Sotoroman: Metodología, estructura y andamiaje

De Casiopea








TítuloMetodología estructura y andamiaje
Año2011
Tipo de PublicaciónEnsayo
Carreras RelacionadasArquitectura, Ciudad y Territorio

METODOLOGIA , ESTRUCTURA Y ANDAMIAJE

Si bien no es fácil establecer una visión limpia con respecto a la forma de racionalizar la metodología porque a simples rasgos pareciera ser que la metodología o método evoca siempre a otro, nos habla de un pasado que se materializa en el presente y se proyecta a un futuro, es este modo, o la descripción del grado de realidad que a través del tiempo nos otorga la forma de ser o de hacer una cosa, pero que sin embargo se torna determinante al momento de evidenciarla, ya que por más referencial que sea con respecto al tiempo, este modo en el presente arraiga intrínsecamente la esencia de quien lo manifiesta. Entonces en consecuencia con esta forma heredada cabe cuestionarnos por la raíz de la palabra metodología con el fin de encausarla y para que esta otorgue luces para su mayor comprensión. Según la real academia metodología proviene del griego “meta”, “odos”, “logos” lo que se corresponde con el más allá, el camino y el estudio, lo que conlleva irredarguiblemente a establecer una relación directa con aquello desconocido, con este ente abstracto, o estado de alteridad, el camino entonces esconde en su esencia un patrón cuantificable que ofrece la posibilidad del instrumento, es la causa o ese motivo o razón para obrar de una manera determinada. Aristóteles entendía la causa como la responsable de traer a la presencia al ente, aquella presencia daba lugar a “algo” y por lo tanto dar lugar a algo es “Poiesis” (lo que pasa del ser al no ser), producir, es decir, el abrir lugar para la presencia, desde el velamiento, al develamiento. De esta forma se podría señalar que la metodología funda un tiempo importante en el espacio del pensamiento, habitar ese tiempo se configura en el producir y este acto otorga como fin último el ponerlo a disposición. Heidegger en su momento reflexiona sobre el habitar y nos lo presenta como el lugar donde algo resguardado y protegido de cualquier amenaza ya sea real o ficticia. “…habitar, como estar en lo libre que cuida toda cosa llevándola a su esencia. En el habitar descansaría el ser humano. Descansa al residir como mortal en la tierra, bajo el cielo, ambos entre los divinos, y perteneciendo a la comunidad de los mortales.”( Martin Heidegger, “Construir, pensar, habitar”)

Habida cuenta, un modo de habitar el mundo es producirlo, utilizando verbos de acción, como investigación, configuración, proyección, de manera racional concreta o desde una vertiente poética abstracta. Y que en su forma de erigir una estructura soportante, connotaran al armazón o estructura primaria. En definitiva, la relación instrumental y de dominio con esta alteridad, se vislumbra en una manera de poder capitalizarla, convirtiéndola en pura disponibilidad, esqueleto, soporte, o lo que Heidegger denominaba “das gastell”,el armazón, de esta forma mundo auto producido, se convierte en verdad, así poetizar y pensar son dos modos de hacerse cargo de lo real ya que por un lado poetizar es medir y en concreto es tomar medida de lo humano. El pensamiento representativo también consiste en medir, en construir una unidad de medida y usarla luego para cuantificar y calcular lo acumulable.

“…los aristas son los primeros en estar preparados para descubrir el secreto de lo antiguo al mismo tiempo que el secreto de la naturaleza, ya que poseen el instrumento un método de observación y de medida” (Pierre Francastel. “Sociología del arte,pag.117)

Este método de observación y medida configura el esqueleto o estructura soportante, el andamiaje del estudio o conocimiento, “logos”. siendo este el fin del proceso, lo que queda a disposición, y cierra una ciclo conformado por el espacio, como ya antes mencionado y el tiempo, que se sin duda aparece en el contexto y contextualización de un pensamiento o fundamento ya antes utilizado, es lo que da validez a la esencia de quien lo manifiesta, como se menciona en el primer párrafo, pero que en definitiva lo que produce este salto en el tiempo es que se empieza a animar y tejer al cuerpo, la materia, la cual esta habitada por aquella fuerza de voluntad, el alma, o ese elemento espiritual o inmortal del ser humano, capaz de entender querer y sentir o simplemente lo que le da fuerza, espíritu, aliento a las cosas.