Paulina Caballero: Taller de Amereida VII

De Casiopea


Clase 1: 5 de marzo, 2014.

“EL CREAR DE LOS OFICIOS”.

A lo largo de la historia el hombre ha creado oficios para satisfacer sus necesidades; oficios sencillos, llenos de arte y dedicación, que con el tiempo, van muriendo para dar paso a otros oficios que van de la mano con la moda del momento. Así han quedado olvidados los relojeros, los zurcidores y tantos otros, que por el avance de la tecnología ya no son requeridos, sin embargo otros se niegan a morir y se reinventan una y otra vez para mantenerse vigentes. Los oficios están a disposición del mundo, lo crean, y es la poesía la que abre la invitación a crear en un presente siempre en movimiento. La arquitectura tiene una sensibilidad especial por lo que nos rodea, es capaz de capturar momentos únicos vividos en sociedad, y a la vez, actos permanentes vividos de manera constante, es capaz de comprender la esencia de los espacios que nos acogen, es así, como en comprensión del contexto en el cual se está habitando, se construye el mundo a través de lo material, de lo espacial, de lo poético. La arquitectura comprende la realidad, pero al complementarse con la poesía, se abre el paso a lo original, a la necesidad de representar en lo material lo que ven los ojos del alma.

“…Pero en arquitectura, la armonía, entre finalidad perseguida y obra realizada, terminada, no es algo dado, sino que es asunto que la virtud o facultad de producir y que se ha de encarar y resolver cada vez…” “…Los arquitectos ejercen en el entendido que su oficio les permitirá encarar, con igual entereza y lucidez los distintos casos... El quehacer de los arquitectos se constituye, afirma y madura a partir de una continuidad, una continuidad que permanente sabe resolver casos y cosas…”

(Los entendidos, Alberto Cruz)


CLASE 2: 12 de marzo, 2014.

“L PRESENTE”

“¿no fue el hallazgo ajeno a los descubrimientos?”

El hallazgo americano fue un regalo y un constante “presente” en la búsqueda de lo desconocido en América. El constante presente constituye el asombro del porvenir, que en definitiva es el mismo presente regalado. Las ciencias viven del asombro que va constituyendo lo que nos rodea, el pensar en un mundo fundado en lo abierto, en tener los sentidos abiertos, en una incesante búsqueda por encontrar su esencia. El tener los sentidos abiertos, permite sentir la naturaleza poética del hombre y de América. El Hombre, como ser individual, también tiene un descubrir individual, esto permite que el asombro del presente se abra como un abanico de mil miradas; mil regalos, mil regalos que se transforman en mil ideas de nuevos regalos, así el presente es y será un eterno asombro. Es la búsqueda de lo desconocido lo que trae a presencia la impresión en lo inesperado La búsqueda y el hallazgo son la clave para encontrarse con el asombro, este asombro a lo desconocido que permite el descubrimiento del ser, de los sentidos, de la vida misma.

“pensar es siempre experimentar, nunca interpretar, pero la experimentación es siempre actual, acerca de lo que emerge, de lo nuevo, de lo que se está formando” (Gilles Deleuze, María Susana Paponi: pensar el presente)


Clase 3: 19 de marzo, 2014.

“LA PALABRA, LA INFORMACIÓN, LA COMPRENSIÓN”.

A diario nos comunicamos, de manera natural, a través de signos que parecieran ser parte de una convención social del entendimiento. La palabra, tema complejo, se diagrama en signos que son comprendidos sólo por los países que hablan la misma lengua, entonces, podríamos decir que el lenguaje define al hombre; con quienes podría comunicarse y más aún, con quien relacionarse. En la sociedad y en general en países con un mismo idioma existe el lenguaje paraverbal que los diferencia entre sí; es el tono de la voz, los modismos, la forma de hablar que podemos identificar la procedencia de tal o cual persona. Ahora bien, no basta con hablar un mismo idioma, si la información que deseamos entregar no es recibida correctamente, por tanto, es importante utilizar un lenguaje sencillo para que nuestro receptor comprenda nuestro mensaje. Sin duda existe otro lenguaje que traspasa las fronteras, el idioma, incluso las costumbres; es el lenguaje no verbal que mostrará con nuestra postura, semblante y gestos si estamos cansados o alertas, tristes o alegres, pasivos o irascibles. Estos gestos no son solo un mero acompañamiento de las palabras, sino que constituyen una forma de traspaso de información mucho más universal.

"Los idiomas son cajas en que va la cosa, pero no son la cosa misma y la cosa misma no se consigue si no con la metáfora con hacer explosar la palabra. Entonces la palabra dice algo que depende de ti, del canasto de imágenes que tu tienes, tu usas." (Roberto Matta)


Clase 4: 26 de marzo, 2014.

“EL FRACASO DE LA ESPERANZA”

El hombre es el portador de su propia información genética, su única y característica información, ¿será ésta, la que define al hombre en sociedad? Podríamos decir que somos la consecuencia o el producto de lo que la sociedad hace e influye en nosotros, entonces, si cambiamos de sociedad seriamos personas distintas, y más aún, si tenemos una sociedad perfecta, seriamos hombres y mujeres perfectos. Los niños serian el molde de una sociedad mejor, los iniciadores del progreso, ellos serian el lienzo dispuesto a ser dibujado de acuerdo al estándar de hombre ideal, pero existe algo que ni la sociedad ni el propio hombre puede controlar, y eso es el gen, la información que portamos desde que somos concebidos, lo inherente del hombre. Como lograr el equilibrio entre gen y sociedad. La familia es el núcleo de la sociedad, por tanto si formamos una familia donde la tolerancia y el cariño están presentes, podríamos pensar en una sociedad más justa. Así mismo, solo el amor incondicional podrá mejorar nuestra información genética, para convertirnos en buenas personas, formando una familia unida y una sociedad mejor.


Clase 5: 30 de abril, 2014.

“VER”

“se podría decir que toda la vida consiste en ver”

¿Es entonces, la visión el sentido mas importante del ser?... yo diría que no, pero sí es el sentido que nos presenta de manera directa y extensa lo que nos rodea, la visión nos presenta el mundo que habitamos. Pero no es lo mismo mirar que ver, la mirada esta dada por los ojos, y lo que ellos captan y envían al cerebro, en cambio el ver se da con los ojos del alma, los que comprenden la información llegada al cerebro, Los ojos del alma nos sitúan en nuestra realidad y también la realidad de los demás, nos presenta la esencia de las cosas, para así revelar el mundo, en lo más íntimo del ser. “la supremacía del ser presente no se miden por lo simétrico de su mirada” La mirada es algo que todos compartimos, todos, situados en un mismo lugar, miraremos las mismas cosas, pero el ver constituye un acto personal e íntimo, que está relacionado con lo emotivo, entonces, según esta afirmación, todos tendríamos percepciones y una concepción de mundo diferente al de los demás, ¿podríamos decir así, que cada ser vive su propio mundo concebido por el ver personal? Si consideramos que cada uno es un ser único e irrepetible, podríamos decir que “si”, sin embargo, no somos seres aislados, estamos insertos en una sociedad que nos entrega directrices de lo bueno y lo malo, lo bonito y lo feo que finalmente definen nuestro “mirar”, por tanto, nuestra labor será “ver” más allá de lo convencional.


Clase 6: 7 de mayo, 2014.

“LO ABISAL”

“Usted puede vivir en la tierra que gira en torno al sol, o bien, en el sol, que gira en torno a la tierra, que es como realmente vive todos los días… (G. Iommi)

Se establece que en el mundo actual, nuestra América está sometida y vive en un constante riesgo, en un permanente abisal que provoca cambios a raíz de situaciones catastróficas, que dan cuenta de realidades muchas veces ocultas en una sociedad que finge una aparente armonía y que solo desde esta adversidad se puede lograr la superación. Se podría decir que la propia vida está en riesgo, que el vivir constituye una incertidumbre del tiempo presente. La única manera de vivir es atravesando esta incertidumbre del presente, vivir en un constante presente, en un regalo, en consolar este abismo a través del valor de vivir, sólo vivir. Lo abisal entrega la energía necesaria para vivir, puesto que es lo que genera los cambios que nos hacen avanzar y a la vez decantar el sentido del pasado que converge en el presente y en el futuro.


Clase 7: 13 de mayo, 2014.

“EL ESPANTO”

“La relación entre la civilización y la barbarie es un misterio”

El espanto de vivir una situación barbarie Como la vida está expuesta a lo abisal, está enfrentada al espanto, se podría decir que se teme al no tener el control de las situaciones y a lo desconocido, a lo que nuestra mente no logra esclarecer o descifrar. El temor puede limitar al hombre, pero también puede resguardarlo del espanto de lo desconocido, pero el vivir se construye a medida que se va enfrentando el espanto, a medida que se asume esta relación entre lo barbario y la civilización, se puede superar el temor o al menos, llevarlo armoniosamente. El ser temerario no se constituye como el enfrentar lo abisal, es actuar sin control sobre el espanto, en cambio la prudencia en la valentía es la que logra comprender el misterio del espanto y atravesarlo, como se dice, “el sufrimiento es debilidad saliendo del cuerpo”.


Clase 8: 14 de mayo,2014.

“EL DESCUBRIR”

“¿no fue el hallazgo ajeno a los descubrimientos?”

El descubrir no es a través de la búsqueda, sino mediante el encuentro con el asombro, con lo desconocido, con lo que siempre ha estado ahí, pero de pronto lo vemos con otros ojos; con los ojos del alma; es en ese instante donde hasta lo más ordinario, se transforma en algo extraordinario. Para descubrir se debe tener los sentidos dispuestos a este encuentro, a este enfrentamiento con lo desconocido. El descubrir constituye parte del reconocerse, del saber sobre la realidad en la que vivimos. Si se busca no se descubre, pues al buscar, se tiene un objetivo, se sabe lo que se quiere encontrar, sólo se limita a ello; en cambio el descubrimiento es lo inesperado, el encontrarse a destiempo con lo desconocido, sin esperarlo,… está ahí y solo el asombro permite este descubrimiento. El descubrimiento va complementando el conocimiento de lo ya sabido, de lo sensible, de lo íntimo de cada ser. La búsqueda está llena de frustraciones al no hallar lo buscado, en cambio, el descubrimiento se manifiesta como un regalo, una constante celebración del presente.