M2: Encargo 07 TDH 2019 - Brindis San Francisco - Entrega 1 / Alondra Zamorano Goldrine

De Casiopea



TítuloM2: Encargo 07 TDH 2019 - Brindis San Francisco - Entrega 1 / Alondra Zamorano Goldrine
AsignaturaTaller de la Diversión del Hábito
Del CursoTaller de la Diversión del Hábito 2019
CarrerasDiseño, Diseño Industrial
7
Alumno(s)Alondra Zamorano

viernes 27.09.19

Introducción al módulo 2

En el comienzo de este 2do módulo, módulo en donde la materia del taller se centra netamente en el acto de San Francisco que se celebra anualmente en la escuela, nos dedicamos a experimentar y preguntarnos cómo nos enfrentamos al bocado de dicha celebración, y por supuesto todo que este conlleva. Por lo que cada uno en clases, probó diferentes formas de cortar el pan, de preparar el huevo y medir los tiempos de preparación y ver qué y cuánto se requiere para un acto de tal magnitud. En segundo lugar y ya con esta experiencia en el cuerpo, cada uno debe proponer un porta bocados que sea capaz de dar lugar al bocado, la crema y el vino que se sirve en esta fiesta. Esto incluye cómo servimos el bocado, es decir qué forma le damos, qué sabores proponemos, etc. Además de pensar en cómo le servimos esto a más de 400 personas sin generar caos. Es decir, hay que inventar un diseño para dicho momento. Por último, hay que calcular costos aproximados en cuanto al dinero y también el tiempo de producción.

Experimentación en clases

En esta primera clase del segundo módulo, nos pidieron llevar pan de molde y un huevo para que experimentáramos qué podíamos hacer con esto en relación a la construcción de un bocado.

Personalmente comencé diseñando la forma del pan a través del corte. Esto me permitió entrar en el mundo de las sensaciones al ver cómo se comportaba el pan frente al cuchillo y a su descomposición, dándome cuenta de que su consistencia es bastante maleable. Una vez que definí algunos diseños de bocados, continúe preparando el huevo, en este caso cocido pues permite más posibilidades de juego. Así, lo fui combinando con las diferentes formas del pan, consiguiendo los siguientes 4 bocados:

1. Bocado con un quiebre vertical: Una delgada capa de mayonesa entre las rebanadas cuadradas de pan mientras que en las rebanadas circulares más pequeñas coloqué huevo y lo tosté por fuera con una pincelada de huevo en el sartén. Además, agregué orégano, sal, pimientas y merkén.

2. Bocado Circular: Rebanas circulares con pinceladas de huevo en su exterior. Las especies son sal y oregano.

3. Bocado triangular simple: Una delgada capa de aceite de oliva con ajo finamente picado y asado en el sartén. Rebanadas calentadas en el sartén con aceite para dar textura.

4. Bocado tostada francesa: Tal como su nombre lo dices, dos rebanas de pan untadas en huevo con sal, orégano, merkén y pimienta y preparado al sartén.

De esta manera obtuve 4 bocados que me permitieron definir aspectos esenciales de lo que sería mi propuesta. Es decir, me di cuenta de cosas realmente importantes al momento de diseñar un acto celebrativo.

PROPUESTA DE BRINDIS SAN FRANCISCO

Considerando así, todo lo antes mencionado, comencé a diseñar mi propuesta para el brindis de San Francisco.

Propuesta del Bocado

Prototipo 1
Prototipo 2

En primer lugar, diseñé los bocados, para los cuales presenté dos propuestas:

FORMA Y CORTE

Al experimentar en clases con el pan, me llamó la atención cómo cortando el interior del pan y encimándolo sobre este verticalmente se podía generar un quiebre y así diferenciar sabores visualmente con el juego de tamaños y disposiciones. Por lo que seguí con esta idea, cortando de manera circular el interior del pan, dejando su exterior cuadrado y definiendo el circular como el dulce mientras que el otro sería el salado. Más tarde, cambié la forma del bocado salado de cuadrado a circular para que conversara mejor con el diseño del portabocados.


SABORES

T7 TDH, AZG 8.jpg

En cuanto a lo que los sabores se refieren, decidí hacer 2 bocados, uno dulce y uno salado, proponiéndole al público opuestos que se de alguna manera se complementan. Para ello pensé en los diferentes sabores que bajo mi experiencia entregan una completitud al probarlos. Pepino o menta para lo fresco, queso para lo salado y cremoso, frutillas y miel para lo dulce, mostaza para lo picante y acido, y aceitunas (y pepino) para lo crujiente. Así, tras una serie de pruebas propuse el siguiente bocado:

1. Delgada capa de salsa de mostaza con miel con una lámina de queso entre dos rabanas de pan de molde. Y pepino y frutillas entre tres rebanas de pan de molde más pequeñas.

Una vez listas las propuestas cómo serían los bocados, comencé a diseñar el portabocados.

Propuesta de portabocados

T7 TDH, AZG 11.jpg
T7 TDH, AZG 9.jpg

Para los portabocados, pensé en la simpleza que este debía tener y cómo podía llegar a una unidad mínima pero funcional y a la vez que conversara con el bocado y los vasos. Cabe destacar que utilicé dúplex de 300 gr. para construir mis prototipos, pensando en que esa será la materialidad definitiva.

En primer lugar, definí que quería mantener una introspección en los vasos, es decir, que uno estuviera dentro del otro, para así facilitar el no tener que tener 1 vaso en cada mano. Por lo que diseñé un espacio en dónde el vaso más pequeño cupiera a través de presión gracias a su propia circunferencia. Situación que de igual manera repetí con el vaso más grande para establecer un vínculo entre estos dos. Sin embargo, para el vaso más pequeño, construí un espacio cuadrado en dónde calzara el bocado de mi propuesta inicial.

En la segunda propuesta, en donde pasé del bocado cuadrado a la circular y saliéndome un poco de la idea de introspección, per siguiendo con el diseño anterior, establecí el espacio para el vaso más pequeño afuera y al lado del más grande. Es decir, uniendo los círculos por sus bordes. Sin embargo, me di cuenta de que como el vaso más pequeño iba a ser de vidrio, el peso no lograría equilibrarse y no resultaría está forma, por lo que doble hacía adentro el portavaso más pequeño volviendo a la idea de introspección. Pero, no estaba dándole lugar al bocado, por lo que avancé a una tercera y última propuesta.

Aquí, agrandé con una circunferencia el portavaso más pequeño, dejando espacio así para el bocado y logrando además un vínculo y un equilibrio. entre todas las formas.

Propuesta final

Propuesta de servicio

T7 TDH, AZG 7.jpg

Por último, diseñé la propuesta de la superficie de servicio. Para ello consideré principalmente 4 puntos: el viento, el equilibrio de la estructura, el transporte de esta y diseñar espacio para todo, es decir, para calentar, para preparar, para almacenar y para servir,

Este mesón, que se extiende en un largo de 12 mts x 60 cm de ancho, dividiéndose principalmente en 3 partes que miden 4 mts cada una: dos de ellas para la producción de los bocados y la entrega del portabocados listo, y la tercera parte para el servir de la crema en dónde se trabaja con calor. Está división se pensó precisamente para facilitar su transporte. Estas 2 partes pensadas para la producción del bocado, estarían hechas de terciado de 18 mm o de listones de 1x10”. Mientras que la otra parte, estaría hecha de placas de zinc ya que esté material funciona para trabajar con calor.

Por otro lado, en cada esquina y unión de la totalidad del mesón, habrá pilares de 2,5 mts. de largo hechos con listones de 1x4”, en dónde se dispondrá cartón dúplex con cavidades circulares para los portabocados en ambas caras libres del pilar, permitiendo tener aproximadamente 44 portabocados por pilar, dando un total de 246 portabocados por lado (6 pilares por lado), entregando un total de 528 portabocados en la totalidad el mesón. Esto para poder almacenar los portabocados ordenados y listos para cuando comience el brindis, facilitando el trabajo.

Cabe mencionar, que la parte dónde se trabajará con calor está pensada igualmente en introspección, pues se necesita proteger está zona del viento, por lo que será una cavidad en dónde se colocarán brasas y se calentará la crema en la olla.

Presupuesto total

Pensando en hacer 420 portabocados con sus respectivos bocados y bebestible, el presupuesto para cada cosa sería el siguiente:

BOCADO

base Pan de molde blanco (Castaño) = 24 rebanadas por envase = $2099. - 3 panecitos circulares (3 cm diamétro) por rebanada = 6 panes de molde = 432 rebanadas. - 2 panecitos cuadrados (5x5 cm) por rebanada = 17 panes de molde = 408 rebanadas.

Total panes de molde = 23 = $48,277

relleno Mostaza (JB) = 240 gr = $960 | 960 gr = $3840. Miel =1 kilo $4000. Pepinos = 30 rellenos por pepino = 3 x $1000 | 14 pepinos = 420 rellenos = $5000. Frutillas = 3 rellenos por frutilla, 25 frutillas por kilo = $2500 | 6 kilos de frutillas = 450. rellenos = $15000. Queso quilque (Soprole) = 2 rellenos por lamina, 28 laminas = $4190 | 8 paquetes = 224 laminas = $33,520.

  • Vasos de plumavit = 100 uni = $2290 = 400 uni x $9160

Total relleno = $61360

PORTABOCADO

Modelo= 27 prototipos por pliego = plego de Duplex 300 gr = $550 | 15 pliegos = $8250. Tiempo estimado laser = 15 min por pliego = 225 minutos = 4 horas aproximadamente (Considerando la re acomodación y el cambio de pliegos)

Reflexión y corrección

La primera reflexión que podemos hacer es que el diseño del portabocados debe estar pensando y vinculado a su contexto. Este recibe algo. En este caso, 3 elementos que tienen distintos tiempos y temperaturas, por lo que hay que pensar en una materialidad para estos 3 que logré generar una conversación entre los elementos. Y no sólo eso, pensar en cómo se estructura dicha materialidad para lograr tener una estabilidad y una calidad en el porta bocados. Además de pensar en que es una instancia masiva, en donde fabricaremos para cientos de persona por lo que debemos considerar los tiempos y costos de producción.

Luego, debemos recalcar la importancia de preguntar por el ¿cómo se sirve?, puesto que bajo este cuestionamiento estamos pensando nuestros diseños. Es decir, hay que pensar en si es caliente o frío, cómo se mantienen las temperaturas, en si se requiere preparan cosas días antes, en si va con una servilleta o no y dónde la ubicamos en el porta bocados, y así con cada elemento. Estamos diseñando la forma de servir. Siguiendo con el estudio y diseño de propuestas para el brindis de San Francisco, en este encargo tuvimos que avanzar en el diseño y construcción del porta bocados para dicha celebración. Esto, considerando las correcciones y reflexiones realizadas a partir del encargo anterior y buscando mejorar la forma para conseguir una simultaneidad y una fusión. entre los elementos del brindis: bocado, la sopa, el vino.

Por último, como parte de las correcciones, queda también el hecho de que para poder pensar y diseñar este elemento, es necesario interactuar y operar con él y con sus 3 elementos. Por ejemplo, en ambos vasos habrá un peso que hay que considerar al momento de diseñar, pues es parte de la estabilidad. O pensar también en cómo se toman estos 3 elementos sin que el ingerir uno implique botar el otro o implique una incomodidad al tener los 3 en las manos.