Redacción 1 - Poética General - Marco Salas

De Casiopea



TítuloEnsayo sobre la observación del fondo marino litoral.
AsignaturaPoética General
Del CursoPoética General Mg 2T 2015
CarrerasNáutico y Marítimo
3
Alumno(s)Marco Salas

Ensayo sobre la observación del fondo marino litoral y zona pelágica.

Observar desde el hueco.

El observar.

“la observación es posible porque “la condición humana es poética, y por ella el hombre vive libremente en la vigilia de hacer un mundo”. El hombre está irremediablemente llamado y obligado a hacer y rehacer el mundo. Vale decir a re-inventarlo una y otra vez. (nótese que etimológicamente la palabra invento tiene que ver con “ventura”, y consecuentemente con “aventura”). Y esta urgencia y obligación, puede cumplirla porque tiene la posibilidad de ver el mundo, su mundo, siempre de nuevo, de verlo como por primera vez (ver está tomado en sentido amplio; tal vez podría hablarse de “percibir”). Depende de nuestra “mirada” y de nuestro ”punto de vista”, para mostrarse y revelarse según rasgos y connotaciones profundamente diferentes. “Observar” sería entonces esa actividad del espíritu (¡y del cuerpo!) que nos permite acceder, una y otra vez, a una nueva, inédita, visión de la realidad.”[1] Fabio Cruz, 1993. “Contemplar es igual a observar. Y observar es ob-servare, ob equivale a ahí, al frente, delante; y servare significa guardar algo intacto sin que se pierda. Ob-servar es dejar que algo esté delante, intacto, sin modificaciones ni intromisiones nuestras.”[2] Rivera. 1999

Es el observar entonces, el atesorar algo que tenemos delante sin tocarlo. Guardar algo tal cual es sin ninguna modificación.

“La observación es la capacidad de admiración, de asombro, de elogio, de curiosidad. Ella viene inesperadamente como un don. Requiere dedicación, esfuerzo, trabajo para que se haga presente. Es capacidad del espíritu abierto, sin prejuicio. Observación es también sorpresa. Que es también maravillarse. Maravillarse viene de “maravilla”, en latín mirum, que es lo extraordinario, lo singular. Sorprenderse viene de “prender” que en latín significa coger, atrapar. Algo así como quedar arrebatado, es quedar suspensos, sin apoyo.”[3]Ivelic. 2005

Atesoraremos algo intacto cuando nos cause admiración, cuando sea digno de nuestra curiosidad, nuestro interés. Podemos hablar entonces de la observación en su dimensión lúdica, el goce de observar aquello que nos asombre o maraville.

La transparencia.

La transparencia es una propiedad óptica de la materia. Cuando la luz pasa de un medio a otro: parte de la luz se transmite por el medio, parte se absorbe y parte se refleja. Decimos que un material es transparente cuando transmite la mayor parte de la luz y tiene poca absorción y reflexión.[4]

El hueco.

“El casco de un barco, nace de la hidrodinámica, del desplazamiento, en ese hueco hay que adecuar el habitar.” [5]Ivelic. 2005. p. 52.

El hombre se vale de objetos para sobrevivir y habitar las aguas. Ya sea que se encuentren entre el agua y el aire, como una embarcación, o sumergidos en el agua, como un batiscafo, estos objetos desplazan el o los medios en los que fluyen para dar cabida a un hueco habitable.

Boris Ivelic hace el distingo entre vacío y hueco. El vacío se genera en la arquitectura ya que el suelo es el espacio utilizable por el cuerpo, dejando un espacio vacío de piso a techo. Una embarcación es un gran objeto que crea un hueco desde su superficie hacia adentro. La habitabilidad en las embarcaciones no debe aludir a construcciones en tierra sino ser concebida conforme su naturalidad de hueco. La embarcación Amereida es concebida en la doble instancia del ir y el estar. Las cualidades de los objetos que dan cabida a la habitabilidad del hueco permiten su transformación, en algunos casos su desaparición temporal, dependiendo la instancia en que la embarcación se encuentre.

El material del que están hechos los objetos náuticos, protege al ser humano del medio dentro de una burbuja de aire: el hueco. Cuando este material es transparente, lo mismo que el fluido en el que se encuentra, se da cabida a la observación. En las pruebas con modelos náuticos, tanto en el canal de olas como en el de flujo continuo, la transparencia en las ventanas del canal y el líquido será elemental para la observación del experimento. Lo mismo en el vidrio del visor del buzo y las aguas que explora. Vale decir que cuando está en contacto directo con el agua, el ojo humano no logra enfocar. La mejor visibilidad será con los ojos en un medio seco, como la burbuja de aire que crea el visor del buzo. Decimos entonces que, en el agua, la mejor observación se produce desde el hueco hacia el medio.

El fondo marino litoral

Se denomina litoral al sector de transición entre los sistemas terrestre y marino, en las aguas poco profundas del borde costero. [6]

Los fondos marinos litorales comprenden, desde la marea más más baja, sobre la plataforma continental hasta el límite de la zona eufótica, en donde la intensidad de la luz se reduce al 1%. Bajo este nivel no penetra la radiación solar y no es posible la fotosíntesis. [7]

Su particular riqueza en recursos biológicos los hace de gran interés para observación. He aquí cosas que vale la pena atesorar dejando intacto.

Zona pelágica.

“La zona Pelágica o de Altamar abarca las aguas superficiales que se extienden más allá de la zona Litoral hasta una profundidad de 200 metros donde llega la luz solar para los organismos Fotótrofos.” [8] Subsecretaría de pesca y agricultura.

La zona pelágica es también muy rica en recursos biológicos y de interés para la observación.

Se menciona anteriormente el observar en su dimensión lúdica. El observar el mar tiene un aspecto de goce muy importante. En la historia de la observación submarina no todo es exploración por la ciencia o recursos.

Lo desconocido de la profundidad marina.

“Este inmenso océano es desde sus comienzos un lance al que no es posible arrojarse con paso seguro. Este mar que es sinónimo de misterio y secreto requiere las más largas travesías y es por lo tanto el extremo de la incertidumbres.” [9] Reyes, 2009

Como afirma Luis Valdés Santurio: “Conocemos mejor la superficie de Marte o de la Luna que el fondo marino.” [10]

Sigue siendo entonces el mar y su fondo un enigma que, como otros, clama a ser develado por el hombre. Cuenta el mito que Alejandro Magno y su oficial Nearco realizarían la primera exploración del fondo marino en el golfo pérsico. Al terminar su inmersión en un artefacto compuesto por dos barcas dispuestas y unidas una sobre otra, y con agujeros provistos con vidrio para la observación, Alejandro Magno relataría la experiencia a su maestro Aristóteles, quien lo aguardaba en la superficie.

“(…) los hombres Aristóteles, nunca han visto más que agua agitada por el viento, nunca han contemplado más que espumas centellantes, nunca han estado sentados que en la tapa del cofre. Mira esta tierra desolada y maléfica de Gedrosia. Desde que el mar la cubre todo es fertilidad, belleza frondosidades vírgenes, exuberancia.” [11]

Para Esteban Morales, la motivación de las épocas para la exploración del fondo submarino podría haber sido el desafío de la experiencia del descubrimiento, así como querer comprobar por sí mismo el entorno submarino. [12]

Reseña de los objetos para la observación submarina directa

En las primeras décadas de los 1800 en Francia y Alemania surgieron varios diseños de escafandras. Se crea un hueco en el medio con la forma del cuerpo humano y la observación se efectuaba a través de un vidrio en el casco.

En 1930 William Beebe y Otis Barton diseñan y construyen la batisfera. Objeto esférico de con metros de doámeto, paredes de 30 mm de espesor y desplazamiento de 2,250 toneladas. 3 Ventanas de cuarzo fundido de 75 mm de ancho permitían la observación directa. Dependía del buque nodriza Ready. El 11 de Agosto de 1934 alcanzaron la profundidad de 906 metros.

En 1948 Piccard descendería 1380 metros en el batiscafo FNRS. En 1953 construiría el batiscafo Trieste, que en 1960 alcanzaría la profundidad de 11.520 metros, la máxima profundidad conocida. La observación se efectuaba a través de una ventana en la cabina destinada para este fin. [13]>Morales, 2007.

El submarino Alvin de la marina estadounidense efectuaría notables expediciones como la del RMS Titanic o el descubrimiento de las chimeneas geotermales.

El restaurante Ithaa del Conrad Maldives Rangali Island Resort en las Islas Maldivas permite a sus comensales observar la diversidad submarina a través de la transparencia de su techo.

Atlantis, The Palm en Dubai cuenta con habitaciones submarinas que permiten la observación a través de ventanas. En el Manta Resot de Tanzania, las habiaciones son plataformas flotantes habitables con un cuarto sumergido que permite la observación a través de ventanas.

Ecoturismo y observación.

“El ecoturismo se define como un viaje responsable a áreas naturales que conserva el medio ambiente, sostiene el bienestar de la población local, e involucra la interpretación y la educación.” [14] TIES, 2015. “estabilidad, el negocio y el ocio.

Ni en el más pequeño pueblo, ni en la ciudad más grande existe una vida cotidiana tan segura - in- dividualmente. Todo está provisto por la “empresa”. La escuela, el hospital. La casa, la comida, la diversión, el trabajo, el salario, el ahorro.”[15]Amereida II, 1986

La observación de la biodiversidad submarina es parte esencial de algunos modelos de ecoturismo. Revisemos algunos ejemplos.

Observación del fondo marino litoral en el turismo.

En el Parque nacional arrecifes de Cozumel en México, la observación de la flora y la fauna del fondo marino litoral a través del buceo es el principal atractivo turístico. Otras actividades económicas de Cozumel basadas en la observación del mar son el snorkeling y paseos en embarcaciones que muestran el fondo. En Acapulco el paseo en lancha de fondo de cristal es un símbolo del Acapulco tradicional. Su recorrido generalmente incluye la observación de la fauna marina de la isla de la roqueta en fondo arenoso y la observación de La Reina de los mares. Estatua sumergida cerca de la isleta de rocas La Yerbabuena. También se practica el buceo y snorkeling en los arrecifes de la isla. En ambos casos la observación del fondo marino a través del snorkeling, buceo o en una embarcación que muestra el fondo es la actividad económica.

Observación de la zona pelágica en el turismo.

La biodiversidad de la zona pelágica atrae la atención de turistas en todo el mundo, tal es easo de la Isla de Holbox. Una de las actividades económicas de la isla es la observación e interacción con el tiburón ballena. Existen otras zonas que atraen la atención de turistas como lo son las aguas frente a las Islas Revillagigedo, donde es posible observar e interactuar con diferentes especies de tiburones. Según el documental México Pelágico, la derrama económica de nado con tiburón en Playa del Carmen es de 8.500.000,00 USD anuales, mientras que la derrama económica de la pesca de tiburón en el estado de Quintana Roo es de 1.860.000,00 USD anuales. Es entonces bajo el modelo eco turístico, mucho más valioso un tiburón vivo que muerto.[16] Esta premisa se puede extender a otras especies marinas.

Para la observación pelágica lo más efectivo es el buceo y el snorkel. En la observación e interacción con tiburones en su hábitat el snorkel suele ser el más indicado. Estos dos deportes ponen al usuario en contacto directo con el medio haciendo el uso de los objetos propios de su actividad, no lo hace a través de una embarcación. Es posible mediante la observación submarina como medio de ecoturismo crear conciencia en los visitantes sobre el conocer y proteger las especies que observa.

La observación submarina en Acapulco.

Se le atribuye localmente al biólogo Arthur Morris la invención de la lancha con fondo de cristal. En 1948 construiría con los vidrios de su camioneta la Exploradora, embarcación para ocho personas. Morris utilizó las lanchas con fondo de cristal para promover la observación del fondo marino de Acapulco como forma de Eco turismo.

Se mencionó la lancha de fondo de cristal como símbolo del Acapulco tradicional, el Acapulco de la era dorada. Estos objetos siguen vigentes, forman parte del paisaje de las bahías de Caleta y Caletilla. Son administrados por cooperativas locales.

En 1964 Alfonso y Reginaldo Arnold fundaron en Acapulco el primer centro de buceo de la República Mexicana, que sigue vigente hoy en día. [17]

Gran parte de los tours de snorkeling son gestionados por cooperativas locales. La Universidad Autónoma de Guerrero a través de la Unidad Académica de Ecología Marina realiza censos de la flora y fauna de las bahías de Acapulco.

Los principales puntos de interés para la observación submarina en Acapulco son: Bajo La Quebrada, diversos puntos de la Isla de La Roqueta y dos barcos hundidos en la bahía de Acapulco. El principal foco de interés es la estatua sumergida de la Reina de los mares.

Conclusiones.

El mar es un misterio que guarda inmensa riqueza biológica.

La mejor observación submarina se produce desde el hueco hacia el medio, a través de un material transparente.

El ecoturismo puede ser un modelo de desarrollo que relacione de una manera más armónica la actividad económica con en medio ambiente. Se valora más a un espécimen vivo que muerto.

En Acapulco se practica la observación submarina desde hace varios años. La observación lúdica del fondo es una práctica común. La riqueza oculta dentro y fuera de sus bahías lo hace un lugar de interés para la observación.


  1. Fabio Cruz, Acerca de la Observación Arquitectónica, 1993
  2. Jorge Rivera, De Asombros y Nostalgias , 1999
  3. Boris Ivelic, Embarcación Amereida, Ediciones Universitarias Valparaíso, 2005
  4. María Bizarro, Introducción a la física de materiales. [en línea]. [ref. del 8 de noviembre del 2015]. http://www.iim.unam.mx/mbizarro/Propiedades%20opticas.pdf
  5. Boris Ivelic, Embarcación Amereida, Ediciones Universitarias Valparaíso, 2005, 52.
  6. Subsecretaría de pesca y agricultura, Un tesoro escondido. [en línea]. [ref. del 15 de noviembre del 2015]. http://www.subpesca.cl/publicaciones/606/articles-60021_recurso_1.pdf
  7. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Fondos litorales submarinos. [en línea]. [ref. del 15 de noviembre del 2015]. http://www.magrama.gob.es/es/costas/temas/proteccion-costa/conociendo-litoral/zonas-litorales-espanolas/clasificacion-tipologica/fondos-marinos-litorales.aspx
  8. Subsecretaría de pesca y agricultura, Zonas Marinas,[en línea]. [ref. del 23 de noviembre del 2015]. http://www.subpesca.gov.cl/institucional/602/w3-printer-79866.html
  9. Jaime Reyes, Chile es un archipiélago, 2009
  10. Nacho Prieto, Sabemos más de la superficie de Marte o de La Luna que del fondo del mar. [en línea]. [ref. del 15 de noviembre del 2015]. http://www.elcomercio.es/gijon/20081019/gijon/sabemos-superficie-marte-luna-20081019.html
  11. Jean-Albert Foex, Histoire sous-marine des hommes, Editorial Robert Laffont, Paris, 1961, 89-90
  12. Esteban Morales, Historia de la exploración submarina, Ediciones Universitarias Valparaíso, 2007, 12.
  13. Esteban Morales, Historia de la exploración submarina, Ediciones Universitarias Valparaíso, 2007, 63.
  14. TIES, 2015. [en línea]. [ref. del 23 de noviembre del 2015]. http://www.ecotourism.org/what-is-ecotourism
  15. Amereida II, 1986, 34.
  16. Jerónimo Prieto, México Pelágico, 2014
  17. Historical Diver, Vol. 8 Issue 2, Historical Diving Society USA, 2000, 17.