Observación de intensidades en la ciudad

De Casiopea



TítuloIntensidades en Viña del mar
Tipo de ProyectoProyecto de Taller
Período2013-2013
AsignaturaTaller de Diseño Gráfico 7ª Etapa
Del Curso4º DG 2013
CarrerasDiseño Gráfico
Alumno(s)Juan Antonio Godoy
ProfesorKatherine Exss

INTENSIDAD ESTRIDENTE

ACÚSTICA (AV. VALPARAÍSO – CALLE ARLEGUI)

Av. Valparaíso. La calle es una dificultad en la concentración auditiva –acaso un desafío sensorial– cuando todo es, en cierto modo, presencial dentro de un radio ilimitado de acciones y emanación de estridencia: Los múltiples pasos de la gente, las bolsas de supermercado agitándose contra los muslos, los autos avanzando ante la luz de los semáforos, las máquinas edificando y remodelando construcciones, son sólo algunos ejemplos de ruidos que se acentúan con gravedad.


ESPACIAL (FERIA DE AV. VALPARAÍSO – PLAZA PORTAL ÁLAMOS)

La estridencia en el espacio también se acentúa de manera visual. El tumulto de objetos que pueden observarse en las vitrinas, acumulados uno al lado de otro y en cantidades industriales, son ejemplos que se presencian en La feria de Av. Valparaíso y en las tiendas de la Plaza Portal Álamos. Esto se encuentra deliberadamente adaptado con un fin de atracción. Las tiendas pululan sus vitrinas de productos que, eventualmente, pudiesen atraer nuestra atención.


INTENSIDAD SUTIL

ACÚSTICA (CAFETERÍA – BOULEVARD MARINA ARAUCO)

En un interior; una cafetería, por ejemplo, se percibe el movimiento de los vasos de vidrio, el deslizamiento de los objetos sobre la mesa, el contacto de los cubiertos contra los platillos, las sillas que rechinan al acomodarse, el sorbete en la tazas de café, etc… Todo esto da cuenta de una presencia auditiva más honda, o de mayor agudeza.

Por otra parte, la sutileza de los ruidos en el interior de una cafetería se hace presente a través de la clara diferenciación que provoca el oído. Los muros de un interior permiten filtrar en cierto nivel la algarabía disonante y dispersa de la ciudad, y conciben una intimidad y un asentamiento pasivo.

En el Boulevard del Mall Marina Arauco, el contexto auditivo difiere. Los pasillos circundan un espacio al aire libre. Allí también se sitúa una de las tantas cafeterías inherentes a un centro comercial. Sin embargo, se requiere un “diseño auditivo” para asimilar una experiencia distinta. Justo en frente de la cafetería se destila el ruido permanente del agua, fecundado por una pileta ubicada en posición central con respecto al espacio. Este ruido apabulla los pasos de la gente, las voces ajenas en eco disonante, el acoplamiento, toda esa emanación estridente que se vincula a una experiencia citadina diaria, es aquí emborronado con algo que se carga en la memoria del inconsciente colectivo: La presencia de agua. A caso un ribete de la naturaleza incrustado en el hábito de una civilización que propende a distanciarse de la misma. La sutileza se halla en la transformación radical que provoca una sencilla consideración auditiva hacia la masa de gente que concurre al centro comercial más vasto de la ciudad.

ESPACIAL (BOULEVARD MARINA ARAUCO)

Mall Marina Arauco: Un centro comercial de amplias dimensiones, con la necesidad de cierto público, requiere perpetuar en la memoria del ojo una experiencia determinada. La cultura se desarrolla a través de su consumo. Y en cierto modo, ésta se ofrece segregada por un estándar estético. Por lo tanto, se deja aquí de lado –en un claro porcentaje– la práctica funcional. El diseño de “cielos altos” en una cafetería toma en cuenta dicho estándar estético. Es aquí que se entiende la palabra “retórica” (1) como el significado que la vincula con lo “ampuloso”, lo “protocolario”. Sin embargo, contrario a esta idea, se considera aquí la sutileza en el acto de elevar un cielo en un espacio, pues, existe una medida, una justeza o precisión que consta sobre cierta proporción métrica, capaz de ser almacenada por el público en un inconsciente colectivo crítico.

En un segundo ejemplo, se observa la materialidad con la que está diseñado el lugar: La pileta de agua se edifica en pedestales laterales de madera, bajo maceteros de cerámica con plantaciones naturales, y un muro que unifica todo el conjunto construido con piedras apiladas. El diseño se alza en una ley de “curvas” que también le otorgan cierta unificación al espacio. La materialidad es consistente en su perspectiva de presenciar la “naturaleza” en el lugar. Esta iniciativa es observada como “sutil”, en el entendido de que cada una de las partes del todo está considerada en su materialidad conjunta para evocar un espacio diferente, y aludiendo a un público que lo valora desde una perspectiva cultural.


INTENSIDAD GEOMÉTRICA

DE DETENCIÓN (BOULEVARD MARINA ARAUCO –PLAZA AV. VALPO – TERMINAL DE VIÑA)

Las señaléticas de la ciudad (ya fuera en espacios exteriores o interiores) son leyes impuestas para el orden y el cuidado de la gente. Sin embargo, existen otros parámetros de mayor argucia para trabajar en esta misma iniciativa, y que también le competen al oficio del diseñador. Uno de esos parámetros recae en la geometría. La composición de figuras o dibujos imbricados en espacios determinados de concurrencia. En el piso del Boulevard del Mall Marina Arauco se puede observar un ejemplo de esta composición geométrica, abordada con un sentido específico de reacción por parte del público. Y es aquí que también se alude al ya mencionado inconsciente colectivo. Las figuras aristadas que circundan la pileta de agua son una señal de detención, de reposo, de reacción y presencia pasivas. Esto se hace evidente por el diseño del espacio. Es esencial caer en la cuenta de que estas figuras en el piso son leídas por el propio hecho de ser figuras, sin inscripciones tipográficas o símbolos conceptuales reconocidos. Y es ahí que se ejemplifica el aforismo: “El mejor diseño es el que no parece haber sido diseñado” (2).

Hecho similar ocurre en las plazas de Av. Valparaíso. Donde los adoquines están inscritos en figuras angulares e irregulares. Las personas reposan en el lugar ya familiarizados con esta geometría de espacio.

Desde otra perspectiva, las figuras geométricas no sólo se encuentran inscritas en el suelo de la plaza, sino también en las estructuras físicas donde se les ofrece a las personas estar sentados, en acto de sosiego.

Un último ejemplo es observado en el Terminal de Viña: Los buses que arriban el terminal se ubican en una “boca” de espacio angular para su detención. Estos vehículos son la pieza faltante en el “rompecabezas de los andenes”, por lo tanto, el diseño es evidente en su geometría.

DE AVANCE (BOULEVARD MARINA ARAUCO – TERMINAL DE VIÑA – CALLE ARLEGUI)

Si las figuras angulares propagaban el acto de la detención, las figuras de trazo continuo propenden al acto de avance. Así puede observarse en el mismo espacio del Boulevard del Mall Marina Arauco: Los pasillos que circundan el espacio al aire libre, que a la vez están circundados por las tiendas comerciales, se dibujan en una ley de trazo continuo. Ambos, el suelo del pasillo y el suelo del espacio de reposo-detención, están levemente pintados de una tonalidad, pero difieren en su forma geométrica.

El ejemplo más claro de este tipo de geometría se desvela en la calle Arlegui. A diferencia de los estacionamientos (espacios con aristas y vértices apreciables), las calles son trazos continuos de luz en un sistema de paralelas y perpendiculares. En este sentido, todo vértice presencial en la ciudad sugiere la detención de los cuerpos. Y por el contrario, el diseño de un trazo –ya fuera recto o curvilíneo- evoca el avance.

Este hecho reaparece en el Terminal de Viña: La serie de andenes que se observan en el pasillo de espera del terminal, están diseñados en la dinámica de trazo continuo. Cada andén es un trazo dibujado en el suelo que sigue la ley directriz “diagonal” de los buses que arriban el lugar.


INTENSIDAD CROMÁTICA

CULTURAL (BOULEVARD MARINA ARAUCO)

La concepción Occidental sobre los colores y el temperamento que inducen es una concepción también cultural. La manera de entender el color blanco como sinónimo de limpieza no es más que una partida cultural asociada al esteticismo(3) y a las concepciones como herencia de un Occidente comercial. Y esto es adoptado aquí, no con un afán de crítica social, que no viene al caso. Sino para dilucidar una vez más las características de un diseño estético (muchas veces desargumentado, o argumentado por un subjetivismo dominante, colectivo y viral) y otro meramente funcional. En el Boulevard del Mall Marina Arauco se dilucida la primera concepción: Una cafetería de mesas blancas y sillas negras; ejemplo vago de observar blanco=limpieza y negro=elegancia. Sin embargo, más allá del hecho palpable, lo que aquí es observado es el hecho y la importancia que conlleva el acto de abogar por una intensidad cromática legible, desde una estructura cultural que apela a un determinado público.

Similar es lo que ocurre con la música, durante la mañana, en el Boulevard. Las notas de Jazz, que desde sí abordan un temperamento auditivo, están disfrazadas del personaje que la evoca, cromáticamente, en una pieza de vestidura negra.


NOTAS

1. Véase el análisis de este concepto en el texto "Retórica de la neutralidad" de Robin Kinross.

2. Frase extraída del documental: "Objectified" de Gary Hustwi.

3. Véase el análisis de este concepto en el texto "El elogio a la sombra" de Junichirò Tanizaki.