Matías Vega Tarea 3 - Módulo investigación T1 2018

De Casiopea



TítuloDiscusión bibliográfica
AsignaturaMódulo Investigación T1 2018
Del CursoMódulo Investigación T1 2018
CarrerasArquitectura
3
Alumno(s)Matías Vega


CULTURA COMERCIAL COMO EJE TRASNVERSAL AL MUNDO ORIENTAL Y OCCIDENTAL

Consolidación de los mercados actuales a partir de rasgos culturales y espaciales en común entre las ferias medievales y los zocos musulmanes

Croquis de las puertas de acceso a la ciudad musulmana, el cual era la ubicación por excelencia de los zocos. Fuente: Chueca Goitía F.[1]

Matías Jesús Vega, Arquitectura, David Luza.

Abstract

El comercio ha sido a lo largo de los años una actividad transversal al hombre, ya sea de oriente u occidente, adinerado o humilde, el comercio se ha erigido como un oficio en el que la ciudad participa y es por ello su importancia en el origen y desarrollo de esta. Considerando lo anterior es que los mercados se constituyen como motores dentro de la ciudad, entregando así parte de su historia.


Ahora bien, los mercados de la actualidad han variado en comparación a sus orígenes, pero manteniendo ciertos rasgos que se pueden evidenciar en los inicios de los espacios comerciales tanto de oriente como en occidente.


En esta investigación, se propone una discusión en la que se reconocen dichos puntos en común, los que, siendo de regiones y culturas completamente distintas, mantienen atributos que hoy se pueden reconocer en mercados actuales, llegando a la siguiente pregunta de investigación ¿Cómo el uso del vacío o amplitud espacial consolidó los espacios comerciales hasta lo que conocemos hoy? Para ello es que se analizaran casos, principalmente las ferias medievales (occidente) y los zocos musulmanes (oriente), a partir los relatos de diversos autores, los que dan cuenta de la dimensión espacial y cultural existente en ellos, para así evaluar como esto permanece hoy en día en los mercados actuales.[2]

Palabras claves: Ferias medievales, zocos musulmanes, espacios comerciales.

Desarrollo

Introducción

El comercio ha sido a lo largo de la historia una actividad transversal al Hombre, prácticamente inherente a este, y que, por ende, ha sido constituyente fundamental en el desarrollo tanto económico como cultural de un pueblo. Además de su importancia en el progreso urbano de una civilización, región o país. El mercado, por consiguiente, de carácter fundacional en muchas urbes, tiene una trascendencia histórica dentro de la ciudad y lo que hoy se entiende por urbanismo. Es a partir de las rutas comerciales entre oriente y occidente que se comienza a enmarañar las redes y vías urbanas que conocemos hoy en día.

“Durante mucho tiempo los Mercados de Abastos han sido uno de los principales elementos de la distribución comercial alimentaria. Su origen se remonta al principio mismo de las ciudades." (S. Molinillo, 2002, p.204) [3]

“Para Lasuén, el origen de las ciudades habría sido el ‘consumo’ en común; no la producción en común, en consecuencia, el mercado fue originalmente su elemento constitutivo fundamental.” (M. G. Bassols y J. L. Bañales, 2007, p.1) [4]

El origen del mercado, por lo tanto, va vinculado directamente al origen de la ciudad. Ahora bien, la ciudad desde sus inicios se ha desarrollado, ha evolucionado, y lo mismo ocurre con los elementos constitutivos de ésta como lo son sus plazas, vías, estructuras públicas, y en el caso de este estudio, los mercados. Pero ¿cuál ha sido su evolución? y más específicamente, ¿qué rasgos se mantienen vigentes directa o indirectamente en los mercados actuales? Es el tema por abordar en esta discusión bibliográfica.

Discusión

“Según Casares y Rebolledo (1997), los mercados de abastos actuales tienen sus orígenes en los bazares de medio oriente, los zocos musulmanes o las ferias medievales." (S. Molinillo, 2002, p. 204) [5]


Es por ello, que éstos serán los casos de estudio a considerar y serán los que conduzcan a determinar su influencia en los mercados actuales, y como, a pesar de las diferencias culturales existentes entre oriente y occidente, el comercio se erigió como un eje transversal a ambos y que constituyó el mundo actual.


En primer lugar y como se ha mencionado, el mercado se constituye como un elemento fundacional de ciudad. Por lo tanto, se puede afirmar que el mercado puede dar origen a una ciudad y ordenarla entorno a la actividad comercial.

"El mercado fue el elemento que cimentó la ciudad europea de la baja edad media como realidad social y económica, y la modeló físicamente. La articulación de los gobiernos municipales fue mucho más tardía, se inició en el siglo XIII para consolidarse en los siglos siguientes. La primera función de los recién creados gobiernos municipales era justamente la administración económica de la ciudad y, dentro de este esquema, la regulación de los mercados era fundamental." (M. G. Bassols y J. L. Bañales, 2007) [6]


Ahora bien, el mercado tiene rasgos que lo definen como tal y que son los aspectos por evaluar para constatar como se representan hoy en día en los mercados actuales. En el caso de Grecia, el mercado constituía el ágora, el lugar de encuentro de los ciudadanos, la cual se ubicaba a los pies del Acrópolis, es decir, en su acceso.

“La Acrópolis fue asumiendo paulatinamente la función de recinto religioso que habría de conservar a lo largo de toda la historia antigua de la ciudad. La zona del ágora se desarrolló a partir del lugar donde se celebraba el mercado y se daban cita los ciudadanos, situado en el punto donde la vía de las Panateneas iniciaba su ascensión por la ladera occidental de la Acrópolis.” (A. E. J. Morris, 2007, p. 48) [7]


En el caso de Roma, el mercado se ubicaba en el centro de la ciudad.

"El foro romano constituía el centro de Roma… de casi 9 kilómetros de longitud. Era el emplazamiento tradicional del mercado y lugar de reuniones públicas.” (A. E. J. Morris, 2007, p. 62) [8]


Es decir, desde las principales urbes de la antigüedad ya se puede observar la importancia del mercado, al ubicarse en los espacios primordiales de ésta como lo es su centro o su acceso al principal templo religioso. Ahora bien, que ocurre en la época medieval y en la realidad de oriente. El espacio comercial de la Edad Media se denomina ferias medievales y eran los lugares únicos de reunión y encuentro de una ciudad cada vez mas encerrada en sí misma bajo paredes y muros.

"Esos inmensos mercados, las ferias, se instalaban en aquel entonces en un espacio libre, a las puertas de la cité o recinto antiguo, agrupándose en un espacio muy limitado." (Mª del Carmen Cuellar y Concha Parra, 2001, p. 106) [9]

"Las partes que componen la ciudad medieval son normalmente la muralla, con sus torres y puertas; las calles y espacios afines destinados a la circulación; el mercado, alojado a veces en el interior de un edificio y dotado de otros establecimientos comerciales" (A. E. J. Morris, 2007, p. 105) [10]


La ciudad medieval, por consiguiente, producto del miedo generalizado en la cultura reinante, comienza a quitar espacios para el mercado, pasando incluso a recintos cerrados, pero ocurre algo que trasciende a la vida medieval.

"Todas las ciudades medievales disponían de un espacio, si no de varios, donde tenía lugar el mercado. No obstante, como Howard Saalman hace notar, "la existencia de estos espacios especializados dedicados al comercio no debiera hacernos olvidar un hecho básico: toda la ciudad medieval era un mercado. El comercio y la producción tenían lugar por todas partes en la ciudad: en espacios abiertos y en espacios cerrados; en espacios públicos y en espacios privados" (A. E. J. Morris, 2007, p. 107) [11]


Es por ello, que aun cuando parecieran disminuir estos espacios de comercio, la ciudad medieval seguía conservando como su eje rector al mercado. Existía entonces, una cultura comercial que iba más allá de su espacialidad. Tal como ocurre en el caso de oriente, los zocos musulmanes.

"A causa de la densidad del hábitat urbano, que dificulta, si no imposibilita, el establecimiento de un mercado intramuros, éste debe localizarse en el exterior... Por consiguiente, la ciudad tiene un mercado rural que presenta las características siguientes: a) es un amplio espacio abierto, dado que los campesinos y los habitantes de la ciudad que “concurren al mercado” se congregan allí; b) resulta de fácil acceso (entrada y salida de un gran número de animales cargados y de personas en las horas punta del día; c) es un lugar donde nadie se siente a merced del otro (claustrofobia rural y desconfianza urbana); y d) por tratarse de un área que sólo se utiliza de manera intermitente, su costo se reduce." (R. B. Serjeant, 1982, p. 134) [12]

El mercado congrega, reúne la ciudad que concurre a éste, y tal como ocurre en los casos de Grecia y Roma, se ubica en sus partes centrales, dónde aparece la amplitud espacial que permite la reunión o el encuentro con el otro. En el caso de occidente "En Barcelona, se sabe que en torno al año mil se celebraba un mercado en el espacio exterior de la puerta oriental del recinto de la ciudad condal y episcopal." (M. G. Bassols y J. L. Bañales, 2007) [13]

"En consecuencia, las principales vías públicas que unían el centro con las puertas de la ciudad, aunque con frecuencia eran poco más que estrechos e irregulares callejones en las ciudades de crecimiento orgánico; constituían tanto extensiones lineales del mercado como rutas de comunicación.” (A. E. J. Morris, 2007, p. 107) [14]

Mientras que en oriente ocurre algo similar con los zocos, "En realidad, se trataba de un jün, es decir, de un patio central en torno al cual aparecían agrupadas unas cuantas tiendas, cuya parte posterior se apoyaba en la muralla externa, con sus puertas abiertas a una columnata cubierta que circundaba todo el patio, al estilo del trazado tradicional del agora." (R. B. Serjeant, 1982, p. 139) [15]

Conclusiones

Por lo tanto, se puede concluir que los mercados no sólo tienen una importancia que se refleja en la cultura, origen o identidad de un pueblo, sino que su misma espacialidad y ubicación en la urbe, lo hacen visible. Los mercados se sitúan y son las puertas de la ciudad, es en este espacio y en sus partes centrales, donde la amplitud o vacío surge y es donde el mercado se ubica a fin de ser el elemento que por excelencia reúne a la ciudad consigo misma.

Ya sea que hoy en día los mercados en su mayoría se encuentren intramuros, es el rasgo de ser la puerta de la ciudad por medio de este vacío central lo que vinculó tanto los espacios comerciales de oriente como occidente en la antigüedad y que, por ende, es lo que mantiene o puede mantener vigente hoy en día un mercado de abastos, municipal, o como quiera que se nombre.

Bibliografía

Augé M. (2000). Los No Lugares. Espacios del anonimato. España. Editorial Gedisa

[Reconocimiento de los distintos espacios existentes y con los cuales encontrarse dentro de la ciudad, y cómo el mercado con las vías urbanas se consolida como los no lugares]

Chueca Gotia, F. (2011). Breve Historia del Urbanismo. Alianza Editorial.

[Entender y conocer la fundación de las ciudades, elementos en común, características, problemáticas, entre otros.]

Cuéllar, M.C. y Parra, C. (2001). Las ferias medievales, origen de documentos de comercio.

[Como la feria medieval fue un importante constituyente de lo que hoy conocemos como los mercados municipales]

Guardia Bassols M., Oyón Bañales J. L. (2007). LOS MERCADOS PÚBLICOS EN LA CIUDAD CONTEMPORÁNEA. EL CASO DE BARCELONA. Revista bibliográfica de geografía y ciencias sociales, XII, nº 744.

[Evolución de los mercados municipales desde su origen hasta el día de hoy, tomando como caso referencial la ciudad de Barcelona]

Molinillo, S. (2002). Centros comerciales de área urbana. ESIC Editorial

[Origen e importancia de los mercados en el desarrollo de las ciudad tanto oriente como occidente]

Morris, A. E. J. (1998) Historia de la forma urbana. Editorial GG

[Entender cómo se llegó a la forma urbana actual a través del tiempo y como el comercio influyó en esto desde los primeros asentamientos hasta la actualidad]

Serjeant R. B. (1982). La ciudad islámica. España. Edición UNESCO

[Explicación y análisis de la ciudad islámica, considerando en este estudio la forma e importancia de los mercados y comercio dentro de las urbes del oriente ]

Anexo: Fichas de lectura

Historia de la Forma Urbana

  • Autor: A. E. J. Morris
  • Tipo: Libro
  • Lugar de publicación: Barcelona, España
  • Año de edición: 2007
  • Páginas: Completo
  • Palabras clave: : Pórtico, zona del ágora, foro romano, ciudades comerciales, ciudad medieval



Reseña

Se expone de forma cronológica y detallada el desarrollo urbano de la ciudad, comenzando desde los primeros asentamientos hasta urbes actuales, considerando tanto los aspectos sociales y culturales como económicos. De este modo, se presenta la importancia del mercado y el comercio en el desarrollo y progreso de la ciudad. Para el caso de estudio en la investigación, se consideran principalmente desde las ciudades griegas y romanas hasta las medievales.


Citas

01 " Justo al oeste del pórtico occidental se encuentra el mercado central de alimentos. El pórtico se prolonga a lo largo de los lados sur y este del espacio, y luego gira hacia el este dando frente a la Stoa Sagrada, situada al otro lado de lo que en realidad es una calle portificada de 42 metros de longitud.” – Pág. 47

02 " La Acrópolis fue asumiendo paulatinamente la función de recinto religioso que habría de conservar a lo largo de toda la historia antigua de la ciudad. La zona del ágora se desarrolló a partir del lugar donde se celebraba el mercado y se daban cita los ciudadanos, situado en el punto donde la vía de las Panateneas iniciaba su ascensión por la ladera occidental de la Acrópolis.” – Pág. 48

03 " El foro romano constituía el centro de Roma… de casi 9 kilómetros de longitud. Era el emplazamiento tradicional del mercado y lugar de reuniones públicas. – Pág. 62

04 " Además de los horrea -los supermercados de la época- Roma era una ciudad que contaba con infinidad de pequeños tenderos, la gran mayoría de los cuales comerciaban en establecimientos de planta baja situados en las insulae, concentrado sobre todo en la zona de los foros.” – Pág. 68

05 "Algunos comercios se fueron estableciendo paulatinamente en barrios y calles propios. Así el hollitorium se hallaba céntricamente situado… a poca distancia del boarium, que se encontraba río abajo… Cerca de este último se ubicaba, también en situación muy céntrica, el suarium.” – Pág. 68

06 "Como consecuencia directa, la vida urbana en Europa Occidental declinó hasta llegar a su punto más bajo a finales del siglo IX. Pirenne observa que "una economía de intercambio fue sustituida por una economía de consumo. Cada demesne (dominio, gran finca), en lugar de continuar comerciando con el exterior, pasó a constituir, a partir de ese momento, un pequeño mundo autosuficiente ... el siglo IX es la edad de oro de lo que se ha denominado economía doméstica cerrada y que podríamos llamar con mayor precisión economía sin mercados"– Pág. 100

07 "En toda Europa, estas ciudades, estimuladas por el comercio a larga distancia, fomentaron el comercio local mediante un sistema de ciudades de mercado, que se desarrollaron de forma natural a partir de núcleos aldeanos, o bien se crearon de "nueva planta" en emplazamientos más favorables (para una distinción adicional entre ambos tipos). En líneas generales puede decirse que en el siglo XI el comercio ya se habla restablecido"– Pág. 101

08 "Las partes que componen la ciudad medieval son normalmente la muralla, con sus torres y puertas; las calles y espacios afines destinados a la circulación; el mercado, alojado a veces en el interior de un edificio y dotado de otros establecimientos comerciales"– Pág. 105

09 "Todas las ciudades medievales disponían de un espacio, si no de varios, donde tenía lugar el mercado, como se explica más adelante. No obstante, como Howard Saalman hace notar, "la existencia de estos espacios especializados dedicados al comercio no debiera hacernos olvidar un hecho básico: toda la ciudad medieval era un mercado. El comercio y la producción tenían lugar por todas partes en la ciudad: en espacios abiertos y en espacios cerrados; en espacios públicos y en espacios privados"– Pág. 107

10 "En consecuencia, las principales vías públicas que unían el centro con las puertas de la ciudad, aunque con frecuencia eran poco más que estrechos e irregulares callejones en las ciudades de crecimiento orgánico; constituían tanto extensiones lineales del mercado como rutas de comunicación, y la noción de una "red de tráfico" se hallaba tan ausente como el propio tráfico rodado constante. La fachada que se abría a la calle tenía, por tanto, un notable valor comercial, especialmente en las inmediaciones de las puertas y del mercado."– Pág. 107

11 "La comercialización de los productos de las ciudades medievales tenía lugar de varios modos fundamentales. Dos tipos son comunes tanto a las ciudades de crecimiento orgánico como a las planeadas; el primero, aquel en que el mercado ocupa una plaza destinada a este único fin, situada normalmente en el centro urbano o en sus inmediaciones; el segundo, en que aquel se sitúa en un ensanchamiento de la calle principal. Paul Zucker define otros dos tipos de mercado en poblaciones de crecimiento orgánico: las ampliaciones laterales de la calle principal; y las plazas a las puertas de entrada a la ciudad."– Pág. 108

12 "En las poblaciones planeadas cuyo trazado se basa en una estructura en retícula regular, la plaza del mercado es el tipo más frecuente. En este caso su forma general es la de un hueco en la retícula, rodeado por calles en sus cuatro lados."– Pág. 108

13 "En las ciudades que han evolucionado de forma natural a partir de antiguas aldeas, puestos comerciales, etc., la vía pública principal se convierte automáticamente en emplazamiento del mercado, ya que el tráfico es el elemento vital en el crecimiento de la ciudad."– Pág. 110

Los no lugares. Espacios del anonimato

  • Autor: Marc Augé
  • Tipo: Libro
  • Lugar de publicación: Barcelona, España
  • Año de edición: 2000
  • Páginas: Completo
  • Palabras clave: No lugar, Espacios comerciales, Centros urbanos, Espacios de transporte y ocio


Reseña

Como los mercados actuales pasan a ser los “no lugares” de la ciudad, al igual que los espacios de transporte y ocio, pero que son los lugares donde las gentes se encuentran, donde se generan los vínculos y relaciones, entregando rasgos que éstos tienen y que se relacionan a lo que ocurría en las ciudades de la antigüedad.


Citas

01 "Lugares donde los hombres se cruzan, se encuentran y se reúnen, que fueron diseñados a veces con enormes proporciones para satisfacer, especialmente en los mercados, las necesidades del intercambio económico y, por fin, centros más o menos monumentales, sean religiosos o políticos, construidos por ciertos hombres y que definen a su vez un espacio y fronteras más allá de las cuales otros hombres se definen como otros con respecto a otros centros y otros espacios" – Pág. 33

02 "Un itinerario puede pasar por diferentes puntos notables que constituyen otros tantos lugares de reunión: algunos mercados constituyen puntos fijos en un itinerario que ellos balizan; si el mercado es en sí mismo un centro de atracción, el lugar donde se encuentra puede albergar un monumento." – Pág. 33

03 "Sabemos asimismo que los mercados, al igual que las capitales políticas, tienen una historia; algunos se crean mientras que otros desaparecen... ya sea que perduren, se extiendan o desaparezcan, el espacio de su crecimiento o de su desaparición es un espacio histórico." – Pág.34

04 "En efecto, el centro de la ciudad es un lugar activo… en el centro de la ciudad es donde se agrupan cierta cantidad de cafés, hoteles y comercios, no lejos de la plaza donde está el mercado, cuando la plaza de la iglesia y la del mercado no se confunden. A intervalos semanales regulares (el domingo es el día de mercado), el centro se anima" – Pág. 38

05 "Se ve claramente que por "no lugar" designamos dos realidades complementarias pero distintas: los espacios constituidos con relación a ciertos fines (transporte, comercio, ocio), y la relación que los individuos mantienen con esos espacios." – Pág. 52

Notas al pie

  1. Chueca Gotia, F. (2011). Breve Historia del Urbanismo. Alianza Editorial.
  2. Esta discusión bibliográfica forma parte del proyecto de título "Mercado Espacio Viña" a fin de dar cuenta de la importancia y a su vez rasgos radicales de los mercados, para así consolidarlo en una revitalización del Mercado municipal de Viña del Mar y su entorno considerando una espacialidad que promueva el desarrollo y el dinamismo de dicho mercado y, por consiguiente, de la ciudad.
  3. Se expone la importancia del mercado en el origen de la ciudad
  4. Se reafirma al mercado como elemento constitutivo del desarrollo de la ciudad
  5. Estructuras de la ciudad medieval y oriental que son los orígenes de los mercados actuales
  6. Importancia de los mercados no sólo en la economía medieval sino que a su vez en la política y cultura
  7. Relación del mercado en la Antigua Grecia con su rasgo más representativo como lo es el Acrópolis
  8. Ubicación del mercado en el mundo romano, el cúal es en el foro romano, es decir, en el espacio más céntrico y accesible de la ciudad
  9. Espacialidad que reúne a las ferias medievales
  10. Elementos constituyentes del mundo medieval y como el mercado se adaptó a este nuevo modo de vivir
  11. Vida y cultura comercial en la época medieval va más allá de su espacio o el uso del suelo, es parte del diario vivir
  12. Características tanto de uso como espaciales de los mercados en medio oriente y como este se relacionaba con la ciudad misma
  13. Caso de Barcelona y la evolución de la ciudad entorno al mercdao
  14. Características espaciales de los mercados y como éstos se ubicaban en los espacios principales de la ciudad
  15. Caracteristicas espaciales delos zocos musulmanes en el que destaca la idea de patio central que ordena la vida comercial