Maximiliano Olea Taller de Amereida VII

De Casiopea


TítuloMaximiliano Olea Taller de Amereida VII
Tipo de ProyectoProyecto de Taller
Palabras ClaveMaximiliano Olea, amereida
AsignaturaTaller de Amereida,
Del CursoTaller de Amereida 2014,
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Maximiliano Olea
ProfesorManuel Sanfuentes


Clase 1 5 marzo Tema: El Regalo Presente de América

Colón nunca vino a América buscaba las indias en medio de su afán esta tierra irrumpe en regalo mero el regalo surge contrariando intentos ajeno a la esperanza […] Amereida pág. 13

América como el continente que nos acoge, en esa acogida habitamos día a día Sin darnos acaso cuenta del suelo que pisamos, la ciudad que se construye a través de límites, vías de las cuales el flujo no se detiene, dejando atrás ese suelo original, aquel natural, que cuando se nos aparece lo hace desde lo vasto, lo regalado, siempre presente ante los ojos de los hombres que vivimos en el ciclo de la ciudad-flujular.

Entonces ¿cuándo suelo y ciudad serán uno?, será que esas mismas esperanzas de querer ser presente nos alejan cada vez más de hallarnos con lo que cada día existe y se renueva por sí solo; el suelo de América, que se regala abierta ante su extensión. Debemos aceptar esa condición, dejar de lado el esperar estar aquí y comenzar a estarlo desde la relación ciudad – continente, y darle una cabida habitable y renovadora a ese suelo original.



Clase 2 12 marzo Tema: el Asombro

Hay que ser absolutamente moderno, pero ¿por qué serlo? ¿porque sí? pero este porque sí no es cualquier cosa […]

Este es el misterio, es el pozo, en torno al cual uno gira y merodea para escrutar qué es la realidad y eso es ser absolutamente moderno, no moverse de esa penumbra y de ese pozo […]

Extracto de “La Poesía” A cadena perpetua, Godofredo Iommi

Tomo la siguiente reflexión de godo que tuvimos la oportunidad de ver algunos capítulos de su programa en la travesía a Pichidangui con el taller de 2do de arquitectura el 2013.

En aquella instancia, desde el ámbito el taller se planteó la pregunta del “origen”, entonces, nos topamos con esto del ser absolutamente moderno. Hoy lo rescato y traigo a presencia, pues encierra el secreto de aquello que en las dunas se nombró como el asombro descrita en esa clase como la ”admiración en el ánimo de alguien, causada por algo inesperado” ¿Luego, será que dicha admiración no es sino el modo ante el cual hacemos frente al desconocido de la vida? probablemente no solo sea el resultado traducido en la sorpresa si no que también venga a ser el motor, el espíritu que nos impulsa a encontrarnos con aquello que aparece en velo.

Esa sed de asombro entonces, viene a conformar una cierta actitud de estar abierto ante el misterio, no salir como decía godo del pozo de la pregunta por el desconocido, y dejar que la belleza de lo que se oculta nos impregne los ojos, que sea la renovación que da pie al comenzar del día a día.

Así, ante la apertura de un querer de asombro constante, es que se puede hacer frente a lo desconocido y quizás acerarnos un poco más a la realidad del lugar y las gentes con las que vivimos, tomar partida por el intento de ser absolutamente modernos.



Clase 3 19 Abril Tema: La palabra invento

A propósito de la palabra Amereida como una invención

Cuando algo se crea, no solo se queda ahí, pues tiene la potencia de manifestarse en el mundo, por el simple de hecho de que ahora ese algo existe.

Contiene así, la posibilidad de “ser” tal cual nosotros nacemos, crecemos, nos desarrollamos y vivimos no de manera solitaria, pues siempre afectamos la vida de los otros, a través de nuestras acciones, acontecimientos, y luego cuando morimos, nuestras marcas siguen presentes pero ahora dentro del vestigio de lo que hicimos, por ejemplo a través de nuestra descendencia o de las experiencias que le dejamos a cada persona que conocimos.

Así nosotros, inventos, creaciones de la vida y tal como el testimonio que debe ser pasado para continuar en las carreras de relevo, seguimos formando parte de lo que es, fue y será, la construcción del mundo.

Luego, todo lo que proviene desde nuestra creatividad y que queda en el mundo comienza a articular el acontecer del habitar de los otros, es entonces cuando oficios creativos buscan no solo suplir necesidades, sino que ser un continuo presente, la perduración de aquel vestigio que si bien parte como gestación desde una o un grupo de personas, termina siendo parte de todos, pues si está en el mundo, su existencia es compartida, y al mundo no le es indiferente la existencia de lo que toma lugar material o inmaterialmente

Aquí entran en el juego las palabras, arman el lenguaje que nos relaciona y si bien no son palpables son las encargadas de comenzar a articular el quehacer del mundo, a través de la transmisión de los pensamientos y las idea.

Probablemente sin la invención de la palabra Amereida, la escuela tal y como es, no existiría, ni nada de lo que hasta ahora se ha construido en torno al pensar americano junto a los oficios de la arquitectura y el diseño estarían relacionados.

La palabra es la semilla de la cual brota cualquier mera posibilidad de empezar a construir la relación de las gentes en el mundo.



Clase 4 26 marzo Tema: La condición Poética

«Comprendí que el trabajo del poeta no estaba en la poesía; estaba en la invención de razones para que la poesía fuera admirable»

Relacionando el tema anterior de la invención palabra surge la pregunta sobre la poesía y el hombre

Desde Amereida: “la condición humana es poética y por ella el hombre vive sin cesar en la vigilia y el coraje de hacer un mundo”

De aquí, poesía y oficio se unen, como una relación entre el pensar y el hacer, pero la poesía es más que pensar y el oficio más que un mero hacer, lo que nos lleva a plantear a la poesía como el ente que le da una fuente inagotable al sentido de las palabras y que tiene la potencia de embalsamar una idea, teñirla de lo trascendente (que viene desde lo propio del hombre y su habitar con el mundo) y ser ese impulso permanente que dará rienda suelta al quehacer del hombre. Si bien la poesía no busca dar con respuestas correctas, termina por ser un primer paso hacia el encuentro del hombre con el desconocido.

Luego dicha idea busca existir, un medio, material o inmaterial mediante el cual manifestar sus acometidos en la vida de los hombres. Es entonces cuando viene el turno del oficio que busca, desde la práctica, dar con la generación de la idea, traerla ante los ojos de y para todos. De esta manera se va conformando la construcción íntegra del mundo por parte de quienes lo habitamos.



Clase 5 30 Mayo Tema: Lo Abisal de América

Referencia geografía A propósito del desastre del incendio de Valparaíso

El abandono generado por las ciudades, la disociación que existe con el suelo original mantiene siempre latente el desastre, el volcamiento del continente hacia la destrucción que guardan los gigantes de América.

¿cómo enfrentar lo abisal? ¿ cómo hacer frente a la catástrofe latente si ni siquiera vivimos en su presente?

El continente aguarda en un tras bambalinas perpetuo que se desarrolla fuera de la ciudad, y ésta no retroalimenta ni apacigua esas energías, más bien las potencia y las provoca a través del dejo del abandono, del no querer ver aquellas cualidades que podrían ir en pos de un mejor funcionamiento para la urbe.

La ciudad y sus habitantes deben hacerse cargo de esta dimensión mayor que es el suelo original, una vez hecho frente a ese gran desconocido su abismalidad se aborda desde su integración, prevención y no ya desde estado de emergencia, donde ya todo ha emergido sin control desde la tierra.

De alguna manera se debe dar cabida al continente, generar un ciclo retroactivo, donde lo rural, lo mayor le haga un bien a la ciudad y luego ésta aporte con sistemas que renueven su recuperación. Luego se puede habitar, pues uno se hace cargo del lugar donde vive y el suelo que pisa.



Clase 6 7 mayo Tema: El Espesor entre los Hombres

Desde el taller arquitectónico:

La doble envolvente: aquel modo en que la obra se relaciona con la extensión y su contexto

Para conformarse necesita 1- Un espesor. Entendido como aquel espacio donde el cuerpo pueda permanecer, una extensión del habitar de la obra en este relacionar de la extensión

2- Libertad en la asociación de elementos. La envolvente se arma a través de la relación de elementos arquitectónicos que generen un nuevo espacio.

Habitamos siempre con una distancia, entre nosotros, lo material, y el entorno en el que vivimos. Pero, ¿cuál es la medida de esa distancia? ¿cómo hacer para crear el espesor necesario que permita la intimidad y a la vez el relacionar de todo lo que está más allá de cada uno?

Un primer momento, desde la arquitectura, el hogar hacia el cual llevamos nuestra recogida día a día, el espacio que permite la intimidad el volcarse hacia uno mismo necesario para reposar y morar. Sin embargo, el hogar y las obras de arquitectura que pertenecen a la ciudad completan el relacionar con su contexto solo cuando logran la doble envolvente, el espacio queda articulado con una demora, que se hace cargo del lugar en la cual está emplazado y a la vez contempla la posibilidad de regalarle una extensión del habitar al lugar y a aquellos que hagan ocupación de la obra. De esta manera se hace frente al lugar para poder habitar con la holgura.

Luego aparece una escala mayor, la extensión del continente y todas aquellas características que aparecen contenidas en lo abisal, esa posibilidad permanente de erupcionar lo que desconocemos. Pero no debemos oponernos a lo que nos genera peligro sino que hacernos cargo de éstos a través del espesor abismo, la distancia que construyen las obras y que permiten la convivencia del lugar y sus habitantes.


Clase 7 13 mayo Tema: Ver

Edi Simons debió, durante una noche, un litro de vino de arroz de Sichuan, invocó al espíritu del Padre Joao Mourao, porque quería que se nos apareciera en el cuarto. No apareció. Los muertos aparecen cuando quieren y no cuando los llamamos […]

Los ojos del gato. Gerardo mello Mourao

Traigo a presencia este pasaje a propósito de lo que queremos que se nos aparezca, siempre pensando en que debe ser desde nuestros parámetros, controlar el lugar, el tiempo y la forma en que las experiencias llegarán a tocar nuestra puerta, cuando en todos los casos somos nosotros quienes llegamos a encontrarnos con las experiencias.

De hecho, si pudiéramos tener el control de aquello que queremos ver, se iría perdiendo poco a poco aquello que encierra lo desconocido, y quedaríamos ante lo controlado, aquello que llega desde la obligación y afuera queda el asombro, la admiración que nos puede generar lo original, aquello que es visto como por primera vez y que se traduce en la felicidad absoluta, la alegría de descubrir el mundo.

Luego América, abisal, extensa, latente se deja ver ante nuestros ojos, en el encuentro de su extensión con nuestro habitar, nuestro ser americanos que queda como en un constante descubrir lo inconquistado. Esa sorpresa la aguarda el continente, y hay que estar listos, con los ojos, el oído y todos los sentidos prestos a que ese desconocido se haga frente a nosotros, pero no tocará nuestra puerta un día cualquiera, hay que ir en busca de él, para que éste se haga presente y nosotros, en ese original aprendamos atreviendo a habitar y maravillarnos con el desconocido de América.



Clase 8 14 mayo Tema: El Origen y el Descubrir

[…]¿quién sino ella dice de un origen pues sólo poéticamente se aparece? Un día nos hablaron las voces en el íntimo destierro ¿qué origen?[...]

Amereida pag. 13


El aparecer poético, un acceder hacia lo desconocido desde lo disociado, aquello que pareciera no tener relación evidente, como dos entes que se encuentran por primera vez y generan de esta forma un origen, un primer germinar de algo nuevo.

En ese sentido la poesía abre constantes nuevos mundos al relacionar lo disociado, Y le permite al hombre tener la llave para entrar y vérselas con aquel mundo original, para poder admirarlo desde la completa desnudez, un primer vacío que surge del primer encuentro, dura a penas unos momentos, aquel brillo, una luz nunca vista antes.

Pero para encontrarse con esa puerta hay que ir primero hacia esta, y por eso hay que vivir en la constante pregunta del ser americano, y responderla a través del ir, el encuentro con el suelo, los cielos y las verticales que los separan, el espesor que aparece en la extensión. Luego habitamos en ese espesor que debemos construir juntos para permanecer en lo vasto, para reposar día a día y mañana partir a recorrer el continente. Así, hay que atreverse a hacer frente a la tarea de nunca acabar, de construir el mundo desde el primer origen y luego desde los propios, los que surgen del encuentro y la experiencia inacabable del ser americanos.