Mariana Stuardo - Módulo de Investigación - T4

De Casiopea



Título
AsignaturaMetodología de la Investigación
Del CursoMódulo Investigación T1 2015
CarrerasArquitectura
4
Alumno(s)Mariana Stuardo

Conservación del Paisaje Natural dentro del Contexto Urbano

Fuente: Elaboración Propia


Búsqueda de metodologías de integración del paisaje como recurso territorial, bajo formas de manejo y gestión, sustentables en lo ambiental y en lo socio-cultural.


  • Fecha: 16 de Mayo 2015
  • Alumno: Mariana Stuardo Zumelzu
  • Carrera: Arquitectura
  • Profesor Guía: Andrés Garcés
  • Proyecto: Centro de Interpretación del Patrimonio Natural / Recuperación y Conservación del Humedal de Concón, V Región

Nota Previa

El Humedal de Concón, ubicado en la desembocadura del río Aconcagua, remata un extenso corredor biológico que viene desde la Cordillera de los Andes y recorre transversalmente el territorio regional. El lugar es un ecosistema único que alberga una gran biodiversidad, pero a pesar de su importante valor biológico, cultural, educativo, turístico y científico, se encuentra hoy en día bajo grave amenaza de contaminación y desaparición.

Actualmente, el Plan Intercomunal de Valparaíso, que atañe a la comuna de Concón, declara como zonas inundables o potencialmente inundables los terrenos del humedal, es decir, un área restringida al desarrollo urbano, por ser una zona de riesgo, limitando las posibilidades de hacerse cargo de la conservación del lugar. A partir de esto, surge la inquietud de conjugar los ecosistemas urbanos y naturales de manera integral, sin que el desarrollo de uno suponga el detrimento del otro, pero sobre todo sin poner en riesgo a la población que haga uso del lugar.

Enmarcado en una nueva propuesta de zonificación, el proyecto de título propone la recuperación y conservación de este humedal a través de un parque eco-urbano donde convergen ciudad y naturaleza de manera armónica y funcional. El parque dará cabida a un Centro de Interpretación del patrimonio natural, adaptado a la realidad “inundable” del humedal, que desde la educación contribuya al reconocimiento de éste, para revalorizar y consolidar la cultura e identidad locales.

Abstract

Para abordar la temática referida, es necesario comprender cuál es y cómo funciona el tipo de paisaje al que nos enfrentamos. Una vez definido el tipo de humedal que existe en la desembocadura del río Aconcagua, aparecen entonces los beneficios que este aporta tanto al entorno natural como al urbano, pero también se identifican los factores que amenazan su existencia y el equilibrio del conjunto ciudad-naturaleza.

Al realizar un análisis de lo que se entiende por zona de riesgo en los Instrumentos de Planificación Territorial (IPT), surge la problemática de ¿cómo intervenir el humedal para que tenga resiliencia y contribuya al bienestar humano, sin afectar la biodiversidad de este lugar, manteniendo los beneficios que aporta al entorno?

Exponiendo casos de comunidades que habitan estas zonas alrededor del mundo (comunidades anfibias), su busca dar con una nueva alternativa de uso de suelos para el tratamiento de la zonificación del lugar. Por otro lado, se referencian casos en dónde se han intervenido áreas naturales para su conservación, que hablan de las metodologías de manejo y gestión, para concluir así cuáles son las adecuadas para el caso específico de la conservación del Humedal de Concón.

Palabras Claves

CONSERVACIÓN – HUMEDAL – PLANIFICACIÓN – PARQUES URBANOS – ARQUITECTURA INUNDABLE

Objetivos

  1. Generales: Identificar las metodologías de intervención del paisaje natural –del agua- para su conservación dentro del paisaje urbano.
  2. Específicos:
  • Definir el rol e importancia que tienen los humedales como paisaje
  • Describir los beneficios que este representa para la ciudad
  • Evaluar cuales son los parámetros y tratamientos que tienen las zonas de riesgo en los IPT
  • Referenciar casos mundiales de resiliencia en zonas inundables
  • Mostrar las alternativas de intervención de estas zonas para su conservación
  • Concluir cuál es la metodología adecuada de intervención de estos paisajes.

Desarrollo

Desde los primeros intentos del hombre en la construcción de un refugio, naturaleza y ciudad han coexistido. Sin embargo, hoy en día las áreas urbanas han crecido y experimentado una expansión a un ritmo acelerado, de difícil control y de deficiente planificación en la mayoría de los casos. La urbanización pareciera no tener conciencia de la importancia que tiene una relación retroalimentada entre el contexto urbano y su entorno natural y que la integración de ambos es clave para una planificación y desarrollo sostenible. [1]

Chile no es la excepción. La quinta región ha experimentado un crecimiento desmedido en las últimas décadas, y en el caso particular de la comuna de Concón, la pérdida y desvalorización de paisaje natural es progresiva, producto de un crecimiento tanto industrial, como inmobiliario. Lo urbano ocupa cada vez más espacio, y lo que va quedando libre está destinado al servicio de los usos urbanos, explotando de manera no regulada los recursos naturales, imponiendo una barrera entre hitos naturales y ciudad, en desmedro de la calidad de vida de la población.

En el caso de estudio, el factor humano (productivo e industrial) es el principal responsable del deterioro del humedal. Entendiendo que éste forma paisaje forma parte elemental de la trama urbana, se hace necesario replantear las políticas de planificación, porque actualmente la zonificación del territorio que corresponde al Humedal de Concón, declara el área como zona de riesgo por inundación, prohibiendo cualquier tipo de edificación, limitando aún más las posibilidades de hacerse cargo de la conservación del lugar.

De los Humedales, importancia de los Paisajes del Agua

Definición

En Chile, los humedales se definen como “extensiones de marismas, pantanos y turberas o superficies cubiertas de aguas, sean natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros”. [2]

En general es un concepto bastante amplio, debido a que estos presentan gran diversidad en relación a su ubicación. Así, es posible encontrar humedales continentales, costeros y marinos, con diversas sub-categorías según clima, temperaturas, profundidad del agua, etc.

Importancia de los Humedales en el eco-sistema

Los humedales son naturalmente una reserva planetaria de biodiversidad. Cumplen una serie de “servicios” fundamentales para su entorno, como "suministro de alimento, agua dulce y otros productos primarios. También actúan como reguladores del clima, de la hidrología (son una barrera natural frente al ingreso del agua salada al continente, incluso frente a fuertes oleajes y tsunamis), protegen de la erosión y actúan como filtros purificadores del agua y del aire". [3] Representan también un recurso de gran valor económico y cultural, acogiendo la recreación y educación de las comunidades que lo frecuentan.

Las plantas que tienen su hábitat en estos medios, sintetizan y descomponen los contaminantes orgánicos, y algunos desechos de la escorrentía urbana, en nutrientes para su crecimiento.

Pero los humedales no solamente aportan beneficios al entorno en donde están ubicados, sino también a nivel planetario, disminuyendo la huella de carbono y absorbiendo la radiación solar al ser superficies húmedas y permeables, al contrario de los suelos urbanos, que generan islas de calor por irradiación [4].

Valoración actual en Chile

Un catastro realizado el año 1999 (CONAMA-CONAF) reporta la existencia de aproximadamente 4,5 millones de hectáreas de humedales en el país, equivalentes al 6% del territorio de Chile (CONAMA 2005). [5]

Un estudio para estimar el valor de los ecosistemas mundiales y del capital natural [6], estimó que "los ecosistemas de cultivo tienen un valor económico determinado, principalmente, por el valor de mercado de los alimentos. Un humedal, en cambio, aunque proporciona numerosos servicios ambientales y podría alcanzar una valoración económica superior al cultivo, el mercado no lo valora así."

Surge entonces la amenaza de reemplazar este ecosistema por un sistema de producción más rentable. (Costanza, 1997)

Humedal de Concón

El Humedal de la desembocadura del río Aconcagua corresponde a la clasificación de Humedal de Estuario, es decir, “donde los ríos desembocan en el mar y el agua alcanza una salinidad equivalente a la media del agua dulce y salada”.[7] En estos ecosistemas, debido al intercambio de aguas, surge un ambiente muy rico y diverso en cuanto a nutrientes, sedimentos y organismos vivos.

Esta zona, reconocida por los habitantes como “La Isla”, resulta del cruce, tanto físico como cultural, de la realidad agrícola y rural del Valle del Aconcagua con la realidad costera y urbana de esta porción del Litoral Central. En ella cohabitan tradiciones rurales y huasas con las tendencias turísticas de la ciudad de Concón.

La cuenca hidrográfica que contiene al río, corresponde al Valle del Aconcagua, zona que cuenta con "excelentes condiciones (clima, disponibilidad de agua y calidad de suelos) para el desarrollo de la agricultura, la industria y para el asentamiento de la población, siendo una de las áreas más intervenidas de la región, con un desarrollo industrial significativo y centros urbanos en crecimiento" (GORE Valparaíso, 2014). [8]

Lo anterior ha provocado un deterioro en el medio ambiente dentro del cual destacan la contaminación hídrica del río Aconcagua y sus afluentes, la pérdida de ecosistemas, deterioro y pérdida de suelos productivos y contaminación atmosférica.

En relación a la biodiversidad de la zona, esta se ve amenazada por la contaminación química del cauce, extracción de áridos, además de la sustitución por especies exóticas u otras plantaciones. "En los sectores de humedales y zonas de interés hay escasez de estudios que permitan determinar el impacto de la actividad humana en estos ambientes". [9]

Vemos en este escenario lo que M. Dolores Muñoz y Gerardo Azócar definen como Paisajes del Agua, ya que“tienen una dimensión estética reconocible y visible, son la expresión espacial de una geografía excepcional, indicadores de la condición ambiental de sitios y lugares, recursos territoriales, resultado de la acción humana sobre la naturaleza, integran el patrimonio colectivo, son escenarios de la vida cotidiana y ámbitos vinculados con la identidad, los procesos históricos y las tradiciones". [10]

De la zonificación, qué se entiende como zonas de riesgo y cómo se tratan en la planificación urbana

Actualmente, por ser una zona inundable (debido a las crecidas del río o a la entrada del frente marítimo), todo el sector de la Isla de Concón está declarada como Zona de Riesgo 1 y 2. (PRC Concón 2008)

Esto quiere decir que “el área de restricción por inundación corresponde al borde costero susceptible de riesgo de inundación por efectos de un eventual maremoto, (…) en donde no se podrán erigir edificaciones, salvo la construcción de un sendero peatonal, con eventual paso de vehículos de emergencia, incluyendo sus obras complementarias.” (Artículo 2.1.17 de la OGUC) [11]

Según la RAE, edifico corresponde a una “construcción fija, hecha con materiales resistentes, para habitación humana o para otros usos.”

Por otro lado, a raíz del maremoto que afectó a nuestro país para el sismo del 27-F en 2010, se elaboró una norma para construir en zonas inundables por maremoto; “los requisitos mínimos que exige son complementarios a otras normas de edificación. Para el caso de las viviendas, estas deben construirse elevadas sobre estructuras de soporte de 2,4 metros de altura o un relleno protegido y si no, sobre la cota de inundación, que es donde llega el mar durante un maremoto" (MINVU 2010). [12]

Para el caso de zona de riesgo por crecida de ríos, dice la Ordenanza que “es necesario contar con estudios de riesgo específicos para la aprobación de permisos de obras (…) como lo es un estudio hidrológico que defina los niveles de crecidas del curso de agua, las obras de protección y de tratamiento de riberas (…). Ello complementario a medidas generales como: (…) Modificar las densidades de población en áreas con recurrencia menor.” (Artículo 2.1.17 de la OGUC) [13]

De la resiliencia ante las inundaciones, comunidades anfibias

Según Muñoz y Azócar, “el paisaje es considerado como la expresión de una realidad geográfica-espacial, una construcción cultural, un recurso territorial y un escenario de vida con alto valor afectivo para las comunidades locales.” [14] Alrededor del mundo, existen varias comunidades que han hecho de estos paisajes del agua, sus lugares de vida.

En Colombia, muchos de los poblados fluviales asentados sobre los ríos Atrato, San Juan, Baudó, Telembí o Guelmambi, “tienen viviendas palafíticas para protegerse de la humedad, de los bichos y de las permanentes inundaciones. Las casas se comunican mediante una red de puentes que unen las terrazas. Estos puentes son una prolongación de las áreas comunes de las viviendas.” (Londoño, 2004) [15]

Otro ejemplo más cercano son las comunidades de Caleta Tortel, en la Patagonia Chilena, o los palafitos de la Isla de Chiloé. Ambos lugares con paisajes muy cambiantes debido al dinamismo de su naturaleza de borde-mar, han sido catalogados como “sistemas destacables de uso de la tierra y paisajes, ricos en diversidad biológica, de importancia mundial, que evolucionan a partir de la co-adaptación de una comunidad con su ambiente y sus necesidades y aspiraciones, para un desarrollo sostenible" (FAO 2002). [16]

Londoño explica que “la condición para habitar en estos territorios es sencilla, y se sella cuando los hombres aprenden a convivir con las distintas circunstancias que el humedal les exige; de esta manera se van generando estructuras adaptativas asociadas a unos modos de vida particulares que desvelan modelos de percibir y ocupar el territorio dejando abierta la posibilidad de “hábitats anfibios” como categoría de análisis.” [17]

Otro caso de comunidades que se ven constantemente afectadas por las inundaciones, es el de Gran Bretaña, en países como Inglaterra o Gales; el director de BACA Arquitectos, Robert Baker ha escrito para el RIBA sobre la resiliencia antes las inundaciones de su país, declarando que “la pregunta acerca de la construcción, o no la construcción, en las llanuras de inundación es demasiado simplista. Tenemos que aprender a vivir con el agua, la comprensión de los efectos y la gestión de las consecuencias." [18]

Por otro lado, Kiran Curtis, de KCA Arquitectos, dice que “lo primero que debiese ser considerado por los arquitectos, es la naturaleza del riesgo de inundación; cuánto subirá el nivel de agua, cuán rápido se mueve y si es que se trata de aguas subterráneas, fluviales o superficiales. Lo segundo es tratar de prevenir que el agua entre en las edificaciones”. [19]

Las propuestas de Curtis incluyen suelos y sitios re-perfilados para mantener el agua lejos y la creación de zonas en las que se pueda almacenar el exceso de agua. Los espacios habitables podrían ser construidos en altura, aunque agrega que “no es lo deseable, pero es perfectamente viable, existen muchos lugares en el mundo donde la gente vive de esta manera”. [20]

Destino del Humedal de Concón

Mientras que en países como Estados Unidos, México, Canadá o China existe un amplio conocimiento acerca de la distribución y funcionamiento de los humedales, en Chile aún no existen metodologías específicas orientadas a la delimitación y zonificación de los humedales, que faciliten la integración a los Instrumentos de Planificación Territorial (Vásquez, 2009).

Según el Sistema Nacional de Áreas Silvestres, uno de los objetivos que conciernen al Humedal de Concón, es el de “mantener áreas con muestras de diversos ecosistemas, o lugares con comunidades animales o vegetales, paisajes o formaciones geológicas, a fin de posibilitar la educación e investigación; y asegurar la continuidad de los procesos evolutivos, las migraciones animales, los patrones de flujo genético y la regulación del medio ambiente.” [21]

Si analizamos el propósito de distintas áreas protegidas nacionales, tenemos lo siguiente: una Reserva Nacional “es un área cuyos recursos naturales es necesario conservar y utilizar con especial cuidado, por la susceptibilidad de éstos a sufrir degradación, por su importancia relevante, o en resguardo del bienestar de la comunidad.” (CONAF)[22]

Existen también Zonas Húmedas de Importancia Nacional que incluyen áreas que “por sus funciones ecológicas, se consideran reguladoras de los regímenes de aguas y como regiones que favorecen la conservación de una flora y fauna características.” (CONAF)

Los Santuarios de la Naturaleza están descritos como “sitios terrestres o marinos que ofrezcan posibilidades especiales para estudios e investigaciones geológicas, paleontológicas, zoológicas, botánicas o de ecología, o que posean formaciones naturales cuya conservación sea de interés para la ciencia o para el Estado.” (CONAF)

Por último, cabe mencionar las Reservas de la Biosfera, que son “unidades destinadas a promover, por una parte, la conservación del material genético de las especies de flora y fauna y, por otra, la investigación para lograr una adecuada relación entre el hombre y los ecosistemas que lo sustentan.” (CONAF)

Cada espacio está destinado a adquirir su propia identidad y, por tanto, los usos asociados son distintos; recreativos en los parques de carácter urbano; culturales y formativos en los de protección patrimonial; y ecológicos en las áreas más naturales.

El Humedal de Concón responde a estos tres usos y según lo observado se considera de “vital importancia” para la planificación de la Comuna de Concón, que la zona de la desembocadura del Aconcagua, lugar que acoge al llamado “Parque Ecológico La Isla de Concón” debiese quedar reconocida por las autoridades y la comunidad como una de las áreas protegidas anteriormente mencionadas dentro del Plan Regulador Comunal, para así asegurar su conservación y mantención en el espacio-tiempo.  

Casos Referenciales

Se exponen a continuación dos casos de planificación urbana que involucran la protección y conservación de humedales que son parte del contexto urbano.

Fuente: Plataforma Arquitectura
Fuente: Landezine

Qunli, Parque de Humedales y Aguas-Lluvias / Turenscape

Este proyecto demuestra una metodología para el diseño de parques urbanos, orientada en los servicios eco-sistémicos, mostrando también el enfoque de un urbanismo ligado al agua. El encargo fue “diseñar un parque del humedal de 34,2 hectáreas en el centro de la ciudad de Haerbin, China, y está catalogado como un humedal regional protegido.

El sitio está rodeado en sus cuatro lados por carreteras y un desarrollo urbano denso. Por este motivo, se están reduciendo las fuentes de agua en la zona y el humedal se encontraba bajo amenaza. (…) La solución consistió en transformar el humedal en un parque de agua multi-funcional, que recoge, filtra y almacena las aguas pluviales, proporcionando nuevas experiencias recreativas y estéticas para la ciudad.” (Fuente: Plataforma Arquitectura)


Tianjin Qiaoyuan Park / Turenscape

Fuente: Turenscape
Fuente: Eco Siglos

Este parque post-industrial, ubicado en la ciudad de Tianjin, China, es un sitio de 54 acres construido sobre lo que fue un vertedero de basura y un drenaje de aguas grises urbanas. El sitio estaba altamente contaminado, abandonado, rodeado de barrios marginales, con una estructura urbana obsoleta. El parque se transformó a través de un proceso llamado “diseño regenerativo sostenible del paisaje” que consta de la purificación de aguas grises urbanas, la mejora de los suelos salino-alcalinos a través de procesos naturales, de la recuperación del paisaje regional con vegetación nativa de bajo mantenimiento y de la generación de oportunidades en educación ambiental sobre los paisajes nativos, los sistemas naturales y la sostenibilidad del paisaje.

El paisaje regenerativo de jardines resultante, según la compañía, es un oasis urbano tranquilo y contemplativo dentro de una región metropolitana que cuenta con 10 millones de habitantes. Este ecosistema autosuficiente no sólo añade belleza estética de la ciudad, sino que también mejora la biodiversidad, ayuda a absorber las emisiones de CO2 y requiere mucho menos mantenimiento y uso del agua que un parque convencional. (Fuente: Eco Siglos)

Consideraciones finales

Desde un punto de vista técnico la arquitectura inundable tiene como objetivo la adaptación a las circunstancias actuales y previstas, en lo posible mitigando las situaciones extremas.

Ecológicamente, esta arquitectura busca promover una cultura de preparación y resiliencia del planeta, mediante el diseño y la planificación. Esta se basa en un enfoque con visión a futuro donde reconoce que tanto los sistemas humanos como naturales están intrínsecamente relacionados y que el bienestar futuro del planeta y de sus habitantes dependen de soluciones de diseño innovadoras basadas en el medio ambiente en todas las escalas de desarrollo. Los temas que debiese abordar son inherentemente sociales y ambientales, no estéticos.

Políticamente, se reconoce el papel de liderazgo de las disciplinas de diseño (arquitectura, paisajismo, urbanismo, ingeniería civil y estructural, etc…) como agentes de un cambio positivo, para abordar los problemas de inundación, junto con otras disciplinas afines, en una planificación a largo plazo. El fin sería desarrollar una comunidad de intereses compartidos que vaya más allá de las diferencias disciplinarias, sociales y políticas, donde se conjuguen las jurisdicciones estatales (gobierno regional en el caso del Humedal de Concón), corporativas (ENAP Refinerías) y académicas (proyectos de investigación profesionales y universitarios).

Además de los aspectos de diseño, técnico y ecológicos de trabajar con el paisaje del agua (y no contra él), esta investigación nos enmarcó también dentro de las condiciones legales y políticas para intervenir áreas naturales declaradas como zonas de riesgo.

Podemos concluir entonces que el agua como paisaje, es un entorno dinámico, de permanentes cambios en su naturaleza, que depende de las influencias climáticas, de las mareas y de las estaciones. Para habitar estos paisajes, la clave no está en tratar de controlarla o aislarse de ella, sino adaptarse a sus condiciones. No imponer nuestra voluntad en el paisaje, pero si participar del diálogo dinámico entre la tierra y el agua, ser parte de esta vida “anfibia”.  

Bibliografía citada

  1. Barbier, Edward B., Acreman, Mike y Knowler, Duncan (1997) "Valoración de los humedales; Guía para decisores y planificadores" Ed. Oficina de la Convención de Ramsar, Suiza
  2. Centro de Ecología Aplicada Ltda. (2006) "Protección y manejo sustentable de humedales integrados a la cuenca hidrográfica (V.2)", Comisión Nacional de Medio Ambiente Gobierno de Chile
  3. CIRIA C523 (2001) "Sustainable urban drainage systems, best practice manual for England, Scotland, Wales and Northern Ireland", Construction Industry Research and Information Association. Londres, RU. 131 pp.
  4. CONAMA (2005) "Estrategia de la Conservación de Humedales", Santiago de Chile
  5. Costanza, Robert (1997) "The value of the world’s ecosystem services and natural capital", Nature 387, 253-260
  6. Gobierno de Chile, MOP y Dirección General de Aguas (2004) "Cuenca del río Aconcagua, diagnóstico y clasificación de los cursos y cuerpos de agua según objetivos de calidad", CADE-IDEPE Consultoría, Chile
  7. Howard, Ebenezer (1902) "Las ciudades-jardin del mañana" Ed. Gustavo Gili, Barcelona
  8. Londoño González, Marco Aurelio (2008) "Hábitats anfibios: arquitectura en torno a humedales", Maestría tesis, Universidad Nacional de Colombia
  9. MIDEPLAN (2012) "Metodologías para Incorporar la Dimensión Territorial en las Estrategias y Planes de Desarrollo", Fundación Frei, Santiago de Chile
  10. Millennium Ecosystem Assessment (2005) "Ecosystems and human well-being: wetlands and water synthesis", World resources institute, Washington, DC
  11. Muñoz, María Dolores y Azócar, Gerardo (Nov 2014) "Incorporación del paisaje en la gestión del territorio de la patagonia chilena", Revista URBANO Nº 30 PÁG..34 – 59 ISSN / O718-3607
  12. Ordenanza General de Urbanismo y Construcción, "Artículo 2.1.17"
  13. Plan Regulador Intercomunal de Valparaíso

Páginas WEB y Casos Referenciales

  1. http://www.ramsar.org
  2. http://www.conaf.cl
  3. http://www.plataformaarquitectura.cl/cl/02-309271/qunli-parque-de-humedales-y-aguas-lluvias-turenscape
  4. http://www.ecosiglos.com/2013/05/un-vertedero-convertido-en-parque.html

Anexo: Fichas de lectura

FICHA 1

  • Autor: Ebenezer Howard
  • Título: Las ciudades-jardin del mañana
  • Año: 1902
  • Editorial: Gustavo Gili, Barcelona
  • Breve Resumen:

El autor expone un diagrama de ordenación del territorio y planificación de las ciudades en donde entorno natural y entorno urbano se conjugan de manera armónica y funcional. Explica, de manera bastante idealista, como el conjunto ciudad-campo puede puede co-existir en base a solidaridades entre uno y otro.

  • Citas:

“Para tener un centro de vida perfecta, es preciso crear nuevas ciudades en las que se encuentren, sin sus inconvenientes, todas las ventajas de las antiguas ciudades. Si la vida del ciudadano o la vida del campesino son en sí mismas imperfectas e incompletas, la vida integral, la existencia ideal, será la del «ciudadano-campesino» y la ciudad de la felicidad no puede ser otra que la «ciudad campiña», es decir, la «ciudad jardín»”.

“Estos espacios están rodeados de un cinturón vegetal, formado por un conjunto de recursos de carácter público, por ejemplo el suelo.”

FICHA 2

  • Autor: Gilles Clément
  • Título: Manifeste du Tiers-Paysage (Manifiesto del Tercer Paisaje)
  • Año: 2007
  • Editorial: Gustavo Gili, Barcelona
  • Breve Resumen:

El autor habla de estos espacios en el trazado urbano que han sido de alguna manera abandonados por el hombre, zonas marginales que muchas veces refugian una diversidad biológica que hoy en día no está valorada como riqueza, lugares que carecen de ley y de zonificación, quedando expuestas y desprotegidas frente al crecimiento urbano.

  • Citas:

“Si dejamos de mirar el paisaje como si fuese el objeto de una industria, podemos descubrir de repente una gran cantidad de espacios indecisos, desprovistos de función, a los que resulta difícil darles nombre. (…) Son unitarios y vastos como las turberas, las landas y ciertos terrenos yermos surgidos de un desprendimiento reciente. Entre estos fragmentos de paisaje no existe ninguna similitud de forma. Sólo tienen una cosa en común: todos ellos constituyen un territorio de refugio para la diversidad. En todas las demás partes ha sido expulsada.”

“La reserva es un lugar que no ha sido explotado. Su existencia tiende al azar o bien a la dificultad de acceso que hace de la explotación algo costoso o imposible. Aparece por sustracción del territorio antropizado. Estas existen de hecho, como conjuntos primarios pero también por decisión administrativa.”

“Los conjuntos primario acogen incluso hoy en día la diversidad planetaria más vasta.”

“La intervención humana en cualquiera de estos paisajes, así como cualquier proceso de secundarización, trae consigo la pérdida de la diversiad de especies estables, muchas veces de manera irreversible.”

“Los límites – interfaces, canopes, lindes, bordes- constituyen por si mismos espesores biológicos. Su riqueza es a menudo superior a la de los medios que separan.”

“Desde una perspectiva social, el tercer-paisaje está visto como: un espacio de naturaleza, de ocio, improductivo, sagrado.”

“En relación a la cultura, el tercer-paisaje puede ser visto como la parte de nuestro espacio de vida dejado al inconsciente. Profundidades donde los hechos se siegan y se manifiestan de manera, aparentemente, indecidida.”

“Imaginer le projet comme un espace comprenant des réserves et des questions posées.”

FICHA 3

  • Autor: Marco Aurelio Londoño González
  • Título: Hábitats anfibios: arquitectura en torno a humedales
  • Año: 2008
  • Editorial: Maestría tesis, Universidad Nacional de Colombia (http://www.bdigital.unal.edu.co/3498/)
  • Breve Resumen:

Breve resumen: Este proyecto de investigación está orientado a la comprensión de los hábitats humanos que se establecen en ecosistemas relacionados con humedales, y a entender cómo estas comunidades han aprendido a convivir con los ciclos de inundación, en la relación agua-tierra, introduciendo un nuevo concepto de "comunidades anfibias".

  • Citas:

“La condición para habitar en estos territorios es sencilla, y se sella cuando los hombres aprenden a convivir con las distintas circunstancias que el humedal les exige; de esta manera se van generando estructuras adaptativas asociadas a unos modos de vida particulares que desvelan modelos de percibir y ocupar el territorio dejando abierta la posibilidad de “hábitats anfibios” como categoría de análisis.”

“No se puede obviar la presencia del hábitat como área del conocimiento que integra elementos como el espacio y las comunidades que allí conviven, pues finalmente existe una población que interviene los ciclos vitales de la vida silvestre y el medio natural donde se asientan, y que hoy por hoy es turgente que conserven el equilibrio.”

“Se ha querido llamar anfibio con el objeto de abordar no solo una concepción físico-espacial sino que incorpore también esa red de lo socio-cultural.” “(...) es una cultura anfibia porque combina la eficiente explotación de los recursos de la tierra y del agua de la agricultura, la zootecnia, la caza y la pesca (...)”

“(...) anfibio es aquel personaje que ha adoptado su forma de vida de acuerdo con las fluctuantes condiciones que el medio le ofrece: si llueve pesca, y si hace sol siembra, vive en “equilibrio” con su entorno; de alguna manera básica se pudiera hablar de ese principio de conservación entre las especies al cual tanto alude la ecología.”

FICHA 4

Expone de manera clara la problemática de gestión y manejo de estos entornos, y explica por qué éstos deben ser utilizados de forma sostenible, cuantificando sus valores, subrayando la tendencia a conservarlos. Amplia variedad de casos referenciales, especialmente de humedales costeros, tema específico de mi investigación.

  • Citas:

“Scott (1989), identificó 30 grupos de humedales naturales y nueve artificiales. Con todo, a título ilustrativo se pueden identificar cinco grandes sistemas de humedales, a saber: estuarios – es decir, donde los ríos desembocan en el mar y el agua alcanza una salinidad equivalente a la media del agua dulce y salada (por ejemplo, deltas, bancos fangosos y marismas)”

“Los humedales figuran entre los ecosistemas más productivos de la Tierra. Las características de estos sistemas se pueden agrupar en componentes, funciones y propiedades. Los componentes del sistema son los rasgos bióticos y no bióticos y abarcan el suelo, el agua, las plantas y los animales. Las interacciones de estos componentes se expresan en funciones, con inclusión del ciclo de nutrientes y el intercambio de aguas superficiales y subterráneas y entre la superficie y la atmósfera. Además, el sistema tiene propiedades, como la diversidad de especies.”

“La opinión de que los humedales son tierras inservibles, que arranca de la ignorancia o apreciaciones erróneas del valor de sus bienes y servicios, ha redundado en su conversión para destinarlos a usos agropecuarios, industriales o residenciales intensivos. Las aspiraciones individuales de los agricultores o constructores ha estado respaldada por políticas y subvenciones gubernamentales.”

“(…) promover la conservación de los humedales que se encuentren en su territorio estableciendo reservas naturales y promoviendo la capacitación en cuanto a la investigación, el manejo/gestión y la vigilancia de los mismos.”

FICHA 5

  • Autor: María Dolores Muñoz, Gerardo Azócar
  • Título: Incorporación del paisaje en la gestión del territorio de la Patagonia chilena
  • Año: Nov 2014
  • Editorial: REVISTA URBANO Nº 30 / NOV 2014 PÁG.34 – 59, Dpto. de Planificación y Diseño Urbano, Universidad del Bío-Bío, Concepción, Chile.
  • Breve Resumen:

Este artículo presenta dos casos dos de estudio de incorporación del paisaje en la planificación del territorio. Expone las metodologías empleadas, como la interdisciplinariedad, técnicas de medición, análisis de los valores espaciales, ambientales, territoriales y culturales asociados al paisaje. Comprende el análisis de las condiciones ambientales, las características del paisaje y potencialidades del turismo de intereses especiales asociado al paisaje para respaldar la propuesta de gestión. En ambos casos, la metodología considera al paisaje como principal recurso territorial y plantea una forma de gestión respaldada por principios de sustentabilidad ambiental y social.

  • Citas:

“El paisaje es considerado como la expresión de una realidad geográfica-espacial, una construcción cultural, un recurso territorial y un escenario de vida con alto valor afectivo para las comunidades locales.”

"El nombre paisajes del agua concierne a paisajes cuyo principal componente es el agua en sus distintas manifestaciones. Esta categoría incluye a los paisajes fluviales (...) a paisajes de humedales y a los paisajes costeros estuarinos. La categoría de paisajes del agua también comprende paisajes originados por la acción del hombre sobre el territorio a través de los procesos de arraigo a la cuenca; esta modalidad de paisajes del agua se expresan en los poblados ribereños, en los caminos y senderos de acceso a los lagos y ríos, en los miradores y lugares para la contemplación del paisaje, en los espacios públicos y construcciones que denotan el uso del agua (costaneras, puentes, faros, muelles)."

"En síntesis, los paisajes del agua tienen una dimensión estética reconocible y visible, son la expresión espacial de una geografía excepcional, indicadores de la condición ambiental de sitios y lugares, recursos territoriales, resultado de la acción humana sobre la naturaleza, integran el patrimonio colectivo, son escenarios de la vida cotidiana y ámbitos vinculados con la identidad, los procesos históricos y las tradiciones."  

FICHA 6

  • Autor: Convención RAMSAR
  • Título: La importancia de los Humedales
  • Año: 2013
  • Editorial: : Ficha informativa nº 2, Convención sobre los Humedales, RAMSAR
  • Breve Resumen:

Sobre las prácticas de uso racional derivadas de la 4ª edición de los Manuales Ramsar para el uso racional de los humedales.

  • Citas:

“Donde los ríos desembocan en el mar y el agua alcanza una salinidad equivalente a la media del agua dulce y salada”

“Extensiones de marismas, pantanos y turberas o superficies cubiertas de aguas, sean natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros”

“Las personas que ocupan, poseen o manejan los humedales o dependen de ellos tienen un interés natural por ellos, deben integrarse al proceso de planificación.”

“Definir qué actividades se permiten en determinadas zonas del sitio y en qué momento”

“Incluir el conocimiento y la capacitación de la comunidad”

“Considerar el potencial del ecoturismo y el posible apoyo que pueda proporcionar un centro de visitantes para ello”.

Referencias Bibliográficas

  1. Howard, Ebenezer (1902) Las ciudades-jardin del mañana, Ed. Gustavo Gili, Barcelona
  2. RAMSAR (1902) Art. 1.1, Convención Ramsar, Suiza
  3. Convención RAMSAR http://www.ramsar.org/es/acerca-de/la-importancia-de-los-humedales
  4. Millennium Ecosystem Assessment (2005) Ecosystems and human well-being: wetlands and water synthesis, World resources institute, Washington, DC
  5. CONAMA (2005) Estrategia de la Conservación de Humedales, Chile
  6. Costanza, Robert (1997) The value of the world’s ecosystem services and natural capital, Nature 387, 253-260
  7. RAMSAR (1902) Art. 1.1, Convención Ramsar, Suiza
  8. Gobierno Regional de Valparaíso, http://www.gorevalparaiso.cl/region.php
  9. Gobierno Regional de Valparaíso, http://www.gorevalparaiso.cl/region.php
  10. Muñoz, María Dolores y Azócar, Gerardo (Nov 2014) Incorporación del paisaje en la gestión del territorio de la patagonia chilena, Revista URBANO Nº 30 PÁG..34 – 59 ISSN / O718-3607
  11. Ordenanza General de Urbanismo y Construcción, Art. 2.1.17
  12. NTM 007-2010 (2010) Diseño estructural para edificaciones en zonas inundables por tsunami, Ministerio de Vivienda y Urbanismo
  13. Ordenanza General de Urbanismo y Construcción, Art. 2.1.17
  14. Muñoz, María Dolores y Azócar, Gerardo (Nov 2014) Incorporación del paisaje en la gestión del territorio de la patagonia chilena, Revista URBANO Nº 30 PÁG..34 – 59 ISSN / O718-3607
  15. Londoño González, Marco Aurelio (2008) Hábitats anfibios: arquitectura en torno a humedales, Maestría tesis, Universidad Nacional de Colombia
  16. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) Sobre los SIPAM http://www.fao.org/giahs/giahs/giahs-about/es/
  17. Londoño González, Marco Aurelio (2008) Hábitats anfibios: arquitectura en torno a humedales, Maestría tesis, Universidad Nacional de Colombia
  18. CIRIA C523 (2001) Sustainable urban drainage systems, best practice manual for England, Scotland, Wales and Northern Ireland, Construction Industry Research and Information Association. Londres, RU. 131 pp.
  19. CIRIA C523 (2001) Sustainable urban drainage systems, best practice manual for England, Scotland, Wales and Northern Ireland, Construction Industry Research and Information Association. Londres, RU. 131 pp.
  20. CIRIA C523 (2001) Sustainable urban drainage systems, best practice manual for England, Scotland, Wales and Northern Ireland, Construction Industry Research and Information Association. Londres, RU. 131 pp.
  21. MIDEPLAN (2012) Metodologías para Incorporar la Dimensión Territorial en las Estrategias y Planes de Desarrollo, Fundación Frei, Santiago de Chile
  22. CONAF http://www.conaf.cl