Nación Mapuche-Eduardo Suárez

De Casiopea


Acaballo.jpeg


TítuloEstudio Nación Mapuche - Eduardo Suárez
AsignaturaTaller del Programa y Forma de la Edificación
Del CursoTaller del Programa y Forma de la Edificación 1º Semestre 2021
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Eduardo Suárez M

Estudio Nación Mapuche

Habitat y territorio

Extensión territorial

Anexo 1. Hacia el norte (entre los ríos Choapa e Itata), se ubicarían los pikunche; hacia el oeste (litoral costero entre las regiones del Biobío y Los Ríos), los lhafkenche; hacia el este (en el Alto Biobío y hacia la Argentina), los pewenche;hacia el sur (provincias de Osorno y Chiloé), los williche; y en La Araucanía, los wenteche (provincia de Cautín) y los nagche (provincia de Malleco).
Anexo 2 . Las cinco Áreas de Desarrollo Indígena mapuche (ADI) se ubican en las regiones del Biobío y La Araucanía. Los límites, no obstante, son meramente referenciales y se han ido reconstituyendo de acuerdo con los procesos que a lo largo de la historia nacional han dado forma a los territorios.

En el vasto territorio (wall mapu), en que temprano en el siglo xix se hizo sentir la presencia mapuche frente a la expansión chilena, se suelen distinguir variaciones étnicas territoriales que tienen su reflejo en la cultura, lengua y religión, y que se asocian a los puntos cardinales (meli witxan mapu).

El territorio ancestral mapuche es una totalidad y como tal es concebido bajo la estructura de relaciones meli witxan mapu, el encuentro de las cuatro tierras: Puel Mapu: la tierra del este. Pikun Mapu: la tierra del norte. Lhafken Mapu: la tierra del mar. Willi mapu: la tierra del sur. ver anexo 1

En este sentido, y a pesar del reiterado uso de estas asociaciones en términos de identidades regionales, es preciso reconocer que la variabilidad del mundo mapuche responde a dinámicas más complejas y más consistentes con las realidades locales que las netamente territoriales, la historia a intervenido considerablemente en la extensión territorial del pueblo mapuche. Se vinculan, por ejemplo, a las características históricas o ambientales, como los cuerpos de agua sagrados (lhafken), sean marítimos o continentales, o bien a los pewen o araucarias. Y también lo hacen en relación a los espacios urbanos a los que han emigrado.

Las identidades territoriales están, en consecuencia, marcadas por las particularidades de las historias locales. En el imaginario mapuche contemporáneo están grabadas las gestas militares de resistencia ante la expansión chilena en las tierras de la depresión intermedia comprendida entre los ríos Biobío y Toltén, los últimos bastiones en la defensa de la autonomía.

Wareache; pueblo mapuche residente en ciudades.

Anexo 3. Una gran parte de la nación mapuche también se encuentra distribuida en las ciudades (población wareache).

El carácter de las divisiones territoriales es siempre histórico, en función de las relaciones de poder con la sociedad mayor. Tampoco se circunscriben a los límites entre Argentina y Chile ni a las divisiones regionales. Consecuencia de ello es la existencia de importantes grupos de población mapuche que no suelen ser mencionados en la literatura. Entre estos colectivos se encuentra el más numeroso de ellos, la población wareache, así denominado el pueblo mapuche residente en ciudades.

Los investigadores han tendido a privilegiar el estudio de aquellos avecindados en la capital chilena, pero su presencia en ciudades de mayor tamaño (Temuco, Concepción, Osorno, Valdivia) y en ciudades intermedias y pequeñas (San José de la Mariquina, Lanco, Panguipulli, Padre Las Casas, Freire, etc.) es igualmente significativa . Otros segmentos importantes son la población mapuche de Nahuel Huapi y San Martín de los Andes en Argentina, de Chiloé, de la Patagonia (Coyhaique y el extremo austral) y la población de Llanquihue (Frutillar, Puerto Varas, Puyehue), que igualmente conserva su identidad mapuche.

Clima, geografía y naturaleza viva

Como bien sabemos debido al punto anterior, existe una gran distribución de la nación mapuche en el territorio sudamericano, el wallmapu abarca grandes territorios con diversas condiciones geográficas y climáticas. También la nación mapuche se distribuye en ciudades del estado chileno y argentino. Por la gran variedad de condiciones, a continuación se presentarán los aspectos climáticos y geográficos de los territorios con mayores cercanías a nosotros.

La tarea se diseña en función de la tierra disponible y no es esta la que se acomoda a la faena, sino que a la inversa. Es necesario observar cuidadosamente esta forma cultural, puesto que las intervenciones arquitecturales suelen interrumpir los procesos a los que la comunidad está atenta y, por lo mismo, pueden volverse ofensivas para sus miembros. Lo fundamental en el ejercicio del habitar es, en este sentido, procurar continuidad con el paisaje.

Territori Pewenche

Anexo 7. Corte Trasnveral territorio pewenche

Abarca los valles intramontañosos y pasos fronterizos de la cordillera de los Andes desde los nevados de Chillán, 3200 msnm, por el norte, hasta la zona de Curarrehue, 1120 msnm, por el sur. El centro del territorio pewenche se encuentra en la zona de Alto Biobío, 970 msnm, al oriente de la ciudad de Los Ángeles.

Anexo 7. Roble.
  • Geografía y clima

En esta zona, el sistema de gradientes altitudinales permite el desarrollo de diversos pisos ecológicos vegetacionales, como el mallín (humedales), la pampa baja, el bosque nativo de diversas especies, las pinalerías (bosques de araucarias) y las pampas altas. Dada la geografía de este territorio, sus habitantes configuraron dos espacios económicos, invernada y veranada, entre los cuales transitan en las distintas épocas del año y donde desarrollan y fortalecen, hasta hoy, los elementos de su identidad y cultura. En los sectores más bajos de la precordillera, en las comunas de Santa Bárbara o Alto Biobío, predomina el clima templado mediterráneo. La zona mantiene una temperatura estable de entre 10 ºC y 20 ºC, siendo su máxima en los meses cálidos de verano, desde noviembre a febrero. Las lluvias alcanzan un promedio de 1440 mm al año con un máximo en los meses de mayo, junio y julio de 240 mm mensuales. Sobre los 800 msnm se registran fuertes nevazones en época invernal, las que pueden afectar la conectividad terrestre o incluso provocar daños en las viviendas.

  • Paisaje, flora y fauna

Por ubicarse en una zona de transición entre los climas templados secos de la zona central de Chile y los climas templados lluviosos que se desarrollan inmediatamente al sur del río Biobío, el territorio pewenche es un área apta para sustentar una variada flora y fauna. Es considerado uno de los lugares de mayor biodiversidad en el mundo, principalmente por su alto endemismo de especies, tanto animales como vegetales. En las pendientes de los Andes, las principales especies arbóreas son el olivillo, ulmo, lingue, roble, laurel, coigüe, tepa y canelo. Dentro de la fauna característica se encuentran el sapo de rayas amarillas, el cisne de cuello negro, el pudú, el puma, el monito del monte, la guiña y el coipo.

Territorio lhafkenche

Anexo 8. Corte Trasnveral territorio lhafkenche

Corresponde a los territorios donde se asientan comunidades aledañas a la costa o en sectores lacustres, que comparten elementos simbólicos del paisaje, como la tierra de nometulhafken, o tierra más allá del mar. Comprende los territorios a lo largo de la zona litoral costera entre Concepción, por el norte, y Toltén por el sur.

Anexo 19. Bandurria.
  • Clima y geografía:

Las planicies litorales se presentan con un escaso desarrollo hasta la zona de la desembocadura del río Imperial, mientras que desde el lago Budi al sur, estas son de mayor tamaño por la escasa presencia de la cordillera de la Costa. En el norte de la región de La Araucanía y hasta el río Imperial se presenta la cordillera de Nahuelbuta, con una altura promedio de 1000 msnm.

En la costa existe una variedad de clima denominado templado oceánico de costa occidental, que se caracteriza por la abundante humedad relativa y precipitaciones. Los meses más secos son enero y febrero, con un promedio de 35 mm, mientras que la precipitación máxima se encuentra en junio, con 300 mm.

  • Paisaje, flora y fauna

Perduran especies como el canelo, roble, coigüe, luma, mañío, lingue o coligüe. También se encuentra una gran cantidad de matorrales y plantas, pastos líquenes, musgos y helechos producto de la humedad de la zona. Si bien es cierto que la vegetación característica de la región es el bosque, existen lugares que presentan condiciones de mayor sequedad debido a la cordillera de Nahuelbuta, que actúa como biombo climático. En la actualidad se pueden observar zorros y chillas, quiques, chingues, gatos monteses o güiñas. Entre las aves colilargas, churrines, carpinteros negros, torcazas, bandurrias, peucos.

Territorio nagche - wenteche

Anexo 9. Corte Trasnveral territorio nagche - wenteche

Corresponde a las zonas que ocupan las llanuras y lomajes que bajan de la cordillera de Nahuelbuta hacia el valle central, ubicándose preferentemente en la depresión intermedia, pero también con franjas de tierra que abarcan hasta los faldeos precordilleranos. Al emplazarse primariamente en la depresión intermedia, su producción principal para la subsistencia es la agricultura y la ganadería.

Anexo 20. Pudú.
  • Geografía y clima

La topografía característica posee una zona en depresión, bordeada longitudinalmente en ambos costados por cordones montañosos menores fuertemente ondulados e interrumpidos por cursos de agua profundos. La altitud de la depresión va aumentando gradualmente, alcanzando 300 metros en Collipulli y Victoria. Esta gran fosa tectónica se encuentra dividida a su vez por cuencas, separadas por cordones de cerros que las cruzan en distintas direcciones. Predomina un clima templado oceánico lluvioso que presenta características de mayor continentalidad debido a su relativo alejamiento del mar. Esto provoca una gran oscilación térmica, encontrándose mínimas de 2 °C y máximas de 23 °C en los meses más calurosos. Las precipitaciones varían entre 1500 y 2500 mm anuales, produciéndose periodos secos de uno a dos meses en verano.

  • Paisaje, flora y fauna

Las características climáticas del territorio permitieron el desarrollo de una verdadera selva austral en el pasado, la que luego, intervenida por la acción del hombre, fue reemplazada por praderas para la ganadería y campos de cultivo. El retroceso del bosque ha afectado de igual manera a las especies de la fauna autóctona de la zona, donde abundaban aves y mamíferos de variadas especies. En la actualidad se observan zorros y chillas, quiques, chingues, gatos monteses o güiñas, ciervos enanos o pudúes y coipos.

Territorio williche

Anexo 10. Corte Trasnveral territorio williche

Se asocia a los territorios al sur del río Toltén, específicamente la zona delimitada al norte por la cuesta de Loncoche, incluyendo los sectores de San Juan de la Costa, cerca de la ciudad de Osorno, y por el sur, las áreas de las provincias de Valdivia, Osorno y Llanquihue. En esta zona también es apropiado incluir la población mapuche perteneciente al archipiélago de la provincia de Chiloé, denominada usualmente como williche insulares.

Anexo 21. Monito del monte.
  • Geografía y clima

La característica más importante de esta región es ser la última en presentar las franjas tradicionales del relieve en Chile. Desde Puerto Montt al sur desaparece la depresión intermedia. Las planicies litorales tienen escaso desarrollo a lo largo de la zona; solo alcanzan importancia en las cercanías de Maullín, para posteriormente desaparecer en las aguas del canal de Chacao. La cordillera de la Costa se presenta baja y ondulada en la parte norte, recibiendo diferentes denominaciones. En la parte sur de la zona, la depresión intermedia se encuentra sumergida. El clima que presenta este territorio es templado oceánico o lluvioso. Desde el punto de vista hidrográfico, esta zona se distingue por la existencia de una gran cantidad de ríos, cuyas características generales son las suaves pendientes que deben enfrentar en su escurrimiento. Presenta una temperatura promedio de 11 °C, regulada por los diversos lagos que se encuentran en la zona. Las precipitaciones son abundantes, generando que la mayoría de los días del año sean nublados; pueden alcanzar un promedio anual de 1330 mm en Osorno, 1800 mm en Puerto Montt y 2400 mm en Ancud.

  • Paisaje, flora y fauna

Dadas las condiciones climáticas en el territorio, la vegetación dominante es el bosque templado lluvioso y la selva valdiviana. El bosque templado lluvioso se distribuye hacia la cordillera de los Andes y cuenta con especies como roble, raulí, coigüe, ciprés, lenga y alerce. La fauna presente son la rata arbórea, el huemul, el puma, el zorro chilote, la güiña, el monito de monte, cisnes de cuello negro, carpinteros, loros choroy y el martín pescador.


Paisaje Cultural

Polígono de relaciones Paisaje cultural.

Más allá de la variabilidad cultural del pueblo mapuche, y desde el punto de vista territorial y del poblamiento, hay una geografía que privilegia la verticalidad, dando especial preponderancia al movimiento del sol y al curso de las aguas para referenciar las prácticas tanto rituales como económicas. Esta geografía sostiene la relación entre los elementos tierra, aire, agua y fuego. Estos elementos forman parte de un todo en el que el viento cobra especial importancia y, en el caso del ser humano, es el aliento. Una cartografía más próxima a su realidad cultural reemplazaría el Norte de los mapas convencionales por el fondo cordillerano y el Sur por las aguas marítimas, sustituyendo la planimetría por la volumetría.

Az mapu: forma de ser y estar en un espacio territorial. El az mapu corresponde al conjunto de normas consuetudinarias que regulan las relaciones entre los seres humanos y de estos con la naturaleza. Su observancia es clave para entender las alteraciones que pueden producirse en el mundo, a la vez que estas normas son indicativas respecto de las conductas que debieran observarse cuando se producen tales alteraciones.

Rio.ES.jpeg
  • Los lhafkenche y el mar; cuyo horizonte litoraleño marca buena parte de su identidad, reconocen en el mar la fuente de su vida, lo que se hace sentir en la figura de Mankian[1]. La relación con el mar, más allá de su carácter sagrado, sirve de soporte a la vida económica de los lhafkenche, quienes desde tiempos remotos, intercambiaban sus productos con los de sus hermanos del interior.
Casita.ES.jpeg
  • El rol de la montaña;El papel que cabe al mar en la configuración de la identidad lhaf kenche, y en parte también de los williche, se corresponde con el rol que ocupa la montaña para los mapuche del interior de la región de Los Ríos y para los pewenche. En este contexto paisajístico, la primacía la adquieren las montañas (mawida), desde donde sale el sol (txipan ant’hü), y muy especialmente los volcanes (degiñ), de los que surgen los cursos de agua. Las laderas y los ríos acompañan el movimiento del sol (rupan ant’hü) en su curso diario hacia el mar, hasta donde viajan los difuntos y desde donde se inician los procesos regenerativos de la vida.

Espacio doméstico

La vida familiar en la sociedad mapuche se inscribe en un contexto comunitario, con las distintas unidades domésticas agrupadas en un predio donde se reconoce la presencia de una cabeza (logko). Aunque las restricciones espaciales y las dinámicas poblacionales en el contexto contemporáneo no permiten reproducir esta unidad según lo fue hacia fines del siglo xix, los principios se conservan, generándose al interior de las familias relaciones de solidaridad y apoyo recíproco (kelluafiel lof mew). En este sentido es frecuente encontrar, que en un predio, la generación de los abuelos obtenga apoyo en nietos que son hijos de las mujeres (domo) que trabajan en la ciudad. Asimismo, los emigrados hacia las ciudades vuelven periódicamente y se suman a las actividades comunitarias propias de la estación estival.

Anexo 6. Variaciones de la ruka.
Anexo 16. Representación en planta del interior de una ruka.

Las viviendas, hechas de madera (y de barro, en el caso de las más antiguas) están rodeadas de árboles (aliwen) y huertas (tukukawe), campos de cultivo o sementeras (ketrawe), y espacios y recintos para animales (kulliñ). Son diversos los elementos que definen el espacio habitacional en el caso de la cultura mapuche. La pendiente o ladera (kilen) desempeña un papel protagónico en el emplazamiento del complejo residencial, el que idealmente se direcciona hacia el oriente, desde donde viene la vida según la cosmología mapuche.


Las ruka, más que capturar a través de sus ventanas las imágenes externas, privilegian las comunicaciones con el medio inmediato; son parte de un paisaje vivo y es en ese contexto donde pueden ser mejor entendidas. Más que solo una vivienda, la ruka es el articulador del hábitat mapuche. Su núcleo de influencia se extiende desde las actividades domésticas y familiares en el interior, hasta las actividades productivas y comunitarias en el exterior.Los árboles siempre están presentes en la comunidad residencial. Algunos tienen un carácter sagrado, como el canelo y el laurel; otros tienen un carácter identitario, como el pewen y el roble chileno (pellin o koyam), mientras que su uso más cotidiano define a otros, como la luma, el coihue o la tepa.

Anexo 17. Polígono de relaciones del espacio doméstico mapuche.

La convergencia de espacios en la ruka incluye, por una parte, los que dicen relación con la organización interna de la familia; luego, aquellos que articulan la unidad doméstica con los espacios productivos; y, tercero, la vinculación con el medio comunitario (que comprende el acceso a los caminos y la interacción visual con los demás residentes).

Anexo 5. El kütxalwe, fogón, dentro de la ruka mapuche, alimenta la articulación de relaciones y propicia la transmisión y reproducción del conocimiento.

El núcleo principal de la ruka es el espacio central, que se asocia al fogón, el cual en la actualidad en muchas viviendas ha sido reemplazado por la llamada cocina económica de leña. Este centro está definido por un fogón (kütxalwe), y en torno suyo se realizan el encuentro y la reunión familiar. El fuego (kütxal) desempeña el papel que el sol cumple durante las horas del día, pero haciéndolo durante las horas de reposo: el espacio se vuelca hacia el interior, las relaciones se articulan a partir del encuentro en torno al fogón. Es el lugar por excelencia para la transmisión y reproducción de la cultura a través de los relatos (gütxam) y cuentos (epew), y para la educación (kimeltun). Es el lugar y momento en que se encuentran las generaciones, adquiriendo los jóvenes la sabiduría (kimün) de sus mayores.

Hay variaciones regionales y locales en las formas como se habilitan los espacios de residencia, y la misma inserción en la sociedad chilena determina los alcances y posibilidades de constituir una vivienda que encarne el patrón mapuche del habitar. Los trabajadores asalariados, por ejemplo, abandonan los cultivos y la vivienda comienza a replegarse hacia sus funciones más básicas (dormitorio, estar y alimentación). No obstante, en ningún caso el espacio central amplio es abandonado.

La ruka representa, también, un acomodo a la naturaleza y, en el caso de la machi, a su vez es el lugar de sanación. El término se asocia a ‘nido’, como en rukamanke (nido de cóndor) o rukanawel (nido de tigre). A la vez, es signo de un esfuerzo de domesticación de la naturaleza, siempre parcial y fluctuante: la domesticación del entorno (Nag Mapu) se vincula, al mismo tiempo, a la posibilidad de la regeneración de la naturaleza o mawiza, lo que abre las puertas a procesos de conservación de la naturaleza (wallkünu).

Transporte

Wampo mapuche.
Mapuches a caballo.

Cada unidad domiciliaria está conectada con las demás por rutas o senderos (rüpü), transitados en lo cotidiano tanto por las personas (che) como por los animales (kulliñ).Entre los pewenche se llama al camino grande, fütxa rüpü; y al sendero pequeño, pichi rüpü, nociones que dan cuenta de dos modos de hilvanar el territorio.

  • El camino ancho, que lleva a la antigua ruta realizada a caballo y cuya extensión puede ser local o regional, de uso periódico o estacional, tiene entre sus funciones más importantes las de servir de puente para la recolección de piñones (gülliw) en las pinalerías (pewen mawida) y el traslado de ganado menor (caprino, ovino) y mayor (vacuno) entre los espacios de invernada y veranada.
  • Las huellas pequeñas, en cambio pichirüpü, sendas informales que conectan espacios de uso cotidiano y son trazadas por los propios animales, pueden ser inconexas y se desdibujan con el invierno. Estas huellas se inician desde la unidad residencial (ruka) y son parte del entramado espacial que conforman las unidades domésticas del territorio.
  • El wampo o canoa tradicional mapuche es el medio de transporte que tenían las personas para recorrer largas distancias, alcanzar recónditos rincones entre los humedales y salir a cazar, pescar o recolectar alimento para las familias. El wampo es básicamente un árbol nativo tallado en su interior, que tiene forma de popa y proa en los extremos para aumentar su estabilidad y velocidad necesarias. Y que hoy, a través de esta actividad, busca poner en valor esa práctica ancestral y recuperar la importancia de su existencia, al tiempo de incentivar una comprensión más integral de la espiritualidad y cosmovisión de este pueblo originario.


Imagen y Color

Colores, formas y texturas

El uso de colores, formas y texturas presentes en la cosmovisión mapuche y el territorio forman parte del repertorio posible. El significado en el uso de los colores dependerá del contexto en el cual se utilizan y de las experiencias particulares de cada comunidad mapuche.

Bandera Mapuche.
  • El lig (blanco), que señala divinidades celestes o celestiales, benefactoras. Simboliza el bien, la vida, en oposición a la oscuridad de la muerte. Sin embargo, no siempre es vida, sino que puede aparecer asociado a figuras míticas nocturnas y letales, provenientes del infrauniverso.
  • El kallfü (azul), se refiere a la luz celeste o celestial germinadora de la vida, y también a la luz dadora del poder de sanación de las machi. Representativo de Günechen, del cielo y la fuerza, es el color de máxima positividad.
  • El kurü (negro), por su parte, es el color base y original donde todos los demás colores se posan, lo que queda de manifiesto en los atuendos que se usan. Representa la estabilidad y es, al mismo tiempo, el color más sólido.El azul y el negro son indisociables, constituyen una unidad, en el entendido de que el buen tiempo y el mal tiempo están integrados y ambos son necesarios. No puede pensarse en el color azul como bueno y el negro como malo, pues ambos son uno y deseables.
  • El karü (verde), a su vez, da cuenta del bienestar que traen los brotes de los vegetales, y así es asociado por los mapuche al color del territorio que les pertenece. Es el color representativo de la naturaleza.
  • El kelü (rojo) representa la sangre que brota del cuerpo de los animales sacrificados como ofrenda al interior del campo sagrado, o de los muertos en la batalla. Es un color poderoso, pero en cierto modo peligroso. Se le asocia con la sangre menstrual, que para las mujeres es germinadora pero para los hombres, impura.
  • El chod (amarillo) se asocia a la luz y el calor. Identificado con el sol que hace germinar la vida, es necesariamente benigno. Icónicamente representa la luz y, por su asociación con el sol, establece un vínculo con el azul (kallfü), el color del cielo. Las banderas del Gillatun —azules, blancas y amarillas— representan esta confluencia benigna de luz, calor y cielo. El café y amarillo representan el color de los materiales mapuche, de la paja y la madera presentes en las actividades productivas. No es recomendable el uso de productos que imiten materiales naturales, pues solo se remiten a un remedo visual, dejando de lado las propiedades tectónicas y sensitivas de dichos materiales.
Anexo 17. Las curvas y formas circulares conducen al encuentro concéntrico. Planta primer nivel del Museo mapuche de cañete.

La interpretación de las formas (femgey ñi az) en un contexto no solo de diversidad, sino también de interculturalidad, está sujeta a la observación de los ámbitos en que ellas se generan. Conviene, no obstante, pensar la forma como el resultado material de las prácticas sociales, más que como modelos preconcebidos a la espera de ser aplicados. En este sentido, las formas curvas parecieran ser no solo más frecuentes en la cultura mapuche, sino también más valoradas que las líneas rectas.Lo anterior puede ser conducente a que los círculos y semicírculos aparezcan frecuentemente tanto en la espacialidad del Gillatun como en la orientación del purun o baile ritual.El semicírculo es la forma asociada a lo sagrado, mientras el círculo representa igualdad, la manera como el lof se relaciona y transmite el conocimiento.

En la zona williche, las formas curvas también están asociadas al espacio del gillatuwe. La esfera, a su vez, se asocia al Wall Mapu. Es la representación tridimensional de lo mapuche y remite al sol y la luna. El cuadrado, por contraste, representa lo ajeno, la negación de las formas naturales, del mismo modo que el ángulo recto se vincula al wigka, a su mundo y su modo de vida.

Así, el contraste entre los caminos rectos como expresión de la presencia chilena, frente los senderos más bien sinuosos del mundo mapuche, da cuenta de la pertinencia de las curvas en la vida cotidiana local.

Símbolos, patrones y elementos representativos

El simbolismo de la cultura mapuche, especialmente en lo concerniente a las actividades comunitarias (que se vuelven públicas en ámbitos interculturales), adquiere un carácter geográfico. Más que entender cada símbolo como una unidad aislada, es preciso dar cuenta de su carácter relacional, teniendo como trasfondo la conexión existente entre los distintos dominios de la existencia humana (Huiliñir-Curío, 2015).

  • El kultxug
Anexo 11. Ilustración explicativa del diseño del kultxug.

El simbolismo fundante de la cosmovisión y práctica de vida de la sociedad mapuche se despliega con particular fuerza en los ritos desarrollados por la machi, uno de cuyos componentes centrales es el kultxug. Es este un instrumento de percusión, en el cual se expresan gráficamente las dimensiones a partir de las que está organizado el universo mapuche.

En el kultxug se encuentran fielmente representados todos los elementos del universo mapuche. Primero, las dimensiones del espacio: Wenu Mapu, Nag Mapu y Miñche Mapu. Luego, las cuatro identidades territoriales mapuche: Pikun Mapu (la Tierra del Norte), Willi Mapu (la Tierra del Sur), Puel Mapu (la Tierra del Este) y Lhafken Mapu (la Tierra del Oeste). Allí está también la familia divina, el ant'hü (sol) y la küyen (luna). Los cuatro semicírculos representan a los miembros de esa familia: kuze (la anciana), fücha (el anciano), ülcha zomo (la joven mujer) y weche wentrü (el joven varón).

Günechen o Dios está representado en todos los signos del kultxug. Su presencia en las cuatro partes del instrumento aparece como el nexo entre las cuatro identidades territoriales, donde la familia divina hace de mediadora entre las distintas partes de la Nag Mapu. De esa manera se representa la interrelación de las partes que hacen posible la mogen che (vida de la gente) en la tierra y sus vínculos con la naturaleza.

  • La joyería mapuche
Anexo 13. Joyería mapuche. Dentro de este abanico de elementos, destaca la importancia de las joyas colgantes destinadas al adorno del pelo, cabeza y pecho.

El fructífero ámbito de desarrollo de las joyas mapuche abarca desde pendientes, cintillos o collares, hasta pectorales o prendedores. La connotación simbólica de la joyas colgantes, especialmente las pectorales, alude a la división vertical del espacio en tres dimensiones: el wenu mapu (espacio sagrado e invisible donde habitan la familia divina, los espíritus del bien y los antepasados), el nag mapu (espacio visible habitado por los seres humanos y la naturaleza) presente en los diseños y el miñche mapu (espacio invisible donde habitan los espíritus malignos).

Denotan que en su estructura formal poseen una disposición vertical predominante, formada por placas o tubos del mismo tamaño engarzados entre sí formando eslabones, con cuya disposición se marca la horizontal de las placas centrales. Se diferencian principalmente por la placa inferior, que en el caso del sükill es ovoide y excepcionalmente trapezoide, mientras que la trapelakucha termina en una placa en cruz simétrica. Por último, el prendedor de tres cadenas mantiene la verticalidad de las placas centrales, pero lleva tres cadenas unidas a una placa superior que sigue el contorno de un trapezoide, en el cual se insertan un motivo zoomorfo, y una placa inferior similar a la del sükill. En todos los pectorales penden de la placa inferior colgantes fitomorfos, discoidales o antropomorfos.

  • El ñimin
Tejidomapuche.jpeg

Representa el acto de plasmar dibujos o figuras a través de la configuración de los hilos en un telar. Etimológicamente significa “recoger uno a uno”, haciendo alusión a los movimientos que realiza la tejedora al levantar y recoger las hebras para realizar los dibujos. En la imagen de la derecha se ve un tejido mapuche represetando a Kay Kay filu, Txeng Txeng filu y los puntos cardinales en colores rojo, blanco y negro.

El aprendizaje visual,táctil y cinético vá paulatinamente en ascenso hasta alcanzar la etapa en que su ñeren (tejido) llega a una expresión natural e innata, en la que vuelca y plasma todo su kimu (sabiduría). Los conceptos mágicos relacionados con su cosmogonía también está presentes aquí , para facilitar el aprendizaje y la elaboración de las piezas (Ruth M Conejero)

Anexo 12. Plaza de Alto Bío Bío. La esquematización espacial de la plaza representa un tejido mapuche.
  • Ñimin y la arquitectura

Su vínculo con el diseño arquitectónico está dado en la posibilidad de realizar una lectura de los elementos gráficos presentes en el territorio, los que pueden ser reinterpretados en el acto de proyectar una obra, procurando no desarrollar reproducciones textuales ni figurativas de estos elementos.

Tal como señala Margarita Alvarado (1994), a través del wirin (dibujar, rayar, grabar signos sobre una superficie) es posible representar un camino que sigue la topografía de la naturaleza y que se despliega sin contravenir los volúmenes y las formas de cerros, campos, quebradas y ríos, en contraposición al rüpü, el cual nombra el camino construido por el hombre que intenta reproducir la línea recta e irrumpe en la naturaleza.Los pewen (Araucaria araucana) constituyen el principal elemento que otorga identidad al pueblo pewenche.

Notas al pie

  1. héroe cultural convertido en piedra, en torno a quien se celebra el Gillatun (ceremonia religiosa de agradecimiento o petición), que retribuye con la abundancia de mariscos, peces y algas marinas.