Si el tiempo duele p. 1-3-4-5-6

De Casiopea



TítuloSi el tiempo duele p. 1-3-4-5-6
AutorGodofredo Iommi
Páginas5
Imágenes10
Ancho 21,5 cms.
Alto 27 cms.
Fecha1998
ColecciónPoesía
FondoIommi-Amunátegui
ConjuntoCarpeta 05
Número de Ingreso009
Nota[[Nota::Copia de fax del manuscrito original; la primera página no se numera, sí las demás; se desconoce existencia de la página 2. Se digitalizan los retiros debido a la infinidad de notas manuscritas del mismo Godo. La página 1 del original está en Carpeta 04/007. En la Carpeta 03/008 se encuentra el original de las páginas 5 y 6 de Si el tiempo duele, escritos en tiro y retiro de una misma hoja.]]
PDFArchivo:Si el tiempo duele p. 1-3-4-5-6.pdf
Código
IOM-POE-IAM-C05-TIE-998-009


p. 1

Si el tiempo duele
llueve.
Anoche comenzaba
el sereno
riega la paz

como una alfombra
hasta la casa
Empero
nadie es dueño de sus
sueños
ni ellos [impretan]
sólo la construcción del día que se
eleva
en los vértices de la ciudad
indican el origen
de la
invencible
nostalgia que no hace enseñar y aprender
como pecho que aspira
y expira. Tal el sentido
latente que se hace arquitectura
y en las pausas
un breve y súbito placer recorre semejante
al escalofrio
el diálogo tácito y sabroso de los amigos
se va de la palabra a la piedra


p. 3

de quehaceres
y órdenes
que construyen
mundo y mundos
de menudos mendrugos
a invisibles estrellas

Así la historia recibe
su íntimo secreto.

¿Hay tal donde
en un cómo?
en el oficio propio
de la usual tarea
se abre
la aventura azul celeste
y el coro del primer himno
da fiesta a lo visible
de lo invisible
(tu o tu o tu somos doquier
pastores de nuestros días, cada día
y rueda el día hacia su noche
que lo devuelve día
– me detuve en el dintel

¿cómo el transcurso acoge la serena
incomprensible dulzura de ser amado?
Y por hábito salí a andar –

Allí mis familias y las familias y los amigos


p. 4

y las familias de las familias
de los amigos
( al cruzar
la calle
( Alberto Cruz me susurra
“y las familias
de las familias
que ofician de enemigos – )
como una leve sonrisa
nos sumergimos
en el tráfico
haciendo habitualmente
ciudad –

Pero es hora de poema
y no de frase
vamos por ello

Tal quien
se mueve como sigilo
entre opuestas entendederas

Entonces, un docto aludo
a la prueba de la voluntad divina
dice “pues si es prueba del gran amor
se sobrevive y si no lo es se extingue.–

No coacciones. Que se cumpla cuanto el Dios
quiera. Y en tanto de lo que ahora escribo
suenen los tonos que merodean la alabanza

A culpa pagada de una vez y constante.


p. 5

¿Recuerdan?
Hubo una vez
María Goretti (santa) asesinada
por mantener su virginidad
y su lumbre
atrajo
al asesino (una vez purgada la pena a lo humano
al momento de su santificación. Y allí lo
indujo a entregarse con ella
a los ascensos enamorados)

Así de puerta en puerta
la palabra cala circunstancias
y corazones
y entre las malas y las buenas gentes
que pasan a mis lados (Oh Rulfos del Cireneo)
Lo alto nos protege y a los lejano que
conocimos y a los que no conoceremos

Pues así en la ininterrumpida fracción del pan
en sacrificio se mueve el himno
de las basuras a las alturas
sin pausas. No cesan pues los
autores de mundo que con su obrar
hacen mundo al mundo
y así se extiende el aprendizaje a conocimiento
y la armonía de lo inarmónico se enlaza
y se desenlaza con sucesivos desenlaces.

Todos aquí somos herederos para confiar


p. 6

la herencia a los nuevos danzarines )
                  En la ronda coral
                                                  e incesante
( Dia [...] y Kiyis Ki
                                  Anna Paulo[...]
                                                            recuerdan)
    para que
                    otros jueguen las figuras
  por el amor que dicta adentro
            y
              ya
                    no metáfora inaudita.

---

Fondo Iommi-Amunátegui / Carpeta 05:

---