Neumático

De Casiopea

Su función principal es permitir un contacto adecuado por adherencia y fricción con el pavimento, posibilitando el arranque, el frenado y la guía.

Neumático de banda blanca

El neumático en la bicicleta

El neumático supuso una revolución para la movilidad. Desplazarse sobre una superficie de aire almacenada en una “bolsa” flexible le permite absorber las irregularidades del terreno. En definitiva, el neumático se convierte en un elemento indispensable de una bicicleta. Podemos imaginar bicicletas de todas las formas y medidas, pero por ahora los neumáticos siguen siendo la combinación de un cubierta protectora, una cámara inflable y la llanta que le da rigidez y sirve de estructura al eje de rodadura de la bicicleta.

Un dios entre las ruedas El neumático surge como resultado del invento del llamado proceso de vulcanización (en honor al dios del mundo del azufre, Vulcano), que consiste en someter el látex a una temperatura de 120 ºC en presencia de azufre lo cual consigue darle unas interesantes características de resistencia y homogeneidad. A este producto se le llama caucho. Este proceso lo idea Charles Goodyear (1800-1860) de Connecticut (EUA. Goodyear descubre de forma fortuita los efectos del azufre sobre el látex en 1839 y a partir de este momento no parará de investigar hasta obtener un producto estable y de propiedades inmejorables como el caucho. Sin embargo, este hombre verá como sus deudas debido a las investigaciones (que lo llevarán incluso algún tiempo en prisión) no le permitirá obtener la patente por el proceso hasta el 24 de junio 1844. Curiosamente, nunca se benefició de los royalties de su invento en vida, ni tampoco por comercializar maquinaria para el proceso. El científico e ingeniero británico Thomas Hancock (1786-1865) se interesará por el proceso gracias a unas muestras enviadas por Goodyear al Reino Unido y que llegan a través de un amigo. Hancock investigará por su cuenta el proceso al descubrir rastros de azufre en el látex y finalmente patentará el proceso en Europa el 21 de noviembre 1943. Goodyear continuará investigando pero morirá endeudado y en el olvido. Por su parte, Hancock desarrollará maquinaria para realizar el proceso de forma industrial y montará las primeras fábricas. Cabe decir, sin embargo, que en 1836 primero el belga Charles Dietz y posteriormente en 1845 el inglés Robert W. Thomson (1822-1873) y el propio Goodyear tendrán la intuición de construir tubos de látex o caucho rellenos de aire para colocar en las ruedas de bicicleta.

Objetivo: el neumático desmontable Sin embargo, el invento del neumático relleno de aire para facilitar el desplazamiento de la bicicleta es una aportación de John Boyd Dunlop (1841-1920), un veterinario escocés afincado en Belfast (Irlanda) que lo prueba por primera vez en 1888, y un año más tarde funda la primera fábrica de neumáticos. Pero el éxito del neumático también hay que atribuirlo a la tenacidad del fabricante parisino de bicicletas Gustave-Adolphe Clément quien adquiere una licencia de Dunlop para colocarlos en sus bicicletas en 1891. El éxito de esta iniciativa supondrá una revolución en el mundo de la movilidad. Cabe decir, sin embargo, que desde 1871 la empresa alemana Continental y desde 1872, la italiana GB PIRELLI & Cie fundada por Giovan Battista Pirelli fabrican piezas de caucho como impermeables, pelotas, etc. Pero a partir de 1891 se lanzarán a la fabricación de neumáticos. La creación de empresas como la Goodyear Tire & Rubber Co en EEUU en 1898 (que no tiene nada que ver con el inventor), Firestone Tire & Rubber Co en 1899 (posteriormente adquirida por la japonesa Bridgestone Corporation creada en 1931) serán auténticos motores de una industria poderosa en todo el mundo. El coche, la motocicleta y, en definitiva, la rueda neumática están a escasos años de convertirse en los dueños de la Tierra en el Primer mundo. Sin embargo, no podemos olvidar que el neumático se aplica por primera vez a la bicicleta.

Goodyear logonedum.jpg Dunlopmarcaneum.gif

Los primeros neumáticos que se fabrican no son más que cilindros de aire que deben atarse con anillas a la llanta de la rueda. Con lo cual cada vez que se pinchan se convierte en una verdadera odisea que precisa de mucho tiempo para cambiarlo. En un momento, en que las carreras de bicicletas se han convertido en una atracción deportiva encontrar una solución para el recambio del neumático se percibe como una necesidad. La historia del neumático de bicicleta cambiará radicalmente con el invento de los hermanos André y Edouard Michelin: el llamado neumático desmontable en 1891 en el cual el neumático propiamente consta de una cubierta y de la cámara de aire. La demostración de este invento quedará probada en la carrera Paris-Brest-Paris de 1.200 km donde el corredor Charles Terron que va equipado con este neumático Michelin desmontable llegará a la meta con una antelación sin precedentes. Los neumáticos inflables fijados a la llanta se convertirán pronto en un standard. En 1895 estos se adaptarán a los coches y revolucionarán la movilidad.


Medidas de los neumáticos de bicicleta Actualmente, las medidas de los neumáticos de bicicleta empiezan a estandarizarse de acuerdo con el criterio ETRTO's (European Tire and Rim Technical Organization) de estánderes de la cubierta y la llanta del neumático. Sin embargo, tanto el sistema inglés y francés empleados hasta ahora continúan en uso.

Así por ejemplo en la clasificación ETRTO la medida marcada como 37-622 significa un ancho de 37 mm y el diámetro interno del neumático de 622 mm. Esta es una descripción clara e inequívoca. En cambio, las medidas en pulgadas son menos precisas. Así un neumático marco como 28 x 1 5/8 x 1 3/8 indica un diámetro exterior de aproximadamente 28 pulgadas que la altura de la sección de la cubierta es de 1 5/8-pulgadas y que el ancho de la sección de la misma es de 1 3/8-pulgadas. Las medidas precisas también escapan a esta denominación en pulgadas puesto que para los diámetros de 559 mm (MTB), 571 mm (Triathlon) y 590 mm (antiguamente ciudad o paseo) se clasifican como de 26 pulgadas. Los neumáticos con diámetros 622 mm y 635 mm se adjudican a la medida de 28-pulgadas, y sorprendentemente el diámetro de 630 mm equivaldría a 27-pulgadas.

En el sistema francés las ruedas se marcarían, por ejemplo, como 700 x 35C; la primera indica el diámetro externo: 700 y el ancho de la sección de 35 mm. No todas las medidas de cubiertas actuales tienen equivalencia en el sistema francés.

Medir los neumáticos por el diámetro interno nos asegura poder montar el neumático deseado, ya que lo más importante cuando se monta una cubierta es el correcto encaje con la llanta, independientemente del diámetro exterior, puesto que variará dependiendo del perfil del neumático.

Lectura neumaticosfert.png

Cómo se hace un neumático de bicicleta

Existen diversas formas de producir un neumático, algunas más avanzadas, con tecnologías superiores, y otras más artesanales, que se fundan en los principios originales del neumático, pero es ésta una manera genérica para la creación de un neumático de bicicleta.

Primero, se pone la lámina de caucho entre dos rodillos y se empieza a combinar con más colorante. Luego de unos instantes de combinación, se le agrega a la mezcla aceites minerales junto con silicio, óxido de zinc y azufre, para que así el producto obtenga mayor durabilidad, resistencia, un mejor agarre y mayor elasticidad.

Rodillosprimneum.jpg

Entonces la mezcla vuelve a meterse a rodillos más grandes, donde luego de ser cortadas con la medida de la rueda, salen como resultado tiras de caucho.

Rodillostiracorte.jpg

Luego las tiras son puestas en otro par de rodillos, donde se les adjunta una sábana de nylon para mejorar la firmeza del material

Rodilloneumnylons.jpg

Después de la primera unión con nylon, en otro rodillo, le ponen hilos de kevlar (en las ruedas de mejor calidad) a los costados, donde el neumático se une a la llanta. y unen el material con dos revestimientos de caucho, dimensionando el producto al tamaño de la rueda.

Estos revestimientos van pegado al caucho remasterizado con nylon, para darle mayor firmeza. Hecho esto, el material resultante se “cocina” en el proceso llamado VULCANIZACIÓN, donde en una máquina circular esta mezcla se calienta a 180º celsius por tres minutos.

Este proceso hace que todas las capas del material se unan definitivamente, además de darle la forma y el relieve a la cara posterior del neumático, mediante un patrón en el circulo del soporte donde está asido el material.

Luego, y como etapa finalizadora del proceso productivo, el forro se saca de la máquina y se le aplica un choque térmico de enfriamiento, echando el resultado final, el neumático definitivo, al agua.

Neumfinalfefe.jpg


PLANO

Dimensiones