Multiplicidad de trazos que generan un ritmo luminoso

De Casiopea

En abertura hacia la modernidad como actitud, aparece la observación como proceso de un trabajo creativo que devela el presente mismo, lo inmediato. Se genera un cuestionamiento acerca de lo que dice Rimbaund: “Mantener el paso ganado, hay que ser absolutamente moderno”. Se trata de ver y no ver, para así darse cuenta de lo nuevo de las cosas, así como lo hacían astrónomos como Galilei, en sus observaciones de las fases lunares, lo que se relaciona con el dibujo y su constante manera de mostrar las cosas en el presente. Se generan encuentros con la modernidad, desde el oficio mismo (materias de estudio) y de lo estudiado, de lo cual hay un apropiamiento. Todo esto para llegar a la unidad, vista en una proposición luminosa a la mano, pasa así ser alzada en obra.


El encuentro del trazo con el ritmo

Extensión luminosa que recorta

“Palpar lo «nada», una rara transparencia que refleja. Misterio del espejo pues lo que está en él no es, pero está allí y si soy yo, es otro”. Ese nada es el límite por el cual existe lo reflejado, eso que no es tangible, pero que aparece en una superficie, buscándose su forma de aparecer. Los reflejos de las personas al pasar por los cristales aparecen por contraste, ya que se ven como siluetas sombrías que se superponen a un fondo. Se distinguen bordes oscuros que las perfilan. Estas siluetas recortan la superficie en la cual se extendieron, lo que consuena con lo que sucede en las hojas, cuando una se dibuja sobre la otra, perdiendo sus características luminosas y pasando a ser una sombra plana, distinguiéndose por su trazo, su borde. Aparece también lo que yace, que se extiende en su superficie de manera sombría, deformándose. De esta manera, se dice que el reflejo es una extensión luminosa que genera una dualidad, ya que una realidad traspasa el límite (el cristal), transformándose en la otra superficie.


Escanear 12.jpg Escanear 7.jpeg


Escanear 2.jpeg 300px


Horizonte dibujado por bordes luminosos

En las rocas se devela un nivel sombrío que se perfila por la luminosidad y con ella la trama que hace aparecer, generando una dualidad contrastada por esta línea luminosa (que actúa como el límite). En las rosas ocurre algo similar cuando se genera una línea irregular de donde emerge la luz, siendo un punto de convergencia luminosa. Así, aparecen los perfiles de las personas dibujados en los cristales al transitar frente a ellos generando recortes luminosos, que están contenidos por una línea que se dibuja una y otra vez, así como “la bandada de pájaros vuela conformando y deformando una esfera (...) multiplicidad de trazos la esfera se desplaza”. De esta manera se dibuja un horizonte, línea que permite el aparecer de algo que contrasta con lo anterior, es decir, algo más plano luminosamente, que abre el plano hacia lo desconocido, el vivo regalo del presente.


Escanear 6.jpeg Escanear 38.jpeg


Escanear.jpeg


Trazo: medida del ritmo

A través de la experiencia gráfica se identifican tramas que se generan por distintos fenómenos, transformaciones de la luz, como cuando el follaje de los árboles se traduce al vidrio de los autos, haciendo aparecer un dibujo que antes no existía y que es puro presente. Aquí es donde aparece el ritmo, que unifica, relaciona los distintos tipos de contrastes, es el punto de similitud. ”El contraste está por doquiera: basta con señalarlo (...) produce un efecto inmediato. La variedad sólo tiene sentido como persecución de la similitud. La similitud nace de una tendencia a la unidad”. Esa unidad se genera por los trazos oscuros que se superponen a un plano y lo hacen aparecer de una nueva manera, fragmentando la luz como cuando el reflejo del barco transforma el mar generando fragmentos luminosos sobre la oscuridad. Luego, en el caso de las ramas, el espacio cromático se perfila nuevamente. Hay una discontinuidad de fragmentos que se relacionan a través de los trazos, es decir, estos elementos hacen la relación. Estos últimos evidencian el ritmo, constituyendo la medida del espacio.


Escanear 4.jpeg Escanear 13.jpeg


Escanear 14.jpeg Escanear 5.jpeg


Fragmentación de la superficie por la aparición de la línea

La unidad tratada anteriormente consuena con la obra de Eduardo Chillida, cuando desde una sola pieza, crea algo nuevo, sumergiéndose en lo desconocido, objeto de estudio. Hace aparecer la línea en la superficie, relacionándose directamente con el trazo en el espacio, cuando se hablaba de él como la medida del ritmo. Aparece el negro sobre el blanco, lo oscuro en la luz, pero siguiendo una linealidad que hace que exista una continuidad, por ejemplo, en la primera obra las partes oscuros se continúan con su mismo borde pero sin pintar. En la segunda hay recortes en el papel que hacen un dibujo que luego aparece pintado sobre el papel. Finalmente las líneas se encuentran solas, dispuestas, sus bordes cambian, se engruesan, adelgazan, cambian su sentido, se dispersan. Hay partes, que se podrían relacionar, pero no lo hacen explícitamente. Se genera un ritmo determinado por la el dibujo mismo de la línea.


Escanear 39.jpeg Escanear 40.jpeg Escanear 41.jpeg Escanear 11.jpeg



Construcción luminosa que permite leer

Fenómeno Luminoso

La experiencia de observación atrapa un fenómeno luminoso a través de la elocuencia gráfica en el propio dibujo, pero también pasa a ser en obra, es decir, pasa a ser una proposición luminosa, que deriva de una abstracción de lo estudiado. En una primera instancia la proposición consistía en atrapar la luz, a través de vidrios en un cubo de madera de 30 x 30 cm, que luego pasa a ser de papel y en él la luz viene a intervenir espacios de lectura, de manera dinámica, al hacer el espacio plegable, materializado en una tira de papel continua (unidad) que muestra dos o más realidades de lectura.


Construcción de la luz

A través del soporte de lectura descrito anteriormente se debe generar un ritmo de lectura. El proceso parte desde el traslado de las láminas de observaciones a las caras de los cubos, para luego pasar a 4 versiones del soporte. 1. Prólogo 2. Encuentros taller 3. Fragmento “Altazor”, Vicente huidobro 4. Proposición luminosa Lo común es el soporte y la construcción de la luz. Con respecto a esta última, se ocupa la técnica de grabado de punta seca, con la cual se construye una abstracción de tramas, grafías, maneras de construir grises, es decir, luces. También se ocupan relieves, para construir y darle forma a la textura del papel y también construir la luz de este, de manera más sútil, como en el caso del primer cubo, que solo lleva esta técnica.


Escanear 46.jpeg Escanear 28.jpeg

Escanear 22.jpeg Escanear 26.jpeg


Casos constructivos

Esencial en el desarrollo de la proposición fue la observación directa de casos de encajes, cierres de cajas, que era el sistema que más se asimilaba al del cubo plegable. Se recoge de ellas el sistema de cierre, el cual es el sacado en una superficie para introducirla en otra, todo esto en continuidad con la forma.


Escanear 43.jpeg Escanear 42.jpeg Escanear 44.jpeg


Proceso de la proposición

A continuación se muestran dibujos que hablan de maneras de lectura, de vistas de caras del cubo, en las distintas versiones, y como cambian unas de otras, como se contrastan, ya sea por los tipos de textos con los que se trata y por la construcción de la luz en cada uno.


Escanear 48.jpeg Escanear 51.jpeg Escanear 52.jpeg Escanear 49.jpeg


Trazo sombrío que guía la lectura

La abstracción de la luz se manifiesta en el papel a través de una construcción que genera un trazo continuo que vincula fenómenos que se muestran en el papel, apareciendo en ello el color, y lo reflejado. De esta manera, se genera una lectura del fenómeno luminoso.


Escanear 50.jpeg Escanear 47.jpeg


Fotos Cubos

Cubo Altazor, sin nada WIKI.jpg


Cubo Encuentros, sin nada WIKI.jpg
Cubo Luminoso, sin alambre WIKI.jpg