Mauro Herrera Taller de amereida VII

De Casiopea



TítuloMauro Herrera Taller de amereida VII
AsignaturaTaller de Amereida, Taller Amereida
Del CursoTaller Amereida 2014
CarrerasArquitectura
Alumno(s)Mauro Herrera


DE LA CLASE I: EL PRESENTE

"Vivir en el presente es lo mismo que vivir en un regalo"

"América es un regalo"


América nos situa en una realidad puntual que se da en un ESTAR que a su vez es SER y que se ubica en un tiempo PRESENTE.

Pasado <- PRESENTE -> Futuro

nos regimos desde un tiempo pasado hasta uno futuro, el presente es el momento en que constantemente estamos habitando hacia el desconocido. EL PRESENTE ES UN PÓRTICO DE CONSTANTE LLEGAR Y EL FUTURO (desconocido) ES UN HORIZONTE.


DE LA CLASE II: EL ASOMBRO

"Nunca sabes lo que va a pasar. No llames a eso incertitud, llámalo asombro. No llames a eso inseguridad, llámalo libertad." Osho.

Entendemos el asombro como un primer momento en el ENCUENTRO con algo nuevo, con lo que se desconoce y nos aparece en frente. ¿Cúal habrá sido la reacción de los primeros americanos al encontrarse con los Europeos?, ¿Cuál habrá sido la reacción de los Europeos al observar (y reconocer) a América como nuevo continente? .Esta situación es el punto en que nos podemos volcar al desconocido y abarcarlo desde nuestro propio ser. Ciertamente el asombro es un momento en el cual los caminos se bifurcan y aparecen las opciones, las vías a tomar. LA FORMA DE ABORDAR EL ASOMBRO ES LA QUE TERMINA GENERANDO CONSECUENCIAS O CONSTRUYENDO OBRAS.


DE LA CLASE III: EL ORIGEN

"¿Cómo me encuentro con esa visión original américana?, ¿Cómo me encuentro con el ORÍGEN?."

Volviendo a la línea de tiempo nos damos cuenta que el ORÍGEN es la cota que rige la extensión total de este eje. Es el inicio de la medida en este tiempo lineal. Ya que estamos en un presente, podemos entonces desprender que la forma de encontrarnos con esta visión americana es siempre desde un ESTAR PRESENTE. Si se esta presente, se lleva consigo el testimonio de el pasado hasta el origen. EL ENCUENTRO CON EL ORÍGEN CONSTRUYE EL ESTAR PRESENTE QUE A SU VEZ ES LO QUE VA DILUCIDANDO EL POR VENIR (futuro).


DE LA CLASE IV: NATURALEZA HUMANA

Modelar al ser humano. ¿Se puede modelar el ser humano? ...cambiando el ambiente? ...cambiando los estimulos? ...cambiar su esencia?


"...¿Soy un animal, un perro? [...] ¿No soy más que una naranja mecánica?" "Dios prefiere al hombre que elige hacer el mal antes que al hombre que es obligado a hacer el bien". Anthony Burgess - La naranja mecánica

Esta en la naturaleza humana desde sus inicios la capacidad de poseer el LIBRE ALBEDRÍO, de elegir, desprendemos entonces que este libre albedrío no es compatible con un MOLDEAR, sencillamente porque se cae en una composición regida por un tercero.

La naturaleza del ser humano se da en su cualidad de ser libre, si lo despojamos de esta condición y lo sometemos a un molde regido por otro, entonces lo despojamos de su ESENCIA ORIGINAL, interrumpiríamos el curso de su VÍA posterior al ENCUENTRO CON EL MUNDO. EL HOMBRE EXISTE DESDE SI MISMO Y NO DESDE UN OTRO. EXISTE UN MOMENTO ESENCIAL QUE ES PROPIO, INTERNO Y SINGULAR EN SU RELACIÓN CON EL MUNDO.


DE LA CLASE V: EL ABISMO "Me lanzo al abismo sin saber lo que hay en el fondo o si hay fondo: ¡Arriesgo!" Cristóbal Jodorowsky

Entendemos el abismo como una profundidad, como un espacio que separa el aquí y el allá, acotado en su propio fondo (desconocido). Es entonces esta condición la que rige a América desde un inicio, su aquí y su allá que en todo su tiempo se hizo recorrible. Desde el hombre que llegó de África y emigró cuando aún existía Gondwana, apareciendo el Americano original, hasta el Europeo que llegó en un momento posterior al encuentro con este abismo. Valparaíso aparece como testimonio del habitar el abismo, desde su resilencia nos muestra la voluntad humana por hacerse perteneciente a su propio entorno. América vuelve habitable lo abisal desde sus inicios. EL ABISMO COEXISTE CON EL AMERICANO CONSTANTEMENTE.


DE LA CLASE VI: LO ORIGINAL, DE ORIGEN.

Nos hemos ubicado constantemente en esta dimensión lineal del tiempo, que ya abordamos desde nuestro propio presente, sabemos que lo original se situa desde un orígen. El orígen como momento aparece volcándonos en un hacia un posterior. Ya vimos como nos situamos ante un encuentro, el encuentro hace aparecer un nuevo orígen, un camino que abre la posibilidad de infinitas bifurcaciones, de la construcción de un original pero para eso antes hay que tener la capacidad de asombro, de romper con el abismo adentrándonos en él, para así desde esta realidad traer a presencia un algo nuevo. Así como la construcción de América debe darse desde esta realidad, la de encontrarse con lo nuevo, que es la forma de traer a presencia desde el propio ser una obra original y así construir una américa propia, original. LA CONSTRUCCIÓN DE UN MUNDO NUEVO ES DESDE EL RELACIONARSE CON EL ABISMO, HACIENDO EMERGER EL ORIGINAL.


DE LA CLASE VII: EL MIEDO

Año 1900: Fin de siglo, celebración de la humanidad, la Torre Eiffel como testimonio de el regocijo del mismo ser humano.

Año 1914: Primera guerra mundial Año 1940: Segunda guerra mundial

Luego de un hecho como lo es la celebración humana, la misma humanidad posteriormente desencadena dos brutales guerras, haciendo decaer todo testimonio de sí mismo.

¿Será la condición humana decadente en esencia?

El ser humano es su condición sobreviviente adopta el miedo comor eacción, fundándolo desde un erróneo temor al desconocido. El miedo, lo aleja del desconocido, lo hace ajéno a él y por lo tanto lo distancia del estar presente, del estar regalado. Es así que cuando no se acepta el desconocido, lo nuevo, el momento de encuentro el ser humano decae, matándo por matar, odiándo por ignorancia, por prejuicio, por miedo. EL ESTAR PRESENTE ES LO QUE PERMITE AVANZAR.


DE LA CLASE VIII: EL DESCUBRIR, QUITAR EL VELO.


Descubrir es un acto y como acto se da en un estar presente. El descubrir es lo que nos permite abordar de buena manera la situación, de aceptar, de hacernos participe de la realidad. Descubrir es lo que da el paso para aceptar, para reconocer. Si reconocemos entonces aceptamos, y si aceptamos nos distanciamos del erróneo camino fundado en el miedo. Desde el descubrir se da la construcción, el avance, renegarse a descubrir es aceptar el miedo, es aceptar la destrucción. La observación nos trae a presencia este descubrir, desde un momento que es original y que nos posibilita la construcción del américa, del mundo, de un nuevo mundo, haciendo emerger desde el abismo lo que nos es nuevo, situándonos en el abismo, habitándolo, haciendonos partes de él, aceptando que siempre hemos sido parte de él.