Seminario de América 1. 2024

De Casiopea



Asignatura(s)Seminario de América
Año2024
Tipo de CursoRamo de Posgrado
TalleresMagíster
ProfesoresJaime Reyes
Palabras ClavePoesía, América, juego, arte
Carreras RelacionadasMagíster

Estudiantes

La cultura tiene un fundamento lúdico

Exposición del Sr. Godofredo Iommi. Página 22

Planteamiento de la Escuela de Arquitectura sobre la Universidad. Exposiciones de Alberto Cruz, Alberto Vial y Godofredo Iommi M. Resumen del Acta de la séptima sesión de la comisión de reforma universitaria (23 de septiembre de 1967).

FCP-D 67 3. Planteamiento de la Escuela de Arquitectura sobre la Universidad

Reflexiones sobre la lectura del texto y la experiencia de juego

Natalia Duimovic

Adrián García

Análisis del texto: Exposición del Sr. Godofredo Iommi. Planteamiento de la Escuela de Arquitectura sobre la Universidad. Godofredo Iommi (1967)

La intervención del Sr. Godofredo Iommi en el Planteamiento de la Escuela de Arquitectura sobre la Universidad, es un tema relevante que se abordó en la séptima sesión de la comisión de reforma universitaria el 23 de septiembre de 1967. Establece como la cultura tiene un fundamento lúdico (Iommi, 1967, p.22) y describe que no hay nada más serio que el juego (Iommi, 1967, p.24), estableciendo este acto como un fundamento poético en la creación. Acudiendo a los clásicos griegos realiza un manejo magistral de los términos agon, eros, catarsis con argumentos propios basados en la razón y relacionándolos directamente con la escuela. La exposición de Iommi y su participación en la reforma universitaria son aspectos significativos que merecen una reflexión profunda. Su enfoque en la poesía y la conexión con la arquitectura pueden haber influido en la visión y el desarrollo de la educación superior. Además su relación con los oficios refleja una visión única de la arquitectura y su enseñanza.


Análisis del texto: Homo Ludens. Johan Huizinga (1938)

El historiador y teórico cultural holandés, Johan Huizinga en su libro Homo Ludens (1938) explora la naturaleza del juego en la cultura humana, y vierte las características de este fenómeno sobre la sociedad, la religión, el arte y la política. El juego es más viejo que la cultura (Huizinga, 1938, p. 11), así plantea, y hace reflexionar como el componente lúdico es parte de todos nosotros, asumiendo el concepto de que el ser humano es, por naturaleza, un jugador. Este texto me ayuda a pensar que el juego no es simplemente una actividad superficial o de ocio, sino que es esencial para la formación y la expresión de la cultura.

Huizinga en su análisis de los juegos infantiles, que, personalmente creo, es la génesis para el desarrollo del jugar, sostiene que el juego tiene una cualidad de "magia", permitiendo a los participantes experimentar un sentido de libertad y creatividad dentro de un espacio definido por reglas y convenciones. El juego seguirá siendo una fuerza vital en la cultura humana, capaz de resistir las presiones de la modernidad, es una fuerza central en la formación de la sociedad y la expresión cultural.

Cristian Mella

Carla Saavedra

Johan Huizinga “Homoludens” 1938 Huizinga establece la premisa fundamental de su libro, afirmando: "El juego es más antiguo que la cultura, pues el animal juega antes de que el hombre exista y el hombre juega con su hijo animal antes de que tenga cultura". Esta frase encapsula la idea central de que el juego es una actividad primordial que precede y subyace a la cultura humana. El juego no solo refleja la cultura de una sociedad, sino que también la moldea y la enriquece. Afirma que el juego permite a las personas explorar diferentes realidades y perspectivas, lo que fomenta la creatividad y la innovación en la cultura humana. También afirma que "el juego está fuera de la vida ordinaria, no puede ser juzgado con los mismos criterios que las ocupaciones serias. Debe ser juzgado por su propia ley interna". La naturaleza del juego se puede definir como una actividad libre, voluntaria, intrínsecamente motivada, que se lleva a cabo dentro de límites temporales y espaciales establecidos, según reglas acordadas y que da lugar a la sensación de tensión y alegría, proporcionando un espacio seguro para la experimentación y la expresión, fomentando el desarrollo de nuevas ideas y formas de pensamiento.

Sutton-Smith, B. “La ambigüedad del Juego” 1977

Sutton-Smith argumenta que el juego es inherentemente ambiguo, ya que puede ser tanto divertido como serio, competitivo como cooperativo, creativo como imitativo. Los juegos bélicos, según parece, pueden ser ambiguamente hobbies o extremadamente serios, en el caso de la guerra. Los antropólogos persiguen la relación entre rito y juego, ya que ambos se encuentran en disfraces, rituales y festivales. Arte y literatura determinan al juego como fuente de creación. En la esfera mitológica, los dioses toman como centro de su mundo al juego, mientras que en física, el juego es simplemente otra acepción de caos para los principios básicos. El autor sugiere que gran parte del caos que se encuentra por allí dando vueltas, es el resultado de la falta de claridad de las retóricas populares (formas de pensamiento, donde los que la sostienen tratan de usar para persuadir a otro a que crean) que acompañan a las variadas teorías y terminologías del juego. Analizando las retóricas que el autor presenta, se concluyen ciertos acuerdos: (1) que el juego es inherentemente ambiguo, lo que significa que puede tener múltiples interpretaciones y significados. Esta ambigüedad es parte de lo que hace que el juego sea tan fascinante y significativo para las personas. (2) el juego proporciona un espacio seguro para la experimentación, la exploración y la expresión. Es un lugar donde las personas pueden probar roles, reglas y escenarios sin las mismas consecuencias que tendrían en la vida real. (3) . Al jugar, las personas pueden canalizar sus emociones y resolver disputas de una manera controlada y segura. (4) No todas las formas de juego son necesariamente beneficiosas, y algunas pueden incluso ser perjudiciales para la sociedad.

Daniel Serrano

En base a la experiencia en el juego del ajedrez, sostenida en clase, destaco dos de los conceptos expuesto en la ponencia de Godofredo Iommi: el Eros y Privilegio de Jugar. Enfrentados el contexto de un juego agonal con una estructura y reglas preestablecidas, nos topamos con la diversidad del conocimiento y la experiencia previa, marcándose claras distinciones entre uno y otros. Sin embargo, mediante el Eros, entendido en mi interpretación como pasión e interés, logramos superar esta barrera a través de la colaboración, de una colaboración nutritiva que se afana en nivelar y alentarnos los unos a los otros, a interferir en el juego ajeno (entiéndase que el ajedrez es un juego para dos personas), para que nadie pierda el privilegio de jugar, porque el no entender el juego es ser privado del privilegio y si algunos carecen de este, se ven condenados al ostrasismo. Si no jugamos con el eros que preserva el privilegio se disuelve el grupo y, así, se acaba la fiesta y caduca el juego.

David Silva

Haciendo memoria de lo leído de la intervención de Godofredo en la FCP D 673, se me viene a la mente el planteamiento de la Cultura tienen un fundamento lúdico. El juego lo plantea como algo serio, un privilegio. Y sí, la seriedad en el peso e impacto psicoemocional en quien participa, ejemplificado por el poeta en los lamentos de los niños que pueden llegar a vivir en el jugar, y el privilegio, lo entiendo por el carácter nimio que se le da, en el acuerdo de que el jugar no tiene un impacto tangible inmediato en actividades valoradas como más productivas de la sociedad.
En el juego suceden y toman parte dinámicas que en teoría viven dentro del cosmos de ese juego: quien es autoridad o dios de las reglas (arbitro) el destino de las partes involucradas, las consecuencias de las decisiones, la competencia contra otros o un algo (el juego mismo, el tiempo).
Conceptos que, tomándome de Huizinga, hacen del juego una antesala a la vida en sociedad, aunque sea según el autor una actividad ficticia, no productiva, fuera de lo cotidiano que lleva al disfrute. Es alimentada por lo que sucede fuera de la esfera lúdica.
Puede divertir como enseñar, como también ser un espacio neutral en el que bandos enemigos dejan salir sus frustraciones con el compromiso de que no escale en un conflicto real, siempre y cuando eso se haga en la arena del juego acordado, precursor de lo que en estados unidos se denomina “roast”. Y es ahí donde el límite de lo lúdico y lo cotidiano se vuelve permeable, la ambigüedad de la ficción y realidad sucede. Se revelan características no vistas de personas al jugar, sale un aire combativo, o pasivo, atrevido, o derrotista, se hacen trampas, se usa humor para distender el poder romper las reglas, los bajos instintos surgen al entrar en ayuda de quien se ve en desventaja, acciones alimentadas por las concepciones que los participantes tienen entre sí, sea que recién se estén conociendo en el juego o que los participantes ya llevan presentes en sus vidas meses y años. Que sazonan la incomoda experiencia de aprender algo nuevo y ejercerlo bien para poder ganar. Esto tomándome de Roberte Hamayon, citada en Play and Games in Classical Antiquity de Marco Vespa y Véronique Dason.
Paper que trae la separación en el mundo europeo del genérico “play” y “game” que en español son la misma palabra donde “play” deriva de “paida” (juego como actividad o game) que está conectada a “país” (niño/niña) y “paideia” (educación), distinto al mundo de deporte que sería “athla” haciéndome ruido que el génerico de jugar o payasear o hacer bufonada está asociado a la infancia y otros juegos como actividad, sea deporte se tome más en serio, más maduro, más adulto. Algo en lo que me gustaría profundizar si mi deseo pasa a ser voluntad, voluntad a acción y si el tiempo acompaña.

José Tapia

Paula Vaez

Mauricio Vegas

Textos complementarios al estudio del juego

J. Fron, T. Fulleton, J. Ford Morie, C. Pearce (2007)Playing Dress-Up: Costumes, roleplay and imagination,Philosophy of Computer Games, Department of Social, Quantitative and Cognitive Sciences, University of Modena and Reggio Emilia. https://citeseerx.ist.psu.edu/document?repid=rep1&type=pdf&doi=131d13916ba062717e45efea0a5e81b4bd372830

Sutton-Smith, B. “La ambigüedad del Juego” 1977

Los Juegos y los Hombres, la Máscara y el Vértigo | Roger Caillois (1913–1978)

Breve descripción de los conceptos de agon, alea, ilinx, y simulacrum, escrita por la psicoanalista Colombiana Belén del Rocío Moreno | PDF