el vacío luminoso marcan un punto atención, hacia donde las personas dirigen su cuerpo y permanecen.
Del mismo modo, las personas habitan en lugares donde está presente un contraste luminoso, el cual puede ser producido por la forma en el interior del lugar, en el cual se poseen distintas direcciones de superficie, las cuales retienen la luz de forma distinta y permiten que aparezca una dualidad de luz y tenue penumbra. O bien, puede ser producido tras la obstrucción de luz que entra en el lugar, generando un espacio con luz natural y otro espacio en penumbra, el cual es provocado por esta obstaculización que produce ausencia de luz. Por ende, ambas luces difieren y producen un contraste luminoso.
En conclusión, el habitar de las personas esta regido por una orientación y una proximidad, definiendo así el acto como un habitar próximo y orientado a lo luminoso

Las personas permanecen orientadas hacia el punto de luminosidad, un vació de bordes cerrados que encapsulan la luz causando un contraste con la tenue penumbra del exterior el cual es de mayor extensión respecto al punto luminoso.
La forma de la construcción genera una separación de ambientes en donde la luz es contenida, convirtiéndose en una luz estática que no se expande al resto de la parroquia.


Atravesando los muros limite del paseo las personas se aproximan al mar, prefiriendo el borde y así obtener una mayor cercanía y así oírlo y apreciarlo de forma optima, mientras permanecen quietos orientador hacia el mar.


ACTO :
Habitar próximo y orientado a lo luminoso

LUZ :
Luz dual en contraste

VACÍO :
Irregularidad orientada en disminución

REFLEJO :
Inclinación de centro luminoso



Poligono de relaciones

20190820 232818.jpg





CICLO 2

Ciclo de Abstracción

La amplitud del lugar permite un permanecer y un transitar segmentados, ya que ambos se producen cada ciertos periodos de tiempo, bajo este espacio de cobijo en lo semi-abierto conformado por el cielo, el suelo y ambas paredes paralelas entre si.
La forma del espacio y la ubicación de la persona en el asiento conforman un habitar cobijado formado por la pared a sus espaldas, el suelo y el cielo. Este habitar se encuentra orientado hacia el exterior en un estar contemplativo.
Vista cara 1 previo al terminado
Vista cara 2 después del terminado

El habitar en un interior se desarrolla bajo un cobijo producido por las paredes que encierran este interior, dándole una cualidad de calidez e intimidad ya que suelen desvincular el exterior, lo que provoca una nueva temperatura. Del mismo modo, en un interior más público como un mall, se aprecia un cobijo, pero este es más lejano ya que las dimensiones del interior son mayores, por lo que se aprecia una amplitud en descenso el cual se produce hacia una abajo. Por otro lado, modo en un espacio semi-abierto, también las paredes dan un cobijo, que acoge al cuerpo y lo mantiene protegido del exterior, o de posibles amenazas a sus comodidades como lo son la lluvia o el fuerte sol. Este cobijo, entonces, es conformado ya sea cuando la persona se haya totalmente rodeada por superficies que la aíslen completamente, o bien, hallarse parcialmente cubierta por dichas superficies.

En el exterior la persona se encuentra habitando en una verticalidad de continuidad, en donde la posición de las construcciones genera una horizontal que desarrolla esta continuidad a la vista y al caminar que conforma esta fachada constructiva. Así también, en los entres observados se aprecia como la persona habita en una continuidad producida entre el suelo, a lo menos una pared y el cielo. Esto conforma un entre de continuidad que acoge a la persona resguardándola de forma esporádica o de corta permanencia ya que usualmente suelen ser sitios de vinculo, de simple transitar

De acuerdo a la unión entre estos espacios, al observar se aprecia como la amplitud de los tamaños se va disminuyendo, o bien disminuye de golpe al aproximarse hacia la unión, dado que esta está conformada de acuerdo al tamaño de la persona. A partir de esto es que se aprecia una disminución de amplitud que culmina en una estrechez que conecta el exterior de continuidad con el interior de cobijo.


Acto :
habitar cobijado

Vacío envolvente :
continuidad segmentada de observación

Vacío interior :
Cobijo orientado a un centro en disminución

Vacío del abajo :
semi-abertura de continuidad en cobijo





CICLO 3

Ciclo Proyecto

ACTO :
Contemplar bordeante en lo elevado.

20190820 134130.jpg
20190820 134209.jpg
20190820 134237.jpg
Esquemas 1 y 2
Esquemas 3 y 4


Dada la forma en la que Con-cón, el sector Playa la boca, se desarrolla en torno a la playa es que se produce una obstrucción de la vista en el primer piso de las construcciones, ya que las que se encuentran ubicadas al norte de la calle Av. Borgoño recubren la vista del primer nivel de las construcciones al sur de dicha calle (figura 1), causando que la acción de mirar el mar desde estas se de únicamente desde la altura. En lo elevado es posible apreciar una mayor extensión visual, viendo el horizonte y pudiendo apreciar, desde el espacio de estudio, la desembocadura, el río y el mar.
En el habitar de las personas se aprecia una tendencia a aproximarse lo mas posible al cuerpo de agua, permaneciendo en un estado de contemplación, que debido a esta tendencia a aproximarse produce que este estado se de en el borde del espacio en el que la persona se ubica, ya sea en un borde de arena, el borde que genera el agua, o bien el borde de una construcción (figura 2)
De acuerdo a la forma en la que se ubican las construcciones se muestra que estas se desarrollan de forma paralela a los cuerpos de agua, generando una continuidad contemplativa que recorre las construcciones (figura 3). Sumado con esto, se debe considerar que, al ubicarse la vivienda en una zona de riesgo de inundación, la vivienda debe ser elevada alrededor de tres metros, y de modo poder generarle una mayor resistencia (figura 4).
A partir de lo mencionado es que el acto surge como un contemplar de carácter bordeante que se da en lo elevado, ya sea desde lo abierto, o bien desde un interior orientado hacia este afuera compuesto por el cuerpo de agua. Y este acto es potenciado a partir de la necesidad de elevar la construcción ante el riesgo de inundación, ya que permite que desde el primer nivel de la construcción sea posible desarrollar el acto.

Organismo
poligono
























Croquis de Obra Habitada

Vista en propuesta grupal
Vista interior








Maqueta

Vista desde el abajo
Vista desde arriba





























Planimetría




Ubicación
Secciones
Elevaciones
Planta
cubierta