M2: Encargo 1 TDH 2019 - Etapa de Especulación/ Marina Cabezas

De Casiopea



TítuloM2: Encargo 1 TDH 2019 - Etapa de Especulación/ Marina Cabezas
AsignaturaTaller del Habitar
Del CursoTaller del Habitar 2019
CarrerasDiseño, Diseño Gráfico, Diseño Industrial
4
Alumno(s)Marina Cabezas

Extensión asimétrica sostenida en amplitud

Habitar el borde en la ciudad, ya sea en el borde costero o a un costado de la vereda, implica distintos tiempos, tránsitos y detenciones como caminar, correr, el tránsito de vehículos, la contemplación estática, entre otros. El momento de detención suele ser un tiempo entre un tránsito y el siguiente, el habitar del borde parece ser un momento entre un lugar y otro.

El reposo del cuerpo puede tener una duración acotada o prolongada, y esta duración tiene que ver con la extensión del cuerpo y la distribución de su peso en el espacio que lo recibe. Así, mientras más extendido esté el cuerpo, más puntos de apoyo necesita para la correcta distribución de su peso y lograr el equilibrio y estabilidad necesarios para la prolongación de su estancia en ese espacio. Estos puntos de apoyo determinan el gesto sustentador del cuerpo en el espacio.

En una conversación, el contacto visual entre los hablantes genera una tensión entre ellos, la misma que los vincula en la conversación. La amplitud del espacio que cobija a los hablantes determina el despliegue o recogimiento de sus cuerpos, es decir, la apertura o cierre de sus gestos. Este conjunto (de espacio amplio y gesto abierto, en específico el que tiene un eje común de convergencia), permite un campo visual que puede albergar con holgura tanto al interlocutor como al ambiente que los rodea. Este campo visual amplio permite la alternación de la mirada entre los interlocutores y su entorno y, a su vez, la liberación de tensiones, generando una conversación distendida.


Croquis y observaciones

Croquis 1 conversaciones.jpg

La cantidad de puntos de apoyo del cuerpo tiene que ver con la prolongación de su estancia en el espacio. Así, quien pretenda permanecer poco tiempo en un lugar, menos puntos de apoyo tendrá, y viceversa. Esto, porque el cuerpo busca mayor comodidad





Croquis 2 conversaciones.jpg

Quien habla sentado, y con una mesa entre él y su(s) interlocutor(es), gesticula con sus brazos y rostro, puesto que son las áreas que la mesa no oculta y que son visibles por los hablantes. A su vez, los gestos de los brazos pueden ser de apoyo al sustento del cuerpo o de apoyo visual a lo que se hace alusión en la conversación. El apoyo del codo en el respaldo de la silla abre el gesto, estabiliza el cuerpo y permite el movimiento de la mano para gestualizar en complemento de lo que se conversa.





Croquis 3 conversaciones.jpg

Los brazos de quien escucha permanecen en reposo, ya sea apoyados en una superficie, entrecruzados u ocultos en sus bolsillos. El gesto se mantiene hasta que da respuesta a su interlocutor o hasta que centra su atención en otra cosa.






Croquis 4 conversaciones.jpg

La conversación se desarrolla aun sin mantener contacto visual constante entre los hablantes puesto que en esa situación se privilegia el sentido de la audición por sobre el de la vista. Los gestos de la cara no tienen una función comunicativa más allá de la expresión propia del emisor, no son gestos explicativos.

Predominio de la proximidad y comodidad de los cuerpos por sobre el contacto visual entre ellos. Permite ubicarse en dirección a un mismo punto. La conversación suele tener relación con lo observado en común.

La permeabilidad de la situación existe en el plano de lo conversado (el entorno modifica lo conversado), pero es impermeable con respecto a la incorporación de un nuevo hablante.

La posición/gesto de los hablantes se mantiene lo que dure la comodidad de los mismos.

Presencia de gesto sustentador. Un cuerpo autosustentado y otro dependiente del primero.


Croquis 5 conversaciones.jpg

Un grupo de conversación se ubica en el espacio en relación a la sombra disponible pero manteniendo un centro común (Concéntrico).

Los hablantes alternan interlocutores y temas de conversación. Aparecen sub agrupaciones dentro del grupo principal permeables con respecto a sus participantes pero siempre limitadas a los integrantes del grupo principal. La incorporación de un sujeto a este grupo modifica la distribución del mismo siempre en relación con la sombra.

El silencio o falta de contacto visual de algunos integrantes genera subgrupos de conversación y barreras comunicativas. Este silencio oculta a la persona del resto del grupo. Existen silencios activos (receptor de su interlocutor) y silencios pasivos (integrantes divisores/aislados del grupo)


Croquis 6 conversaciones.jpg

La interacción entre una conversación caminada y una en reposo existe en un tiempo determinado por la prolongación estimada de la misma. Es decir, es una interacción-puente.

Si se estima una interacción prolongada, el grupo en movimiento se una al que está en reposo. Por el contrario, si se estima una conversación acotada, cada grupo recupera su estructura inicial (el grupo caminante sigue su camino y el grupo estático sigue en reposo). En el caso de estimar una interacción prolongada y no haber suficiente cobijo/sombra el nuevo grupo migra a otro lugar.



Croquis 7 conversaciones.jpg

La disposición asimétrica de los cuerpos en el espacio otorga dinamismo al diálogo y funciona como liberador de tensión. Esta tensión es generada por el contacto visual entre los hablantes. Ubicarse respecto a un eje común pero en sentidos opuestos permite una alternación constante de la mirada entre el entorno y los interlocutores, ya que el campo visual es lo suficientemente amplio para albergarlos.





Reflexiones

• En una conversación estática, es la extensión del cuerpo en el objeto/lugar que lo recibe la que determina la prolongación de esta conversación. Esta extensión del cuerpo en el espacio requiere aumentar los puntos de apoyo en el mismo para prolongar su estancia. Así, quien pretenda permanecer poco tiempo en un lugar, menos puntos de apoyo tendrá, y viceversa. Esto, porque el cuerpo busca mayor comodidad, extendiendo el gesto del reposo y, a su vez, la prolongación de la conversación.

• El gesto sustentador del cuerpo y el gesto explicativo cumplen funciones diferentes pero pueden ser expresados simultáneamente.

• La estabilidad del cuerpo es otorgada por el gesto que distribuye el peso, el mismo que es determinado por el objeto/espacio que lo recibe.

• El cuerpo del receptor se mantiene en reposo hasta su próxima intervención activa en la conversación.

• El gesto sustentador se genera desde las extremidades del cuerpo en conjunto con el espacio (vínculo cuerpo-espacio).

• Cuando un cuerpo depende de otro para sustentarse (y no depende de un objeto externo) el contacto visual pasa a segundo plano puesto que predomina la importancia de lo conversado y del sustento del cuerpo por sobre las miradas mutuas. Esto es posible gracias a la proximidad existente entre los hablantes. La variación del gesto de uno de los cuerpos implica ciertamente una variación en el gesto del otro (interdependencia gestual).

• La incorporación de un nuevo hablante modifica la disposición de los cuerpos y genera una nueva situación comunicativa con cualidades diferentes.

• La distribución de los cuerpos en el espacio depende del cobijo que el mismo pueda otorgarles (Sombra, techo, intimidad suficiente para conversar en un volumen que no agote a los hablantes).

• En una conversación grupal los hablantes alternan interlocutores constantemente. Aparecen sub grupos de conversación. El contacto visual y/o verbal hacen aparecer a la persona dentro del grupo/sub grupo y la ausencia de este contacto la oculta del resto.

• Los gestos asimétricos otorgan dinamismo visual y tensional al diálogo. Este dinamismo asimétrico tiene que ver con la amplitud del espacio.