Proyecto 1 "Filósofo Meditando", Carolina Tapia

De Casiopea



TítuloAbstracción Luminosa
Tipo de ProyectoProyecto de Taller, Proyecto de Curso
Palabras Claveabstracción, luz, color, proyecto 1
Período2016-2016
AsignaturaTaller del Color
Del CursoTaller del Color 2016
CarrerasDiseño, Diseño Gráfico, Diseño Industrial
Alumno(s)Carolina Tapia
ProfesorHerbert Spencer, Pedro Garretón

LUZ QUE SE PIERDE EN LA PENUMBRA

Tres Luces que Modifican la Atmósfera Pictórica

A partir de la obra de Rembrandt "Cristo en la Tormenta del Mar de Galilea" (1633) se hizo un análisis del color, el cual se basó en la comparación de tres versiones de la obra las cuales variaban en su paleta cromática.


Versión 1

La luminosidad de esta versión de la obra de Rembrandt muestra una atmósfera diurna ya que aparecen los tonos celestes otorgados por la luz del sol que ilumina el cielo y genera este color. Se presenta una variación entre los tonos amarillentos y azulados en el cielo en conjunto con una paleta ennegrecida que representa la luminosidad de la tormenta, la cual oscurece la escena que se está observando.

Ver1.jpg


Versión 2

En la segunda versión de la obra, la luminosidad cambia totalmente debido a que los tonos azulados desaparecen y hay un predominio de los tonos tierra y amarillentos, aunque aún da la sensación de una atmósfera diurna. Estas tonalidades son dignas del comienzo o término de un día, a diferencia del anterior, que es una luminosidad en pleno transcurso del día.


Versión 3

En esta versión se puede ver que en comparación a las anteriores, la luz ha ido en disminución. En esta obra se puede notar que hay un predominio del negro por sobre el amarillo, lo que le brinda a la escena pictórica una sensación de oscuridad, esa que se produce cuando esta terminando el atardecer y quedan los últimos rayos de sol, en transcurso a lo vespertino.

Relato

Los personajes que aparecen en la obra no parecen ser el foco de observación debido a que el Cristo y los hombres del barco aparecen bajo una luz oscurecida, difusa, a diferencia del fragmento de cielo que se mostró anteriormente en tres versiones. El cielo cambia, pero los personajes, los cuales se encuentran luchando en contra del mar afectado y furioso por la tormenta, se descubren en el cuadro de casi la misma forma en los tres casos, como la parte más sombría de la obra. La luminosidad de los cielos tiende al negro por lo que ésta repercuta en la luz del barco. Cristo aparece con una luz especial que permite reconocer que es el personaje al cual el título se refiere, a diferencia de los otros marineros, que se muestran contrastados y dispuestos a él. El autor consiguió un efecto de realismo con los personajes respecto a sus posturas y actitud frente a la tormenta. "Nuestro arte, como naturaleza, está compuesto de una infinidad de elementos: el dibujo da un esqueleto, el color es la vida, pero la vida sin el esqueleto es una cosa más incompleta que el esqueleto sin la vida" ("La Obra Maestra Desconocida"- Balzac). Rembrandt, por medio del color, es capaz de definir las luces y las sombras. Hay un evidente uso del Claroscuro y manejo escenográfico de la luz y la sombra. El autor de la obra, por medio de pinceladas, consigue crear un efecto de movimiento el cual también es provocado por los colores que superpone. El color le da vida a la obra en complemento con las formas que aparecen, tal cual se menciona en la frase citada. El color es capaz de cambiar una atmósfera completa, dependiendo de aquellos que se dispongan, la luz cambiará y se definirá el contexto en el que la obra se encuentra. Citando nuevamente al cuento de Honoré de Balzac: "La misión del arte no es copiar la naturaleza, sino expresarla", podemos decir que el fin de Rembrandt no es recalcar exactamente lo que pasó en esa tormenta, ya que él no estuvo ahí, sino que a partir de su visión y técnica le otorgó una luz específica, pretende crear por medio de la luminosidad del color una escena de movimiento y oscuridad provocada por una tormenta, la cual repercute y modifica un cielo que se muestra entorpecido y escondido por lo negro, pero que esa poca luz que se intenta esconder, es la luz principal de la obra, la cual deja aparecer al protagonista (Cristo) de una determinada manera.

Espacio

"La línea es el medio gracias al cual el hombre se da cuenta del efecto de la luz sobre los objetos; pero no existen líneas en la naturaleza, en que todo está lleno: es modelando como se dibuja, es decir, como se separan las cosas del ambiente en que se hallan, dándole apariencia al cuerpo solo la distribución de la luz" (Balzac). El espacio en el cual se desenvuelve la obra es en el mar, por lo que el movimiento debe aparecer, sobre todo si se trata de una tormenta que está afectando al barco de unos marineros los cuales se encuentran luchando contra la fuerza del Mar de Galilea. La obra está compuesta por una geometría que le otorga a las diferentes áreas de la escena pictórica un protagonismo de igual manera. Cada sector de ella es consecuencia del otro, por lo que la luminosidad otorgada por el color es la razón de que cada objeto o lugar del cuadro presente una luz diferente. La luz va en disminución, desde la del cielo que afecta a la del barco, y que en consecuencia esta última afecta al mar, el cual presenta una ausencia del color. El eje central es el del barco, el cual es el intermedio entre el color y el no color. Esto produce un equilibrio en la obra, debido a que la luminosidad del color se distribuye y aparece de manera difuminada en la totalidad de la escena pictórica. El que las zonas luminosas sean consecuencia de la otra hacen que la forma en que el observador se enfrenta a la obra sea de forma descendente desde la esquina superior izquierda, donde se genera el punto de mayor intensidad luminosa, hasta llegar al Cristo que se encuentra en la zona de penumbra, en donde el lector lo descubre a través de la luz con la que aparece.

Abstracción Luminosa de la Escena Pictórica

En este caso, se analiza nuevamente una obra de Rembrandt, llamada "Filósofo Meditando" (1632). En esta obra hay una predominancia de los colores opacos debido a la escena luminosa. Los tonos invadidos por los negros se imponen por la oscuridad de la habitación, la cual se encuentra intervenida por una luz cálida que entra por la ventana, que produce un fuerte contraste Claroscuro entre el amarillo verdoso de la luz exterior y el negro del espacio.



Relato

La obra muestra a un anciano sentando junto a la ventana dentro de una habitación oscura. Aparentemente el protagonista es el ambiente, donde la escalera ejerce un rol principal y al que la luz proveniente de la ventana da una animación especial. Las tonalidades calidas del cuadro complementan finalmente un clima que invita precisamente a la meditación. El anciano, junto a la ventana, recibe la luz que viene del exterior; podríamos decir que se trata de una "iluminación divina". Ocupado en su meditación, el filósofo se encuentra con la cabeza inclinada hacia su pecho, y sus manos parecen estar en oración. La escalera, en este caso, cumple el rol de separar dos protagonistas: al filósofo iluminado por una luz provocada por el exterior, y a un hombre laborioso en la esquina iluminado por el fuego. Aparece desde las penumbras y se ilumina a medida que se acerca al filósofo. El color y la perspectiva son los grandes pilares de la obra. Cuando contemplamos una escena, observamos una iluminación determinada, porque o sino veríamos solo oscuridad. Podemos clasificar la luz de la escena como natural o artificial. en este caso no se sabe con exactitud. Tiene como característica ser extrínseca, ya que ilumina en diferentes matices e incide en la composición de diversas maneras, creando diferentes contrastes Claroscuro.


Composición

El esquema compositivo de la obra está formado por líneas rectas cruzadas, en donde el punto de mayor concentración se produce en el filósofo. Se genera un peso por color, generado por los tonos cálidos. Los planos no aparecen debido a que la escena es mas bien lineal, lo que queda en segundo plano es lo que se encuentra oscurecido. La luz de la ventana revela al filósofo con la luz más brillante, la cual se va degradando y deja aparecer la escalera, para luego perderse en la penumbra. El hombre que aparece anexo no alcanza a ser iluminado por esta luz, pero la luminosidad que genera el fuego con la del exterior se funden en la pared. La luz en la composición se utiliza para destacar los valores de la escena. La luz se concentra en la ventana, por lo que lo primero que ve el ojo es a lo que está junto a ella (este es el foco) y luego avanza a lo demás. El contraste entre el color y lo negro generan una armonía que se revela a medida que se observa la obra.


Composicion.jpg



Abstracción Luminosa de la Obra

A partir de lo observado, se analizó el espacio en el cual se desenvuelve la obra para luego abstraer los elementos para así, a partir de diversas formas, generar la luz de la escena.


Para generar la luz de la obra de Rembrandt, se eligieron tres elementos los cuales se consideraban fundamentales: el filósofo, la escalera, y el hombre/fuego en la penumbra. A partir de ellos, se definió un criterio de abstracción, en donde se estableció que los cuerpos serían triangulados ya que esta forma favorece un contraste entre sus caras, y dos elementos curvos superpuestos que generen una penumbra en su entrecruzamiento. A partir de esto, se logró provocar una luz que se pierde en la penumbra. Los elementos se situaron en un plano en perspectiva (abstracción del cómo vemos el cuadro), en el cual la luz entraba desde la esquina de la cara izquierda y desaparecía en la derecha, en donde se producía la zona de mayor oscuridad.