Presentación a la Arquitectura 3: el Barroco

De Casiopea

La ciudad-imagen Barroca, expresión y símbolo de poder

En Europa, desde principios del siglo XVII hasta dos tercios del siglo XVIII, tiene lugar la ciudad barroca, basada en la ciudad renacentista que como tal aún mantiene rasgos de la ciudad medieval.

El concepto de ciudad propio de la edad media y el renacimiento es el de una ciudad pequeña, situada a corta distancia entre otras ciudades, suficiente para ir y regresar durante una jornada. Basándose en el poder municipal, la ciudad llevaba una vida mercantil libre y una artesanía organizada en gremios. Bajo este mecanismo surgió el Estado Nacional, hecho primario al cual la ciudad, como condensación localizada de los instrumentos políticos exigidos por el estado, estaba supeditada.

El poder político y el poder real, era un poder transeúnte que se movía de ciudad en ciudad sin vincularse a estas, y pese a esta organización y a este modo de hacer ciudad, se hacía difícil acudir inmediatamente donde se hacía necesaria su presencia, por lo que se hacía necesario crear un instrumento burocrático impersonal que delegara la autoridad. De esta manera surge la CAPITAL como resultado de una burocracia permanente que se instaura definitivamente en la ciudad, como un centro urbano regido directamente bajo la autoridad del rey. Utilizando los preceptos de <Ley, Orden e Uniformidad>, la ciudad capital es fiel reflejo de POSICIÓN de las clases privilegiadas; de la SUMISIÓN al principio regente; y una BUROCRACIA que regulariza y sistematiza la percepción de impuestos, siendo sus instituciones más típicas <el Ejército, la Bolsa, la Burocracia y la Corte>.

Es así como las primeras orbes mundiales fueron creadas por la concentración del consumo, convirtiéndose en EXPRESIÓN e IMÁGEN de su realidad política.

Bajo este contexto aparece la ciudad barroca, heredera de los estudios teóricos del renacimiento. En el plano de lo ideal y de ejercicios de abstracción de los tratadistas Vitrubio y Alberti, estos esquemas de armonía y pureza geométrica aún no se conjugaban con la percepción visual del espacio. Éste fue el hallazgo del Barroco: que la ciudad misma sea una obra de arte que pueda contemplarse de una sola vez.

Lo que formalmente compone esta ciudad imagen, en un principio, es el uso de la LÍNEA RECTA, heredada del renacimiento, cuyo uso en sucesión conlleva a la PERSPECTIVA, dando profundidad al espacio y potenciando a la ciudad concebida como vista, en cuyo punto focal se encuentra el palacio de la realeza. Supeditada a la ley del conjunto es como se aplica la UNIFORMIDAD del programa, manteniendo así el predominio de la perspectiva. Al ser traída la ciudad como vista es como aparece el PAISAJE, que como apertura, conjuga interior y exterior dando un nuevo orden al espacio. Esto queda expuesto en la construcción de jardines, cuyos trazados influyeron definitivamente en ciudades y conjuntos urbanos. Las obras de arquitectura propiamente tales, aparte de ser parte de los ejes mayores a escala urbana, se conjugan junto a la escultura. Con un fin educativo y publicitario, las obras del barroco están cargadas de IMAGINERÍA, alusivas a figuras bíblicas y a figuras traídas del clasicismo, para instruir al pueblo evitando lo pagano, por un lado, y para representar ostentosamente a través símbolos las luces del poder y el pensamiento que guiaban a la ciudad y a la realeza, expresado fuertemente en la MONUMENTALIDAD de iglesias y palacios que hacían ciudad a su alrededor. Es radical en el barroco la ILUSIONÍSTICA, donde se conjugan todos estos elementos con una luz que juega con contrastes y profundidades. Potenciando la visión del espacio sobre el espacio mismo.

Mrpvcroquisbarroco36.JPG

Roma, primero indicios

Este fenómeno manifiesta sus primeras luces en Roma, ciudad que durante el período renacentista jugó un importante papel cultural al convertirse en uno de los centros artísticos y humanísticos principales de Italia.

Durante el siglo XVI, fue foco de conflicto por las disputas referentes a la imagen del catolicismo planteados por la Reforma Protestante de Martín Lutero, influenciado por el intelectual Erasmo de Rotterdam. En un afán de unificación y concordia, y tras diversas dificultades, el Papa Paulo III, logró reunir en Trento (Italia) un Concilio General de la Iglesia, el cual trazó los lineamentos de la Contrarreforma. Aunque no consiguió reunificar la cristiandad, el Concilio de Trento supuso para la Iglesia Católica una profunda catarsis. Fue el impulso necesario para fortalecer su anteriormente debilitada imagen. Así es como Roma comienza a dar los primeros frutos del Barroco, manifestado con gracia en su arte y arquitectura en el uso de la imaginería para despertar el interés y la fe del pueblo, una especie de medio publicitario para su adoctrinamiento.

Enfocándonos en lo que a su arquitectura se refiere, cabe destacar en esta época la aparición de monumentos, iglesias, palacios, fuentes, obeliscos, jardines, perspectivas y plazas, gloria del barroco. Muchos son sus autores de renombre, tales como Domenico Fontana, Giacomo della Porta, continuador de Vignola, con su sentido del claroscuro, Maderno, Bernini, Borromini, entre otros.

Tal vez el ejemplo más potente en Roma de este movimiento sean las intervenciones hechas a la Basílica de San Pedro, la que desde su primera construcción en el año 326, por encargo de Constantino, ha sufrido gran cantidad de transformaciones. Respecto a las realizadas en este período, cabe mencionar las realizadas por Giacomo della Porta, Maderno y Gian Lorenzo Bernini

Francia, exaltación del poder político

Mrpvcroquisbarroco01.JPG

En materia de urbanismo, el centro durante el período barroco corresponde a Francia por derecho propio. Después de las genialidades erigidas en Roma, Francia marca la pauta como una nación poderosa, altiva y triunfadora. Rica en recursos y políticamente preponderante, es la nación donde el urbanismo se hace visible por primera vez en Versalles, ciudad que es consecuencia en seguimiento del Palacio. Con caracteres más sobrios que en Italia, con plantas menos complicadas, fachadas más severas, mayor respeto por las proporciones y renuncia a los efectos violentos, es un arte fundamentalmente al servicio de la monarquía absoluta.

André Le Notre,(1613-1700) fue un arquitecto y paisajista Francés, jardinero principal del Rey Luis XIV. Su obra mas importante fue la construcción del Parque del Palacio de Versalles. Tal trabajo impulsó el modo de hacer jardinería “a la francesa”.

La composición del conjunto de Versalles está presidida por la idea de dominio. No se trata sólo de una cuestión simbólica. El sentido de la vista asume en Versalles un rol preponderante; el orden arquitectónico está marcado profundamente por la visualidad, con todo aquello que la vista tiene de dominio y, a través de ello, de poder. Por otra parte, la empresa arquitectónica está marcada por el esfuerzo de dominar la escala gigantesca del conjunto.

La interpenetración y la interdependencia entre edificio, jardines, parque, bosques, es completa. Ellos pueden ser comprendidos como una gradación de intervenciones que aparecen más precisas y detalladas en las proximidades del castillo y más amplias y generales en sus lejanías. De hecho, el propio palacio puede ser concebido como una suerte de condensación constructiva; como un dispositivo capaz de recibir y a la vez dominar su derredor cercano y lejano: la ciudad de Versalles en una dirección y el conjunto de jardines en la otra. La ciudad artificial de Versalles y la ciudad natural de los jardines se encuentran y se articulan en el palacio, que actúa como centro gravitacional de todo el territorio que le rodea.

El Palacio de Versalles exhibe, en síntesis, una de esas excepcionales condiciones representativas, respecto de la política, la ciencia y la sensibilidad de su tiempo. Sus repercusiones sobre la manera de ordenar grandes porciones de territorios pueden haber llegado a tener consecuencias insospechadas.

Mrpvesquemabarroco03.JPG

Inglaterra, confluencia con la sociedad intelectual y las ciencias

Iñigo Jones

En Inglaterra predomina el equilibrio y la austeridad, en un barroco que aparece lleno de contradicciones. El primer arquitecto británico significativo en la historia de la arquitectura de este país es Iñigo Jones (1573-1652), quien fue uno de los primeros ingleses en estudiar arquitectura en Italia. A su obra se debe la transición desde una arquitectura medieval a la arquitectura palladiana que marcó la pauta de este período en Inglaterra. Además, hay que considerar que como nación protestante, era de esperar que la arquitectura dedicada a los templos religiosos disminuyera, mas no fue así bajo las manos del científico y arquitecto Christopher Wren (1632-1723), famoso por sus trabajos de reconstrucción de las iglesias de Londres tras el gran incendio de 1666.

Después de Wren y otros exponentes del barroco, reaparece el palladismo entre 1710- 1750. En la época del barroco, Inglaterra incluso se anticipa al neoclasicismo, orientación que rechazaría a la última arquitectura barroca, volcando los ojos hacia el pasado, en busca de un modelo arquitectónico de validez universal.

influencia intelectual

Retrato de Isaac Newton (1643-1727), realizado por James Thornhill.El claroscuro revela una cabeza que ilumina el cuadro utilizando el contraste para dar profundidad y presencia al cuerpo.
(en el Painted Hall) William y María presentándose como la personificación de la Paz y la Libertad arrasando a la tiranía y el poder arbitrario bajo la figura de Apolo en los cielos y la presencia de los signos del zodiaco presididos por las estaciones.

De esta época data la fundación de la “Real Sociedad de Londres para el Avance de la Ciencia Natural” en Inglaterra, las mas antigua sociedad científica del Reino Unido y una de las mas antiguas de Europa, cuya influencia es decisiva en el área del conocimiento tanto para la época como para la actualidad.

Desde 1645 se llevaban a cabo en Londres reuniones semanales de filósofos y científicos de distintas áreas, para discutir lo que en aquel entonces se denominaba “Filosofía Experimental”. Para evitar que se desviara la discusión de su propósito original estaba prohibido hablar de la divinidad, asuntos de estado o actualidad, limitándose los temas a tratar a la Nueva Filosofía y materias relacionadas, tales como Medicina, Anatomía, Geometría, Navegación, Estática, Mecánica, y los experimentos.

Sus reuniones se vieron interrumpidas entre 1648 y 1649 por la segunda guerra civil inglesa, reanudándose en Londres en 1660, año en el que se reconoce su fundación.

Muchos fueron los personajes connotados que fueron parte de la real sociedad. Entre ellos cabe mencionar a Christopher Wren (1632-1723), uno de los 12 miembros que asistieron a su primera reunión, y a Robert Hooke(1635-1703), ambos hombres de ciencia que también se dedicaron a la arquitectura.

Poco después se sumó a la sociedad Isaac Newton (1643-1727), físico, matemático, astrónomo, filósofo, teólogo y alquimista. Reconocido como uno de los hombres mas influyentes en la historia de la humanidad, entre cuyos aportes se encuentran la teoría de la gravitación universal, las bases de la mecánica clásica, la teoría corpuscular de la luz, el desarrollo del cálculo diferencial e integral, entre otros.

En relación a las artes, nos encontramos con James Thornhill (1675-1734) pintor inglés, seguidor de la tradición barroca italiana, cuya obra aludía a temas históricos. Fue aprendiz de destacados pintores decorativos extranjeros que para entonces trabajaron en Inglaterra. Desde 1704 adquirió numerosos títulos, otorgados tanto por sociedades intelectuales como por el mismo Rey, lo que le valió para trabajar con éxito para personas de la alta sociedad desde 1707. fue nombrado caballero. En 1723 entró en la Real Sociedad, y desde 1722 a 1734 fue Miembro del Parlamento.

Entre sus obras mas destacadas se encuentra el “Painted Hall”, probablemente el mas fino comedor de occidente, parte de la Corte del Rey William en el Hospital Naval de Greenwich en Londres.

La obra de Christopher Wren

Mrpvcroquisbarroco08.JPG

Sus trabajos entre 1653-1664 varían entre astronomía, óptica, el problema de encontrar la longitud del mar, cosmología, mecánica, microscopía, cálculo, medicina y meteorología. Observó, midió, construyó modelos, empleó, inventó y probó gran variedad de instrumentos.

Su carrera como arquitecto comenzó en el Sheldonian Theatre de Oxford, obra inspirada en el teatro de Marcelo de Roma. Para ampliar sus conocimientos emprendió un viaje a Francia en 1665. Durante su estancia en París tuvo la oportunidad de relacionarse con Mansart, Le Vau y Bernini. Pero lo que lo llevó a dedicarse completamente a la arquitectura ocurrió una semana después de su regreso. El gran incendio de Londres de 1666 devastó dos tercios de la ciudad. Esta catástrofe fue para Wren una gran oportunidad en el desempeño de su carrera al ser escogido para la reconstrucción de San Pablo. El diseño y la construcción de la nueva catedral empezaron en 1675 y no se terminaron hasta 1710. Durante este tiempo, Wren, junto a sus asociados, diseñó numerosos edificios, incluyendo 51 iglesias para sustituir a las 87 destruidas. Fue colaborador en el diseño del Monumento al Gran Incendio de Londres, el Observatorio de Greenwich, el Hospital de Chelsea (que si bien no esplende por lo espectacular de la perspectiva sí esplende por el uso de la proporción, manteniendo sus funciones hasta hoy en día), el Hospital de Greenwich, Marlborough House y otros muchos edificios destacados.

St.Paul's Cathedral

El hospital de Greenwich fue fundado en 1694 como una residencia para los marineros heridos. Fue creado por instrucción de María II en el sitio del Palacio de Placentia, mas conocido como el Palacio de Greenwich, edificio que fue destruído durante la Guerra civil de Inglaterra. María II ordenó que el Ala del Palacio del Rey Carlos fuera remodelada como un hospital naval para apoyar el Hospital para soldados de Chelsea, encargo que fue abordado por Christopher Wren y Nicolas Hawksmoor. Para que el hospital no bloqueara la vista a la ribera desde la Casa de la Reina (Queen’s House), la reina María ordenó que el orden de la nueva edificación fuese abierto, dando paso a una avenida que pasara por el Hospital desde el río hasta la Casa de la Reina y la colina de Greenwich, lo que dio al Hospital una vista distinguida. Las 4 construcciones principales (las Cortes) se dividen de norte a sur por una Gran Plaza y una ruta de procesión, y de este a oeste por una ruta interna entre pórticos, manteniendo las vistas de la Casa de la Reina y el Parque de Greenwich en el fondo. Estas 4 cortes son: la Corte del Rey Carlos, la Corte de la Reina María, la Corte de la Reina Ana y la Corte del Rey William, destinadas al alojamiento de 1500 hombres de mar. Como hospital, finalizó sus funciones en 1869. Desde 1873 hasta 1998, se convirtió en un establecimiento de entrenamiento para la Flota Real, conocida como “La universidad Naval"

Greenwich Royal Park, CONFLUIR EN LA AMPLITUD del parque

En esta época era común entre los nobles la práctica de la cacería como deporte. Manteniendo la exclusividad, fue como significativos palacios se construyeron al retiro de la ciudad, en proximidad a estas vastas extensiones de terreno natural dispuestas para el ocio de los círculos privilegiados. Este es el origen que comparte el Parque Real de Greenwich, el cual como extensión de ocio potencial se reconoce hasta el día de hoy como espacio dispuesto para la contemplación y el turismo.

Mrpvcroquisbarroco29.JPG
Mrpvcroquisbarroco30.JPG
Mrpvcroquisbarroco31.JPG
Mrpvcroquisbarroco33.JPG

Obras del Conjunto-Parque Real de Greenwich

Mrpvcroquisbarroco10.JPG

"Desde el observatorio, se completa la vista hacia el Río y la ciudad de Londres"

...distinguir todo de una vez para, en el recorrido, apreciar cada obra que se conforma como una estación dentro del parque.

Las obras cuidan sus vistas de extremo a extremo en un IR Y VENIR ENTRE FRENTES: desde adentro hacia afuera y desde afuera hasta la fachada configurada al interior del conjunto.

manifestaciones en otros países

En Alemania y en Austria la inspiración italiana combinada con la francesa creará edificios de gran exuberancia decorativa, sobre todo en los interiores, de luminosidad brusca, que darán paso al estilo Rococó.

En España, la arquitectura barroca va a estar presidida por el gusto por la desornamentación y la sobriedad que había introducido el estilo herreriano, con importantes edificios en los que impera un estilo mesurado y casi clásico. Palacio de los Capitanes Generales, en La Habana.

En América, tras la conquista española, el lenguaje del barroco se desarrolló en forma importante enriqueciéndose con la mano de obra y los conceptos propios de la arquitectura y arte precolombinos, como el uso extensivo de colores brillantes, destacándose en forma especial el barroco mexicano y el cubano.

reflexiones

Si el Barroco Italiano se avoca a lo religioso y el Barroco Francés se avoca a la exaltación del poder político, el Barroco inglés de la mano de Wren se avoca a la manifestación del poder intelectual de la época en formas que esplenden por la magnífica disposición de la geometría, visible en la construcción de iglesias, monumentos, teatros, hospitales, y observatorio, edificios que juegan un rol importante como espacios para la ciencia y la cultura.

Mrpvesquemabarroco02.JPG

El barroco en si, en cuanto a obras de arte y arquitectura, por su condición de exaltación de lo noble, presenta un enfoque del ocio en actividades lejanas al quehacer del ciudadano común. Presenta un VER DESDE LEJOS que es fiel reflejo de las radicales distinciones sociales de la época, condicionadas por el linaje, la presencia de la iglesia y un creciente poder intelectual que mas tarde decantaría en las bases de la Revolución Francesa.

Influencia filosófica e intelectual

Si bien Erasmo de Rotterdam (1466-1536) es un personaje vinculado al renacimiento, no es menor su influencia en el Barroco. Su traducción de la Biblia, acogida por Martín Lutero para el estudio científico de esta, fue clave para que se llevara a cabo la Reforma Protestante, detonadora de la separación de la Iglesia Católica en occidente, cuestionando su administración, aludiendo a los abusos que la Iglesia había cometido en la época, y considerándola además una entidad educadora que no permitía la individualidad intelectual ni libertad de pensamiento, la que defendió hasta su muerte, sin tomar partido por los protestantes ni por la Iglesia católica.

Posteriormente, nos encontramos en Francia con René Descartes (1596-1650), filósofo, matemático y científico francés, padre de la filosofía moderna, quien define por primera vez las reglas del Método científico en su obra "Reglas del Método".

En Inglaterra, encabezando la Real Sociedad de Londres, se encuentra Isaac Newton, mencionado anteriormente como un exponente de revolución intelectual en el campo científico de su época